El Muñidor » Archivo » Una Cuaresma distinta, pero igual

Una Cuaresma distinta, pero igual

José Antonio Martín Pereira | 16 de febrero de 2021 a las 22:36

Se hace presente un tiempo nuevo, el tiempo de conversión que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua. En un momento marcado por las circunstancias que nos han tocado vivir, la Cuaresma de este año irremediablemente aspira a ser distinta, si bien su contenido litúrgico no tiene por qué variar.

Cuando comenzó la pandemia, hace más o menos un año, ninguno éramos conscientes de la revolución que iba a suponer el coronavirus para nuestras vidas. Nos parecía algo lejano (en el tiempo y el espacio) y ajeno a lo cotidiano, que es precisamente lo que más echamos de menos. Hoy tal vez, amparados en la difusión de las vacunas, avistamos un futuro distinto al presente, mientras recordamos aquellos momentos que desearíamos estar viviendo y que aún se harán esperar.

Lo cierto es que volveremos a ser testigos de la mutación de la ciudad, experimentaremos la llamada que traerán aquellos signos con los que solemos trazar el camino que desemboca en la jubilosa mañana de un domingo de primavera que nada tiene que ver con el resto de los días del año, y lo haremos tal vez con la esperanza de que todo esto acabe pronto, con la experiencia de la última Semana Santa vivida y por supuesto con el deseo de no conocer ninguna más rodeada por este tipo de eventualidades. Nadie dijo que fuera fácil.

«CONVIÉRTETE Y CREE EN EL EVANGELIO (Mc 1;1,15)»

capirotes

Los comentarios están cerrados.