Archivos para el tag ‘horarios e itinerarios’

La pescadilla se ha vuelto a morder la cola

José Antonio Martín Pereira | 13 de marzo de 2017 a las 11:14

La pescadilla se ha vuelto a morder la cola. Así para variar un año más, una Cuaresma más, la historia vuelve a repetirse, en lo que viene a significar el enésimo capítulo de un libro el cual acumula décadas sin terminar de cerrarse.

La Madrugá y su configuración de horarios e itinerarios, todo un clásico que para no perder costumbre siembra de incógnitas el tiempo presente. Nada nuevo insistimos, que en este año ha volcado en el reciente intercambio de comunicados entre la Hermandad de Los Gitanos y la junta superior del Consejo de Hermandades y Cofradías, con interpretaciones claramente antagónicas ante el escenario que ya aguarda a la vuelta de la esquina.

En este sentido, mientras la corporación de San Román aboga por descartar el acuerdo refrendado sobre la bocina el año pasado, al entenderse seriamente perjudicada por ello, desde San Gregorio optan por dar de nuevo validez al plan establecido en 2015 para, una vez pasada la Semana Santa de 2017, plantear nexos que conduzcan a la solución definitiva de cara al año que viene.

Así las cosas, o mucho varía la situación o todo indica que hasta la saciedad vamos a estar hablando de encuentros y desencuentros, de tiras y aflojas, de reuniones intempestivas de aquí a la mañana del cabildo de toma de horas. La cuestión de fondo no obstante exige llevar el análisis al punto de partida, en el itinerante desfile de juntas de gobierno de las distintas hermandades implicadas y miembros del citado órgano gestor, que durante décadas no han sabido o no han podido dar lectura adecuada a un problema que más que llevar camino de resolverse lo que parece es alejarse con mayor notoriedad del consenso necesario. Tal vez el origen arroje respuestas, y quizás algún día la solución zanje por completo la desagradable historia por acabar.

hermandad de los gitanos

Foto: Juan Carlos Muñoz. Diario de Sevilla

* Comunicado Hermandad de Los Gitanos

*Comunicado Consejo de Hermandades y Cofradías

Semana Santa 2016: a destacar

José Antonio Martín Pereira | 29 de marzo de 2016 a las 11:23

Las nubes y los horarios

Lo comprobamos especialmente el Domingo de Ramos, donde el riesgo álgido de lluvias previsto para la madrugada del Lunes Santo motivó que las hermandades acelerasen su regreso. Los pasos andando, y los nazarenos aliviados por ello. La Hiniesta y la Estrella entraron a su hora, y la Amargura 45 minutos antes de lo previsto. En esta ocasión las nubes favorecieron a la Semana Santa.

En cuanto a horarios e itinerarios, la vista estaba puesta en el desarrollo de la Madrugá tras todo un año de debate. Finalmente la solución vino de la mano del pequeño matiz aplicado en principio a modo de parche, y los ensambles funcionaron a la perfección. Apenas hubo retrasos, y la sensación generalizada deja muy buen sabor de boca.

El CECOP y la seguridad

Después de lo sucedido en la Madrugá de 2015, la seguridad se había convertido en premisa fundamental para hermandades, Ayuntamiento y CECOP. Y los datos oficiales avalan el nuevo plan de seguridad puesto en práctica, ya que apenas se registraron incidencias destacables en una semana marcada además por los atentados de Bruselas.

Lo más llamativo quizás fueron los aforamientos en determinadas zonas calificadas como de riesgo en función a episodios anteriores. Ése será por tanto el talón a pulir en un futuro, si bien la idea cuenta con el respaldo de las propias cofradías que han visto facilitado su discurrir, y de muchos cofrades que pensamos que a la Semana Santa necesitaba de un giro de tuerca radical en lo que a dicho aspecto se refiere.

Las Siete Palabras y el Buen Fin

Dos cofradías imprescindibles por el rigor de sus cortejos. La primera a pesar del puesto que ocupa en la jornada, que la hace transitar por las calles del centro hasta bien entrada la madrugada, así como de una historia reciente cargada de capítulos poco agradables. La segunda pese a contar con un nutrido grupo de niños entre sus filas, con las connotaciones que esta circunstancia conlleva. El corte clásico del Misterio de Las Siete Palabras, y el del paso de Cristo del Buen Fin dignifican a la Semana Santa de Sevilla.

La compostura del Cerro

El Martes Santo fuimos testigo de la jornada más difícil en cuanto a la meteorología. Una de las cofradías que sufrió los vaivenes entre el sol y las nubes fue la del Cerro del Águila, que se vio obligada a refugiar su paso de Misterio y todo su cortejo en el interior de la Catedral, mientras que el palio se resguardaba en el Rectorado para, poco después, trasladarse también al templo metropolitano. En todo lo que duró la incertidumbre en la calle, el numeroso cortejo formado por nazarenos y acompañantes, tan particular como siempre, guardó una compostura ejemplar facilitando la tarea al grupo de diputados de la Hermandad.

El Cachorro de vuelta

Con la madrugada del Sábado Santo acariciando la cofradía entre la oscuridad de la calle Castilla, los numerosos puntos de luz del paso del Cachorro y el clasicismo de los sones musicales que lo acompañaban convirtieron el regreso de la cofradía en un espectáculo sensorial inigualable. La vuelta de la cofradía trianera conserva matices de otra época al alcance de un público en su justa medida. Ni el frío logró desarticular el decoro de un cuerpo de nazarenos estoico.

Buen Fin

 

Semana Santa 2015: a olvidar

José Antonio Martín Pereira | 8 de abril de 2015 a las 11:55

La organización de la Madrugá

La Madrugá fue un caos. Desde el Cabildo de Toma de Horas y su posterior corrección (circunstancia surrealista), y hasta que las Esperanzas detuvieron la incomprensible batalla de relojes (nada más y nada menos que a las tres de la tarde), en esa pugna por alzarse con el dudoso honor de convertirse en la última cofradía en cerrar una jornada para el olvido, la Madrugá de Sevilla evidenció un estado de decadencia que requiere de inapelable solución conjunta. Hubo carreritas en distintos puntos del centro de la ciudad que evocaron episodios pasados, retrasos acumulados en el palquillo de la Campana (por encima de la media hora), un escape de gas en la calle Feria que obligó a La Macarena a tomar un itinerario alternativo, y sobretodo una extrema sensación de inseguridad ciudadana. El modelo está agotado, sin embargo a día de hoy aún esperamos alguna respuesta oficial (y creíble) para no pensar que lo acontecido volverá a repetirse en un futuro.

Las sillitas portátiles

La tomadura de pelo. Nadie creía antes del comienzo de la Semana Santa, cuando se instalaron las famosas señales, que con simples “recomendaciones” se conseguiría atajar el profundo problema de movilidad y seguridad que a la postre ha afectado (un año más y viene ocurriendo desde 2008) al centro de la ciudad y a los principales enclaves por los que pasaban las cofradías durante los días que dejamos atrás. Las señales y las “recomendaciones”, más que nada, han supuesto motivo de mofa entre las redes sociales en forma de imágenes clarividentes. La plaga, ésa que nos permite hacernos con un trocito de calle “porque la calle es de todos y aquí me siento y no me muevo” se ha extendido a razón de 2,90 euros. Y ahora que venga quien quiera a decir que no es necesario prohibir.

La basura

Si bien pasado cualquier evento la basura es utilizada como indicador para medir la cantidad de público asistente, también puede servir para caer en la cuenta de la degeneración de una sociedad avocada a la desconsideración cívica más categórica. Papeleras vacías como meros adornos en calles cubiertas de desperdicios al paso de todas y cada una de las cofradías. Los empleados del servicio público de recogida de basuras no dieron a basto desde las vísperas y hasta bien entrado el Domingo de Resurrección.

Los retrasos y las entradas tardías

Mal endémico de la Semana Santa de Sevilla en su concepción actual. Los retrasos marcaron una vez más el discurrir de las jornadas avivando la percepción que invita a pensar en que se ha alcanzado un punto de saturación que requiere de algo más que el quitar y poner minutos entre unas cofradías y otras del mismo día. Las soluciones parecen hallarse en la reconversión drástica del invento. Cosa distinta fueron algunas de las entradas tardías (con la parte del público que ronda las calles a esas horas), como las de La Candelaria o El Dulce Nombre, cuyos pasos de palio entraron entorno a las cuatro y media de la madrugada del Miércoles Santo; o las de La Estrella, San Gonzalo, Los Panaderos o La O, amén de las ya mencionadas de la Esperanza de Triana y La Macarena; por citar las más notorias. Ninguna de estas cofradías puede achacar su demorada entrada a los retrasos acumulados en sus respectivas jornadas porque esa justificación no tiene por dónde sostenerse.

Algunos usos de la tecnología

La tecnología en ocasiones puede llevar a la ceguera. Malgastamos un momento único, algo que sólo disfrutaremos una vez en la vida, en tomar una fotografía con el teléfono móvil que probablemente saldrá descuadrada, y que con casi toda seguridad caerá en un archivo del que no se hará uso nunca más. A los pasos le rodeaban multitud de manos alzadas con pantallas brillantes, y algún que otro (molesto) palito selfie. Y lo que era irrepetible, se escapó…

Madrugá Sevilla 2015

El desconcierto

José Antonio Martín Pereira | 25 de marzo de 2015 a las 11:13

Llegados a esta cota del calendario la sensación generalizada es la de que exprimimos tanto la espera que a veces resulta complicado seguir escalando para descubrir el horizonte ansiado. La Cuaresma ultima sus últimas puntadas para configurar el rostro que en varios días lucirá (a pleno sol) la ciudad, en medio de un revuelo que ha vuelto a agitar el frasco de los olores desabridos, emanación que mancha la atmósfera que respiran cofrades y que tiene que ver con los vaivenes de horarios y opiniones a los que han quedado sometida la Madrugá y el conjunto de sus seis cofradías, con el Consejo de Cofradías a la cabeza.

La raíz tiene su origen en el pasado viernes día 20, cuando se hacía pública que la Madrugá de este año sería igual que la del año pasado. El Consejo de Cofradías optaba por esta decisión, «de conformidad con las seis cofradías», después de que el Cecop desautorizara los horarios acordados por los hermanos mayores y ratificados el domingo anterior por el vicario general en el Cabildo de Toma de Horas. La junta de seguridad celebrada a primera hora de ese mismo viernes alertaba de una disfunción de 21 minutos entre el Silencio y la Macarena en el cruce de la calle San Miguel con Trajano.

A partir de entonces el desconcierto parece haberse apoderado de las acciones, con criterios de corte extremo que empiezan a calar poco a poco, secundados por la inestabilidad que reina sobre el órgano gestor de las cofradías sevillanas, el Consejo. De tal modo, opciones que defienden el crear una nueva Madrugá para reubicar cofradías, o limitar el número de nazarenos, ganan adeptos en el complejo rompecabezas que tiene por finalidad el descongestionar los horarios de cara al futuro. Otra alternativa de la baraja, refrendada por el propio presidente de la institución cofradiera Carlos Bourrellier, es la que pasaría por la permuta de lugar o día de hermandades.

En medio de esta laguna , desde el propio Consejo dan por hecho que volverá a haber conteo de nazarenos y cortejos para esta próxima Semana Santa, en un intento además por medir cómo transitan las hermandades fuera de la Carrera Oficial, y no sólo al paso por la misma. Lo que no quita nadie es que este año caminaremos entre parches, circunstancia que se comprueba en los programas de mano que han quedado desactualizados antes incluso de ver la luz por motivo de los vaivenes de última hora. Y no digamos de la imagen de ridículo proyectada…

Gran Poder Sevilla

El epicentro: la calle Daoíz

José Antonio Martín Pereira | 13 de marzo de 2015 a las 13:19

La Semana Santa adquiere uno de sus matices geográficos en el cofrade de a pie a través del conocimiento que éste posee de la nomenclatura de las calles del centro de la ciudad, al menos de las más transitadas por las cofradías, así como de aquellas aledañas a sus principales templos. Entramado sujeto a las variables espacio-temporales, que suele reavivar su interés a medida que la espera acorta sus compases. En este sentido, hay jornadas de la Semana Santa encorsetadas por tradición, lo que demuestra que por muchos acuerdos y avances que se logren año tras año las soluciones parecen hallarse más en la raíz que en las hojas.

Y la de 2015 está siendo la Cuaresma de la calle Daoíz. Sí, aquella que debe su nombre a uno de los militares que participó de manera activa en el levantamiento del pueblo de Madrid contra los franceses el 2 de mayo de 1808, en el inicio de lo que sería la Guerra de la Independencia, cuyo recuerdo sigue vivo en la obra del escultor Antonio Susillo sita en la plaza de la Gavidia. Aquella que, junto a San Andrés, sirve en estas noches de escenario a fotógrafos, cronistas y demás curiosos que allí se citan para dar notoriedad y alcance a las probaturas de algunos pasos de palio; circunstancia que ha existido siempre pero que ahora, con las redes sociales como principales instrumentos de alcance comunicativo adquieren un valor especial.

La pregunta es si no estamos yendo demasiado lejos, si hemos agotado tanto la Cuaresma y sus valores como para divulgar este tipo de noticias y alzarlas a otro estatus; o si, por el contrario, la puesta en relieve de esta céntrica calle de la ciudad obedece más a un cúmulo de causalidades convergentes. Sea como fuere, seguro que ya hay quien se está frotando las manos para poner en alquiler su balcón.

Marejada en la Madrugá

José Antonio Martín Pereira | 4 de febrero de 2015 a las 11:35

La dimisión irrevocable de Francisco Vázquez Perea como delegado de la Madrugá, acaecida en la noche del pasado lunes, ha sembrado de polémica todo lo relativo a la configuración de horarios e itinerarios de cara a la próxima Semana Santa. Si hace apenas unos días nos congratulábamos por el alegato unánime refrendado por los hermanos mayores del Jueves Santo en colaboración con el Consejo de Cofradías (que podrá salir bien o mal llevado a la práctica), las noticias en ese mismo sentido entorno a la Madrugá han vuelto a poner de manifiesto ciertos órbices, casi estigmas, que poco contribuyen a mejorar la imagen que proyectamos al exterior (entiéndase de la esfera cofradiera).

Los antecedentes, tras casi un año de reuniones entre hermanos mayores y diputados mayores de gobierno, juntos y separados, con delegado y sin él, habían desembocado recientemente en una especie de plan trienal que contemplaba una modificación de los recorridos de todas las hermandades, y que rotaría cada año con la idea de que todas de las hermandades se sacrificaran de alguna u otra manera y, así, evaluar cuál de esos cambios era el que mejor funcionaría. La Madrugá se estiraría 50 minutos (20 por delante y 30 por detrás), otorgando a cinco de las seis cofradías, con la salvedad del Calvario, más tiempo de paso.

Sin embargo todo ello, a cincuenta y tantos días para Semana Santa, se ha diluido por ausencia de consenso. Los focos apuntan a la Hermandad de Los Gitanos, pero más allá de eso lo verdaderamente triste es la incapacidad de solucionar problemas comunes en el que parecen estar sumidas (salvo honrosas excepciones) las cofradías sevillanas. Nos duela o no, por encima de buscar culpables cuando los preacuerdos no progresan, lo sensato aquí sería preguntarnos el por qué de estos comportamientos anquilosados (recordemos que el Martes Santo en este aspecto está también plagado de parches) que actúan como freno a la evolución propia de los tiempos. Al final, como en otras circunstancias, la única vía recta parece ser la de la imposición, por mucho que pueda llegar a disgustar llegado el caso.

Los gitanos Sevilla

Cuestión de horarios

José Antonio Martín Pereira | 28 de enero de 2015 a las 15:30

Que la Semana Santa de calle está, cada vez más, sujeta a los horarios es un hecho que no se le escapa a nadie. El tiempo, finito aunque a veces no lo parezca, y el crecimiento experimentado por algunas corporaciones en los últimos años, unida a la ampliación en la nómina que componen las mismas, han llevado a una encrucijada de la que sólo parece existir una vía de escape que no es otra que la acción conjunta.

Después de numerosos informes, evaluaciones y reuniones, en el día de ayer se hacía pública una importante reestructuración para el Jueves Santo de la próxima Semana Santa. Dicha reforma afectará a todas las cofradías, si bien para Los Negritos, Montesión, El Valle y Pasión los cambios repercutirán en mayor medida.

Sin embargo lo verdaderamente reseñable es la voluntad, ésa que nace del consenso, porque puede que el experimento no consiga los resultados esperados, pero de momento evidencia un clima de unidad que nunca debe perder su sitio en lo que a las cofradías como entes de la iglesia respecta. A vueltas sigue el panorama relativo a otras jornadas de la Semana Santa en lo que a la cuestión de los horarios se refiere, tema candente donde los haya que eso sí, ahora deja entrever un espejo en el que poder mirarse.

montesión jueves santo

Sincretismo sin final

José Antonio Martín Pereira | 31 de marzo de 2014 a las 11:23

En la mañana de ayer, cuarto domingo de Cuaresma o Domingo de Laetare, la Capilla Real de la Santa Iglesia Catedral acogía como es tradición el Cabildo de Toma de Horas en el que se certificaron los horarios e itinerarios para la ya inminente Semana Santa. El arbitraje es el punto y seguido a los vaivenes de un tema, el de la reordenación del minutaje y los itinerarios, que a menudo concluye sin aportar soluciones efectivas y de futuro.

En este sentido, la cuestión de dar equilibrio a unos horarios que disgustan más que satisfacen viene de lejos. Fue en 1995 cuando una empresa, Mecro, elaboró un novedoso estudio a partir de cuantificar los nazarenos de las distintas Hermandades de Penitencia. Desde entonces y hasta 2009, con el archiconocido Informe Sampedro, no se había vuelto a comprobar el grueso de cada cofradía. Posteriormente en 2010 el Consejo de Cofradías optó por situar en La Campana una cámara cuyos resultados no fueron satisfactorios, de ahí que un año más tarde, en 2011, se llevara a cabo un nuevo intento por concretar los datos volviendo a tomar imágenes desde otro punto de la Carrera Oficial con mayores perspectivas y similar resultado.

Eterno debate al que ya se le ha diseñado un nuevo capítulo para este 2014, a través de un estudio integral de la Carrera Oficial propuesto desde el propio órgano de gestión cofradiera con el fin de filtrar los tiempos de paso de las hermandades, el cual se desarrollará mediante una serie de videograbaciones que se realizarán al menos desde tres puntos: la plaza de la Campana, los palcos y a la salida de las hermandades de la Catedral, en la Plaza Virgen de los Reyes. Con ello lo que pretenden desde el Consejo de Cofradías es elaborar una herramienta más de trabajo para poder determinar la realidad del paso de las cofradías por el recorrido oficial, en función a distintas variables, así como conocer en todo momento la ubicación exacta de cada uno de los pasos de una cofradía. Sin embargo, son precisamente esas variables las que complican dicha tarea, llámense a ejemplo aquellas cofradías que expiden sus papeletas de sitio dentro del pago de la cuota ordinaria; las que vienen cargadas de niños (muchos de los cuales hacen inciso o no llegan a Carrera Oficial), las que cuentan con uno, dos o tres pasos; el propio corte de las mismas; e incluso la distancia que tienen que recorrer para llegar al centro (visto desde el punto de vista físico).

Lo que no se entiende es por qué si las cofradías en Sevilla han modificado desde sus orígenes sus itinerarios en innumerables ocasiones, alterando incluso sus jornadas de salida, ahora nos hemos vuelto tan inmovilistas y cualquier fractura genera una mecha que acaba por apagarse con la intervención de Palacio. El fondo de la cuestión, por tanto, parece alojarse en el diálogo y la voluntad más que en rigurosos análisis técnicos que vengan a demostrar una realidad evidente sobre la que pesan otros estudios jamás aplicados. A lo mejor va siendo hora de dejar a un lado los miedos, quizás así cofradías como la del Museo, el Dulce Nombre, el Amor o el Gran Poder puedan sacar sus cortejos a la calle en plena garantía de condiciones. Sincretismo sin final, que nadie descuide que la referencia señalada por el Giraldillo no es La Campana.

horarios e itinerarios

Foto: Diario de Sevilla

Partir de lo básico

José Antonio Martín Pereira | 6 de febrero de 2014 a las 13:01

Como si de un efecto propio del calendario se tratara, en la previa a la Cuaresma la maquinaria cofradiera, administrada por sus responsables, acelera sus propuestas e intervenciones de cara a lo que vendrá allá cuando de los naranjos brote el blanco. Y es que con las cofradías aquí en Sevilla ya se sabe, por sí solas imprimen un mundo paralelo que no da lugar a tregua ni siquiera cuando agosto, con su ardentía, pone pie para instalarse.

Lo cierto es que la Semana Santa de 2014, a la vuelta de la esquina según algunos, parece acercarse sometida a una lente de proporciones aún por clarificar. Lupa que tiene origen en el propio Consejo de Cofradías, a través de un estudio integral de la Carrera Oficial que se ha propuesto realizar este año con el fin de filtrar los tiempos de paso de las hermandades. Las videograbaciones se realizarán al menos desde tres puntos: la plaza de la Campana, los palcos y a la salida de las hermandades de la Catedral, en la Plaza Virgen de los Reyes.

Con ello lo que se pretende, o así nos lo han hecho saber desde dicho órgano de gestión cofradíero, es elaborar una herramienta más de trabajo para poder determinar la realidad del paso de las cofradías por el recorrido oficial, en función a distintas variables, así como conocer en todo momento la ubicación exacta de cada uno de los pasos de una cofradía. El eterno debate.

Todo esto curiosamente enfilado a una Semana Santa cuyos principales problemas de horarios e itinerarios volverán a escenificar la abrumadora complejidad del microsistema de relaciones donde subyacen las cofradías sevillanas. El fondo de la cuestión, por tanto, parece alojarse en el diálogo y la voluntad más que en rigurosos análisis técnicos que vengan a demostrar una realidad evidente sobre la que pesan otros estudios jamás aplicados. Centrémonos en lo básico, por simple que pueda resultar, y a partir de ahí escalemos.

Silencio Sevilla

Foto: Diario de Sevilla

El buen planteamiento de Las Penas

José Antonio Martín Pereira | 4 de febrero de 2013 a las 11:32

La semana pasada, concretamente el lunes 28 de enero, los hermanos de Las Penas de San Vicente estaban llamados a participar en el cabildo general de salida de la cofradía. Hasta aquí todo dentro de lo habitual. La novedad en sí, fue la aprobación por abrumadora mayoría de la propuesta realizada por la junta de gobierno que actualmente preside Juan Carrero, mediante la cual se pretende «reducir en la medida de lo posible el tiempo de la Estación de Penitencia, y con ello obtener el mayor beneficio y motivación para los hermanos para el próximo Lunes Santo». Se cumple con ello un compromiso presente dentro del programa de gobierno presentado por dicho equipo, quedando supeditado este nuevo recorrido para años venideros a la valoración en función del resultado.

De este modo, una vez la cofradía transite por la calle Cuna, en lugar de seguir recto por la calle Orfila y bajar por Javier Lasso de la Vega para alcanzar la calle Aponte y Jesús del Gran Poder, el cortejo de San Vicente enfilará la plaza de Villasís, Martín Villa y cruzará la Campana. El renovado itinerario de regreso se completa por Alfonso XII, Santa Vicenta María, Virgen de los Buenos Libros, Cardenal Cisneros para entrar en la parroquia, al menos ésa es la idea, entorno a un cuarto de hora antes que el año pasado.

Dicho esto, y circunscritos a la corriente generalizada que en los últimos años ha tratado de estirar la entrada de las cofradías hasta lo intempestivo, son de agradecer este tipo de gestos o planteamientos en favor de los hermanos nazarenos, auténticos perjudicados en la trama de estirar las jornadas. Probablemente ésta se convierta además en la medida más común en el futuro próximo, a la vista de los comportamientos de cierto sector del público, conocido por todos, cuando el reloj señala la madrugada.