Archivos para el tag ‘Martes Santo’

Semana Santa 2017: la imagen

José Antonio Martín Pereira | 24 de abril de 2017 a las 11:04

En realidad, todos lo sabemos, la Semana Santa pasa como un suspiro. De su fugacidad en la conciencia quedan restos que, por más que intentemos retener, nunca nos devolverán el momento, sin embargo sí que pueden servir de inspiración o desahogo en esas noches en las que al corazón le puede la nostalgia y la riqueza del tiempo litúrgico por sí misma necesita del soplo de lo pretérito.

Instantes, situaciones personales o colectivas cuya riqueza resulta difícil de desgranar con palabras pero que quedaron ahí, fueron realidad por una fracción del minutero y contribuyeron a remarcar el sentido de aquello cuanto aconteció. Esta en concreto ocurría durante el apogeo de la tarde del Martes Santo, cuando el paso de Misterio de la Presentación al Pueblo de la hermandad de San Benito alcanzaba una de las vértebras principales de la ciudad. Ni siquiera el calor que se hizo evidente, rotundo todavía a esa hora, fue capaz de descomponer el ansia con la que el público esperaba.

Lecturas se podrían hacer cientos pero la principal, ahora precisamente que precisamos de una bocanada potente de optimismo, es que el fervor popular que congrega la Semana Santa de Sevilla sigue siendo su mayor bastión, defensa ante agresiones externas e internas y elemento esencial sobre el que vincular el futuro. Como dirían algunos, el poder de la fe.

misterio sanbenito

Foto: El Palquillo. Diario de Sevilla

Martes Santo 2017: memorias

José Antonio Martín Pereira | 12 de abril de 2017 a las 11:57

La mejor de las noticias es que todo transcurrió con normalidad. El Martes Santo, ya se sabe, viene siendo tradicionalmente uno de los días más conflictivos en cuanto a la configuración de horarios e itinerarios, sin embargo el de 2017 pasará a la historia como aquel que funcionó con precisión suiza. Es de alabar por tanto el esfuerzo de todas las cofradías de la jornada, cuya solidaridad hizo posible esto que es casi un logro. Por lo demás calor, mucho calor como nota predominante si bien su efecto no se notó en las calles, repletas de público incluso en las horas centrales. A destacar como siempre, el esfuerzo de todo un barrio, el del Cerro del Águila, para alcanzar con su cofradía el centro de Sevilla con la mayor de las dignidades posibles. ¡Qué bonita iba la Virgen de los Dolores! Y qué decir de los Estudiantes o Santa Cruz, cuyos cortejos deberían ser declarados patrimonio mundial; o el tramo de niños (y padres) que proseguía la cruz de guía de la Hermandad de San Benito; o el paso de palio de la Virgen de la Candelaria andando con gallardía siempre de frente, como deben andar los pasos; o la simbiosis entre el Misterio de San Esteban y la banda de la Redención, cada año mayor. El Martes Santo no fue un sueño…

virgen de la candelaria

Formación de empleo en El Cerro

José Antonio Martín Pereira | 12 de noviembre de 2013 a las 11:51

La hermandad del Cerro, en su afán por desarrollar actividades de compromiso social, subvenciona un curso gratuito de formación para el empleo, que organiza la Asociación Solidaria Donantes de Ilusiones. Dicho curso se celebrará desde el próximo 19 de noviembre al 12 de diciembre, en las dependencias del Centro Cívico del Cerro del Águila.

De este modo, todos aquellos hermanos o devotos interesados en inscribirse en el mismo deberán acudir a la casa de hermandad de la citada corporación del Martes Santo, entre los días 11 al 15 de noviembre, en horario de 20,30 a 21 horas, ya que el cupo de plazas del curso es de 30 personas. El material necesario para el mismo se proporcionará a los asistentes sin coste alguno, haciéndole entrega de un certificado de asistencia tras su finalización.

DoloresCerro

Foto: Hermandad del Cerro

Entre el letargo y los sofocos

José Antonio Martín Pereira | 9 de septiembre de 2013 a las 12:32

Septiembre arribó desvelando la fina línea que separa a las cofradías entre el letargo y los sofocos. No echó a andar la rutina del nuevo curso, cuando sobre el orbe cofradiero sevillano ya planean dos cuestiones que han reactivado la atención por las canastillas y La Campana, alimentando las frivolidades.

De un lado el Martes Santo, por iniciativa de los propios hermanos mayores de las Hermandades que conforman la jornada y del delegado de Consejo General de Hermandades y Cofradías del día, Francisco Javier Gómez García. El caos que generan el número de nazarenos, los horarios y el orden de las ocho cofradías a su paso por la carrera oficial han hecho que desde hace algunos meses las diferentes posturas se esmeren por hallar un punto de encuentro que resuelva las complejidades de una de las jornadas curiosamente más castigadas por la meteorología en los últimos años. La intención es que los encuentros hasta ahora realizados tengan continuidad en próximas fechas, con idea de que, a ser posible, la Semana Santa de 2014 presente las primeras alternativas en lo que a esta materia respecta.

De otro lado, la solicitud que la Hermandad de La Corona ha formalizado al Consejo de Cofradías para su incorporación a la nómina de hermandades que realizan su estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral, toda vez aprobadas por parte del arzobispado las nuevas Reglas corporativas en las que no se especifica la jornada en la que la cofradía debe hacer este culto público. Esto es precisamente el quid de la cuestión. Con este intento, ya son tres las solicitudes pendientes a discutir entre San Gregorio y Palacio, a tenor de las emitidas anteriormente por las corporaciones de La Misión y Pino Montano.

A la vista de esto, las semanas venideras se antojan de lo más movidas. Quién diría que estamos en la fecha a la que estamos…

¿Estirar el Martes Santo?

José Antonio Martín Pereira | 7 de diciembre de 2011 a las 10:32

¿Estirar el Martes Santo? He ahí el dilema al que cierto sector, parece que interesadamente, pretende dirigir en las últimas semanas, con el permiso claro está de las intenciones que aún hospedan en Santa Marina, a una Cuaresma a la que ya se la buscan inquietudes. Abismo cargado de premisas y ajeno, o esa al menos es la sensación, a una jornada estructuralmente sometida a multitud de complejidades y en la que a pesar de que los innumerables intentos se prolongan desde hace casi tres décadas, éstas no han hecho más que seguir creciendo. Así las cosas, introducir a La Misión en el Martes Santo (méritos y aporte artístico apartes) a día de hoy no es que resulte complicado, más bien se antoja literalmente imposible.

Y es que a nadie se le escapa que el Martes Santo probablemente muestre el reflejo de la jornada más complicada en horarios e itinerarios de toda la Semana Santa. Un día marcado por un espacio físico infranqueable y saturado en momentos puntuales por unos cortejos los cuales en su mayoría han experimentado un notable crecimiento en los últimos años, especialmente en lo que respecta a las cofradías de la primera mitad del día.

De este modo, y como se apuntaba, muchos han venido siendo los intentos para reordenar tiempo y espacio, entre los cuales el último, el de 2006, que llevado a la práctica resultó un auténtico fracaso que no satisfizo a nadie. En aquella ocasión la cofradía más perjudicada fue la de San Esteban, que se vio obligada a dar un innecesario rodeo para dejar la calle Águilas libre y así permitir el tránsito de la corporación de San Benito. Por momentos la Alfalfa llego a ser un caos. Por su parte en Los Estudiantes la sensación tampoco fue agradable, dado que tuvieron que retrasar su horario de entrada. Además, se dio la paradoja de que este acuerdo excluyó a la cofradía del Dulce Nombre, sin lugar a dudas la hermandad, junto con Santa Cruz, más perjudicada por los retrasos que desde apenas iniciada la tarde se acumulan año tras año, con lo que ello les repercute en sus intempestivos horarios de entrada.

En consecuencia, la consigna principal que se deriva de lo anterior es la necesidad de equilibrar la Semana Santa, con independencia de los días, antes que utilizar diferentes medios públicos para lanzar irresponsables mensajes abriendo la puerta a nuevas corporaciones, y es que el premio al buen o mal hacer no tiene que circular irreversiblemente por el tránsito por La ‘Santa’ Campana, la verdadera vara de medir de las hermandades que aguardan en la parrilla de salida a tal fin la debe marcar su contexto particular, aquel por el que trabajan o deberían hacerlo día a día. Recordemos que la ‘Era Amigo Vallejo’, con su permisividad, ya es pasado…

Santa Cruz aspira a modificar el Martes Santo

José Antonio Martín Pereira | 21 de noviembre de 2011 a las 10:07

La última Cofradía del Martes Santo planteará una modificación de horarios e itinerarios para la jornada, a fin de evitar parones y rodeos innecesarios.

.

Ha sido prácticamente el primer repunte en relación a la configuración de horarios e itinerarios de la próxima Semana Santa, no obstante, dado el carácter de la propuesta, es posible que de aquí a la próxima primavera ésta se alce como uno de los temas candentes en relación al mundo de las cofradías sevillanas.

Que el Martes Santo necesita una reordenación es un secreto a voces, puesto de manifiesto año sí y año también llegada la jornada, claro que es necesario tener presente a los últimos experimentos, fallidos en buena parte o en su totalidad, para comprender la complejidad de la encomienda. Que la cofradía de Santa Cruz, decana del día, no puede dar un rodeo de más de cuatro horas para llegar a la plaza de la Campana es otra cuestión obvia, teniendo en cuenta la cercanía de su templo a la Catedral. Así las cosas, alguien estaba obligado a volver a poner las cartas sobre la mesa de cara a mitigar el desequilibrio de la jornada más enrevesada de la Semana Santa, y eso normalmente suele correr a cargo del más perjudicado por la película, como ha ocurrido.

De este modo, en Santa Cruz pretenden retomar un recorrido antiguo que le hacía llegar a la carrera oficial cruzando Virgen de los Reyes hacia el Salvador, al tiempo que Los Estudiantes están saliendo de la Catedral, o lo que es lo mismo, sus intenciones pasan por bordear dicha plaza, por la acera del Palacio Arzobispal, para enfilar la calle Placentines en su camino hacia la Campana a la par que por la Puerta de los Palos la cofradía de Los Estudiantes da sus primeros pasos de regreso al Paraninfo.

Por el momento solo se trata de una leve declaración de intenciones la cual, si llegara a completarse, tendría como uno de sus principales efectos que la propia cofradía de Mateos Gago, dirigida por Miguel Genebat, retrasaría su horario de salida en aproximadamente hora y cuarto.

Relativo al Vía Crucis del Consejo

José Antonio Martín Pereira | 5 de septiembre de 2011 a las 13:43

Aprovechando la corriente que destila el mes recién llegado, así como la lenta y gradual puesta a punto de las hermandades sevillanas en cuanto a la apertura del nuevo curso, las próximas semanas se antojan cargadas de quinielas. De este modo, hipótesis entorno al pregonero de la próxima Semana Santa, al autor del futuro cartel o a la imagen que representará al conjunto de las Hermandades y Cofradías en el Vía Crucis oficial organizado por el Consejo, poblarán tertulias y serán protagonistas de artículos de prensa.

Al hilo precisamente del último aspecto, sepa que únicamente el Señor del Gran Poder ha presidido en dos ocasiones dicho acto, la primera en 1979, en lo que vino a significar la cuarta edición del mismo, y la segunda, a la que corresponde la instantánea aportada, en el año 1987, motivada por la beatificación del Cardenal Spínola en uno de aquellos días de Cuaresma (concretamente el 29 de marzo). Cuentan las crónicas que la expectación y la congregación de fieles fue tal, que el cortejo tuvo problemas para avanzar en puntuales momentos del recorrido. El retorno a la basílica se produjo entorno a las tres y media de la madrugada.

En cuanto a la próxima edición, coincidiendo con el primer lunes de Cuaresma, tendrá lugar en la tarde del 27 de febrero de 2012. Si la lógica existiera entre los miembros de la Junta Superior del Consejo a la hora de escoger la imagen encargada de presidir la cita más significativa de cuantas se producen en los cuarenta días previos al Domingo de Palmas, las miradas estarían puestas en el Martes Santo, que no es protagonista desde 2003, año en el que el Santísimo Cristo de la Buena Muerte fuera epicentro de las miradas, o incluso en el Sábado Santo, que hizo lo propio en 1998 con la Piedad de Los Servitas. La incertidumbre está servida.

Foto: Consejo de Cofradías/Martín Cartaya

Presentado al Pueblo, en la “Calzá”.

José Antonio Martín Pereira | 22 de julio de 2011 a las 10:10

En cada Fiesta, el gobernador acostumbraba a poner en libertad a un preso, a elección del pueblo. 16 Había entonces uno famoso, llamado Barrabás. 17 Pilato preguntó al pueblo que estaba reunido: “¿A quién quieren que ponga en libertad, a Barrabás o a Jesús, llamado el Mesías?”. 18 Él sabía bien que lo habían entregado por envidia. 19 Mientras estaba sentado en el tribunal, su mujer le mandó decir: “No te mezcles en el asunto de ese justo, porque hoy, por su causa, tuve un sueño que me hizo sufrir mucho”. 20 Mientras tanto, los sumos sacerdotes y los ancianos convencieron a la multitud que pidiera la libertad de Barrabás y la muerte de Jesús. 21 Tomando de nuevo la palabra, el gobernador les preguntó: “¿A cuál de los dos quieren que ponga en libertad?”. Ellos respondieron: “A Barrabás”. 22 Pilato continuó: “¿Y qué haré con Jesús, llamado el Mesías?”. Todos respondieron: “¡Que sea crucificado!”. 23 Él insistió: “¿Qué mal ha hecho?”. Pero ellos gritaban cada vez más fuerte: “¡Que sea crucificado!”. 24 Al ver que no se llegaba a nada, sino que aumentaba el tumulto, Pilato hizo traer agua y se lavó las manos delante de la multitud, diciendo: “Yo soy inocente de esta sangre. Es asunto de ustedes”. 25 Y todo el pueblo respondió: “Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos”. 26 Entonces, Pilato puso en libertad a Barrabás; y a Jesús, después de haberlo hecho azotar, lo entregó para que fuera crucificado. (Mc. 15. 6-15  Lc. 23. 18-25  Jn. 18. 39-40; 19. 1, 4-16)

Sevilla entiende la Presentación al Pueblo de Jesús como lo marca el compás del barrio de la “Calzá” (Calzada). A extramuros de extintas murallas y allá por donde la Puerta de Carmona, existía ya un arrabal habitado en tiempos de los visigodos que tras la Reconquista configuró su escenario como lugar de posadas para aquellos que encontraban las puertas cerradas a su llegada a la ciudad. Un barrio que, veinte siglos más tarde, aún sigue siendo testigo cada Martes Santo de la mayor injusticia jamás cometida, la condena al Hijo de Dios.

Escribir o hablar acerca del arrabal de la “Calzá” significa inevitablemente hacerlo de la cofradía a la que éste da nombre. No obstante, cabe apuntar que la Hermandad de San Benito tuvo sus orígenes en la ermita trianera de la Encarnación allá por 1554. Después de diferentes vicisitudes, a finales del XIX la corporación desaparece y no es hasta el año 1921 cuando se reorganiza, incorporándose años más tarde el Misterio de la Presentación, cuya historia se antoja ciertamente peculiar.

Corría precisamente el año 1924 cuando varios miembros de la hermandad encargan el Misterio de la Presentación al Pueblo, incluida una nueva imagen del Señor, al escultor Castillo Lastrucci, estrenándose éste en 1928, al igual que las andas y la indumentaria de los nazarenos, que son las actuales. Para la realización de dicho Misterio, Castillo se basó en dos pinturas realizadas a finales del siglo XIX. Por un lado el Ecce Homo de Antonio Ciseri (1891), propiedad de la pinacoteca del Palacio Pitti de Florencia, de otro el Ecce Homo pintado por Mihaly Mukacsy, del museo Deri de Debrecen. De ambos cuadros tomó detalles que a la postre plasmaría en su obra, culminada insisto en 1928.

Se representa al “Ecce Horno”, Jesús es Presentado al Pueblo por Poncio Pilato. El Redentor es sujetado con una soga por un esclavo negro que lleva además un flagelo. A la izquierda de Jesús, el soldado romano que lo escolta, con una lanza en su mano izquierda y una trompeta en la derecha. Contempla la escena un miembro del sanedrín que porta la sentencia. En la trasera del paso, junto al trono de Pilato, se sitúan Claudia Prócula, esposa de éste, su sirvienta y el centurión romano que porta el senatus.

La conclusión, escrita por sí misma, viene a refrendar el valor de la iconografía vinculada a la representación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, tal y como Sevilla lo ha venido gestando a lo largo y ancho de los últimos siglos.

Semana Santa 2011: indigna compostura

José Antonio Martín Pereira | 28 de abril de 2011 a las 9:34

Hay gente “pa tó”, y de kofrades (con “k” bien grande) está el patio a rebosar. Luego pasa lo que pasa y ésta en la que estamos se configura como la semana de los correos electrónicos adjuntando insólitas perspectivas portadoras del lado más pagano del invento denominado Semana Santa. Y ocurre también que elevamos grito al cielo cuando agentes externos a la celebración religiosa ridiculizan nuestra forma de llevarla a la práctica. Cada vez queda más patente que el mal endémico se halla de puertas adentro, facilitando por añadidura la tarea de los que ocultos en medio de la maraña de la hipocresía aguardan cualquier despiste para hurgar los cimientos de la Fe en Cristo.

Ocurría el Martes Santo, a eso de la media tarde y cuando ya se contaban por varias las cofradías que habían decidido suspender sus estaciones de penitencia. Por cierto en aquel momento clareaba el cielo, instigando a imaginar una mejora climatológica que finalmente quedaría disipada entre paraguas y charcos. Venía a comentarles que se hallaba un servidor, muy bien acompañado dicho sea de paso, descansando los pies y cautivando al paladar entre una agradable taza de café y unos dulces caseros de insuperable aroma, en el preciso instante que un nazareno de una cofradía de la jornada cuyo nombre respetuosamente prefiero omitir hacía su entrada en la cafetería de turno. De lo más normal del mundo, por desgracia, viene siendo cruzarse con kofrades (con “k”) a rostro descubierto vistiendo túnica y luciendo escudo, con lo cual tampoco les aportaría nada nuevo si mis comentarios enfilaran en esa directriz. Atónitos quedamos con la secuencia completa, acontecida minutos más tarde. Pónganse en situación figurando la irrupción en el local de unos aparentemente desorientados turistas cámara en mano. Turistas presentados a la postre como periodistas maños, que pedían al supuesto nazareno permiso para tomar una instantánea.

A partir de ese momento la hecatombe sobre los preceptos de la compostura. El individuo de albugínea túnica, ni corto ni perezoso, procedía a ofrecer su silueta para una pose al más puro estilo modelo de pasarela, regocijando la indignidad bajo el morrión tapa-vergüenzas. Y ahí lo tienen, aunque por la perspectiva es imposible apreciar, en su mano izquierda sostenía una taza. Quizás le muestren próximamente como portada del catálogo “nazarenos por el mundo”, o en otro bajo el lema “nazarenos de Sevilla que no se cortan un pelo”. A la vista de intolerables comportamientos de este estilo, poco derecho queda a reclamar respeto a todos los que se interesan, de uno u otro modo, en nuestra cada vez menos manifestación pública de religiosidad popular.