Archivos para el tag ‘Eucaristía’

Que perdure

José Antonio Martín Pereira | 19 de junio de 2017 a las 11:54

Dejamos atrás una semana intensa alrededor de la fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo, de la presencia de Jesucristo en la Eucaristía. El Corpus Christi que recorrió las calles de media España acompañado de múltiples actos encaminados a engrandecer su presencia. Aquí en Sevilla, amén del debate acerca del numeroso cortejo que se congrega en la procesión del jueves, el tema recurrente de conversación ha sido el calor, que incluso dio pie a que alguna de las procesiones de ayer alterase su ritmo o acortarse el itinerario previamente establecido. En estas circunstancias siempre es bueno pensar que la Historia ha puesto continuamente a prueba la celebración de la fiesta en innumerables ocasiones, y que por suerte hoy día podemos disfrutarla en todo su esplendor. De nosotros depende que perdure.

corpus 1930

Foto: Dubois. Paso de la Custodia en la plaza de San Francisco, 19 de junio de 1930

La imagen de 2016

José Antonio Martín Pereira | 30 de diciembre de 2016 a las 12:20

Sucedió hace escasamente unos días, concretamente durante la celebración de la Misa de Navidad que conmemoraba el Nacimiento de Jesús, y desde entonces la estampa ha recorrido medio mundo por todo lo que conllevó el hecho de que se produjera. Fue tomada en la catedral maronita de San Elías de Alepo (Siria), cerrada durante los cuatro años en que las fuerzas del gobierno y los grupos yihadistas y rebeldes se disputaron el control de la ciudad más grande del norte del país y, sin duda, la más castigada por el paso de la guerra, y en ella se puede observar a cientos de católicos participando de la liturgia por la llegada del Señor.

Y no debe caer en saco roto, sino que propiamente exige tomarla como una invitación a la reflexión. Aquí somos agraciados los que vivimos más tranquilos, sin el drama de la guerra y de la persecución moral acechando con su guadaña, con nuestros templos ricos e intactos y sin embargo constantemente renunciamos a Dios y anteponemos banalidades a su compañía en la Eucaristía. ¡Ojalá 2017 traiga nuevos aires!

MisaDeNavidadEnCatedralDeSanEliasEnAlepoSiria_AlexandreGoodarzySOSChretiensDOrient_261216

Foto: Aciprensa

Primeras Comuniones: transmutación religiosa

José Antonio Martín Pereira | 5 de mayo de 2015 a las 12:25

Mayo es, entre otras cosas, el mes de las Comuniones. Sin embargo el hecho de celebrar la Primera Comunión hace tiempo que ya dejó de tener el significado con el que se implantó en la sociedad española. El concepto religioso ha quedado relegado definitivamente a un segundo o tercer plano en la mayoría de las celebraciones, en las que lo que más importa es el vestido, el banquete y, sobretodo, los regalos. Cabe puntualizar que en sus orígenes, allá por el siglo XIII, la Primera Comunión no poseía carácter de acto socialmente relevante, pero a partir del siglo XX y hasta la actualidad las circunstancias a la hora de llevar a cabo la celebración han cambiado sustancialmente, hasta tal punto de que limousines, coches de caballos o espectáculos de dj´s formen parte cada vez con más asiduidad de los excesos a la hora de conmemorar tal día.

Tanto es así que existen hasta comuniones por lo civil (así como bautizos de la misma índole), en lo que viene a concluir la transmutación de la ceremonia religiosa por una exhibición de poderío económico familiar que mueve cientos de miles de euros al año. De este modo la Primera Comunión, al igual que ha sucedido con otras celebraciones religiosas como las bodas, la Navidad o la propia Semana Santa, evidencia dos de los aspectos esenciales de la transformación de la sociedad española: el laicismo y el consumismo. Y dentro de esta nueva concepción, el momento central como no podía ser menos se ha desplazado de la iglesia al restaurante.

Lo que está claro es que la Eucaristía o la Sagrada Comunión, en la iglesia católica, significa recordar y volver a celebrar aquella última Cena de Cristo junto con sus apóstoles. La Eucaristía es en sí misma la fuente y culmen de la vida de todo cristiano. Es el sacramento del cuerpo y de la sangre de Jesucristo, con el pan y vino, y ello es algo que habría que recordar a muchos padres y madres. A la vista está, da pena comprobar en lo que nos estamos convirtiendo…

Los Franciscanos ceden el Convento de San Antonio de Padua al Buen Fin

José Antonio Martín Pereira | 8 de octubre de 2013 a las 11:43

El pasado viernes 4 de octubre, durante la Solemne Función en honor a San Francisco de Asís, la Hermandad del Buen Fin recibió de manos el secretario de la Provincia Bética Rvdo. P. Fray Manuel Domínguez Lama OFM, el acuerdo de cesión de la Iglesia Conventual de San Antonio de Padua, cumpliendo así lo pactado por ambas partes.

Durante el transcurso de la homilía, el Ministro Provincial hizo un repaso por las fechas en las que la corporación llegó al convento hace ya más de cuatrocientos años, así como por algunos de los momentos más destacados de su Historia. Al mismo tiempo señaló los motivos de la cesión del convento de San Antonio de Padua a la Hermandad del Buen Fin, afirmando que «sea ésta cesión motivo de respuesta al momento y causa de los signos de los tiempos que vivimos, con corazón y esperanza dando respuesta a ambas partes». Tras sus palabras, llegó el momento de la firma por parte del Ministro Provincial y el Hermano Mayor, un gran aplauso por todos los asistentes llenaron de alegría y emoción la Iglesia de San Antonio, viviendo este momento histórico.

A partir de ahora, es deseo de la actual junta de gobierno, presidida Ramírez Ron, el poder realizar el traslado de las actuales instalaciones del Centro de Estimulación Precoz Cristo del Buen Fin a la parte conventual de San Antonio de Padua.

buenfin_cesion_sanantonio

 Foto: Hermandad del Buen Fin

La adoración, el mejor reclamo

José Antonio Martín Pereira | 6 de junio de 2012 a las 10:38

La Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del misterio de la Iglesia, en ella se realiza continuamente la promesa del Señor: « He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo » (Mt 28, 20). Desde que, en Pentecostés, la Iglesia iniciara su camino, este Sacramento ha marcado sus días, llenándolos de confiada esperanza, como nos recordó el Beato Juan Pablo II en su encíclica Ecclesia de Eucharistia.

Cuando vamos a celebrar el cincuenta aniversario del Concilio Vaticano II hacemos memoria y volvemos a comprender que la Eucaristía es «fuente y cima de toda la vida cristiana». Con estos sentimientos y en la semana que se celebra la solemnidad del Corpus Christi, el apostolado asociado de la Archidiócesis de Sevilla y especialmente sus asociaciones eucarísticas, en el marco de la Delegación Diocesana de Apostolado Seglar, se reunirán junto a todos aquellos fieles que se presten en la Vigilia Diocesana de Adoración Eucarística que tendrá lugar en la tarde de hoy, miércoles 6 de junio.

Sin duda, la adoración es un verdadero encuentro y diálogo, la contemplación y admiración silenciosa, nos abre a la experiencia de Dios, al gozo y la alegría de la fe, de donde brota la fuerza para una acción apostólica más consecuente y evangelizadora. Con este anhelo se celebrará esta Vigilia de Adoración, que será presidida por S.E.R. D. Santiago Gómez Sierra, Obispo Auxiliar de Sevilla, en la Parroquia de San Vicente Mártir de Sevilla, de tan hondas raíces eucarísticas. La adoración comenzará a las 21.30 y finalizará a las 22.30 horas.

 

El Domingo es de los niños

José Antonio Martín Pereira | 13 de noviembre de 2011 a las 12:01

En el Evangelio del VI Domingo de Pascua, el Señor prometió a sus Apóstoles en la Última Cena: «Me voy y vuelvo a vuestro lado» (Jn 14, 28). Posteriormente como sabemos, sufriría la Pasión y Muerte, pero tal y como había consagrado volvió a verles tras Su Resurrección. Se fue a la diestra del Padre en la Ascención pero no nos dejó, sino que también permanece en la Eucaristía.

Así las cosas, el domingo pasado ocurría en la Capilla del Patrocinio, y éste hará lo propio en la Iglesia de la Anunciación. Entre un montón de padres y madres, los pequeños y la vez grandes protagonistas de Cristo aquí en la tierra, pertenecientes unos a la Hermandad del Cachorro, y otros a la Archicofradía del Valle, pueblan de vida los templos, realzando que su provecho dentro de las cofradías alcanza más allá de las contadas participaciones cuaresmales.

De este modo, valores como solidaridad y respeto logran cimentar la base de los que a la postre serán el relevo en una u otra esfera de la sociedad. Y lo hacen de la manera más sencilla y humana, a través de una Eucaristía adaptada a su medida, es decir, omitiendo algunas lecturas y oraciones, y enfocada a partir de una participación acorde con su comprensión. Al fin y al cabo ya lo dijo el propio Jesús, «Dejad que los niños se acerquen a mí» (Mc 10,14), y ello nunca debería perderse.