Vía Crucis: más rezar, y menos tuitear

José Antonio Martín Pereira | 15 de febrero de 2016 a las 11:53

Sevilla vive bajo la jurisprudencia de las nuevas corrientes de pensamiento cofrade que sólo tienen motivación por pisar el mármol de una iglesia para fotografiar imágenes y altares, así como por el estado de los alfileres de los tocados de las dolorosas y por la meticulosa colorcación de las piezas de cera. En realidad son los mismos, pero han mejorado sus medios. Antes se dispersaban con la agenda en la memoria y una camarita del tres al cuarto camuflada en el interior de horteras bandoleras, y ahora utilizan dispositivos móviles de última generación (algunos no han dejado las bandoleras) que les permiten inflar con relativa regularidad temporal las redes sociales, relegando a los protagonistas a la simplicidad de banales obras de arte, y obviando muy a menudo su verdadero carácter de imágenes sagradas.

Lo cierto es que tales generaciones de capillitas de smartphone, a los cuales no debemos caer en el error de encasillar en un grupo de edad determinado, han invadido con sus acciones actos hasta ahora solemnes como el traslado del Señor de las Penas de San Vicente o de la Soledad de San Lorenzo a sus respectivos altares de cultos, o el Vía Crucis y posterior traslado interior del Cristo del Calvario bajo las bóvedas de la Real Parroquia de Santa María Magdalena por citar algunos de los ejemplos más recientes; y masificado tradicionales Vía Crucis como el del Señor de la Sentencia, agolpados en busca del ángulo perfecto que les lleve a 140 caracteres de gloria hueca y frágil. Serán los mismos a los que veamos cuando la Semana Santa más íntima trate de resucitar uno de sus momentos desgraciadamente perdidos, la entrada de la cofradía del Cristo de Burgos en la irrupción de la madrugada del Jueves Santo.

La última viene siendo la de tuitear en tiempo real el desarrollo de los mencionados solemnes y piadosos ejercicios de fe que a lo largo de la Cuaresma se desarrollan por toda la geografía de la ciudad. Vía Crucis que otrora evocaban recuerdo, memoria histórica, enlace amoroso con aquel primogénito que, desde el pretorio del gobernador romano hasta el monte Calvario, recorrió Jesús de Nazaret, y que hasta no hace tanto impulsaban de manera muy fructífera la preparación del alma, día tras día, semana tras semana, al encuentro con el Divino Paciente. Sin embargo ahora se retransmiten en directo, sin pudor, elevados al tono de auténticas procesiones extraordinarias. De otra manera no se explica la extrema masificación de los recientemente acontecidos con el Cristo de las Tres Caídas, el ya mencionado del Sentencia de la Macarena, o el que celebran las hermandades del Aljarafe en el imponente recinto de Itálica. El efecto llamada se propaga por la propia condición humana de suscitar el interés del yo estuve ahí y lo conté.

Y he aquí el contexto que nos ha llevado a lo que brillantemente argumentaba Carlos Colón el pasado viernes en su columna de Diario de Sevilla, la inflación de tales actos hasta alcanzar los más de 40, con una circunstancia curiosa, y es que cuanto más desciende el número de católicos practicantes, más aumenta el número de piadosos participantes y de Vía Crucis. Se ora menos (o nada), y se tuitea más. La conclusión no hace falta relatarla.

Vía Crucis ItálicaImagen del XXVI Vía Crucis del Aljarafe, celebrado el pasado sábado

No más barreras

José Antonio Martín Pereira | 12 de febrero de 2016 a las 13:02

El vídeo se popularizaba en la jornada de ayer gracias a su inmediata difusión a partir de las redes sociales. Desde El Foro Cofrade agitaban la conciencia de todos con una exposición visual de los hechos, publicada previamente por la propia protagonista (cuya identidad reservamos) a través de Facebook. La señora en silla de ruedas intenta besar la mano del Santísimo Cristo de las Tres Caídas, pero el escalón y la altura a la que se encontraba la imagen le impiden hacerlo, así que con dificultad besa uno de los borlones del cíngulo del Señor.

Con ello no se trata de apuntar directamente a una hermandad en concreto, sino de poner el dedo en la llaga para que hagamos ejercicio de reflexión y este tipo de situaciones tiendan a desaparecer progresivamente. Sí que es cierto que hay cofradías (la Amargura es un ejemplo) que cuidan hasta el extremo los detalles, superponiendo incluso la accesibilidad al criterio estético, pero de momento son sólo una minoría. Que tomen nota los priostes, y nunca más volvamos a ver imágenes de esta índole.

Pinchar aquí para visualizar el vídeo

Captura_video
Captura de una secuencia. Vídeo cortesía de El Foro Cofrade

Alcanzamos la Cuaresma

José Antonio Martín Pereira | 10 de febrero de 2016 a las 11:11

Alcanzamos un tiempo nuevo. Desde hoy y hasta que el Domingo de Ramos rejuvenecerá la inquietud contenida y absolutamente todo nos parecerá diferente. Buscaremos signos, estímulos y coincidencias como quien ansía una gota de agua en medio del desierto. Pero la Cuaresma se alza mucho más alto, es la tilde que acentúa la pausa que nos solicita Dios en lo cotidiano de las preocupaciones como invitación directa encaminada a encontrar la senda verdadera. Las exuberantes certezas y la admiración que nos producen no deben nublar de polvo el camino.

Hoy Miércoles de Ceniza dan comienzo cuarenta días y cuarenta noches que deben inspirarnos en la conversión, así cuando la Soledad transite regreso a San Lorenzo nos hallaremos preparados para recibir la Gloria de Jesús Resucitado. Por ello mismo, la liturgia nos recuerda que el acercamiento a Dios no se logra sin más por la cercanía física o por la familiaridad con los lugares, las imágenes y los actos en los que Dios se significa o se hace presente. En las homilías además, se nos hará hincapié en que no echemos a perder la gracia de este tiempo propicio para salir al encuentro de Dios. Que así sea.

cuares

Son sólo luces

José Antonio Martín Pereira | 5 de febrero de 2016 a las 11:14

Se elevan durante estos días numerosos altares de cera, auténticos prodigios transitorios que la arquitectura barroca más sevillana ha perpetuado a lo largo de los años merced al trabajo voluntarioso de priostes y grupos anónimos de hermanos. En este sentido, la tecnología y los medios de difusión digital tienen la particularidad de permitir la degustación inmediata de tales obras de arte sensorial que ya las quisieran para sí en el mismísimo Museo Arquitectónico del Poble Espanyol (sito en la ciudad de Barcelona).

La celebración de cultos internos en buena parte de las cofradías sevillanas se remite ahora, conforme al tiempo litúrgico presente y siempre en atención a sus propias reglas, a los ejercicios de cinco días a los que se les atribuye su origen en el recuerdo de las cinco llagas de Cristo (manos, pies y costado) y que se celebran tanto para el culto a Cristo, como a la Virgen. Y para la celebración de los triduos, quinarios, septenarios o novenas (según proceda), todo esmero parece quedar corto.

La cuestión a definir es si verdaderamente los portentosos aderezos que acostumbramos a ver fomentan la participación de los hermanos en las celebraciones y contribuyen a mitigar la distancia emocional entre Dios y su pueblo, o éstas quedan como ristra de mensajes y consagraciones que caen en saco roto. A nadie se le escapa que vivimos tiempos en los que al ultraje de la fe católica se le corteja fácilmente, sin necesidad de aspavientos, y es ahí donde radica el importante papel de los directores espirituales, de las juntas de gobierno, y de cada uno de los hermanos y devotos que a través de las cofradías toman contacto directo con la Iglesia. Los altares son sólo abrumadoras sucesiones de luces extremadamente bien dispuestas, pero si la Palabra no alcanza al objetivo no sirven de nada.

Quinta AngustiaAltar de Quinario de la Hermandad de la Quinta Angustia, uno de los más imponentes.

Foto: Hermandad de la Quinta Angustia

Arte espontáneo

José Antonio Martín Pereira | 1 de febrero de 2016 a las 11:45

El arte podría catalogarse de un modo superficial como el producto de una serie de habilidades innatas a las que el tiempo y el desarrollo personal moldean y estilizan, siendo capaz de aflorar allí donde existe de la manera más espontánea y distendida. En este sentido Friedrich Nietzsche dejó contundentemente escrito que «sin arte la vida sería un error». El don, en ocasiones, sólo necesita de una simple servilleta y de un estilográfico de punta fina.

Sucedió cuando el último viernes del recién agotado mes traía semblanzas de marzo en el acogedor ambiente de una casa de hermandad. A lo largo de una conversación relajada de tintes casi cuaresmales, el artista utiliza los recursos disponibles y sin perder el hilo del diálogo crea una obra que desde el momento de su entrega se elevó hasta engrosar los anales donde reside la más austera de las sensibilidades. He aquí el resultado.

el_Cachorro_triana

En agradecimiento a mi buen amigo Pepe, hermano de Viernes Santo

Sin capirotes

José Antonio Martín Pereira | 29 de enero de 2016 a las 10:38

Resulta interesante lo que puede encerrar una fotografía si es tomada desde la virtud del que sabe. Así, cuando la vista se dirige casi por automatismo propio a esa leyenda que es anuncio y preludio de la cercanía del tiempo, el objetivo del buen profesional centra su encuadre en las verdaderas nazarenas anónimas de Sevilla, dos hermanas de la Congregación de la Cruz que caminan desde bien temprano a repartir lo que hacen a diario, bondad ilimitada.

Lo cierto es que así lleva sucediendo desde 1875, y no existiría capirote alguno recubierto de la mejor tela del mundo para cobijar tanta entrega a los demás. Dedicación silente, las Hermanas de la Cruz proclaman la humildad, renuncias y sacrificio para convivir cerca de Jesucristo crucificado y para atender a los más necesitados en todos y cada uno de los rincones de la ciudad. Qué Dios las guarde y proteja por siempre.

se_hacen_capirotesFoto: Antonio Sanchez Carrasco

¡Cuánto hemos cambiado!

José Antonio Martín Pereira | 26 de enero de 2016 a las 11:18

Dentro de los nuevos esquemas con los que el público de hoy, sevillano y visitante, sale a la calle a contemplar el discurrir de las cofradías (circunstancia referida en otros artículos); e inmersos, además, en la progresiva adaptación que realizan las propias hermandades a través de sus diputaciones mayores de gobierno con el objetivo de cumplir los horarios sin descuidar la seguridad y dignidad de sus cortejos, existe un hecho implacable que es la memoria para recordarnos de dónde venimos y para tal vez poner en evidencia ciertas pautas de comportamiento actuales.

La estampa, cedida gentilmente para este espacio por el amigo Eugenio Borrego, nos traslada a un Domingo de Ramos que se encuadraría, según su propio autor, entre 1970 y 1975. El Misterio de la Hermandad de la Cena, con su antiguo apostolado, desciende por la calle Lasso de la Vega encarando el último tramo que le conducirá al inicio de la Carrera Oficial. Llama poderosamente la atención lo despejada que se encuentra la vía por la que discurre la cofradía, coyuntura impensable a día de hoy. Asimismo, la interminable escolta de cangrejeros que acostumbran a blindar el transitar de casi cualquier paso en la Semana Santa de hoy apenas se distinge entre los servidores de la cofradía hace cuarenta años. La limpieza del asfalto es otro de los hechos que saltan con fuerza a primera vista.

A menudo surgen críticas relativas al estado actual de la celebración (cada vez menos) religiosa que toma las calles de Sevilla durante siete días coincidiendo con el inicio de la primavera, y de la implacable degradación de términos sufrida especialmente durante los últimos años. La respuesta en ocasiones se circunscribe a la expresión de una instantánea que delata cuánto, y no siempre para bien, hemos cambiado.

misteriodelacena_antiguoFoto: Eugenio Borrego Páez

Un acuerdo in extremis revoca el «Plan Nieto»

José Antonio Martín Pereira | 22 de enero de 2016 a las 13:14

En la noche de ayer jueves se produjo un nuevo giro de tuerca y finalmente para este 2016 no habrá «Plan Nieto» ni tampoco la alternativa propuesta por la Hermandad de la Macarena. Ese fue el acuerdo alcanzado por los hermanos mayores y diputados mayores de gobierno de las seis corporaciones implicadas, junto con los cargos generales del Consejo de Cofradías y el delegado diocesano de Hermandades, Marcelino Manzano.

Se desestima el «Plan Nieto», pese a que el pasado martes desde el Consejo se había tomado ésta como solución oficial, y por tanto los cambios de orden que se recogían en dicho texto. La permuta entre la Macarena y el Gran Poder, a propuesta de la primera, fue también descartada.

El acuerdo final, tal y como avanza hoy Juan Parejo para Diario de Sevilla, considera que la hermandad trianera seguirá como hasta ahora y discurrirá por Murillo, Plaza de la Magdalena y Rioja para ganar metros. El Calvario adelanta su salida unos diez minutos para dejar antes el espacio a la Esperanza de Triana y llegará a la Campana por O´Donnell. Con estos esfuerzos debe dejar libre antes el cruce de San Pablo al Gran Poder. El Silencio alargará su retorno por Amor de Dios y San Miguel para evitar el cruce con la Macarena y los Gitanos acepta también un rodeo en la ida por San Andrés, Daoíz, García Tassara, San Miguel y Trajano para llegar al Duque, con objeto de tener más espacio y dejar el cruce de Laraña libre a la Macarena.

A este acuerdo le faltan todavía dos escalones por subir, que son la aprobación definitiva por parte del vicario y del Cecop. Aún así, resulta fácil apreciar que la Madrugá seguirá siendo insegura, descontrolada por cortejos desproporcionados que complican casi cualquier logística y con el añadido de los cientos de personas que salen esa noche y no precisamente a ver cofradías.

imagen

La Madrugá: retrato imperfecto

José Antonio Martín Pereira | 20 de enero de 2016 a las 13:26

A vueltas con la vorágine que rodea al acuerdo entre las hermandades de la Madrugá, cuyo último episodio se registró en la noche de ayer y del que hoy gran parte de la prensa escrita y de los portales digitales de contenido cofradiero se hacen eco, finalmente el Consejo ha optado por la vía de la imposición. De este modo,y salvo que en 48 horas la situación torne 180 grados y se adopte la propuesta elaborada y presentada por la Hermandad de La Macarena, desde la calle San Gregorio se acogen al denominado «Plan Nieto» para zanjar el conflicto después de que fracasara el acuerdo al que habían llegado las seis hermandades de la jornada a finales de diciembre de 2015.

Al hilo precisamente de este tema, cuyo origen se remonta a principios del pasado año, hace unos días en una conversación entre un círculo de amigos un reconocido cofrade daba su opinión apenado por la tensa situación a la que las cofradías que componen la nómina de la noche mágica de Sevilla han derivado el asunto. Este señor, buen amigo por cierto, argumentaba que la Madrugá de sus tiempos de mozo era otra cosa y que, independientemente que las hermandades deben hacerse valedoras del presente y adaptarse a los nuevos esquemas con los que la gente sale a ver cofradías en esa noche, la realidad de inseguridad palpable le había hecho tomar la tajante decisión de salir a la calle con los primeros rayos de sol a contemplar alguna de las dos Esperanzas.

Dicha referencia tiene un alto contenido detrás, ya que lo curioso aquí es que de seguridad es de lo que menos se está hablando. Al menos la impresión que nos queda a los cofrades no involucrados en alguna de las cofradías que forman parte de la citada jornada es que se está tratando de encajar a través del método hipotético-deductivo a un número de personas (los cortejos) sobre un espacio acotado (los itinerarios) en un momento concreto (la Madrugá), dejando a un lado factores externos están ahí, y que en los últimos años han sido protagonistas de la degradación en la que sociedad actual circula.

En este sentido además, la falta de solidaridad se ha convertido en retrato imperfecto de muchos y, en definitiva, en ejemplo consecuente del estado con el que las corporaciones y sus integrantes se miran en el espejo otrora esplendoroso y hoy descuidado que es Sevilla. Y no se pueden reprochar excusas, cuando se puso en evidencia un acuerdo porque un palio no cabía por una calle (asfaltada en parte para aquella prueba). Seguramente nos quede algún capítulo más por leer, pero la novela ya cansa.

calvario

El «Plan Nieto»

Bajo el título de «Madrugada. Semana Santa. Propuestas de futuro», el proyecto conocido como «Plan Nieto» (tomando el apellido del actual delegado de la Madrugá) parte del conteo de nazarenos realizado el pasado año 2015, analizando los ritmos de paso y los cruces, para ofrecer una alternativa con cambios de recorrido (el Silencio, Gran Poder, Esperanza de Triana y los Gitanos) y el adelanto dos puestos de la hermandad del Calvario, que pasaría a ser la segunda. Consta de 43 páginas.

Traslado matinal para el Cristo de las Tres Caídas

José Antonio Martín Pereira | 19 de enero de 2016 a las 10:44

En la jornada de ayer, lunes 18 de enero, la Hermandad de la Esperanza de Triana hacía público a través de su portal digital la decisión tomada en Cabildo de Oficiale de que el traslado del Santísimo Cristo de las Tres Caídas a la Real Parroquia de Señora Santa para presidir sus cultos tenga lugar el domingo 31 de enero, tras la Sagrada Eucaristía que tendrá lugar a las 11 de la mañana en la capilla de los Marineros.

Así mismo, queda expuesto que durante el traslado se procederá al rezo del Santo Vía Crucis, como es costumbre. El recorrido fijado para este año 2016 será: Pureza, Torrijos, Betis, Plaza del Altozano, San Jacinto, Rodrigo de Triana, Victoria, Pelay Correa y entrada en la Real Parroquia de Señora Santa Ana.

Se da la circunstancia de que habitualmente este traslado se hacía un lunes por la noche, por lo que su adelanto al domingo y en horario matinal hace intuir que el corazón de Triana registrará una importante afluencia de público en el que será el último día del presente mes.

232_cultos-cristo3Altar de Quinario en la Real Parroquia de Santa Ana (2015).
Foto: Hdad. Esperanza de Triana

Traslado Stmo. Cristo de las Tres Caídas a la Capilla de los Marineros (3 de marzo de 2014)

Fuente: Youtube; usuario: Hermandad Esperanza de Triana