Archivos para el tag ‘La Quinta Angustia’

Jueves Santo y Madrugá 2017: memorias

José Antonio Martín Pereira | 14 de abril de 2017 a las 11:38

El Jueves Santo se confirmó como el día que es. Siglos después, las hermandades que procesionan en la jornada grande del calendario sevillano exponen una combinación de riqueza patrimonial y decoro en la calle casi insuperable. La tarde también se prestaba al lucimiento, con temperaturas algo más livianas que en días anteriores, no obstante resultó fácil moverse y buscar las cofradías. Dentro de la exquisitez, sobresalieron ráfagas con luz propia, como las que desprendía el palio de la Virgen de los Ángeles de la hermandad de los Negritos estrenando restauración del manto y con un exorno floral inconfundiblemente hermoso; como hermoso el gusto con el que cada año deleitan las hermandades de las Cigarreras o la Exaltación, cuidando al extremo los sones musicales de sus respectivos pasos; y qué decir de Montesión en la calle Feria; o de la Virgen del Valle, el Señor de Pasión o el Misterio de la Quinta Angustia por cualquier lugar de su recorrido. El Jueves Santo es inigualable.

Respecto a la Madrugá, a estas alturas y a tenor de lo sucedido un año más, y desde el 2000 van unos cuantos con la misma letanía, dan pocas ganas de exponer valoraciones. Todos sabemos que la belleza de la Macarena es imposible de vulnerar, y que el Gran Poder, como el Verdadero Hijo de Dios que es lo perdona todo. Pero toca analizar lo sucedido, valorar que cuatro, cinco o cincuenta niñatos no pueden dominar y estrangular la noche, como así fue. Ojalá algún año aprendamos de los errores, pero el primer paso es asumir que se han cometido y que se aclare y conozca la gravedad de lo acontecido. Podemos empezar por ahí, o seguir vendiendo el cuento de la noche más hermosa del año.

misterio del valle

Jueves Santo 2015: memorias

José Antonio Martín Pereira | 3 de abril de 2015 a las 13:04

El Jueves Santo evoca cada año esa Semana Santa inculcada, la que recogen los libros y adquiere continuidad hasta bien entrada la noche del Viernes Santo. Cofradías de marcado sello y fina puesta en escena las cuales, atendiendo a la tónica de los presentes días, no se libraron del intenso calor de media tarde, si bien a la caída de la noche la sensación térmica que se experimentaba era francamente agradable. Como agradable fue el transitar de estas cofradías, ante esa reducción de público propia de los que esperan a la Madrugá y que permitió a los presentes admirar todos y cada uno de los detalles. Al Jueves Santo ni le falta ni le sobra, está en su justa medida y es en sí mismo una recreación de buen gusto. Lo de las mantillas, eso sí, da para escribir una tesis en cuanto a lo que en su concepción fueron y en la desfachatez generalizada a la que se han visto avocadas.

Jueves Santo Sevilla 2015

Jueves Santo 2014: memorias

José Antonio Martín Pereira | 18 de abril de 2014 a las 13:06

Pesó el calor, y vaya si pesó. Fue un Jueves Santo de cirios arqueados por efecto de las altas temperaturas, circunstancia que afectó especialmente a las cofradías más tempranas, es decir Los Negritos, Las Cigarreras y La Exaltación. Para cuando refrescó, al caer la tarde, la ciudad ya había disfrutado de una nueva jornada sin incidencias graves y en perfecta armonía de horarios, con el tradicional perfume en forma de incienso vertido al aire por los acólitos del Valle y La Quinta Angustia, esencia viva de esa Sevilla que ansiamos no perder jamás.

El Jueves Santo escribió además sus letras con la fina tinta desprendida por el innumerable recuento de mantillas que desfiló por los templos durante toda la mañana y parte de la tarde. Lástima que sin la luz del día aún se contaran por buen número. No obstante, la principal disonancia del día la puso el exorno floral del palio de la Virgen del Rosario de Montesión, alejado en gran medida del canon de buen gusto que hasta ahora estábamos pudiendo observar. A favor de Montesión, todo sea dicho, la espectacular conjunción entre su paso de Misterio y la agrupación musical que la acompaña, Redención, digna de alabanza.

IMG_20140418_125232