Al límite por la seguridad

José Antonio Martín Pereira | 18 de febrero de 2011 a las 10:48

Da la sensación de que rondamos el límite. La agresión al Gran Poder (ustedes recordarán a mediados de junio del año pasado) retiene aún secuelas demasiado punzantes sobre la memoria de la Sevilla cofrade, impregnando de amargas incertidumbres un devenir de por sí enmarañado. Hasta la fecha, innovadores sistemas de vigilancia y seguridad se habían alzado entre las transformaciones impuestas por el estado social de la decadencia. No obstante, razones económicas siguen limitando la generalización de medidas por parte de las Hermandades, continuando el ingenio y la observación permanente de los lugares de culto como principales medios de prevención.

Conocidas las nuevas actuaciones en materia de seguridad en las Hermandades de El Cachorro, Pasión, Los Gitanos o El Gran Poder, ahora es La Cena la que se incorpora, dando posiblemente un nuevo giro de tuercas a la espita de la que emanan las preocupaciones, con la realización de una copia digital en tres dimensiones de su Dolorosa, la Virgen del Subterráneo. Bien es cierto que esa misma actuación ya fue dispuesta tiempo artrás por las Corporaciones de La Amargura y Las Cigarreras. Obviamente la duda salta por sí sola: ¿después de esto qué?

Cabe destacar que los trabajos para la obtención de la reproducción digital de la Virgen del Subterráneo han sido llevados a cabo por los técnicos de la Fundación Faico en la propia sede canónica de la Corporación del Domingo de Ramos, la Iglesia de los Terceros. El procedimiento, sencillo y limpio, no ha supuesto ningún tipo de riesgos para la bella Dolorosa. Según los especialistas, esta tipología de métodos se identifica como la más idónea para la digitalización en 3D de todos aquellos elementos que, por su singularidad, manifiesten una alta sensibilidad. Tengan ustedes en cuenta que si algún día la Imagen sufriera algún daño, total o parcial, se podría realizar una copia totalmente fidedigna de la original.

He aquí, una nueva muestra de la camaleónica adaptación de las Hermandades al caminar del tiempo…

virgendelsburterraneo

Más sobre «nazarenas»

José Antonio Martín Pereira | 17 de febrero de 2011 a las 15:35

Ríos de tinta ha venido difundiendo los más inverosímiles detalles entorno a un tema que bien debiéramos dejar reposar hasta interiorizarlo y asentarlo dentro de los parámetros de la normalidad. Desde las primeras noticias, los hubo empeñados en alimentar el morbo con infundidas conjeturas orientadas a sobrepasar el valor real de una decisión ajustada al navegar de los tiempos. Ahora cada cual tiene que ser consecuente de sus actos (máxime si se poseen responsabilidades), manteniendo la habilidad para solventar correctamente las dudas que aún rodean a una resolución proclamada a los cuatro vientos, pero con evidentes cabos por atar.

Y es que las interpretaciones a la norma están siendo, simplemente, las que se deducen de la misma. Cierto es que los hay (y seguirá habiendo) interesados en tomar protagonismo, con supuestos que rozan la incongruencia, no obstante es el propio reglamento el que da pie a una amplia gama de exegesis, algunas verdaderamente preocupantes. Precisamente en función a esto, resulta difícil entender las declaraciones del Delegado Episcopal para Asuntos Jurídicos de las Hermandades y Cofradías de la Archidiócesis, Isacio Siguero, en las que admite que la polémica generada por el reciente Decreto emitido por el Arzobispo, Monseñor Asenjo, acerca de la plena igualdad de derechos en las Hermandades «no es real y es innecesaria». Craso error a la vista del revuelo.

Porque la controversia ha existido y seguirá vigente, ya que la ambigüedad de los términos que dan vida al Decreto así lo pone de manifiesto. Siguero, que aboga porque el Decreto «no dé lugar a más conflictos», reconoció que su repercusión ha sido «inesperada y excesiva» y mostró el deseo de Palacio de que «se considere con serenidad y tranquilidad». Claro que eso pasa, no cabe duda, porque se aclaren hipotéticas realidades antes de que la ilógica aplaste definitivamente a la singularidad de una celebración, la Semana Santa de Sevilla, zarandeada en desmán a base de reformas.

quintaangustiasalida2010

Recapitulando (II)

José Antonio Martín Pereira | 17 de febrero de 2011 a las 15:23

Completando la información anterior, dos observaciones. La primera un tanto anecdótica, si no fuese porque ha levantado más polvo del que debiera. Lo cierto es que este tipo de situaciones ocurren cuando tomamos como oficial la postura de una organización tan desconocida como abstracta. Me refiero a la Asociación Nacional de Cofradías-Hermandades y Bandas, y al afán de notoriedad que parecen estar buscando a tenor de los movimientos efectuados. La noticia saltaba el pasado viernes, a cuenta de la Final de la Copa del Rey de Fútbol, que como sabrán enfrentará a Real Madrid y Barcelona, coincidiendo con la tarde-noche del Miércoles Santo.

Ante la escasa repercusión del comunicado lanzado por los miembros de la citada Asociación (identifiquémosle de manera generosa) para que el encuentro cambiase su fecha, aludiendo la merma de cortejos procesionales y público asistente a los desfiles, proclamaban una crítica desproporcionada con dirección Sevilla. La reacción, emitida a la vez por el tesorero del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla, Tomás Vega, y el Hermano Mayor del Baratillo, Ignacio Pérez Franco, fue tajante: «no va a afectar en absoluto». «Otra cosa distinta habría sido que hubiera estado implicado algún equipo de la ciudad, el Sevilla o el Betis, o bien que se hubiera celebrado aquí en Sevilla». En los foros, acuse de declaraciones entre cofrades. ¿De verdad merece la pena tanto ajetreo?

Y la última va de sillas. Las quiere colocar el Consistorio, habilitando de este modo parcelas de asientos gratuitos en varios puntos del centro y en salidas y entradas de algunos barrios. La idea responde a un nuevo tanteo preparando el molde de cara a dentro de unos años, es decir, cuando se tenga que plantear (obligatoriamente) la opción de iniciar la carrera por la Magdalena si finalmente se levanta la Plaza del Duque por las obras del metro. Un detalle importante: las sillas serán para personas discapacitadas o de la tercera edad, qué nadie se confunda. Desde San Gregorio (para variar) no se pronuncian al respecto.

Carta emitida por la Asociación

Carta emitida por la Asociación

Recapitulando

José Antonio Martín Pereira | 17 de febrero de 2011 a las 15:14

Dándoles nuevamente la bienvenida al presente espacio cofrade, consideraba conveniente hacerlo recapitulando una actualidad que fluye inversamente proporcional a la espera de los Días del Gozo. Pasado el zarandeo inicial de opiniones, relativo al Decreto emitido por Monseñor Asenjo para igualar plenamente los derechos y obligaciones en el seno de las Cofradías de la Diócesis, nuevos temas dictaminan el rumbo de los comentarios.

Brevemente, e intentando sintetizar de manera objetiva, bien pudiéramos comenzar con otro de los debates que viene agitando el panorama cofradiero desde la última semana, relacionado con los nuevos aires que pululan por la Plaza Virgen de los Reyes. En la memoria, aquellas declaraciones del Delegado Episcopal, Teodoro León, en las que aseguraba que uno de sus objetivos en el cargo era el de regular los motivos y las razones por las que las Hermandades pueden efectuar salidas extraordinarias. Claro que, casualidad o no, ha sido una Hermandad modesta (entiéndase el término) la perjudicada por los excesos. Después de haber conocido Coronaciones sin devoción o celebraciones de escuetos aniversarios (por citar algo), en la Hermandad de las Siete Palabras quizás no estén demasiado contentos con una «sugerencia» que les ha inducido a cambiar unos planes que pasaban por sacar a la calle el paso de Misterio para conmemorar, nada más y nada menos, que los 500 años de su fundación.

En otro orden de cosas, importantes movimientos los producidos para consensuar posturas y equilibrar dos de las jornadas más problemáticas desde la perspectiva de los horarios e itinerarios. Así, un aire de buenas intenciones se ha impuesto sobre los intereses de las Cofradías del Jueves Santo, dejando un importante acuerdo que será refrendado a modo de prueba durante la próxima Semana Santa. La Exaltación y Montesión permutarán sus puestos, a lo que se añadiría los veinte minutos de retraso en la salida de Los Negritos. A priori, agrado generalizado. Distintas han sido las reacciones al hilo de las modificaciones acordadas para el Miércoles Santo. Se amplía el horario de la Carrera Oficial en catorce minutos, repartiéndose equitativamente el tiempo de paso dos Cofradías: La Sed y El Baratillo. ¿Y para San Bernardo qué?

En relación a esto último, un apunte con vistas al Viernes Santo: La Hermandad de la Mortaja anunciaba días atrás cambios en su itinerario. Según explican mediante un comunicado en su Web oficial: «buscando mantener el máximo tiempo posible su esencia de intimidad y recogimiento». Tirarán por Feria y San Martín, dejando de hacerlo por Sor Ángela y la Encarnación.

Hdad. de La Mortaja, 2010

Hdad. de La Mortaja, 2010

Con la venia

José Antonio Martín Pereira | 17 de febrero de 2011 a las 13:06

Casualmente, una vez leyendo un texto encontré una frase desde entonces añadida al acervo de directrices que sostienen mi filosofía diaria. Bajo la firma del dramaturgo austriaco Arthur Schnitzler (1862-1931), dice así: «Estar preparado es importante, saber esperar lo es aún más, pero aprovechar el momento adecuado es la clave de la vida». Yo, qué quieren que les diga, la elevaría al caudal donde convergen las más certeras leyes positivistas. Si no me creen, apliquen la lógica y comprobarán como tal afirmación no apunta lejos de la realidad.

Teniendo en cuenta anterior, si hoy me tienen aquí es merced a una labor altruista, consolidada al paso del tiempo, tornada en frutos a los que personalmente denomino «satisfacciones». Y es que mi experiencia en la blogosfera se remonta a finales de 2008, de la mano de Suspiros Cofrades. Un Blog inicialmente creado a la sombra de la curiosidad, y consolidado hasta el punto de recibir inesperados reconocimientos públicos. A lo largo de este tiempo, muchas han sido las personas que dejaron huella mediante comentarios y visitas, algunas incluso convertidas a posteriori en amigos personales de un servidor. Como resultado: el proyecto aquí dispuesto, acogiéndose al círculo de nuevas ventanas al mundo desarrolladas por Diario de Sevilla.

He de confesar que El Muñidor nace sin una estela definiendo su horizonte. Como cualquier espacio personal, lentamente irá asemejando contenidos y formas a la personalidad de su autor intentando, en definitiva, entrelazar los cabos devocionales que conforman la heterogénea Sevilla. Una mirada al futuro, atendiendo al presente y sin desmerecer al pasado. Todo ello, claro está, bajo la óptica marcada por el Catolicismo, base sobre la que se alojan las inquietudes que erigen la esfera cofrade. No obstante, y como geógrafo, será imposible obviar el escenario sobre el que se desarrollan nuestras Hermandades.

Si se preguntan por el nombre, poco menos que indirectamente les he respondido. He aquí un amante de las peculiaridades que conforman la Semana Santa de Sevilla. De orígenes desconocidos, la figura del Muñidor se recupera en 1946 con el fin de convocar a los fieles para que asistieran a diversos actos y ceremonias religiosas. Actualmente significa un símbolo para la Hermandad de la Mortaja, la única Cofradía que lo mantiene vigente. Destempladas esquilas anuncian la pesadumbre cernida al contemplar la penumbra de la Muerte entre barrocas siluetas dibujadas en oscuras esquinas.

Sean por siempre bienvenidos…