Archivos para el tag ‘La Cena’

Domingo de Ramos 2017: memorias

José Antonio Martín Pereira | 10 de abril de 2017 a las 11:20

El Domingo de Ramos nunca defrauda. Será por la ilusión acumulada después de todo un año esperando, o por el contraste que traen sus cofradías y que va derivando con la caída de la tarde, el caso es que un año más la ciudad pudo ser testigo del sueño sin mirar al cielo más que para cubrirse del sol. Sin sobresaltos de importancia, a destacar fundamentalmente el calor que acompañó a los cortejos (ligado al consumo de botellitas de agua) desde primera hora del día y hasta la entrada de la noche, y los aforamientos en ciertas calles, medidas adoptadas el pasado año y que ayer volvieron a despertar las primeras controversias, especialmente al paso de la Hermandad de la Amargura por las calles Francos y Alcázares. Por lo general menos público del esperado, no obstante de nuevo los amigos de la calle es mía, sillita plegable en mano, volvieron a campar a sus anchas como vienen haciendo desde hace casi una década con total impunidad.

A destacar lo bien que suenan nuestras bandas, desde las Cigarreras a Santa María Magdalena de Arahal, el portentoso andar de los Misterios de la Paz o la Amargura (nada nuevo), o el curioso exorno floral del paso del Cristo de la Humildad y Paciencia de la cofradía de la Cena.

domingo de ramos

Domingo de Ramos 2016: memorias

José Antonio Martín Pereira | 21 de marzo de 2016 a las 11:17

La jugada salió perfecta. La Hermandad de la Paz fue la primera en tomar la difícil decisión de salir o no hacerlo, los partes meteorológicos proponían la tesitura al Domingo de Ramos avivando las opciones de ruptura. Pero todo salió a pedir de boca, la del Porvenir, como Jesús Despojado, la Cena y la Hiniesta retrasaron sus respectivas salidas, mientras que en el Salvador decidían que la Borriquita discurriese este año junto al Amor (tal y como sucediera en los años 2000 y 2012). A partir de ahí la tarde fue rodando a medida que el frío precedía a la noche. Cabe destacar el loable esfuerzo de todas y cada una de las cofradías, demostrando que con voluntad y solidaridad los horarios pueden cumplirse sin que la dignidad se vea afectada en el discurrir de los cortejos. Otros detalles que dejó la jornada fueron la visible reducción del uso de sillitas portátiles con respecto a otros años, y derivado de la incertidumbre meteorológica de las primeras horas, la menor masificación de las calles.

borriquita y amor

Papeletas por kilos

José Antonio Martín Pereira | 2 de marzo de 2016 a las 10:52

Señal inequívoca de la cercanía de la Semana Santa, en las distintas casas de hermandad se multiplica la actividad. Corren días de reparto de papeletas de sitio, y el ir y venir de hermanos es constante. Aprovechando esta corriente, y en conmemoración de su vigésimo aniversario, desde el Banco de Alimentos de Sevilla en colaboración con las diputaciones de Caridad de las Cofradías de la capital se ha puesto en marcha la campaña: “Una Papeleta, Un kilo”.

De este modo, a través de un acto sencillo y al alcance de cualquier voluntad, la donación de un litro de leche coincidiendo con la retirada de la papeleta de sitio de cada hermano, las hermandades van a contribuir una vez más con los sevillanos que lo necesiten. Se han sumado públicamente a la causa Corporaciones como las de La Candelaria, Vera-Cruz, El Carmen, Los Negritos, La Lanzada, La Cena, Las Cigarreras, La Exaltación o Las Aguas. Así pues, que a la iniciativa la acompañe el éxito y que las papeletas se cuenten por muchos kilos de solidaridad.

Los Negritos1

¡Cuánto hemos cambiado!

José Antonio Martín Pereira | 26 de enero de 2016 a las 11:18

Dentro de los nuevos esquemas con los que el público de hoy, sevillano y visitante, sale a la calle a contemplar el discurrir de las cofradías (circunstancia referida en otros artículos); e inmersos, además, en la progresiva adaptación que realizan las propias hermandades a través de sus diputaciones mayores de gobierno con el objetivo de cumplir los horarios sin descuidar la seguridad y dignidad de sus cortejos, existe un hecho implacable que es la memoria para recordarnos de dónde venimos y para tal vez poner en evidencia ciertas pautas de comportamiento actuales.

La estampa, cedida gentilmente para este espacio por el amigo Eugenio Borrego, nos traslada a un Domingo de Ramos que se encuadraría, según su propio autor, entre 1970 y 1975. El Misterio de la Hermandad de la Cena, con su antiguo apostolado, desciende por la calle Lasso de la Vega encarando el último tramo que le conducirá al inicio de la Carrera Oficial. Llama poderosamente la atención lo despejada que se encuentra la vía por la que discurre la cofradía, coyuntura impensable a día de hoy. Asimismo, la interminable escolta de cangrejeros que acostumbran a blindar el transitar de casi cualquier paso en la Semana Santa de hoy apenas se distinge entre los servidores de la cofradía hace cuarenta años. La limpieza del asfalto es otro de los hechos que saltan con fuerza a primera vista.

A menudo surgen críticas relativas al estado actual de la celebración (cada vez menos) religiosa que toma las calles de Sevilla durante siete días coincidiendo con el inicio de la primavera, y de la implacable degradación de términos sufrida especialmente durante los últimos años. La respuesta en ocasiones se circunscribe a la expresión de una instantánea que delata cuánto, y no siempre para bien, hemos cambiado.

misteriodelacena_antiguoFoto: Eugenio Borrego Páez

Domingo de Ramos 2015: memorias

José Antonio Martín Pereira | 30 de marzo de 2015 a las 11:38

Queríamos sol… ¡pues dos tazas! El Domingo de Ramos recordó a aquel último Jueves Santo en los cirios arqueados que portaban al cuadril un gran número de nazarenos. La ciudad, desde temprano, se había echado a la calle en respuesta a la tradicional visita a parroquias, iglesias y capillas que conmemoran el año nuevo en la singular liturgia cofradiera. Ningún Domingo de Ramos, a pesar de las similitudes propias, es igual a otro salvo en un matiz: el derroche de ilusión no cambia con el paso de los años.

La nota desafortunada de la jornada la puso la Hermandad de la Hiniesta, a causa del problema que sufrió el varal delantero derecho cuando el paso de palio se encontraba en la calle Sierpes. Desde ahí y hasta la Catedral el paso se tuvo que levantar a pulso aliviado y una vez allí se pudo reparar definitivamente. El suceso provocó un descuadre horario de en torno a 20 minutos, además de que que la cofradía del Amor optara por salir de su templo media hora más tarde de su horario previsto con idea de no castigar a su cuerpo de nazarenos con parones innecesarios.

A destacar, en cuanto a lo positivo, el extraordinario discurrir de la Hermandad de la Cena en su regreso al templo atravesando una zona tan complicada como la Alfalfa sin que el numeroso público que allí se congrega habitualmente consiguiera desmembrar un cortejo perfectamente organizado. Y sublime, como siempre, el equipo de operarios de Lipassam, limpiando las primeras vergüenzas de una ciudad que no aprende a quererse.

Cristo del Amor Sevilla

Domingo de Ramos 2014: memorias

José Antonio Martín Pereira | 14 de abril de 2014 a las 11:51

Domingo de luces y cielo azul. Calurosa jornada inaugural agradecida en las calles y en los centros de trabajo de la AEMET, después de lo acaecido el pasado año. Mañana de derbi futbolero que, salvo por alguna que otra celebración espontánea no mermó ni un ápice las ganas de Semana Santa con las que amanecía en El Porvenir. Fue, además, la primera cita en lo relativo al conteo de nazarenos, y aquella en la que pudimos contemplar la nueva disposición de la Borriquita y las dos tallas de Fernando Aguado y la salida de la cofradía de San Roque desde la parroquia de Santiago.

Pero el Domingo de Ramos siempre trae algo más. Ríos de basura en las calles, modelitos con poco o nada sentido del gusto, niñateo ya no solo hasta altas horas, innecesarios paseos de botellines en mano y mucha bulla. A destacar, el enorme trabajo de control de los miembros del Cuerpo Nacional de Policía en la siempre compleja entrada de la cofradía de la Amargura, blindando de cangrejeros el perímetro acotado.

Domingo de Ramos Sevilla

Domingo de Ramos 2013: memorias

José Antonio Martín Pereira | 25 de marzo de 2013 a las 11:27

La primera en la frente. La jornada inaugural de la Semana Santa quedó en el mar de horas de La Estrella en la calle, rasgada por el intenso aguacero de media tarde. Se cumplieron los pronósticos, y el 80 por ciento de probabilidad de lluvia estimado entre las dos y las seis de la tarde arruinó un buen puñado de ilusiones. Jesús Despojado a la Anunciación; la Borriquita al Salvador; el Cristo de la Buena Muerte de La Hiniesta volviendo sobre sus propios pasos; La Cena, regresando desde Doña María Coronel; y el cortejo de La Paz inmovil, mientras el Cristo se refugiaba en el arquillo del Ayuntamiento y la Virgen en el Arco del Postigo. A partir de ahí, San Roque, La Amagura y El Amor decidieron no realizar sus estaciones de penitencia, y la ciudad se encomendó a una Estrella con domicilio en Triana.

Notas de mal sueño, escenificadas en la copiosa mojada no ya de los pasos e imágenes, patrimonio recuperable, sino de aquellos cuerpos que apenas levantan unas cuantas palmas del suelo. En estos casos, y en Sevilla hablamos por experiencia propia, nada puede doler más que ver a los más pequeños con sus túnicas empapadas. Toca hacer ejercicio de conciencia porque, lamentablemente, salvando el Lunes Santo, el resto de días se presentan, al menos a esta hora, muy cercanos al drama.