Archivos para el tag ‘Los Estudiantes’

Martes Santo 2017: memorias

José Antonio Martín Pereira | 12 de abril de 2017 a las 11:57

La mejor de las noticias es que todo transcurrió con normalidad. El Martes Santo, ya se sabe, viene siendo tradicionalmente uno de los días más conflictivos en cuanto a la configuración de horarios e itinerarios, sin embargo el de 2017 pasará a la historia como aquel que funcionó con precisión suiza. Es de alabar por tanto el esfuerzo de todas las cofradías de la jornada, cuya solidaridad hizo posible esto que es casi un logro. Por lo demás calor, mucho calor como nota predominante si bien su efecto no se notó en las calles, repletas de público incluso en las horas centrales. A destacar como siempre, el esfuerzo de todo un barrio, el del Cerro del Águila, para alcanzar con su cofradía el centro de Sevilla con la mayor de las dignidades posibles. ¡Qué bonita iba la Virgen de los Dolores! Y qué decir de los Estudiantes o Santa Cruz, cuyos cortejos deberían ser declarados patrimonio mundial; o el tramo de niños (y padres) que proseguía la cruz de guía de la Hermandad de San Benito; o el paso de palio de la Virgen de la Candelaria andando con gallardía siempre de frente, como deben andar los pasos; o la simbiosis entre el Misterio de San Esteban y la banda de la Redención, cada año mayor. El Martes Santo no fue un sueño…

virgen de la candelaria

Martes Santo 2016: memorias

José Antonio Martín Pereira | 23 de marzo de 2016 a las 11:55

La moneda al viento que el Domingo de Ramos fue cara, ayer salió cruz. Con un escenario meteorológico similar o muy parecido, el Martes Santo derivó en una jornada aciaga conforme se iban sucediendo acontecimientos. Las cofradías del Dulce Nombre y la Candelaria fueron las únicas que alcanzaron el dintel de la Puerta de los Palos.

El Cerro abrió la jornada a pleno sol, sin que nada hiciera presagiar el cambio de rumbo que tomaría la tarde. De este modo el cielo plomizo y algunas gotas obligaron a la cofradía a guarecerse en el interior del templo metropolitano, si bien el paso de palio hizo previamente escala en el Rectorado ante la probabilidad de que el chubasco fuese a más. Los pasos permanecen en el interior de la Catedral, ya que el regreso estimado por la cofradía fue frustrado por un fuerte aguacero. Aguacero, entorno a las seis de la tarde, que provocó que San Esteban se apresurara para entrar en la Anunciación (desde donde volverían poco después de las ocho de la tarde), mientras que San Benito (que no había puesto en la calle su paso de palio) y Los Javieres regresaban sobre sus pies bajo una importante manta de agua. Previamente la cofradía de Los Estudiantes había decidido suspender su estación de penitencia, tal y como haría la de Santa Cruz horas después. El Martes Santo se resolvió en la inmensa bulla que acompañó a las dos hermandades que discurrieron por el centro de la ciudad hasta bien entrada la madrugada.

Dolores Cerro

Martes Santo 2015: memorias

José Antonio Martín Pereira | 1 de abril de 2015 a las 11:29

La tarde del Martes Santo 2015 será recordada por el extremo calor, asfixiante durante las horas centrales del día. Enorme el esfuerzo de todas esas personas que componían los cortejos, especialmente los que venían del Cerro o Luis Montoto, derretidos bajo antifaces de terciopelo. Ejercicio de sentimiento es precisamente el que cada año demuestra el barrio anexo al Tamarguillo, que se echa a la calle en masa y multiplica por varias cifras el número de hermanos que pone en la calle la cofradía. A destacar además, el exquisito transitar de los cortejos en una jornada a la que, eso sí, le urge un replanteamiento serio y comprometido ante evidencias como los 50 minutos de retraso que acumuló el palio de la Hermandad de Santa Cruz a la salida de la Catedral. La Candelaria, por cierto, entro a las 4:30 horas de la madrugada.

Martes Santo 2015

Martes Santo 2014: memorias

José Antonio Martín Pereira | 16 de abril de 2014 a las 11:50

El Martes Santo rebrotó. Tres años, tres largos años después la ciudad escribió por sí misma la crónica anhelada. La nota climatológica, como en pretéritos días, la puso el intenso calor que soportaron las hermandades en las horas centrales del día, si bien ésto no fue suficiente para tumbar la ilusión que derrochaban los hermanos de las cofradías de esta jornada. Por cierto, la ratonera de horarios que condiciona y desestabiliza el Martes Santo dejó un retraso acumulado en Campana entorno a cuarenta minutos, recuperados eso sí por las cofradías en sus itinerarios de regreso.

La nota discordante, que ya cansa, volvió a relacionarse con la plaga de sillitas portátiles que invade la totalidad del perímetro por el que discurren todos y cada uno de los cortejos. Y esta es una circunstancia que seguiremos sufriendo, porque aquí parece que nadie se atreve a coger al toro por los cuernos. Sucederá después de alguna desgracia…

Martes Santo Sevilla 2014

Cáritas Universitaria: balance positivo

José Antonio Martín Pereira | 5 de agosto de 2013 a las 12:40

Con motivo de la finalización del curso académico, Cáritas Universitaria presentaba a últimos de la semana pasada su Memoria de actividades, primera de funcionamiento en la circunscripción universitaria. En este sentido, cabe recordar que Cáritas Universitaria fue constituida como tal por decreto del Arzobispo de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo Pelegrina, en octubre de 2011, en una iniciativa pionera en el ámbito de la pastoral de la caridad. Con su creación, la Iglesia de Sevilla quiso fortalecer, dotándola de un marco jurídico e institucional, la importante labor caritativa y social que, impulsada por el SARUS (Servicio de Asistencia Religiosa de la Universidad de Sevilla) y la delegación de pastoral universitaria, venía desarrollándose en el seno de la comunidad universitaria.

Por consiguiente, y según lo refrendado desde la Archidiócesis, la comunidad cristiana universitaria ha querido atender «el mayor número de casos posibles entre el alto de número de estudiantes que, como consecuencia de la situación económica, agotan todas las vías de ayuda que ofrecen las administraciones públicas».

Entre las actividades realizadas, la Memoria destaca el programa de ayudas a estudiantes universitarios, desarrollado en colaboración con la Hermandad de los Estudiantes. Para su desarrollo, que contemplaba una dotación de 26 bolsas de ayuda a estudiantes en dificultad, Cáritas Universitaria ha destinado 4.000 euros, que se suman a los más de 15.500 invertidos por la Corporación del Martes Santo, con el que se ha alcanzado la atención a 36 personas.

Amén del programa de ayudas, Cáritas Universitaria atendió también durante el pasado curso diversas solicitudes derivadas desde las Cáritas parroquiales y el SACU (Servicio de Asistencia a la Comunidad Universitaria), así como otros recibidas directamente por el SARUS, hasta alcanzar 22 intervenciones personales de ayuda en el pago de matrículas, alojamiento, tasas y material de estudio, con una inversión superior a los 7.000 euros.

La Memoria destaca asimismo la ayuda de 8.000 euros con los que la Hermandad de los Estudiantes ha contribuido a la labor del colegio San Javier, en la misión de Zaroli, en la India.

 

Recursos de Cáritas Universitaria

Los recursos económicos de Cáritas Universitaria con los que ha financiado sus actividades provienen de la aportación de los fieles que participan en las misas celebradas en la Capilla Universitaria, por 7.810 euros. A ellos se suman los donativos provenientes de la celebración de sacramentos, que han ascendido a 2.804 euros, así como la devolución de ayudas del cursos anterior, por 900 euros, y el resultado de diversas campañas realizadas en centros universitarios, cuyos resultados han superado los 6.000 euros.

Martes Santo 2013: memorias

José Antonio Martín Pereira | 27 de marzo de 2013 a las 10:29

Se rompió el día. Como ocurriera en los dos años anteriores, el Martes Santo volvió a verse afectado por el infortunio de la lluvia, y la ciudad quedó huérfana de cofradías. Desde primera hora de la mañana, en El Cerro del Águila, los malos augurios fueron tomando cuerpo, hasta ir, con el paso de las horas, confirmando el guión que los modelos meteorológicos habían anunciado. La decepción, una vez más, se hizo dueña de una jornada que cada vez nos invita a hurgar más en la memoria.

Cuestión de trípodes

José Antonio Martín Pereira | 19 de marzo de 2012 a las 11:20

Vaya por delante mi máxima admiración, definida en varias circunstancias que no vienen al caso, hacia la Hermandad en esta ocasión ejemplo de las malas prácticas extendidas hasta extremos aún desconocidos. En el fondo ésta, es decir la cuestión relativa a la proliferación de pseudo-fotógrafos sin compostura, asemeja más sus cualidades a un enigma antropológico que a cualquier otra condición. Lecturas todas las que a usted se le ocurran, no obstante lo irrefutable es que la masificación, refiriéndonos a las barreras de trípodes, primero dilapida la estética del momento, y segundo vulnera gran parte de la intimidad que subyace entre fieles e imágenes sagradas. E insisto, acciones del tipo a la descrita en la instantánea tienen lugar cada fin de semana, ya sea en cultos internos, fuera de las pertinences acotaciones horarias, o externos (llámense por ejemplo Vía Crucis).

El interrogante pasa por conocer si algún día alguien tomará medidas al respecto, o las puertas del coto seguirán gozando de libre albedrío, porque no es de recibo que todo aquel que plante el banco de tres patas de su respectiva cámara (fuera del tiempo fijado) se arme con el derecho a sacar doscientas fotos, la mayor parte desde similar perspectiva. En definitiva hablamos de educación…

El opuesto

La jornada de ayer, penúltimo domingo del tiempo litúrgico presente, creció también con otros ojos. Sobre el empedrado de la lonja universitaria, decenas de pequeños insuflaron el despertar de la Cofradía de Los Estudiantes. Rostros repletos de felicidad merced a la simple participación en su Hermandad. El montaje de los pasos transformado en un juego de niños.

La lenta metamorfosis

José Antonio Martín Pereira | 23 de febrero de 2012 a las 11:43

La lenta metamorfosis que escenificará la ciudad en los próximos cuarenta días sienta su base sobre el enzaizado misceláneo de signos circunscrito al período. Por consiguiente, una pluralidad de símbolos suplirán el vacío de la realidad paralela, ejecutando a su vez sentido propio en función a la variedad percepciones personales, que son las que verdaderamente terminarán por otorgar valor a los mismos.

La primera Dolorosa ataviada de hebrea a la que admiramos llegado el tiempo puede ser uno de ellos. Virgen de la Angustia