Archivos para el tag ‘calor’

Semana Santa 2017: la imagen

José Antonio Martín Pereira | 24 de abril de 2017 a las 11:04

En realidad, todos lo sabemos, la Semana Santa pasa como un suspiro. De su fugacidad en la conciencia quedan restos que, por más que intentemos retener, nunca nos devolverán el momento, sin embargo sí que pueden servir de inspiración o desahogo en esas noches en las que al corazón le puede la nostalgia y la riqueza del tiempo litúrgico por sí misma necesita del soplo de lo pretérito.

Instantes, situaciones personales o colectivas cuya riqueza resulta difícil de desgranar con palabras pero que quedaron ahí, fueron realidad por una fracción del minutero y contribuyeron a remarcar el sentido de aquello cuanto aconteció. Esta en concreto ocurría durante el apogeo de la tarde del Martes Santo, cuando el paso de Misterio de la Presentación al Pueblo de la hermandad de San Benito alcanzaba una de las vértebras principales de la ciudad. Ni siquiera el calor que se hizo evidente, rotundo todavía a esa hora, fue capaz de descomponer el ansia con la que el público esperaba.

Lecturas se podrían hacer cientos pero la principal, ahora precisamente que precisamos de una bocanada potente de optimismo, es que el fervor popular que congrega la Semana Santa de Sevilla sigue siendo su mayor bastión, defensa ante agresiones externas e internas y elemento esencial sobre el que vincular el futuro. Como dirían algunos, el poder de la fe.

misterio sanbenito

Foto: El Palquillo. Diario de Sevilla

Semana Santa 2017: a destacar

José Antonio Martín Pereira | 18 de abril de 2017 a las 11:18

Pleno

Por tercera vez en lo que va de siglo XXI, el mejor resumen de la Semana Santa que podemos hacer es que hubo pleno de cofradías, y todas sin excepción pudieron realizar sus Estaciones de Penitencia sin ser condicionadas por la lluvia. Por suerte el tiempo respetó los esfuerzos e ilusiones, y sólo tuvimos quejas del apabullante calor que se hizo protagonista en las horas centrales de cada una de las jornadas.

Los servicios públicos

Amén de lo acontecido en la pasada Madrugá, y de que existan muchas circunstancias por pulir, los servicios públicos puestos a disposición de la ciudadanía para el disfrute de la Semana Santa son verdaderamente dignos de elogio. Cientos de profesionales de diferentes ámbitos han minimizado los impactos negativos de una fiesta que cada año se eleva un número más en cantidad de condicionantes.

Lo clásico

El gusto por lo clásico siempre es sinónimo de éxito. Por fortuna las cofradías, contrariamente a la tendencia de los últimos años, están volviendo a mirar la música con buenos ojos, y eso se aprecia en la calle. Bandas de cornetas como la Centuria o Esencia dignifican esa Semana Santa que creímos perdida, con repertorios a rebosar de clase y estilo. Un lujo también la trasera del palio de la Exaltación, con la Banda Municipal de Arahal, Tejera con Madre de Dios de la Palma, o la Oliva con la dolorosa del Museo.

Los costaleros

Por lo general, y salvo contadas excepciones, el nivel que exhiben las cuadrillas de costaleros es francamente alto. En este sentido, majestuoso el paso de palio de la Virgen de la Candelaria andando siempre de frente desde Miguel de Mañara hasta la Puerta Jerez; el Misterio de la Exaltación, siempre referente; o el paso de Misterio de la hermandad de San Benito, recuperando una esencia que parecía perdida.

El Cerro

En un Martes Santo marcado por las altas temperaturas, la cofradía del Cerro alcanzaba el centro de la ciudad con esa categoría propia que nunca abandona. Enorme esfuerzo desde la cruz de guía y hasta el último  de los músicos que bien merece ser destacado.

Binomios

El Misterio de San Esteban con la Agrupación Musical de la Redención, o el Cristo de la Buena Muerte de la Hiniesta con los imperiales sones de Santa María Magdalena de Arahal se elevan como binomios imprescindibles para cualquier análisis en el que confluyan música y costaleros.

sanesteban_2

Domingo de Ramos 2017: memorias

José Antonio Martín Pereira | 10 de abril de 2017 a las 11:20

El Domingo de Ramos nunca defrauda. Será por la ilusión acumulada después de todo un año esperando, o por el contraste que traen sus cofradías y que va derivando con la caída de la tarde, el caso es que un año más la ciudad pudo ser testigo del sueño sin mirar al cielo más que para cubrirse del sol. Sin sobresaltos de importancia, a destacar fundamentalmente el calor que acompañó a los cortejos (ligado al consumo de botellitas de agua) desde primera hora del día y hasta la entrada de la noche, y los aforamientos en ciertas calles, medidas adoptadas el pasado año y que ayer volvieron a despertar las primeras controversias, especialmente al paso de la Hermandad de la Amargura por las calles Francos y Alcázares. Por lo general menos público del esperado, no obstante de nuevo los amigos de la calle es mía, sillita plegable en mano, volvieron a campar a sus anchas como vienen haciendo desde hace casi una década con total impunidad.

A destacar lo bien que suenan nuestras bandas, desde las Cigarreras a Santa María Magdalena de Arahal, el portentoso andar de los Misterios de la Paz o la Amargura (nada nuevo), o el curioso exorno floral del paso del Cristo de la Humildad y Paciencia de la cofradía de la Cena.

domingo de ramos

Semana Santa 2015: a destacar

José Antonio Martín Pereira | 7 de abril de 2015 a las 12:23

La visita del Rey

La Semana Santa de 2015 será especialmente recordada por la visita de Su Majestad Felipe VI, el cual aprovechó su estancia en la ciudad el pasado Lunes Santo con motivo del 75 aniversario de la empresa Persán para contemplar el discurrir de algunas cofradías que hacían estación de penitencia en la citada jornada.

Acompañado por la presidenta de la Junta de Andalucía en funciones, Susana Díaz y el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, Don Felipe contempló el paso de la Hermandad de Santa Genoveva desde el balcón de la sede que la Delegación de Gobierno de la Comunidad de Andalucía que tiene en la Plaza de España, e incluso realizó una llamada al paso de palio de la Virgen de las Mercedes. Posteriormente se trasladó a la plaza de la Campana para observar el discurrir de la primera mitad de un Lunes Santo marcado para el recuerdo.

Las altas temperaturas

La de 2015 fue la tercera Semana Santa en lo que va de siglo en la que la lluvia no hizo acto de presencia, tal como sucediera en las de 2001 y 2009. Se impusieron el sol, y sobretodo las altas temperaturas, casi veraniegas desde el Domingo al Jueves Santo, que motivaron esa imagen de los cirios doblados, alguna que otra lipotimia y el elevado consumo de agua y refrigerios.

El efecto clásico

Afortunadamente las hermandades siguen reforzando el cuidado sobre los repertorios musicales tras sus pasos, y desde 2014 la tendencia a este respecto, salvo contadas excepciones, está dejando buen sabor de boca. Cierto es que se siguen incorporando marchas nuevas, pero sólo a las creaciones de calidad se les está dando su sitio en un panorama dominado por lo clásico. Mención especial merecen aquellas bandas cuyos músicos han tocado todos o prácticamente todos los días de la Semana Santa (algunas incluyendo las vísperas) sin bajar un ápice el buen trabajo a la hora de interpretar las composiciones.

Los nazarenos

Los que van con su hermandad por devoción y no se quitan el capirote, ni vemos en los bares, por mucho calor que sufran ni por mucho que duelan los pies por los insufribles parones. De ellos es la Semana Santa, pese a que en ocasiones les hayamos visto desfilar como auténticas ovejas sin pastor. Enorme el esfuerzo de los que, aguantando no sólo el calor, sino empujones, cristales y cáscaras de pipas en el suelo y demás desconsideraciones propias del lamentable público que pisa las calles durante la Semana de Pasión, han sabido ejercer con dignidad ese papel penitencial que incluso las propias cofradías en numerosas ocasiones olvidan.

El impacto económico

Por si a alguien se le olvida y pretende convocar un referéndum sobre la idoneidad de la celebración que acabamos de dejar atrás, la Semana Santa, motivada por la ausencia de precipitaciones, ha supuesto para la ciudad un impacto económico de 280 millones de euros, según las cifras manejadas por el consistorio. Balón de oxígeno para los sectores de la hostelería y el comercio que ahora esperan su segundo agosto con la llegada de la Feria de Abril.

Semana Santa 2015La Cruz de Guía de la Hdad. de Las Cigarreras. Al fondo el termómetro marca 34º

El bálsamo

José Antonio Martín Pereira | 30 de julio de 2013 a las 11:50

Asoma el mes distinto. Limbo en el calendario, inexcusable es su misión en el desorden de rutinas, con la vista puesta en conseguir estímulos prestos a ser utilizados cuando la obligatoriedad determine retomar quehaceres. En estas, los 31 días de la octava hoja del calendario tornan en insaciables esfuerzos por cobijar el respirar bajo la necesaria umbría.

Aparentemente lejos quedan los años en que comercios de todos los niveles, agencias, oficinas o establecimientos más o menos imprescindibles guindaban en sus puertas y ventanales los ansiados durante todo el año anuncios de cerrado por vacaciones. Por aquel entonces, desde los dueños hasta los empleados más humildes preparaban equipajes, sin reparar en la soledad en la que quedaría condenado el Giraldillo, para destronar el soporífero letargo de buena parte de las zonas costeras. Hoy, culpa probablemente de los efectos de la mal llamada Crisis, distintas se cuentan las horas.

Para los cofrades, y ante tales perspectivas, la dilación de temas sobre los que versar comentarios aviva regustos entorno a las posibilidades de la Red. De este modo, el extenso repertorio de vídeos y fotografías que bullen por Internet queda avocado a emplazamientos de opinión y apetencia, de entremezclo de sensaciones y vivencias que fluyen entre pasado y futuro. La suerte presente es que el reloj avanza sobre el bálsamo de quietud que le plantea agosto.

Sevilla agosto

A la sombra

José Antonio Martín Pereira | 27 de junio de 2011 a las 15:03

Busque la sombra. Arrímese a cualquiera de los regazos en los que el poder del sol aún no ha pertrechado alojamiento. Según el postrero informe de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), el último trimestre ha sido el más cálido registrado en nuestro país desde 1951. Y tras una temporada de estrés térmico, se avecina ahora un verano calentito, ya que la AEMET también cree que el estío va a estar por encima de la media habitual de temperaturas, especialmente en las inmediaciones de la Giralda.

Corren días en los que la mente ni siquiera hace intentos de acordarse de las cofradías. La última semana de junio se autoproclama idónea en eso de ir cerrando el curso en diferentes corporaciones. Descanso veraniego, incluso para los integrantes del Consejo. Entretanto quedan rescoldos de lo que fue día grande, la Fiesta de Jesús Sacramentado en los barrios, verdaderas muestras de Fe popular.