Archivo de autor

Urgen costaleros

José Antonio Martín Pereira | 20 de marzo de 2017 a las 11:22

Hemos de comenzar advirtiendo que el anuncio nada tiene que ver con la realidad que habitualmente nos ocupa. Basta echar un ojo por cualquiera de las decenas de ensayos que cada noche recorren las calles de Sevilla en las jornadas centrales de la Cuaresma para corroborar esta certeza, no sólo porque las parihuelas van completas, sino también por la expectación que por lo general levanta este tipo de acontecimientos, algunos de los cuales concentra a su alrededor más cantidad de público del que se da cita en muchos actos de culto interno y externo de cuantos celebran las hermandades.

Ni que decir tiene, que si las cuadrillas de costaleros en Sevilla van dobladas, algunas incluso completadas con los que se denominan picos, es porque en las igualás el número de aspirantes supera siempre las previsiones más optimistas. Se habla de modas, del creciente interés por todo lo que conlleva el mundo del costal, lo cierto es que el recorrido histórico de las cuadrillas de capataces y costaleros en Sevilla es prolongado, y de que sea como fuere los pasos a día de hoy (no siempre fue así) salen a la calle con este tipo de necesidades perfectamente cubiertas.

Todo lo contrario ocurre si extendemos el radio fuera de la capital, y nos fijamos en la Semana Santa de otras localidades de la provincia o del resto de Andalucía. En este caso son numerosas las cofradías que manifiestan públicamente problemas a la hora de completar sus respectivas cuadrillas de costaleros, circunstancia que durante las últimas décadas se ha logrado subsanar con la incorporación de la mujer a las trabajaderas, o mediante el pago de salarios por cumplir con la estación de penitencia, medidas que ahora en concretas ocasiones están siendo insuficientes. Es por ello que desde hace algunos días se han hecho virales las campañas de llamamiento emitidas por dos corporaciones sevillanas, la de la Buena Muerte de Villanueva del Río y Minas, y la de la Amargura de Constantina, sin embargo las dificultades afectan a otras tantas que también trabajan con premura para garantizar que un año más sus titulares acudan a la llamada de la primavera.

Lo verdaderamente triste es comprobar como determinadas de esas cofradías que hoy reclaman apoyo guardan siglos de historia, inclusive son valedoras de auténticos tesoros patrimoniales, a la altura de los que acostumbramos a contemplar aquí, y el no poder sacar a sus titulares a la calle puede suponer un perjuicio de dimensiones que casi es mejor no imaginar. La balanza entonces aparenta inclinarse más del lado de la moda, que del devocional, sino difícil resulta comprender cómo el exceso y la carencia conviven bajo una línea tan delgada.

costaleros

Foto: Diario de Sevilla

Cuaresma auténtica

José Antonio Martín Pereira | 16 de marzo de 2017 a las 10:57

Suerte nos queda de que tiempos de desproporciones cofradieras, de estériles debates avivados y de hipocresía vulgar, todavía exista quien se preocupe del fondo, del origen, de las raíces que nos han conducido hasta aquí y que aun hoy tratamos de preservar aunque constantemente se revelen ante nuestros ojos sin esencia, desarticuladas, ensombrecidas en sus valores primitivos.

Es precisamente a tenor de tal circunstancia, por la que cobra interés la extraordinaria labor que desde hace algunos años pone en pie la Hermandad de la Virgen de la Antigua, devoción con siglos de historia organizada como corporación allá por 1946 con el fin de ayudar a los conventos de clausura, núcleo prioritario de la iglesia sevillana a menudo olvidado por tantos, y que aún inmersos de lleno en pleno siglo XXI se conserva fiel a sus fundamentos.

Trabajo que está dando sus frutos, y de qué manera, proporcionándonos una visión de la Cuaresma desde el punto de vista espiritual que por desgracia ahora sólo se circunscribe a la literatura y a los testimonios orales de estudiosos en la materia. Así de este modo, cada viernes cientos de personas acuden al reclamo, para rezar y a la vez descubrir el patrimonio, la historia y el estado actual en el que se encuentran los conventos de clausura sevillanos. Eso sin imágenes de por medio, ni música como ocurre en algunos traslados, teniendo como ejes principales la liturgia y  la exquisita divulgación del patrimonio con un programa de Vía Crucis a los que prosigue una explicación histórico-artística del templo a través de algún experto colaborador.

Y no se echan de menos a los del puñado de brazos en alto que viven pendientes de inmortalizar cada segundo de este tipo de actos piadosos cuando una imagen se erige como protagonista, ni a los reporteros del tres al cuarto que remarcan el paso de cada estación y la publican en de las redes sociales como éstas si fueran noticias de interés supremo, afortunadamente el público es otro y en su exquisito respeto y predisposición se demuestra. Ojalá estos frutos perduren por muchos años, y sirvan de ejemplo para nuevas iniciativas que despierten más el interés por ahondar en la fe, que por otras banalidades sin sentido alguno. Desde aquí mi gratitud, y mi apoyo.

virgen_de_la_antigua

Breve reseña de la Hermandad

Se fundó la Hermandad en 1946, a instancias de D. Salvador Benítez de la Paz, con el caritativo fin de socorrer a las religiosas de clausura, ayudándoles en las frecuentes necesidades o privaciones que sufren sus conventos. Desde entonces viene realizando una labor callada, pero muy efectiva y meritoria, dentro de lo que permiten sus recursos. Así por ejemplo, en 1999 entregó como donativos a los monasterios 691.000 pts. (lo cual supone el 84 por ciento de los recursos de esta Hermandad, salvando los gastos mínimos o indispensables para su mantenimiento). Venera un precioso lienzo dieciochesco con réplica o trasplante de la Virgen de la Antigua, donde el goticismo de la efigie original (sita en la Catedral) ha quedado suavizado por la gracia propia del barroco. Tiene como cotitular a San Antonio de Padua, venerado en una pequeña escultura realizada por el contemporáneo Manuel Domínguez.

via crucis hermandad de la antigua

La pescadilla se ha vuelto a morder la cola

José Antonio Martín Pereira | 13 de marzo de 2017 a las 11:14

La pescadilla se ha vuelto a morder la cola. Así para variar un año más, una Cuaresma más, la historia vuelve a repetirse, en lo que viene a significar el enésimo capítulo de un libro el cual acumula décadas sin terminar de cerrarse.

La Madrugá y su configuración de horarios e itinerarios, todo un clásico que para no perder costumbre siembra de incógnitas el tiempo presente. Nada nuevo insistimos, que en este año ha volcado en el reciente intercambio de comunicados entre la Hermandad de Los Gitanos y la junta superior del Consejo de Hermandades y Cofradías, con interpretaciones claramente antagónicas ante el escenario que ya aguarda a la vuelta de la esquina.

En este sentido, mientras la corporación de San Román aboga por descartar el acuerdo refrendado sobre la bocina el año pasado, al entenderse seriamente perjudicada por ello, desde San Gregorio optan por dar de nuevo validez al plan establecido en 2015 para, una vez pasada la Semana Santa de 2017, plantear nexos que conduzcan a la solución definitiva de cara al año que viene.

Así las cosas, o mucho varía la situación o todo indica que hasta la saciedad vamos a estar hablando de encuentros y desencuentros, de tiras y aflojas, de reuniones intempestivas de aquí a la mañana del cabildo de toma de horas. La cuestión de fondo no obstante exige llevar el análisis al punto de partida, en el itinerante desfile de juntas de gobierno de las distintas hermandades implicadas y miembros del citado órgano gestor, que durante décadas no han sabido o no han podido dar lectura adecuada a un problema que más que llevar camino de resolverse lo que parece es alejarse con mayor notoriedad del consenso necesario. Tal vez el origen arroje respuestas, y quizás algún día la solución zanje por completo la desagradable historia por acabar.

hermandad de los gitanos

Foto: Juan Carlos Muñoz. Diario de Sevilla

* Comunicado Hermandad de Los Gitanos

*Comunicado Consejo de Hermandades y Cofradías

Atardecer de Lunes Santo

José Antonio Martín Pereira | 9 de marzo de 2017 a las 11:59

Ocurrió como suceden las cosas en la Semana Santa de Sevilla, de la manera más sencilla y natural. A lo largo de una calle estrecha penetraban las últimas ráfagas de luz de un Lunes Santo que acababa de empezar a morirse. A morirse en los ojos de una Dolorosa de palio de cajón austero, la que pronto recorrería el adoquinado derramando la más suntuosa de las bellezas. Entre tanto la esbeltez de la cruz de guía preludiaba el definitivo cambio de tonalidad de la tarde, a la vez que el cuerpo de espigados nazarenos iniciaba con pasmosa cadencia su tránsito sobre el trazado previamente establecido. Aires de otra época traía la noche, los que la ciudad aguardaba.

Condicionantes todos, el encuentro se fraguó en medio de algodones de incienso. El paso reviraba silenciando los murmullos, equilibrando el sonido del crujir de la caoba hasta fundirlo con el de las inquietas golondrinas en su anárquico aleteo de primavera. La tarde seguía descomponiendo su rostro estirando cada segundo como si fuera el último, recabando la necesaria austeridad de cada esquina. Y fue ahí, cuando el paso encaraba el horizonte dispuesto por oscuros capirotes, el instante en el que su mirada cruzó con el rostro del Cristo dormido hasta quedar prendida de amor. En una fracción de segundo, tiempo del fugaz encuentro, sus destinos se habían encontrado para no volver a separarse. Ojos sinceros enclavados, la Cruz como testigo, nada más.

Desde entonces y hasta hoy siempre acude a la estampa que con cariño conserva. Le recuerda cómo se conocieron, sin el clima de sensaciones que proyectó la unión pero con la confianza de sentirse segura sobre sus pasos, los que guían su fe amparados en el valle de paz que extendiera la dulce imagen del Crucificado de la Vera-Cruz aquel atardecer de Lunes Santo.

vera-cruz

Sólo si hay imágenes

José Antonio Martín Pereira | 6 de marzo de 2017 a las 11:12

Llegó la Cuaresma, y con ella la multiplicación de los actos y eventos públicos que desarrollan las distintas hermandades de la ciudad. El volumen es tal, que casi podría decirse que el calendario está saturado, que no hay hueco para más. Aún así cada año observamos como se incorporan nuevos episodios, incluso por parte de furtivas corporaciones alejadas a la Iglesia, exprimiendo más si cabe un invento el cual queda por ver hasta dónde es capaz de dar de sí.

Sin embargo, donde no se manifiesta una evolución es en aquello que tiene que ver con lo relativo al consumo de ese almanaque cofrade (entiéndase la expresión). Esto se refrenda perfectamente en la celebración de traslados y Vía Crucis, sólo si hay imágenes de por medio la realidad desbanca cualquier tipo de expectativas, y resulta sencillo concretar ejemplos donde el desborde de público se palpa con nitidez. De otro lado, piadosos actos como el Vía Crucis de la Pía Unión, donde el ejercicio penitencial halla su sentido idóneo entre el marco incomparable en el que tiene lugar y el distinguido público que acude al mismo.

Ocurre algo parecido si atendemos a las celebraciones eucarísticas. Falta gente joven, relevo para los que algún día no estarán. Ni siquiera en funciones principales de instituto los hermanos llenan sus templos. En el fondo ésta es la cuestión esencial a la hora de diagnosticar los graves problemas que rodean al ámbito de las cofradías, y es que con mantener la religiosidad popular no basta, se necesita formación y vocación cristiana. Tal vez la Cuaresma ofrezca mucho y muy variado, pero hay que profundizar y aspirar a llegar más lejos, probablemente no baste con rebosar empedrados con someros traslados (aunque vayan acompañados de música) sino que sea necesario estar abiertos a dar algo más de nosotros mismos. Oportunidades quedan…

Traslado-Caidas-Virgen-Esperanza-Triana_1082902345_62430307_1011x569

Traslado de los Titulares de la Esperanza de Triana a Santa Ana. Foto: Diario de Sevilla

Caminemos…

José Antonio Martín Pereira | 1 de marzo de 2017 a las 10:21

Con la impronta que suscita el nuevo ropaje, la amanecida trajo un elenco inagotable de elogios. Atrás el tiempo ordinario, el testigo queda ahora en manos de una Cuaresma cuyas intenciones pasan, una vez más, por ayudarnos a tejer el los perfiles que conduzcan hacia la conversión verdadera. Y el que arriba no es, pese a la projilidad de sus instrumentos, un tiempo fácil donde aventurarnos al descuido, sino que más bien exige de la implicación diaria a través de los pequeños gestos a nuestro alcance.

Con las puertas de par en par abiertas, la ciudad a lo largo y ancho de los límites que le han sido establecidos dispensará a su debido tiempo cada signo, cada escena con hilo directo a los sentidos; cultivando la memoria, alimentando la llama de esa candelería enrojecida que, encendida hoy, culminará con su luz hasta fundirse con el azul del Domingo anhelado. Entonces, y sólo entonces, el sueño habrá vuelto a desbancar todo el universo de sensaciones idealizado. Caminemos…

Nazarenos

Foto: Antonio Sanchez Carrasco

El ‘Señor de la Ventana’

José Antonio Martín Pereira | 15 de febrero de 2017 a las 11:51

Ojalá el enrejado pudiera describir la de abrazos que han atravesado sus cavidades. Tributo a largas horas de conversación y miradas entrelazadas. La soledad con la que el Cristo de la Ventana recibe a sus fieles contradice la propia naturaleza de su advocación, la que toma Nuestro Padre Jesús de la Salud y Buen Viaje merced a las bendiciones que la imagen colmaba sobre los viajeros que partían por la extinta Puerta Carmona.

Hoy resulta evidente que la fisonomía de la ciudad ha cambiado sustancialmente, y lo que otrora fue puerta de acceso y salida de la ciudad, ahora convive bajo la integración de los límites no escritos del casco urbano. Así mismo el papel que desempeña la parroquia en el barrio también difiere al de siglos atrás, como lo es igualmente la feligresía, sin embargo la singularidad de dicho espacio de culto ha logrado resistir los envites a los que las sucesivas manifestaciones acaecidas al paso del tiempo le han sometido.

Así, el eco de las pisadas ha quedado engullido en el arrollador contacto entre la goma de neumáticos y el adoquinado, sin enturbiar eso sí una esencia inalterable, fuente inagotable adaptada a las mutaciones de una sociedad que entiende su día a día casi despreocupada en lo que a las atenciones con lo Sagrado se refiere. He aquí el verdadero valor, en definitiva aquel que transforma la tradición oral en realidad permanente al paso de los años y que nunca debería malograrse, porque el Señor de la Ventana siempre tiene su corazón abierto a cada cual que se atreve a buscarlo sean cual sean el momento y las circunstancias.

Señor de San Esteban

unnamed2

Las hermandades sevillanas: un 24% más solidarias

José Antonio Martín Pereira | 9 de febrero de 2017 a las 12:10

El Informe sobre la Caridad en las Hermandades de Sevilla expone que las Hermandades y Cofradías de Sevilla han destinado más de 5,6 millones de euros a caridad en 2016, lo que representa un aumento de más del 24% con respecto a los últimos datos de 2014. Dicho trabajo, que cuantifica la labor asistencial de las corporaciones sevillanas, ha sido elaborado por el Instituto de Investigación aplicado a la Pyme, bajo la dirección de Ignacio Valdeluértes, con el patrocinio de la Fundación Caja Rural del Sur.

Con éste último, se completa el proyecto iniciado hace dos años con la presentación de un primer trabajo sobre la aportación de las hermandades de Sevilla a la caridad y acción social, que ahora ve su continuidad con la publicación de este segundo estudio, presentado la tarde de ayer miércoles por el Arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, en la sede de la Caja Rural del Sur, con la asistencia del presidente del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla, Joaquín Sainz de la Maza; y el presidente de la Caja Rural del Sur, José Luis García Palacios.

El citado Informe, según los datos aportados por la propia Archidiócesis, ha sido elaborado con la colaboración del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla para hacer llegar la consulta a las corporaciones censadas, 69 hermandades de penitencia, 49 de gloria y seis sacramentales. En él han colaborado un mayor número de hermandades para la obtención de la información de modo que si en 2014 fue el 82% de las cofradías de penitencia, gloria y sacramentales las que aportaron sus datos sobre la labor que prestan a la sociedad, en esta ocasión esa cifra asciende hasta el 91%.

archisevilla

Los detalles del Informe

Ayudas en metálico y especie

Según se recoge en el trabajo, el total de personas que han recibido ayudas es de 30.429, que se vieron beneficiadas tanto con ayudas en metálico como en especie y otras actividades.

El importe total de los recursos en metálico obtenidos por las hermandades asciende a 4.011.803 euros. El total de personas que han recibido ayudas es 15.947. La mayor parte de las hermandades (77,46%) conceden ayudas para alimentos, que normalmente se canalizan a través de los economatos sociales promovidos por las propias corporaciones.

El pago de recibos atrasados de energía eléctrica, agua, alquileres y de cuotas de préstamos hipotecarios le sigue en importancia como necesidad más atendida (76,06%). A continuación, las becas de estudio y material escolar (70,42%). Estos porcentajes de los tipos de ayudas solicitadas y concedidas dan una idea bastante aproximada del mapa de necesidades de la población.

El valor total de los recursos en especie entregados asciende a 1.620.215 euros, lo que supone un incremento del 61,28% con respecto al anterior informe. Este aumento tan abultado se debe a la mejora en el procedimiento de valoración de los donativos en especie que reciben las hermandades. El número de personas que han recibido algún tipo de ayuda en especie es 11.202.

Otras actividades de caridad

De acuerdo con los datos obtenidos, el 20,29% de las hermandades encuestadas mantienen o colaboran habitualmente con centros de enseñanza especial, residencias para ancianos o discapacitados u otras situaciones especiales. Un 17,39% se ocupa de ayudar o gestionar íntegramente talleres de aprendizaje, clases de recuperación y similares. La valoración de estas actividades es de 1.157.394 euros.

El informe indica que casi un 89% de las hermandades colaboran con Cáritas, el Seminario Diocesano, los conventos de clausura o con su parroquia. El importe total entregado a estas entidades fue 505.333 euros, sin que sea posible desglosarlo. Además, las ayudas a “otras instituciones” abarca a todas las asociaciones o instituciones no comprendidas en los apartados anteriores con un importe de 292.875 euros.

Se observa un aumento, del número de hermandades y del importe total de las donaciones con respecto al Informe anterior, a otros países. Casi todas estas ayudas, algunas importantes, tienen su origen en relaciones de amistad entre la hermandad y los sacerdotes o misioneros que atienden aquellos países. El importe total destinado a estos temas es de 100.931 euros.

El hecho de que la práctica totalidad de las corporaciones tengan formalmente constituida una comisión de caridad da idea de la importancia que conceden a este fin específico de las mismas. Las que no tienen esta Comisión (2,17%) coinciden con las de menor número de hermanos. En estas la gestión y aplicación de los recursos de caridad es asumida directamente por la totalidad de la junta de gobierno. En la mayoría de los casos su acción social consiste en entregar un donativo, proporcionado a sus ingresos, a Cáritas u otra organización similar, por lo que no es necesaria la actuación de una comisión de caridad.

Las actividades de voluntariado van en aumento: en comedores sociales; acompañamiento a personas mayores; a niños enfermos, asistencia a inmigrantes y otros colectivos con necesidades de ayudas específicas; colaboración con otras asociaciones ya constituidas, y en otras muchas formas de voluntariado.

Finalmente, se aprecia también una preocupación creciente en las hermandades, que debe fomentarse, por ir realizando con los más hermanos más pequeños actividades que los vayan educando en la caridad.

foto Semana Santa 2013

Fuente texto y foto principal: Archidiócesis de Sevilla

La ilusión por volver

José Antonio Martín Pereira | 30 de enero de 2017 a las 10:47

Nada como una maravillosa ilustración. Aquella que, integrada en el extraordinario poder que le confieren la unión entre el testimonio gráfico y el recuerdo en primera persona, contribuye a mitigar el peso de la carga que todos en nuestro día a día afrontamos.

En el interior del gran templo, sobre el frío mármol y bajo la atenta mirada de muros centenarios, la cofradía se rearma de valor para afrontar el largo trecho de vuelta, y completar una vez más el círculo anual de los deseos de sus hermanos. Así con las indicaciones de una brújula cuyo norte señala Triana, la llama del Viernes Santo comienza lentamente a desvanecerse, dejando paso a lo que nunca podrá borrarse: la ilusión por volver.

Cachorro Catedral

Foto: Fran Silva

El Cachorro en los carteles de Semana Santa

José Antonio Martín Pereira | 23 de enero de 2017 a las 11:06

Como es sabido el pasado sábado tenía lugar en la sede central de Caja Rural del Sur, sita en la plaza de la Magdalena, la presentación del cartel anunciador de la Semana Santa de Sevilla 2017, realizado en esta ocasión por el artista José María Jiménez Pérez-Cerezal.

Dicho cartel tiene como eje central al Santísimo Cristo de la Expiración de la Hermandad del Cachorro sobre fondo apastelado, predominando el cian, utilizando una técnica mixta sobre tabla, con acrílicos y cera y pan de plata. Como curiosidad, según se especifica en la propia Web del Consejo De Hermandades y Cofradías en el mismo figuran dos golondrinas, un ave muy característica en esta zona durante la época primaveral, además siendo, a ojos del cartelista, un pájaro que siempre ve el Cristo del Cachorro cuando sale de su basílica cada Viernes Santo.

cartel Semana Santa 2017

Con ésta última, son dos las veces que la venerada imagen del Cristo de la Expiración se ha erigido como protagonista de tal publicación, contando con la que en 1996 realizara Francisco Borrás. A ello se suman otras impresiones, como la que el Ayuntamiento de Sevilla editara para la Semana Santa de 1984, o las del Distrito de Triana de los años 1981,1989, 2008 y 2013, entre otras muchas de distinta índole.

cartel Semana Santa 1996

 

Fuente imágenes: Consejo de Hermandades y Cofradías de Sevilla; Hermandad del Cachorro