Archivos para el tag ‘Cultura’

‘Stop’ Halloween

José Antonio Martín Pereira | 29 de octubre de 2017 a las 10:08

Pasan los años y la irrefutable realidad es que la americanada celebración de Halloween, vulgo noche de los muertos vivientes, sigue acomodándose en las entrañas de nuestra rutina al punto inclusive de haber adelantado por la derecha a la mayor parte de las fiestas de nuestro calendario particular.

Síntoma evidente de las voraces garras de la Globalización, las modas y el consumismo, las mismas cuales vientos huracanados zarandean las ya descosidas raíces culturales que visten nuestro día a día, de igual forma que lo hacen las extraordinarias estanterías de mantecados que aguardan a la entrada de los supermercados a dos meses de la Navidad; o el cada vez mayor apego por la cocina de vanguardia que exponen las sacrílegas cartas de muchos nuestros restaurantes, capaces de destrozar hasta los encantos de la tortilla de patatas o el salmorejo a cambio de un puñado de ingredientes innecesarios y mucho reborde de plato blanco. La estandarización a la que socialmente estamos sometidos no parece tener límites.

Así entró Halloween, arrollando el entorno de nuestra conciencia colectiva tal vez porque no supimos, o simplemente no quisimos detenerlo como fenómeno voraz disfrazado con aires de libertad incontrolada. Puede sin embargo, que su introducción y asimilación únicamente se deba a que los tiempos de manera irremediable cambian, y como tal hay que saber adaptarse y convivir con estas circunstancias. Lo que está claro es que ahora es imposible detener la magnitud que ha alcanzado, al punto que ya cuenta hasta con sus propias vísperas. Surrealista.

Del mismo modo entristece, y mucho, comprobar como las nuevas generaciones ni siquiera tienen la posibilidad de elegir culturalmente hablando, ya que las propias administraciones, en unos casos por odio manifiesto a nuestras tradiciones, en otros por evidentes complejos para plantar cara y defenderlas, y siempre secundadas por los usos y el poder con los que cuentan los medios de comunicación, siembran cada vez con mayor ahínco un campo en favor de otros. Prueba sintomática es el calendario escolar, mediatizado al punto de que los niños entienden como de toda la vida una tradición que por lo menos aquí en España cuenta su profundidad con los dedos de la mano, y sin embargo toman con naturalidad que elementos propios de nuestra cultura sean silenciados e incluso prohibidos en favor de no se sabe muy bien qué.

Es absurdo pensar que las costumbres constituyen la idiosincrasia solo para un pueblo carca y manido, como lo es la insistencia de transformar el recuerdo de los que no están por un escenario virtual representado en la calle, el trabajo o en locales de fiesta, en el que los disfraces de brujas, diablesas, esqueletos y chamanes sajones, y el acopio calabazas huecas iluminadas con una vela dentro absorban totalmente la independencia que hemos adquirido como sociedad. No nos vendría mal hacer un poco de ejercicio de conciencia para intentar cambiar de tendencia.calabaza_de_halloween-540x405.

La Semana Santa se vende sola

José Antonio Martín Pereira | 23 de febrero de 2016 a las 10:52

Tal vez últimamente la proliferación de malas hierbas nos impidan alcanzar el frondoso bosque. Ocurre entre los medios de difusión cofrade y las principales corrientes de opinión que se ha instaurado una negatividad producto de las prácticas observadas, en respuesta al reflejo de pautas de comportamiento generalizadas dentro del contexto actual.

Acudiendo a la Resolución de 4 de noviembre de 2015, de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas, por la que se incoa expediente de declaración de la Semana Santa como manifestación representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial, encontramos sin embargo aspectos muy interesantes que reflejan en cierto grado el valor o el potencial que adquiere la Semana Santa como celebración socio-religiosa y cultural.

«Desde época medieval, las celebraciones de Semana Santa han funcionado como formas de expresión de la religiosidad popular y como referentes identitarios, no sólo para el mundo católico, sino también para gran parte del conjunto de la población y para las comunidades implicadas, que han convertido a la Semana Santa en un fenómeno plural en el que participan todos los géneros y capas sociales, en muchos casos al margen de la práctica religiosa.

Por otro lado, los aspectos materiales de las celebraciones de Semana Santa (pasos, imaginería, textiles y objetos relacionados) son en muchos casos de un gran valor simbólico y artístico, por lo que forman parte del Patrimonio Histórico español. Dado que generalmente están estrechamente vinculados a oficios tradicionales y talleres artesanos, merecen el reconocimiento y valorización social e institucional. Además, forman parte del patrimonio relacionado con la Semana Santa aspectos como el extenso vocabulario, la música y la gastronomía.

Hay que tener también en cuenta que la Semana Santa en España, como fenómeno plural, tiene una gran proyección internacional, en especial para Latinoamérica, no sólo como referente religioso, sino también como referencia social e identitaria».

Con ello no es de extrañar que surjan iniciativas tal cual la de la productora audiovisual Kreativa Visual, como respuesta al «respeto por el pasado y en ese cuidado por una tradición que hace falta ver, oír, oler y sentir varias veces para llegar a entenderla con el corazón». Una reproducción en la que se exponen algunos de los componentes que hacen de la Semana Santa de Sevilla un acontecimiento que por ser único se vende a sí mismo, atrayendo a miles de visitantes cada año.

Fuente del vídeo: Kreativa Visual

La Semana Santa es de ellos

José Antonio Martín Pereira | 26 de marzo de 2015 a las 15:33

La Semana Santa es de los niños, de ellos y de la particular visión que experimentan de Dios en estos días. Ajenos a todo lo que durante el año generan las propias cofradías, las jornadas previas a la celebración religiosa más notoria de la ciudad germinan en el incesante número de visitas escolares a los templos para contemplar la magnitud de los altares itinerantes de culto. Sucedía en la mañana del último jueves de Cuaresma, en la Capilla de La Estrella.

hermandad de la estrella

El detalle

La organización Europa Laica denunciaba hace unos días a través de un comunicado el «aumento de la actividad evangelizadora» en centros de educación públicos en los días previos a la Semana Santa en lo que considera una vulneración de la Constitución española. Según se desprende del mismo, «se están recibiendo denuncias realizadas por parte de la comunidad educativa en las que advierten de un aumento de las actividades religiosas propiciadas por profesores de religión, miembros de las Ampas y de los claustros en un importante número de centros escolares públicos».

Sin embargo olvidan intencionadamente desde dicha organización que España no es un Estado laico, sino aconfesional según el contenido del Articulo 16 de la Constitución Española, el cual especifica que «ninguna confesión tendrá carácter estatal». En resumidas cuentas es la misma historia de siempre, el ataque gratuito sobre la fe católica.

La líder de Podemos en Sevilla se topa con la Semana Santa

José Antonio Martín Pereira | 13 de enero de 2015 a las 15:41

Inmersos en plena carrera electoral, y bajo el contexto de un panorama político (el nacional) peligrosamente permisivo, las palabras de la secretaria general de Podemos Sevilla, la hasta ayer semi-desconocida Begoña Gutiérrez, sobre un posible referéndum ciudadano para decidir la continuidad de la Semana Santa en caso de convertirse en la fuerza más votada generó un cisma en las redes sociales de proporciones mayúsculas.

En la entrevista publicada por Juan Miguel Vega para El Mundo, Gutiérrez respondió al hilo de si prohibirá la Semana Santa si gobierna que «en Podemos todo lo decidimos los ciudadanos y las ciudadanas. Si se llegara a plantear esa cuestión, serían ellos quienes lo decidirían». Bien por poner su nombre en el candelero, bien por falta de argumentos de futuro, o seguramente por ambas cosas lo cierto es que las reacciones no se hicieron esperar, y no hablamos de las de la capirotera cofradía que esconde sus opiniones bajo seudónimos en las redes sociales, plagada de frikis y ultras que poco bien hacen a la demostración pública de la fe, sino de otras voces como la del propio alcalde de la ciudad, Juan Ignacio Zoido, el cual exigió respeto «para una celebración popular con cinco siglos de historia».

Al tanto del revuelo, poco más tarde y a través de su cuenta (poco seguida) en Twitter, la líder en Sevilla de esta nueva formación política se vio obligada a matizar sus palabras asegurando que la Semana Santa es «una tradición arraigada que formará siempre parte de nuestra cultura», en un intento por arreglar el desaguisado montado.

Lo cierto es que cuanto más se acercan política y cofradías peor es el resultado, sin embargo eso no quita que de ahí a plantearse la continuidad de la Semana Santa en Sevilla u otras ciudades de las que forma parte de su acervo cultural hay un enorme abismo. Corremos, eso sí, el peligro de que este tipo de mensajes calen sobre una sociedad maleducada culturalmente, y ahí es donde entra en juego el papel que deben jugar las cofradías en la actualidad, cuyas directrices deben ahondar en un profundo clima de unión y respeto. La Semana Santa, en Sevilla, es mucho más de lo que una impresionante instantánea pueda revelar.

Semana Santa Sevilla

Precisamente para comprender mejor qué es o qué significa la Semana Santa de Sevilla acudamos a la literatura clásica, concretamente al primer epígrafe del capítulo sexto de la obra de Antonio Núñez de Herrera Teoría y realidad de la Semana Santa (1934), cuyas reflexiones podrían seguir aplicándose aún hoy día.

DENEGACIÓN Y AUSENCIA DE LA HISTORIA

La Semana Santa no había existido nunca. Es cierto que se celebró otros años. Pero auténtica existencia no tiene hasta este Domingo de Ramos. Las otras Semanas Santas pertenecen a la Historia, es decir, al recuerdo. Y toda memoria se va, desaparece con su caudal de tiempos y acontecimientos, ante el hecho sencillo de salir los nazarenos a la calle. La Semana Santa es incapaz de filosofia y de historia.
En estos días no se razona. Se siente nada más. Se vive y no se recuerda. La Semana Santa no ha existido hasta ahora mismo. Queda lejana toda cuestión previa. Inútil buscarle raíces teológicas o tubérculos históricos. Nace la Semana Santa en sí, para sí y por sí. Es autóctona, autónoma y automática. Nace y crece como una planta. Dura siete días y en este tiempo germina, levanta el tallo, florece, fructifica y grana.
Acaba finalmente cuando el postrer nazareno se descalza las sandalias y las envuelve en el último número de “El Socialista”.
El último nazareno, sí tiene su historia y su filosofía. En pesados artículos doctrinales ha leído algo sobre Hegel. También sabe que existe la interpretación materialista de la Historia. Pero ahora no se trataba de eso. No se trataba de Largo Caballero. Pero, ¡cuidado!, tampoco del Sumo Pontífice. Se trata de la Semana Santa.
La Semana Santa carece de antecedentes filosóficos y políticos. Es decir, no tiene antecedentes penales.
El último nazareno está contento. No siente haberle hecho traición a nadie. Ni siquiera a la Segunda Internacional. Él es, primero, sevillano.
Por lo demás ha cumplido con su deber. En la puerta del Ayuntamiento unos jóvenes tradicionalistas gritaban: ¡Viva la Religión Católica Apostólica Romana! Y él fue uno de los diez mil que pusieron las cosas en su sitio:
— ¡No! ¡Que viva la Semana Santa!
Son dos asuntos, señor. El nazareno envuelve sus sandalias en el último número de “El Socialista”.

Las Penas y la Medalla de la ciudad a la Banda del Maestro Tejera

José Antonio Martín Pereira | 27 de febrero de 2014 a las 12:38

Por todos es conocido el fomento que las cofradías practican sobre la cultura en nuestra ciudad. En estos términos, y como una prueba más, la Hermandad de Las Penas acordaba en sesión ordinaria de Cabildo de Oficiales el pasado día 30 de octubre solicitar al Pleno Municipal la concesión de la Medalla de la ciudad de Sevilla en su próxima edición, a la Banda de Música “Maestro Tejera”, atendiendo al vigente Reglamento de Honores y Distinciones del Excmo. Ayuntamiento de Sevilla y en concreto a lo recogido en el artículo 9 del mismo, por entender que la citada institución se hace acreedora de tal distinción honorífica según lo recogido en el artículo 6 apartado 1 de dicho Reglamento.

Dicha propuesta, acompañada de un dosier explicativo de méritos para la instrucción previa del expediente correspondiente, era presentada el 11 de noviembre del pasado año al Delegado de Fiestas Mayores, Gregorio Serrano, con el objetivo que dicha iniciativa sea elevada al Pleno Municipal, en virtud a lo referido en el artículo 11 apartado 1 de la ordenanza anteriormente citada.

En respuesta a la solicitud, desde la corporación con sede canónica en la Iglesia Parroquial del Invicto Mártir español señor San Vicente expresan su agradecimiento merced a la multitud de cartas de adhesiones a esta iniciativa, tanto por parte del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla, como de diferentes Hermandades e Instituciones de nuestra ciudad, e incluso de otras poblaciones. El último comunicado colgado en su propia Web avala esta tesis, exponiendo que «sin duda esta respuesta no es más que el fiel reflejo del cariño y admiración que los sevillanos profesamos por la histórica banda, que reúne los valores de ejemplaridad y representatividad merecedores del reconocimiento máximo que otorga nuestro Excmo. Ayuntamiento».

Sirvan estas líneas como adhesión…

Banda Maestro Tejera

Foto: Web Hermandad de Las Penas

En permanente recuperación

José Antonio Martín Pereira | 6 de junio de 2013 a las 12:02

Por séptimo año consecutivo, el Cabildo Catedral acomete obras de restauración en la Giralda. Concretamente, en esta ocasión se llevan a cabo en la galería sur del campanario, coincidiendo con el decimoquinto aniversario de la restauración de las campanas. De tal modo, los técnicos encargados de su conservación han previsto una revisión a fondo de la de la fachada sur, especialmente de la de San Miguel. De la misma forma, se aprovechará la ocasión para inspeccionar y limpiar esa cara del campanario, usando los mismos andamios.

Los trabajos, íntegramente asumidos por el Cabildo Catedral, se prolongarán hasta mediados del mes de julio. En este sentido, en campañas precedentes se han realizado intervenciones en las cuatro jarras de azucenas, en el cuerpo que va inmediatamente debajo del Giraldillo (lo que permitió que los técnicos del IAPH inspeccionaran la monumental veleta) y también en la bóveda del campanario.

La restauración del Retablo Mayor

Los trabajos de conservación en el Retablo Mayor de la Catedral, iniciados a principios del año 2012, han superado actualmente el ecuador de la fase. Durante este tiempo se ha llevado a cabo una amplia labor de investigación con objeto de complementar la realizada anteriormente. Estos estudios previos, necesarios para especificar los tratamientos idóneos de cada problemática concreta, también han puesto en relieve la variedad de materiales y técnicas utilizadas en su ejecución. La finalización del proceso está prevista para la primavera del año que viene.

La Macarena: un ejemplo

José Antonio Martín Pereira | 9 de noviembre de 2012 a las 17:19

La Hermandad de La Macarena podría rellenar muchos de los apartados propios de aquello cuanto compete a las cofradías. Referente devocional y sentimental de la ciudad, la corporación de San Gil ha sabido corresponder con sus acciones a los tiempos, sin por ello descuidar sus fines primordiales.

De este modo, en la noche de ayer, jueves 8 de noviembre, se presentaba en la Basílica la segunda entrega de la III Época de Esperanza Nuestra. En el acto intervinieron Manuel García, Hermano Mayor de la Hermandad de la Macarena, Andrés Amorós, uno de los más destacados autores que colaboran en este número, y Carlos Colón, miembro del Consejo de Redacción de la publicación y autor de otro de los artículos, contando además con la presencia de otros autores y colaboradores de esta edición.

Más de 200 páginas que ofrecen una visión amplia y diversa de la Corporación de la Madrugá, abarcando la participación de firmas literarias y teológicas de primer nivel, artículos exhaustivos sobre el patrimonio y la historia de la Hermandad a cargo de prestigiosos investigadores, semblanzas sobre destacados personajes macarenos, entrevistas a significados hermanos y mensajes de los devotos. La imagen fotográfica es otro de los pilares de la publicación, aportando una espectacular e inédita galería de fotografías a gran formato, mostrando una perspectiva particular y muy emotiva de los Sagrados Titulares, la Estación de Penitencia y de todo cuanto rodea al universo devocional y cultural de la Hermandad de la Macarena.

En definitiva, un ejemplo más de cómo una Hermandad con estructura social sólida es capaz de sortear el tránsito de los días, acomodando su cariz a las nuevas estructuras comunicativas y culturales.

Foto: Web Oficial de la Hermandad de La Macarena

Hasta las narices

José Antonio Martín Pereira | 16 de marzo de 2012 a las 12:28

Hasta las narices, dicho alto y claro. Porque en esta España donde al parecer cada razón es digna de asociación, y donde parte de las más importantes, que no son sino las encargadas de velar por los derechos y la dignidad de los trabajadores, actúan bajo la invitación y motivaciones de una izquierda (política) ausente en planteamientos de futuro, y no digamos en ética presente, las puertas del derecho se han abierto a tal amplitud que el tránsito de incongruentes vulgaridades es incesante. A este respecto, los argumentos de buena parte de estas inoperantes asociaciones responden, desde la cobardía, al deshonroso triunvirato que conforman aburrimiento, resentimiento y desconocimiento, similares piezas en la burda escala que expone el peor rostro de los seres humanos.

Todo ello circunscrito a la noticia publicada por eldiadecordoba.es hace un par días relativa a las exigencias del mal-denominado Observatorio de Laicidad, desde el cual han exigido a la Consejería de Educación que se dicten «instrucciones» a los centros educativos, especialmente en las provincias de Málaga, Sevilla, Córdoba y Cádiz, donde se llevan a cabo procesiones de Semana Santa. Dicha organización ajena a la cultura reclama además una serie de medidas a la Junta para que los colegios «no celebren estos rituales religiosos, que frecuentemente están enmascarados dentro del folklore y la cultura andaluza». El uso de la terminología no tiene desperdicio.

El partidista razonamiento es sostenido en virtud, insistimos según su criterio, a que los desfiles procesionales que se llevan a cabo en determinados centros educativos representan «la vulneración de la aconfesionalidad del Estado y de la escuela laica que plantea el Estatuto de Andalucía, así como la discriminación y la vulneración de la libertad de conciencia del alumnado que no recibe enseñanzas de religión católica».

Por consiguiente la discriminación cultural, amén de la evidente falta de conocimiento hacia un entorno, el educativo, con graves problemas estructurales, queda descrita en el comunicado emitido por las supuestas mentes abiertas y defensoras de la democracia encargadas de redactarlo, las cuales más bien pretenden avivar llamas de unos pastos ya carbonizados.

Desde luego la percepción de este grupo de individuos dista mucho de la realidad. Las puertas de Cáritas, así como las de tantas hermandades que durante este tiempo litúrgico refuerzan sus acciones de caridad, siguen abiertas para cualquiera que tenga interés por acercarse a comprobarlo, por mínimo que éste sea.