¡Semáforos cofrades!

José Antonio Martín Pereira | 10 de marzo de 2016 a las 10:55

Ha sido tema de conversación en estos días, a colación del Día Internacional de la Mujer recientemente celebrado, la supuesta defensa por las políticas de igualdad y contra la discriminación emprendida por el Ayuntamiento de Valencia mediante la instalación de la silueta femenina con falda en los colores rojo y verde en diferentes semáforos de una veintena de calles de la capital del Turia. Nada nuevo bajo el sol. Ideas por cierto contradictorias, ya que lo que se deduce es la pretensión por fomentar la igualdad con este tipo de medidas cuando al mismo tiempo se intenta acabar con determinados estereotipos machistas de la sociedad, como puede ser el asociar los vestidos a las mujeres y los pantalones a los hombres. Pero éso ya implicaría introducirse en camisa de once varas.

El caso es que la como la guasa se extiende rápido, y aquí en Sevilla se la adopta y escenifica con mucho arte e ingenio, lo anteriormente citado con su revuelo correspondiente, ha derivado a través sobre todo de las redes sociales en una firme defensa por la petición de semáforos cofrades, aunque dicho sea de paso de momento la paridad en este sentido no ha sido alcanzada y sólo podrían cruzar la calle los nazarenos de capa. Un toque de humor para amenizar una Cuaresma que ya casi comienza a dejarnos sus últimos signos.

semaforo_cofradeFoto: Tuan

Descontando…

José Antonio Martín Pereira | 7 de marzo de 2016 a las 11:15

La realidad es tan evidente que supera inclusive los garabatos con los que la conciencia trata de idealizar la proximidad. Más allá de oscuros lunares, que están ahí y no se deben descartar, existe un flamante tapete sobre el que parsimoniosamente se van añadiendo elementos interrelacionados entre sí, relato sin palabras del letargo que desvanece al encuentro del tiempo nuevo. Al camino le resta poco, el reloj sigue descontando…

palcos_semana_santa

24 horas para el Señor

José Antonio Martín Pereira | 4 de marzo de 2016 a las 11:53

Con motivo del Año Jubilar de la Misericordia el Papa Francisco ha convocado de nuevo 24 horas para el Señor. Una jornada para la oración y la celebración del sacramento de la Reconciliación. Secundando la invitación del Papa la Vicaría para la Nueva Evangelización de Sevilla ha organizado una jornada de 24 horas de adoración al Santísimo, preparando un programa de actividades para vivir con intensidad esta jornada, que comenzará a las nueve de la tarde de hoy 4 de marzo y se prolongará hasta la misa de tarde de mañana día 5. El Señor estará expuesto en los siete templos jubilares y al menos en un templo por arciprestazgo, para lo cual se han organizado los distintos turnos de vela.

Cartel-24h-con-el-Se--or-796x448Foto: Archidiócesis de Sevilla

Papeletas por kilos

José Antonio Martín Pereira | 2 de marzo de 2016 a las 10:52

Señal inequívoca de la cercanía de la Semana Santa, en las distintas casas de hermandad se multiplica la actividad. Corren días de reparto de papeletas de sitio, y el ir y venir de hermanos es constante. Aprovechando esta corriente, y en conmemoración de su vigésimo aniversario, desde el Banco de Alimentos de Sevilla en colaboración con las diputaciones de Caridad de las Cofradías de la capital se ha puesto en marcha la campaña: “Una Papeleta, Un kilo”.

De este modo, a través de un acto sencillo y al alcance de cualquier voluntad, la donación de un litro de leche coincidiendo con la retirada de la papeleta de sitio de cada hermano, las hermandades van a contribuir una vez más con los sevillanos que lo necesiten. Se han sumado públicamente a la causa Corporaciones como las de La Candelaria, Vera-Cruz, El Carmen, Los Negritos, La Lanzada, La Cena, Las Cigarreras, La Exaltación o Las Aguas. Así pues, que a la iniciativa la acompañe el éxito y que las papeletas se cuenten por muchos kilos de solidaridad.

Los Negritos1

Bofetada a la Historia de las cofradías de Sevilla

José Antonio Martín Pereira | 29 de febrero de 2016 a las 11:18

El pasado viernes muchos sevillanos se manifestaban a las puertas del Consistorio, como respuesta a una convocatoria espontánea y en un alarde de identidad ante las amenazas de la extrema izquierda con representación política en el Ayuntamiento de Sevilla (Participa Sevilla, marca blanca de Podemos, e Izquierda Unida), tras conocerse que llevarían al pleno ocho medidas para una supuesta laicidad. Un alarde de fuerza y contundencia que sin embargo no tiene que quedar ahí, porque como bien sabemos el enemigo de las propias cofradías, de la propia Semana Santa y de los propios católicos no está fuera, sino muy adentro.

Hablamos de un fenómeno que experimenta sus orígenes a finales de la década de los ochenta y principios de los noventa, pero que en los últimos años se ha desmadrado especialmente durante el transcurso de los últimos fines de semana de Cuaresma. Se trata de las asociaciones cofrades civiles, que tienen hasta su particular órgano de unión, la Federación de Asociaciones Cofrades de Sevilla (FECO), y que en las últimas semanas de Cuaresma proliferan cual hongos especialmente por los barrios del extrarradio de Sevilla, si bien también las hay que utilizan las calles del centro de la ciudad para sus exposiciones públicas de lo que quiera que sea lo que hacen. Todas tienen en común el dar rienda suelta a sus intenciones fuera del amparo de la autoridad eclesiástica.

Ya en su día, allá por el año 2012, el Vicario de la Archidiócesis, Teodoro León, con buen criterio dirigió una carta a parroquias y Hermandades y Cofradías, instando a que no acoger a las este tipo de cofradías civiles, urgiendo a buscar una real inserción eclesial, y abriendo el debate sobre la conveniencia o no de estas asociaciones de fieles o cofrades de procesionar al margen de la Iglesia.

No obstante, lo que parece evidente es que no se ha hecho lo suficiente y estas salidas lejos de agotarse cada vez extienden con mayor énfasis un modelo que no representa el concepto con el que a partir del siglo XVI, como culminación de un proceso que trasladó la contemplación de Jesús desde su divinidad hasta el sufrimiento, germinó hasta evolucionar en la Semana Santa que hoy conocemos. Como defensa, sus participantes se escudan en el desarrollo de una supuesta labor social que se puede hacer de mil medios, pero no a cambio de abofetear la Historia (en negrita y con mayúscula), la dignidad y el esfuerzo que durante siglos han llevado a cabo las cofradías en Sevilla. En el fondo, lo que da que pensar es que son gente que evita la integración en los colectivos ya existentes, para saciar su ansia de protagonismo alrededor de algo, y aún a costa de que ése algo perjudique a la imagen de la ciudad y a su patrimonio cultural y sentimental.

Nos debe incluso dar que pensar la facilidad que poseen un grupo de chavales (y no tan chavales) para congregar nada menos que dos cuadrillas de costaleros, mientras que durante la celebración de cualquier quinario en hermandades de más de 2000 hermanos, salvo en las Funciones Principales de Instituto, se cuentan los asistentes por unas cuantas decenas. Y peor aún, debe asustarnos la habilidad con la que contratan una banda, reclaman la atención del friki de turno para que les mueva las redes sociales, consiguen los permisos del CECOP, y hasta les abren las puertas del convento las Hermanas de la Cruz. En consecuencia, salta a la vista el papel de costaleros y bandas de música como principal reclamo de esta tipología eventos.

Lo de ayer domingo, con las calles del centro abarrotadas por las buenas condiciones meteorológicas y por la jornada festiva, celebrábamos el Día de Andalucía, se hace complicado de calificar. Conste que no pensaba ilustrar con ninguna imagen, pero es que a veces sólo con ver un ejemplo es suficiente. Todo lo que se diga, sobra.

CcU-4eIW0AAq-W4

CcU-4YNXIAAT5QO_002Fotos: Antonio Casado

Manifestación en favor de la libertad religiosa

José Antonio Martín Pereira | 26 de febrero de 2016 a las 12:44

A las doce de la mañana de este viernes, 26 de febrero de 2016, cientos de personas se han manifestado a las puertas del consistorio en favor de la libertad religiosa. La convocatoria espontánea surgió en la jornada de ayer a través fundamentalmente de las redes sociales, como respuesta a las amenazas de la extrema izquierda con representación política en el Ayuntamiento de Sevilla (Participa Sevilla, marca blanca de Podemos, e Izquierda Unida), tras conocerse que llevarían al pleno de hoy ocho medidas para una supuesta laicidad que curiosamente sólo afectan a las tradiciones católicas que perduran en la ciudad desde hace siglos. Se han vivido momentos emotivos en el rezo masivo de oraciones, así como se han lanzado consignas en contra de la persecución religiosa y el totalitarismo radical.

Se da la circunstancia de que ambas formaciones, que suman 5 de los 31 ediles que conforman el pleno en el Ayuntamiento hispalense, dieron su apoyo al PSOE para la investidura como alcalde a Juan Espadas tras los resultados de las pasadas elecciones municipales de mayo de 2015.

manifestacon_sevilla

manifestacon_sevilla2

Las medidas radicales

«Que el Ayuntamiento no mantenga más su presencia, ni como institución ni como representantes públicos, en cualquier acontecimiento y/o manifestación religiosa, lo que implica el cese de las invitaciones que se hacen desde Alcaldía a estos actos y la reserva de espacios para los grupos municipales en misas, procesiones u otros eventos de cualquier confesión».

«Que todos los actos organizados por el Ayuntamiento sean “exclusivamente civiles y sin connotaciones ni simbologías religiosas”. Y, del mismo modo, propone que el Consistorio hispalense no invite a éstos a los representantes eclesiásticos ni los considere autoridad pública».

«Se insta al Gobierno central a derogar los acuerdos con la Santa Sede para garantizar la separación total de la Iglesia católica y el Estado y acabar con la situación privilegiada de la que la institución eclesial viene disfrutando desde hace tiempo en numerosos aspectos sociales, educativos, culturales y económicos».

– Se apoyará la procesión denominada «Coño Insumiso». Participa Sevilla exige que se retire la denuncia contra la procesión del «Coño Insumiso», por la que hay cinco personas procesadas.

– Eliminar del nomenclátor a religiosos e imágenes devocionales. La moción de IU insta a «promover un callejero laico y aconfesional».

La Semana Santa se vende sola

José Antonio Martín Pereira | 23 de febrero de 2016 a las 10:52

Tal vez últimamente la proliferación de malas hierbas nos impidan alcanzar el frondoso bosque. Ocurre entre los medios de difusión cofrade y las principales corrientes de opinión que se ha instaurado una negatividad producto de las prácticas observadas, en respuesta al reflejo de pautas de comportamiento generalizadas dentro del contexto actual.

Acudiendo a la Resolución de 4 de noviembre de 2015, de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas, por la que se incoa expediente de declaración de la Semana Santa como manifestación representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial, encontramos sin embargo aspectos muy interesantes que reflejan en cierto grado el valor o el potencial que adquiere la Semana Santa como celebración socio-religiosa y cultural.

«Desde época medieval, las celebraciones de Semana Santa han funcionado como formas de expresión de la religiosidad popular y como referentes identitarios, no sólo para el mundo católico, sino también para gran parte del conjunto de la población y para las comunidades implicadas, que han convertido a la Semana Santa en un fenómeno plural en el que participan todos los géneros y capas sociales, en muchos casos al margen de la práctica religiosa.

Por otro lado, los aspectos materiales de las celebraciones de Semana Santa (pasos, imaginería, textiles y objetos relacionados) son en muchos casos de un gran valor simbólico y artístico, por lo que forman parte del Patrimonio Histórico español. Dado que generalmente están estrechamente vinculados a oficios tradicionales y talleres artesanos, merecen el reconocimiento y valorización social e institucional. Además, forman parte del patrimonio relacionado con la Semana Santa aspectos como el extenso vocabulario, la música y la gastronomía.

Hay que tener también en cuenta que la Semana Santa en España, como fenómeno plural, tiene una gran proyección internacional, en especial para Latinoamérica, no sólo como referente religioso, sino también como referencia social e identitaria».

Con ello no es de extrañar que surjan iniciativas tal cual la de la productora audiovisual Kreativa Visual, como respuesta al «respeto por el pasado y en ese cuidado por una tradición que hace falta ver, oír, oler y sentir varias veces para llegar a entenderla con el corazón». Una reproducción en la que se exponen algunos de los componentes que hacen de la Semana Santa de Sevilla un acontecimiento que por ser único se vende a sí mismo, atrayendo a miles de visitantes cada año.

Fuente del vídeo: Kreativa Visual

Al encuentro

José Antonio Martín Pereira | 21 de febrero de 2016 a las 12:11

Con las señales horarias de las cinco las dos portentosas hojas de acero se separan, y la tibia luz camuflada entre el grisáceo toma el control de un territorio sin fronteras el cual irá abandonando paulatinamente a medida que trascurso del segundero traiga la noche. En una tarde cualquiera de uno de los días que preceden a la mañana en la que en el espejo interior que todos portamos se asomará para reflejarse el gozo, el gentío avanza al encuentro directo con la Flor que no necesita primaveras. La Esperanza, en Sevilla, es una bocanada de aire fresco capaz de remover los estigmas de la conciencia más severa.

interior_basílica_macarena

De ayer a hoy: un lustro

José Antonio Martín Pereira | 17 de febrero de 2016 a las 10:40

De ayer a hoy, cinco años de trayectoria. Un lustro, el que cumple en la red el blog El Muñidor, que merece cuánto menos el reconocimiento en primera persona para muchas de las personas a las que a través de este espacio de comunicación virtual he podido conocer, y el agradecimiento a las otras tantas que aunque no se ha dado el caso fielmente se han dejado unos minutos de su vida para interesarse por lo que aquí se contaba. A los colaboradores, cada vez que hice uso de alguna de sus fotografías. A las hermandades que alguna vez me han abierto las puertas de sus casas. A Sevilla, por dejarme explorar parte de sus rincones más preciados. Y por supuesto a Diario de Sevilla, por dar cabida y permitir que el tiempo consolide este lugar desde donde escribe un católico convencido de que Cristo es el Camino, la Verdad y la Vida. Como dijo Horacio, «la palabra dicha no puede volver atrás».

¡Gracias!

LOGOTIPO 5 AÑOS

Vía Crucis: más rezar, y menos tuitear

José Antonio Martín Pereira | 15 de febrero de 2016 a las 11:53

Sevilla vive bajo la jurisprudencia de las nuevas corrientes de pensamiento cofrade que sólo tienen motivación por pisar el mármol de una iglesia para fotografiar imágenes y altares, así como por el estado de los alfileres de los tocados de las dolorosas y por la meticulosa colorcación de las piezas de cera. En realidad son los mismos, pero han mejorado sus medios. Antes se dispersaban con la agenda en la memoria y una camarita del tres al cuarto camuflada en el interior de horteras bandoleras, y ahora utilizan dispositivos móviles de última generación (algunos no han dejado las bandoleras) que les permiten inflar con relativa regularidad temporal las redes sociales, relegando a los protagonistas a la simplicidad de banales obras de arte, y obviando muy a menudo su verdadero carácter de imágenes sagradas.

Lo cierto es que tales generaciones de capillitas de smartphone, a los cuales no debemos caer en el error de encasillar en un grupo de edad determinado, han invadido con sus acciones actos hasta ahora solemnes como el traslado del Señor de las Penas de San Vicente o de la Soledad de San Lorenzo a sus respectivos altares de cultos, o el Vía Crucis y posterior traslado interior del Cristo del Calvario bajo las bóvedas de la Real Parroquia de Santa María Magdalena por citar algunos de los ejemplos más recientes; y masificado tradicionales Vía Crucis como el del Señor de la Sentencia, agolpados en busca del ángulo perfecto que les lleve a 140 caracteres de gloria hueca y frágil. Serán los mismos a los que veamos cuando la Semana Santa más íntima trate de resucitar uno de sus momentos desgraciadamente perdidos, la entrada de la cofradía del Cristo de Burgos en la irrupción de la madrugada del Jueves Santo.

La última viene siendo la de tuitear en tiempo real el desarrollo de los mencionados solemnes y piadosos ejercicios de fe que a lo largo de la Cuaresma se desarrollan por toda la geografía de la ciudad. Vía Crucis que otrora evocaban recuerdo, memoria histórica, enlace amoroso con aquel primogénito que, desde el pretorio del gobernador romano hasta el monte Calvario, recorrió Jesús de Nazaret, y que hasta no hace tanto impulsaban de manera muy fructífera la preparación del alma, día tras día, semana tras semana, al encuentro con el Divino Paciente. Sin embargo ahora se retransmiten en directo, sin pudor, elevados al tono de auténticas procesiones extraordinarias. De otra manera no se explica la extrema masificación de los recientemente acontecidos con el Cristo de las Tres Caídas, el ya mencionado del Sentencia de la Macarena, o el que celebran las hermandades del Aljarafe en el imponente recinto de Itálica. El efecto llamada se propaga por la propia condición humana de suscitar el interés del yo estuve ahí y lo conté.

Y he aquí el contexto que nos ha llevado a lo que brillantemente argumentaba Carlos Colón el pasado viernes en su columna de Diario de Sevilla, la inflación de tales actos hasta alcanzar los más de 40, con una circunstancia curiosa, y es que cuanto más desciende el número de católicos practicantes, más aumenta el número de piadosos participantes y de Vía Crucis. Se ora menos (o nada), y se tuitea más. La conclusión no hace falta relatarla.

Vía Crucis ItálicaImagen del XXVI Vía Crucis del Aljarafe, celebrado el pasado sábado