Archivos para el tag ‘Amargura’

Domingo de Ramos 2017: memorias

José Antonio Martín Pereira | 10 de abril de 2017 a las 11:20

El Domingo de Ramos nunca defrauda. Será por la ilusión acumulada después de todo un año esperando, o por el contraste que traen sus cofradías y que va derivando con la caída de la tarde, el caso es que un año más la ciudad pudo ser testigo del sueño sin mirar al cielo más que para cubrirse del sol. Sin sobresaltos de importancia, a destacar fundamentalmente el calor que acompañó a los cortejos (ligado al consumo de botellitas de agua) desde primera hora del día y hasta la entrada de la noche, y los aforamientos en ciertas calles, medidas adoptadas el pasado año y que ayer volvieron a despertar las primeras controversias, especialmente al paso de la Hermandad de la Amargura por las calles Francos y Alcázares. Por lo general menos público del esperado, no obstante de nuevo los amigos de la calle es mía, sillita plegable en mano, volvieron a campar a sus anchas como vienen haciendo desde hace casi una década con total impunidad.

A destacar lo bien que suenan nuestras bandas, desde las Cigarreras a Santa María Magdalena de Arahal, el portentoso andar de los Misterios de la Paz o la Amargura (nada nuevo), o el curioso exorno floral del paso del Cristo de la Humildad y Paciencia de la cofradía de la Cena.

domingo de ramos

El buen gusto no entiende de modas

José Antonio Martín Pereira | 21 de noviembre de 2016 a las 12:52

Volvió a ocurrir. Como cada año, cuando noviembre enfila la recta que conduce a la previa de la Navidad, la Virgen de la Amargura desciende del camarín en el que se le rinde culto a lo largo del curso para encontrarse con sus fieles. Es por innumerables circunstancias cita ineludible, y lo es porque si de lo que se trata en un besamano es que la dolorosa se acerque para que los fieles sientan su cercanía, en un entorno que podrá ser más o menos complejo o simple, original o clásico, la priostía de la corporación sita en San Juan de la Palma siempre logra el resultado adecuado, sin perder el norte en cuanto a modas, convirtiendo la reconciliación tradicional de la belleza en buen gusto.

Amargura

La Amargura

José Antonio Martín Pereira | 21 de noviembre de 2015 a las 8:51

La Amargura es ese bálsamo en el que refugiar la locura que cerca al mundo; el espejo en el que cualquier ser humano debería mirarse al menos una vez en su vida. No existe un rostro que exprese con mayor sensibilidad tan exquisito consuelo; tan verdadero sentido. Noviembre no alcanza su esplendor hasta que la Virgen no desciende de su camarín para complacer el tiento brindado por el viejo barrio. Soplan vientos que conducen el rumbo inevitablemente hacia el frescor del Adviento; entretanto en San Juan de la Palma el tarro de las esencias ha sido descubierto.

besamano_amargura

Foto: @Hdad_Amargura

El reflejo

José Antonio Martín Pereira | 26 de febrero de 2014 a las 11:22

El reflejo ahoga las sombras en las que se mira la retentiva. Transita el amor, parpadeando en ese encuentro fugaz que es brindado por lo divino, y fluye el vértice en el cual la conciencia revisa permanentemente anclajes, soldaduras irreales sobre las que las emociones atan con lo que aprendimos a vivir. La sobriedad es una balsa forjada de buen gusto sobre la que flotan ingrávidos contraluces que marcan dónde y cómo comienzan las noches de un mes que se agota lentamente, como aquel que aguarda con resignación su hora. Nunca una Amargura supo expresar tan exquisito consuelo.

Septenario Amargura

Foto: @Hdad_Amargura

Domingo de Ramos 2013: memorias

José Antonio Martín Pereira | 25 de marzo de 2013 a las 11:27

La primera en la frente. La jornada inaugural de la Semana Santa quedó en el mar de horas de La Estrella en la calle, rasgada por el intenso aguacero de media tarde. Se cumplieron los pronósticos, y el 80 por ciento de probabilidad de lluvia estimado entre las dos y las seis de la tarde arruinó un buen puñado de ilusiones. Jesús Despojado a la Anunciación; la Borriquita al Salvador; el Cristo de la Buena Muerte de La Hiniesta volviendo sobre sus propios pasos; La Cena, regresando desde Doña María Coronel; y el cortejo de La Paz inmovil, mientras el Cristo se refugiaba en el arquillo del Ayuntamiento y la Virgen en el Arco del Postigo. A partir de ahí, San Roque, La Amagura y El Amor decidieron no realizar sus estaciones de penitencia, y la ciudad se encomendó a una Estrella con domicilio en Triana.

Notas de mal sueño, escenificadas en la copiosa mojada no ya de los pasos e imágenes, patrimonio recuperable, sino de aquellos cuerpos que apenas levantan unas cuantas palmas del suelo. En estos casos, y en Sevilla hablamos por experiencia propia, nada puede doler más que ver a los más pequeños con sus túnicas empapadas. Toca hacer ejercicio de conciencia porque, lamentablemente, salvando el Lunes Santo, el resto de días se presentan, al menos a esta hora, muy cercanos al drama.

El perfecto diálogo

José Antonio Martín Pereira | 12 de enero de 2013 a las 13:12

La escena invita a escribir, al menos, un prólogo de aquello que la conciencia añora y el tiempo dispondrá, cuando la liturgia dicte veredicto. El perfecto diálogo anticipa preces de primavera a la espera de que el Tiempo Ordinario firme la primera de sus planas. Órdago de serenidad, preludio de plácidas sensaciones y arraigo de sevillanía que culminará designios en el Quinario al Señor del Silencio. La pena y el dolor, en San Juan de la Palma, hallan firme refugio en las noches de enero.

Foto: Hermandad de La Amargura

La Amargura: expresión de detalles

José Antonio Martín Pereira | 19 de noviembre de 2012 a las 10:20

Recobrando esplendor la otrora conocida como plaza de la Herrería. Acostumbrados a la penumbra dieciochesca, protagonista desmedida en multitud de ocasiones, se agradece la claridad testigo de la armonía de colores. Ornamentación secundaria, un pasillo largo y definido conduce hasta el final, que no es sino el origen de la vida. La Virgen espera. Es, el besamano por antonomasia.

Y en ello, una Corporación que cuida hasta el extremo los detalles, brinda tiempo y espacio a profesionales y aficionados a la fotografía. Corría la media tarde de ayer, domingo en el que la pastoral celebraba el Día de la Iglesia Diocesana, y antes de que se retomara el culto abierto al público, los amantes de la instantánea tuvieron tiempo de inmortalizar la extensión de buen gusto dispuesta cual regalo de abril. Método idóneo para no entorpecer el rezo de los fieles, hasta ahí es preciso ajustar la medida, porque es precisamente a esa altura donde se halla lo perfecto.

Verla pasar en dos minutos y medio

José Antonio Martín Pereira | 30 de septiembre de 2012 a las 11:45

El tiempo se define como edad vivida, estado atmosférico o estación del año, pero se considera la magnitud de carácter físico que se emplea para realizar la medición de lo que dura algo que es susceptible de cambio, y que permite ordenar la secuencia de los sucesos, estableciendo un pasado, un presente y un futuro. En cierto modo, acostumbrados estamos a hablar de perderlo o de ganarlo, pero lo cierto es que ni siquiera puede atesorarse, avanza sin que podamos evitarlo y sin que se desarrolle más lento o más rápido.

Entre medias fluye, el vértice sobre el que descansa la conciencia revisa permanentemente anclajes, soldaduras irreales sobre las que las emociones atan con la memoria. Hilos que no fragmentan, y contribuyen inexorablemente a sostener el valor de la espera, ése que cotiza al alza siempre que en San Lorenzo la Soledad escribe, como solo Ella sabe hacer, el final y el principio de una historia que no por repetida pierde un ápice de su valor.

Historia la cual, en el fondo no va más allá de lo que tarda un instante en perpetuar sobre el lienzo de lo eterno. Y puede ser escrita de mil formas, con otros tantos matices y escenarios, pero siempre encuentra en La Amargura el camino hacia lo inefable. El sevillano palio, a los sones de ‘Margot’ recorre los últimos metros de la calle Santa Ángela de la Cruz, en dirección al Convento del Espíritu Santo. Tras Ella, la agradable sensación de que la Semana Santa soñada puede verse pasar en dos minutos y medio

Fuente: Youtube; usuario: 7Vueltas

 

La Amargura y la Sinfónica Municipal homenajearon a Manuel Font de Anta

José Antonio Martín Pereira | 25 de noviembre de 2011 a las 0:40

Tuvo lugar en la jornada de ayer jueves 24 de noviembre, en el céntrico templo de San Juan de la Palma, el concierto que la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla, dirigida por Francisco Javier Gutiérrez, brindó a la memoria del ilustre compositor sevillano Manuel Font de Anta, de cuyo fallecimiento se cumplía el pasado domingo el 75 aniversario. El acto, que dio comienzo a las 21:00 horas, fue organizado por la Hermandad de La Amargura, y contó con una considerable afluencia de público.

Honrando el altruismo

José Antonio Martín Pereira | 22 de febrero de 2011 a las 11:39

Desde luego me alegra especialmente conocer que en la noche de hoy, martes 22 de febrero, la Hermandad de La Amargura celebrará un cabildo general en el que, entre otros asuntos ordinarios, propondrán a sus hermanos el nombramiento como hermanas honorarias de la Corporación a las Hermanas de la Cruz. Obviamente se procede de esta forma porque así lo dictan las Reglas, sin que exista alguna duda de que el respaldo de los hermanos será infinitamente mayoritario. A día de hoy nadie fluctúa cuando se menciona el estrecho vínculo entre ambas instituciones, superior al que refleja la disposición urbana de sus sedes.

Se honra, quizás con demora, el altruismo de silentes perfiles apaciguadores de la angustia. Porque Sevilla no sería la misma sin la caridad y el compromiso de unas figuras que atavían la fe con estameña marrón, toca, crucifijo, y alpargatas, envolviendo oraciones en negro manto. Hijas de tan buena Madre que procuran ajustar en el tiempo presente las huellas de unos orígenes que se remontan al 2 de agosto de 1875.

Buen gesto el de la Corporación de la calle Feria.

amargura2010