Archivos para el tag ‘Informe’

El «efecto contagio»

José Antonio Martín Pereira | 16 de julio de 2017 a las 12:51

El pasado viernes conocíamos el primer avance de las conclusiones de la investigación en relación al origen de las carreras en la Madrugá, elaborado por la Brigada Provincial de Información de la Policía Nacional . Dicho informe se ha basado según las propias fuentes oficiales en 70 testimonios de agentes que estaban aquella noche, así como en 1.188 archivos de audio de las comunicaciones de la Policía Nacional durante un intervalo de tiempo determinado. Del mismo modo, se han tenido en cuenta también 40 llamadas al 112, 8 informes facilitados por el personal de seguridad privada que prestaba servicio en la Madrugá, 10 capturas de vídeo de las cámaras de videovigilancia repartidas por el Cecop por el casco histórico y 58 vídeos aportados por los medios de comunicación, amén de otros 15 seleccionados de la plataforma Youtube. Todo ello además, con las declaraciones de los 58 testigos que resultaron heridos que presentaron denuncia y, sobre todo, los datos objetivos presentados por las hermandades.

Al hilo de lo anterior, la conclusión a la que se ha llegado es que el ruido de una pelea en la calle Arfe provocó una primera avalancha a las 4.10 horas, la cual afectó a 62 calles del centro de Sevilla. Así lo confirmaba el jefe superior de la Policía Nacional en Andalucía Occidental, que apuntó que ese ruido fue el detonante de una situación previa de temor provocada por los recientes atentados terroristas de aquella fecha e incluso a una alarma producida anteriormente cuando un senegalés gritó «Alá es grande» a las 3.53 horas en Reyes Católicos. De igual modo, la Policía descarta absolutamente que hubiera «ningún tipo de planificación, coordinación ni connivencia» entre los sucesos distribuidos por los distintos puntos de la ciudad, cifran por tanto lo ocurrido en el «efecto contagio».

Llegados a este punto, al cofrade de a pie le asaltan más dudas que respuestas. A todos o a casi todos nos vino a la mente el carpetazo cargado de interrogantes con el que se cerraron los incidentes de la famosa Madrugá del 2000. El caso es que 17 años después, el río desemboca en el mar y aquí pasó lo que pasó que fue nada. Obviamente cuesta creer que así fuera, y lo cierto es que la decepción generalizada es inevitable a la vista de las explicaciones aportadas. Esperábamos más, esperábamos la primera piedra de entidad para solucionar una jornada que va camino del cuarto de siglo desangrándose, desmembrada y desprovista en buena parte del clima que la hizo única y que quizás nunca logremos restaurar. La pelota queda ahora en el tejado de las seis hermandades implicadas, si toman el informe como verdad irrefutable entonces perfecto, pero si no es así ya van tarde a la hora de exigir otro tipo de responsabilidades. De momento el miedo sigue por delante en el marcador.

IMG_20160326_171359-540x405

Las cuentas de la Archidiócesis en el ejercicio de 2013

José Antonio Martín Pereira | 7 de julio de 2014 a las 13:00

La Archidiócesis de Sevilla hacía público el pasado viernes su informe económico correspondiente al ejercicio del año 2013, que arroja un balance consolidado de 39.009.004,15 euros, cantidad ligeramente inferior (en 432.337,31 euros) al de 2012. Estos datos fueron ofrecidos en rueda de prensa el propio día 4 por el arzobispo, monseñor Juan José Asenjo, y el ecónomo diocesano, Alberto Benito.

En cuanto a los ingresos, la Archidiócesis ha recaudado el 40,05 por ciento en 2013 gracias a las aportaciones voluntarias de los fieles. En este apartado se ha pasado de ingresar 12.567.366,96 euros en 2012 a los 15.623.077,85 del pasado ejercicio económico. Los ingresos por la asignación tributaria, a través del Fondo Común Diocesano (que supone el 13,93 por ciento de los ingresos en 2013), se mantiene con un ligero descenso (228.392,86 euros) respecto del año anterior.

Por otro lado, se ha contabilizado un ligero aumento de la partida denominada otros ingresos corrientes, que agrupa los ingresos por servicios, las subvenciones públicas corrientes y los ingresos de instituciones diocesanas. Aquí se pasa de los 12.992.040,26 euros de 2012 a los 13.113.639,75 del ejercicio cuyo balance se presentó la pasada semana. Así, el total de recursos ordinarios se sitúa en 35 millones y medio, unos tres millones más que en 2012. Por el contrario, los recursos extraordinarios han experimentado una visible reducción, pasando de 6.861.612,70 euros en 2012 a los 3.503.963,34 del último balance consolidado de la Archidiócesis.

La colaboración económica de las hermandades

El balance consolidado agrupa el del Arzobispado (11.832.600,47 euros), Cabildo Catedral (8.912.241,88), Cáritas (8.205.144,57), Casas sacerdotales, Fundaciones, Manos Unidas, Obras Misionales Pontificias, parroquias y seminarios. En este último apartado se recoge la aportación de las hermandades de Sevilla al Seminario Metropolitano, que pasa de los 72.125 euros en 2012 a los 72.450 en 2013. En este apartado de hermandades, la aportación de estas corporaciones al Fondo Común Diocesano pasa de 62.201,54 euros en 2012 a los 51.891,97 aportados durante el año 2013. Al respecto, el dato más significativo es que sólo el 8 por ciento de las hermandades de la Archidiócesis colabora con el Fondo Común Diocesano, curiosamente se trata del mismo porcentaje de hermandades que presenta anualmente sus cuentas a la Administración del Arzobispado.

19

Fuente: Archidiócesis de Sevilla

Otra cara de la Cuaresma

José Antonio Martín Pereira | 5 de marzo de 2012 a las 11:14

Hoy es lunes. Sevilla, revestida de sol, deja atrás un fin de semana intenso el cual, lejos de abandonar la tónica de los días precedentes, no ha significado más que el principio de un nuevo septenario en el particular calendario de las cofradías. En San Antonio Abad la intensidad del Primitivo Nazareno, en San Lorenzo la Virgen del Dulce Nombre como testigo, y al otro lado del río una Virgen Cigarrera de incontestable hermosura y un Cachorro al que le sobran palabras y expresiones.

Sin embargo, la Cuaresma esconde realidades paralelas adscritas a la crudeza que son tremendamente difíciles de ocultar. Asquea por repetitivo todo lo que concierne a la ‘Crisis’ (entiéndase económica), pero el recrudecimiento de ésta y la falta de perspectivas actúan de marco introductorio hacia una situación cuanto menos delicada.

Por consiguiente, basta asomarse al interior de los salones parroquiales para adivinar un futuro torcido y desequilibrado, resumen del espectacular aumento en la distancia que separa a ricos y pobres en nuestro país, la mayor de la Unión Europea desde que comenzara la recesión. A este respecto, el último informe emitido por Cáritas (a finales del pasado mes de enero) y elaborado por la Fundación Foessa, bajo el título ‘Análisis y Perspectivas sobre Exlusión y Desarrollo Social’, vertía que el 22% (la media en el conjunto de la UE es del 16,4%) de los hogares españoles vive actualmente por debajo del umbral de la pobreza, afectando especialmente a aquellos sustentados por jóvenes y en los que habitan menores. Una cifra, una sola cifra, que debe servir para generar de la austeridad el compromiso cristiano en un tiempo dado, al menos a simple vista, a ponernos las pilas de cara al exterior.