En San Lorenzo

José Antonio Martín Pereira | 24 de marzo de 2011 a las 11:43

Si es asiduo a este espacio no le resultará extraño. Si me conoce personalmente aún menos. Inclusive puede que coincida con la consideración de un servidor. De no ser así, y siempre que me lo permita, intentaré acercarle con brevedad a mis pensamientos. Porque, aunque la Cuaresma tiene sobrada fuerza como para auparse por encima de cualquier Imagen, el ser humano necesita encomendar su suerte cuando la debilidad acecha. Es inevitable poner rostro a Dios.

Ciertamente cada uno idealizará en su mente una particular visión de Dios, probablemente dispar a la de su hermano, vecino o amigo. Es la suya propia. Su concepción tornada en verdadera desde el momento en el que usted así lo estimó. Y esa percepción es irrefutable. Pero, ¿ha pasado por San Lorenzo en Cuaresma? Le atestiguo que sigue siendo el mismo Dios conocido, aunque distinto. La Divinidad que habita en cada Sagrario tiene la cara del Gran Poder. Análogo al de su entendimiento, allí espera, para colmar de Bondad y Misericordia cada una de sus inquietudes, invitándole a seguir el camino trazado por la cenicienta Cruz impuesta sobre su frente y presto a cargar con el peso de sus pecados.

Pudiera alimentarle con una estampa espectacular que definiera con exactitud las intenciones del presente texto, pero prefiero que sea usted quien la tome. En San Lorenzo, el Gran Poder aguarda.

SAM_0061

Reordenación del minutaje

José Antonio Martín Pereira | 23 de marzo de 2011 a las 19:41

Como la solidaridad escasea se manifiesta forzoso el arbitraje. La cuestión de dar equilibrio a unos horarios que disgustan más que satisfacen viene de lejos. Fue en 1995 cuando una empresa, Mecro, elaboró un novedoso estudio a partir de cuantificar los nazarenos de las distintas Hermandades de Penitencia. Desde entonces y hasta 2009, con el archiconocido «Informe Sampedro», no se había vuelto a comprobar el grueso de cada cofradía. Indudablemente la descompensación de minutos entre unas corporaciones y otras existe, pero nadie quiere pringarse poniéndole el cascabel al gato, de ahí la apatía percibida.

“Papá” Consejo, que la pasada Semana Santa optaba por situar en La Campana una cámara cuyos resultados no fueron satisfactorios, este año quiere concretar los datos volviendo a tomar imágenes desde otro punto de la Carrera Oficial que presente mayores perspectivas. De este modo vería cumplida su intención de mantener actualizados los datos aunque, no olvidemos, mientras estén vigentes los actuales estatutos cualquier modificación en los tiempos de paso debe realizarse en función a las negociaciones de las hermandades implicadas.

El trasfondo en este sentido aparenta acercarse al derecho contraído por las propias corporaciones, algo que tiene pinta costará bastante sopesar, al menos a corto plazo. Tengan en cuenta el amplio repertorio de variables que complican lo que sería un simple conteo de cortejos. Como ejemplos: aquellas cofradías que expiden sus papeletas de sitio dentro del pago de la cuota ordinaria; las que vienen cargadas de niños (muchos de los cuales hacen inciso o no llegan a Carrera Oficial), las que cuentan con uno, dos u tres pasos; el propio corte de las mismas; e incluso la distancia que tienen que recorrer para llegar al centro (mirándolo desde el punto de vista físico). Pudieran añadirse un buen número.

Difícil tarea ésta de la reordenación del minutaje, esperemos que entre tanto pensar nadie descuide la referencia señalada por El Giraldillo, que no es La Campana.

nazarenospenas2010

Desmesurada crispación

José Antonio Martín Pereira | 23 de marzo de 2011 a las 10:54

Hágase a la idea, el Cristo de la Salvación, Titular de la Hermandad de la Soledad de San Buenaventura, no formará parte del cortejo de la Cofradía el próximo Viernes Santo, al menos aparte del paso de la Dolorosa. Demasiado revuelo y desmesurada crispación. Poco les puedo aportar que no hayan hecho los diferentes medios de comunicación cofradiera, los frailes del convento franciscano donde se erige la Corporación del Viernes Santo han sido explícitos y no se plantean el propósito de la junta de gobierno que pasaría por sacar al Crucificado sobre un paso la próxima Semana Santa. Y a partir de ahí, menos difamaciones por favor.

Párese a pensar, los franciscanos tendrán sus razones. Permítanme que dude, desde el profundo desconocimiento, de una obstinación falta de argumentos sostenida por los miembros de la citada congregación. Lo lamentable aquí es lo fácil que el kofrade (con “k”) de turno desenfunda su arma y empieza a despedazar cabezas. Si la Hermandad quiere poner a su Cristo en la calle está en su perfecto derecho, bien sea porque así lo recogen sus reglas, por tratarse de un anhelo, o por la razón que estimen oportuna, pero no sobredimensionemos las cosas y generando una hecatombe innecesaria. La realidad del Cristo de la Salvación no es la del pasado día 12, rodeado de curiosos y capillitas deseosos de ver un paso en la calle, siendo objetivos la verdad asoma al interior del Convento cuando se consagran los cultos ordinarios a la Imagen. A partir de este momento, y dejando a un lado prisas e improvisaciones, la solución al dilema obviamente transcurre por el diálogo flemático entre ambas partes. De no alcanzarse un acercamiento siempre quedaría la posibilidad de cambiar de sede, por mucho arraigo cimentado en la actual.

2011triduosalvacion6

Foto: RV

Relevo al «flamenko»

José Antonio Martín Pereira | 22 de marzo de 2011 a las 17:06

Desde luego los hermanos de Los Gitanos pueden estar tranquilos con el buen hacer de la recién presentada Agrupación Nuestro Padre Jesús de la Salud. Los hechos atestiguan dicha afirmación, y todo parece indicar seguirán haciéndolo. Vueltas del hado han situado a la Corporación de la Madrugá sevillana en un mar calmo propenso a la hora de tomar decisiones coherentes. Al oído de las palabras pronunciadas por D. Pedro Pacheco, Director Musical de la citada Agrupación, en los micrófonos de El Llamador de Canal Sur Radio, queda patente el sello que encaminará las directrices de la recuperada sección, muy alejado de anteriores derroteros.

Poco que objetar a la reconocida trayectoria musical de Pacheco, reforzado además en su encomienda por los compositores Óscar J. Ruiz Delgado y Manuel Pineda Díaz, un verdadero lujo para instaurar el frente en la lucha por vencer a peligrosas modas. Aunque la música procesional, no lo olvidemos, ha estado rodeada de fluctuaciones desde sus orígenes, la distancia entre lo extraordinario y lo infame nunca fue dilatada, de ahí la veleidad del éxito en numerosas ocasiones. Sazón a la que cabría adherir el fenómeno casi devocional que ha disparado la trascendencia de cualquier acción relacionada con la tipología musical que nos ocupa, apartando en cuantiosas situaciones el fin pretendido con la misma.

Lo que se presenta evidente, particularizando en la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Salud, es que renace alejada de los cánones «flamenkos» que otrora impusieron estilo al abrigo de la novedad. Curioso resulta observar como el destierro puede labrarse en función a errores en la identidad, cosa que al menos por ahora parece bien asentada en las aspiraciones de esta formación. Otro palito más a la extendida (y reciente) manía de mezclar música procesional y flamenco, a ver si no enteramos que esa dupla no hay por donde cogerla, y ya cansa. Aforismo por supuesto ajeno a la calidad musical, muy por encima de controvertidas formas de gestión.

Si usted es de los ultradefensores de la expresión que ha rodeado al Señor de la Salud en los últimos años, muy respetable, un servidor sin en cambio aplaudirá cualquiera de las decisiones que supongan dar relevo al «flamenko» tras los pasos de Sevilla en Semana Santa.

Es primavera en Sevilla

José Antonio Martín Pereira | 21 de marzo de 2011 a las 12:11

¿Cómo estás? Un favor quisiera pedirte antes de verte soltar los bártulos para instalarte definitivamente, no abuses despachando calor que todavía es pronto y a eso nunca se acostumbra uno. Por cierto, disculpa mi atrevimiento al tutearte, no por ello pretendo perderte el respeto, más bien lo contrario. Por lo que pude observar apareces con buen aspecto, ello pese a que en Libia y Japón, por cuestiones extremadamente distintas, no tuvieron preparada tu venida. El mundo no vive precisamente en armonía y bien lo sabes. Y a Sevilla, ¿la encontraste admisible? Sé que la has conocido en tiempos mejores, y puedo asegurarte que el escenario sigue intentando no perder las ideales costumbres aunque desafortunadamente nos tengamos que conformar con ir tirando.

No podrás quejarte del recibimiento, cientos de naranjos se esmeraron por camuflar disgustos entregando lo mejor de sí mismos. El estallido de olor es una gozada con fecha de caducidad, así que no pierdas la oportunidad y regocíjate. Conozco tus exigencias, pero antojos de Parasceve han elevado a utopía una acogida de multitudinarias luminosas precediendo al palio de la Virgen de las Aguas. Años pasados fue posible y en un futuro volverá a serlo. Tú esmérate y haz los pactos que estimes para que las nubes ni se acerquen cuando llegue la hora, el resto lo pondrá la ciudad. Dicho sea de paso, tendrás aquello que ansías, disfrutarás de la Virgen del Patrocinio y su dulce mirada cuando la noche del Viernes Santo se muera sin morirse. Confía en mis palabras, sin olvidar la encomienda.

No es mi intención alargarme en exceso, simplemente reiterar mis disculpas por haber robado un par de minutos de tu preciado tiempo franqueándote con palpable exceso de confianza, ruego sepas entenderme. Si me lo permites, quisiera concluir emitiendo en tu nombre un mensaje a mis lectores: es primavera en Sevilla.

SAM_0070

Etiquetas: ,

Segundo domingo

José Antonio Martín Pereira | 20 de marzo de 2011 a las 20:28

Hoy sí. Los cánones de lo espléndido han vuelto a amedrentar augurios de infausta primavera instigando al pródigo de sensibilidades. Quienes hayan disfrutado perspectivas de los dos márgenes del río sabrán a lo que me refiero. Si usted es de los que imagina el sol entre las espadañas de Santa Ana no desespere, seguro que El Cachorro vela oraciones en su nombre. Caprichoso segundo domingo de Cuaresma, antagónico al primero e ideal de mayúsculo Domingo de Ramos.

Expuestos a la veneración el Cristo de la Misericordia, de la Hermandad de Santa Cruz, el del Soberano Poder ante Caifás, Jesús Nazareno de la Hermandad de la O, el Cristo de la Salud y la Virgen de la Luz de La Carretería, la Piedad del Baratillo, y la Virgen de la Victoria de Las Cigarreras. Órdago aventajado en la parrilla donde pergeñan las aspiraciones de una estación que oficializará su entrada exactamente a las 23:21 de esta misma noche. El comienzo de la segunda semana del Salterio parte entre un cielo que, al menos en las jornadas venideras, seguirá siendo azul Hiniesta.

Virgen de la Victoria. Foto: RV

Virgen de la Victoria. Foto: RV

La siguiente, Parasceve

José Antonio Martín Pereira | 20 de marzo de 2011 a las 13:34

¿Se fijó? Anoche pudo contemplarse la denominada por los astrónomos “Super Luna”, es decir, la mayor Luna llena a la impresión del ojo humano en las dos últimas décadas (19 años concretamente pasaban del último fenómeno similar). Alrededor de un 14% más grande y un 30% más brillante de lo habitual, el astro satélite a la Tierra se encontraba “solo” a 356.577 kilómetros de nuestro planeta (frente a los 384.400 km de media ordinaria), generando una realidad de llamativo deleite perceptivo que tardará otro buen puñado de años en repetirse.

Circunstancia, la anterior, ajena a la conciencia de un cofrade en Cuaresma, porque el cofrade a la Luna no la identifica por la distancia, el color, la forma o el brillo, sino por su nombre. Como imagino sabrá, la Pascua Cristiana tiene lugar inmediatamente después de la primera Luna llena primaveral, razón por la cual la Semana Santa oscila entre el 22 de marzo y el 25 de abril. Fue en el Concilio de Nicea (325 d.C) cuando se estableció que la fiesta de la Pascua de Resurrección se celebrara en todo el mundo cristiano el primer domingo del momento previamente citado, en consonancia a la Luna de Parasceve.

De acuerdo a los Evangelistas, Jesús padeció bajo el mandato del sumo Sacerdote Caifás (18-36 d.C.), durante el gobierno de Poncio Pilato (26-37 d.C ) en el año quince de Tiberio (que sería hacia el 30 d.C. pues Tiberio gobernó del 14 al 36 d.C.). Jesús sufrió y murió en la “preparación de la Pascua” o, simplemente en la “parasceve” (Juan,19,14;31). Teniendo en cuenta que “parasceve” significa viernes, la expresión indica entonces el viernes en el que debía de caer la Pascua.

Señal de que el lapso de la fugacidad se allega… la siguiente será Parasceve.

ElMuñidor

Etiquetas: , ,

«Plan Palio»

José Antonio Martín Pereira | 19 de marzo de 2011 a las 15:16

Digamos que está por cuajar. La idea de «socializar» la Semana Santa viene de lejos, con la salvedad de que ahora mayo toca a las puertas y se agotan los plazos para el correcto engendro. En su última Semana Santa como alcalde, la de este año, Monteseirín pretende habilitar parcelas de sillas gratuitas en zonas amplias, como la alianza Reyes Católicos-San Pablo, la Puerta de Jerez, y por supuesto la Encarnación, en un intento salvaje éste último por promocionar el controvertido Metropol Parasol. Además, la idea pretendería extrapolarse hasta determinados barrios, caso del Polígono de San Pablo, El Cerro o San Gonzalo. ¡Ahí es “ná”!

Por el Consejo ni pregunten. Callan y otorgan, o como mucho se pronuncian con la boca pequeña, ¿por no molestar o por falta de argumentos? Tal vez por las dos cosas… Mientras tanto, a menos de un mes para el Domingo de Ramos sigue sin quedar claro a quien iría dirigida la teórica medida con visos de improvisación, si al colectivo de ancianos y personas con movilidad reducida, al de los turistas, o a ambos en una peligrosa mezcla de churras con merinas. Lo único que a estas alturas de la película parece estipulado es que será el Consistorio, a través de la Delegación de Bienestar Social, quien reparta los tickets que permitirán el acceso a tan singulares lugares. Un servidor, por si acaso cuela, ya tiene apalabrado con un amigo hostelero un «certificado de turista», porque en Semana Santa los pies nunca reciben con desagrado un descansito, aunque sea al sol.

La ampliación selectiva de las sillas (vulgo «Plan Palio»), caballo de batalla de tantos, mantiene firme candidatura al estrellato de la ostensible Cuaresma. Tomen nota…

En La Macarena, novedades

José Antonio Martín Pereira | 18 de marzo de 2011 a las 12:34

Todo lo que genera el Arco invariablemente se toma por referencia. A ese hecho añádanle un condicionante, el que acontece cuando las referencias giran entorno a la Estación de Penitencia. La Macarena es la Macarena, y eso Sevilla lo discierne. El transcurrir de los días despeja interrogantes.

Yendo por partes, sepan ustedes que la junta de gobierno de la Hermandad de La Macarena, presidida por Manuel García, ha emitido al Consejo de Cofradías dos alternativas de itinerarios para la próxima Semana Santa, en previsión ante las dudas en cuanto al acondicionamiento del lateral de la Plaza de la Encarnación. No se asusten, no tiene pinta de tratarse de un intento por esquivar las “Setas”. De este modo, y en vistas a la hipotética imposibilidad de discurrir por el citado espacio, la Corporación de la Madrugá suprimiría el tránsito por la calle Alcázares para acceder a la calle Santa Ángela de la Cruz desde la misma plaza, haciéndolo en su defecto por la calle Imagen.

Acto seguido, ya es oficial que la Esperanza Macarena lucirá el manto de la Coronación en la Estación de Penitencia venidera. Estrenado el 31 de mayo de 1964, el mencionado manto fue diseñado por el desaparecido orfebre y proyectista Fernando Marmolejo Camargo, y bordado por Esperanza Elena Caro. Se trata del más moderno de los mantos de salida de la Dolorosa, utilizado por última vez en la Madrugá de 2009, y más recientemente con motivo de la salida extraordinaria por la Beatificación de Madre María de la Purísima. La Virgen, según informa la propia Corporación, llevará la saya conocida como “de las corbatas”. El manto de tisú, actualmente sometido a un complejo proceso de restauración en el taller de Fernández y Enríquez, apunta a principal novedad para 2012.

0000312521

Un mes

José Antonio Martín Pereira | 17 de marzo de 2011 a las 11:57

Sí, la conciencia no le ha jugado una mala pasada cuando esta mañana dirigió la vista al almanaque con la estampa de la Macarena que cuelga sobre la pared de su cocina. Solo resta un mes. Esto se acerca, y paulatinamente bien pudiera añadirse una profusión de menudencias que elevarían a universal tal afirmación. Alegato de olores y sabores, ¿se ha tomado ya la primera torrija? Desparrame de signos oculares que no mienten, ¿ha pasado por la Plaza de San Francisco? Hágalo…

Para colmo el cielo azul, inédito durante la primera porción de Cuaresma, ahora se atreve a desafiar a los agoreros cuya vida en sí es una borrasca. Prontamente será momento idóneo para arrancar la Novena al “Santísimo Anticiclón de las Azores”, pidiéndole que se apiade de Sevilla desde que el primer nazareno de túnica alba pise el asfalto con dirección a la Parroquia de San Sebastián y hasta que Jesús anuncie, al despuntar de la mañana del siguiente Domingo, que ha Resucitado.

Qué me dice, ¿ha ido ya a por la papeleta de sitio? No deje pasar la ocasión y sáquela, perfectamente sabe que no existe experiencia más hermosa que la de acompañar a los Titulares de su devoción pregonando por cada recoveco de la ciudad la fortaleza que circunda a la Fe en Cristo. Está a tiempo.

Exprima la Cuaresma…