Arenas presenta su dimisión

José Antonio Martín Pereira | 30 de octubre de 2012 a las 15:38

El día grisaceo de hoy se ha presentado de lo más atrevido en lo que a las cofradías sevillanas respecta. A esta hora, con el almuerzo por digerir, los teléfonos echan humo (esto del whatsapp facilita mucho las vías de información), y las redacciones de los principales rotativos locales no pierden detalle: Adolfo Arenas, presidente del Consejo de Cofradías (al menos por ahora), ha presentado su dimisión en el arzobispado después de que varios consejeros, repitiendo el mismo esquema al que nos tienen acostumbrados, airearan públicamente los pormenores acerca del desarrollo de la votación que el pasado sábado celebraron para designar al pregonero de la próxima Semana Santa, así como de los detalles del Vía Crucis que se celebrará el primer domingo de cuaresma de 2013.

La noticia, adelantada por Diario de Sevilla, responde a la evidente división de pareceres que existe en el degradado seno de la institución cofradiera. De producirse su aprobación por parte de la autoridad eclesiástica, nos encontraríamos ante una situación inédita, precisamente ahora que los miembros de la junta superior de la institución se encuentran trabajando en dos grandes proyectos: la reforma de los estatutos del Consejo de Cofradías, que está a la espera de su aprobación en la asamblea de hermanos mayores; y la organización del mencionado Vía Crucis, con el que la Archidiócesis de Sevilla quiere celebrar la Cuaresma de forma especial por el Año de la Fe.

Entretanto conocemos el desenlace, hay quien se atreve incluso a lanzar un nombre como sucesor al frente del órgano rector cofradiero. Solo si ello ocurre, podrán dilucidarse los primeros vientos que faciliten comandar la nave hacia el rumbo que se perdiera con la marcha de Manolo Román.