Archivos para el tag ‘música’

Semana Santa 2017: a destacar

José Antonio Martín Pereira | 18 de abril de 2017 a las 11:18

Pleno

Por tercera vez en lo que va de siglo XXI, el mejor resumen de la Semana Santa que podemos hacer es que hubo pleno de cofradías, y todas sin excepción pudieron realizar sus Estaciones de Penitencia sin ser condicionadas por la lluvia. Por suerte el tiempo respetó los esfuerzos e ilusiones, y sólo tuvimos quejas del apabullante calor que se hizo protagonista en las horas centrales de cada una de las jornadas.

Los servicios públicos

Amén de lo acontecido en la pasada Madrugá, y de que existan muchas circunstancias por pulir, los servicios públicos puestos a disposición de la ciudadanía para el disfrute de la Semana Santa son verdaderamente dignos de elogio. Cientos de profesionales de diferentes ámbitos han minimizado los impactos negativos de una fiesta que cada año se eleva un número más en cantidad de condicionantes.

Lo clásico

El gusto por lo clásico siempre es sinónimo de éxito. Por fortuna las cofradías, contrariamente a la tendencia de los últimos años, están volviendo a mirar la música con buenos ojos, y eso se aprecia en la calle. Bandas de cornetas como la Centuria o Esencia dignifican esa Semana Santa que creímos perdida, con repertorios a rebosar de clase y estilo. Un lujo también la trasera del palio de la Exaltación, con la Banda Municipal de Arahal, Tejera con Madre de Dios de la Palma, o la Oliva con la dolorosa del Museo.

Los costaleros

Por lo general, y salvo contadas excepciones, el nivel que exhiben las cuadrillas de costaleros es francamente alto. En este sentido, majestuoso el paso de palio de la Virgen de la Candelaria andando siempre de frente desde Miguel de Mañara hasta la Puerta Jerez; el Misterio de la Exaltación, siempre referente; o el paso de Misterio de la hermandad de San Benito, recuperando una esencia que parecía perdida.

El Cerro

En un Martes Santo marcado por las altas temperaturas, la cofradía del Cerro alcanzaba el centro de la ciudad con esa categoría propia que nunca abandona. Enorme esfuerzo desde la cruz de guía y hasta el último  de los músicos que bien merece ser destacado.

Binomios

El Misterio de San Esteban con la Agrupación Musical de la Redención, o el Cristo de la Buena Muerte de la Hiniesta con los imperiales sones de Santa María Magdalena de Arahal se elevan como binomios imprescindibles para cualquier análisis en el que confluyan música y costaleros.

sanesteban_2

Arahal, el inconfundible estilo

José Antonio Martín Pereira | 31 de marzo de 2017 a las 10:20

A la mente me vienen esas tardes de fútbol, en las que el bueno de Pepe Domingo Castaño, icono de la comunicación radiofónica española, arranca como sólo él sabe hacer con eso de “… el de siempre, el clásico, el único, el veterano…”, con un arrebato capaz de vaciar de golpe la siesta de los domingos. Largas horas desde el transistor a la radio del coche, en el trabajo o en el sofá de casa, que bien podrían extrapolarse al mundo de las marchas de Semana Santa, universo de variables del que sobresalen algunos emblemas por lo que aún hoy significan, y por la extraordinaria trayectoria que guardan a sus espaldas.

En estas, si hablamos de referentes en lo que a música procesional respecta debemos hacerlo, entre otras, de la Agrupación Santa María Magdalena de Arahal, una de las formaciones musicales más antiguas del país (nacida a finales de 1963) y madre de un estilo propio, el asociado al término agrupación que acuñara su entrañable y recordado director Manuel Rodríguez Ruíz. Por ello, y por como décadas después siguen sonando, referirse a Arahal implica colocar los mismos adjetivos expuestos anteriormente, y así afirmar que es la de siempre, la clásica, única y veterana que cada Domingo de Ramos nos invita a encontrarnos con la niñez, con esa Semana Santa que sigue ahí, en el recuerdo, y renace y perdura gracias a ellos.

Otrora acompañando a hermandades como la Exaltación, el Buen Fin, San Benito, Montesión, la Redención o San Bernardo, hoy existe una corriente que cobra fuerzas por momentos implorando su regreso a otras jornadas de la Semana Grande, ya que se queda corto oírles (¡y qué bien suenan!) únicamente tras los pasos del Cristo de la Buena Muerte de la hermandad de la Hiniesta. Las comparaciones son odiosas, sin embargo aportan una visión de conjunto que la realidad por asumida a veces distorsiona.

Corría el año 1988, el Cristo de la Salud de San Bernardo llegaba a la plaza de la Campana luciendo parte de su rico patrimonio musical, sin estridencias, al modo tradicional que nunca debió descuidar. Ojalá el futuro, más temprano que tarde, devuelva momentos como éste.

 Fuente del vídeo: Youtube. Canal: Porteño del Sur

*Nota: para degustar también los comentarios del gran periodista sevillano 
(y pregonero de la Semana Santa) don José Luis Garrido Bustamante. Nada que ver con algunas 
de las pastelosas retransmisiones de ahora.

Santa Maria Magdalena Arahal


Foto: Archivo Twitter Agrupación Musical Sta. Mª. Magdalena

La Soledad, sin música

José Antonio Martín Pereira | 16 de noviembre de 2015 a las 11:02

La Soledad, sin música tal y como venía siendo. En la jornada de ayer domingo 15 de noviembre, el cabildo general extraordinario de la Soledad de San Lorenzo acababa con la propuesta de un grupo de hermanos que pedían la inclusión de una banda de música tras el paso de la Virgen el Sábado Santo mediante un resultado contundente: 270 votos en contra, 127 a favor y tres en blanco (400 en total).

Dicho cabildo se convocaba en respuesta al escrito con un total de 205 firmas por el que ese mismo grupo de hermanos pretendía proceder a modificar la regla 53ª apartado 5, con el fin de incorporar una banda de música, sin cornetas y tambores a la Virgen de la Soledad.

De acuerdo al resultado obtenido, expuesto por la propia corporación a través de sus medios oficiales, la ilustre dolorosa seguirá cerrando los desfiles procesionales en la jornada del Sábado Santo con la única música del crujir de la madera, el rachear de sus costaleros y las saetas que se solapan en la plaza cuando el regreso de la cofradía se convierte en broche simbólico que anuncia el final de cada Semana Santa.

soledad_san_lorenzo

La Soledad de San Lorenzo en salida extraordinaria en conmemoración del 450 aniversario de sus primeras reglas. Al paso por el andén del Ayuntamiento, la Banda del Maestro Tejera interpreta la marcha La Soledad (Pedro Morales).

Fuente: Youtube; usuario: carluscofrade

Semana Santa 2015: herida sin sutura

José Antonio Martín Pereira | 6 de abril de 2015 a las 12:27

Partamos de la base que la literatura de Núñez de Herrera o de José Sánchez Herrero deberían admitirse como asignatura obligatoria o requisitos indispensables a la hora de entregar papeletas de sitio en las casas de hermandad durante los días previos a la celebración que acabamos de dejar atrás. Eso sería como reconocer la parte de culpa de los cofrades, porque a la Semana Santa de Sevilla le persigue una lenta agonía, una gangrena que poco a poco siembra estigmas y que este año ha vuelto a poner en relieve síntomas de verdadera preocupación. El sol brindó una perfecta oportunidad y se lo devolvimos con asfaltos de cáscaras de pipas sobre el que dar reposo miles de kilos de basura como prueba palpable del comportamiento incívico y deteriorado que nos impregna, con una concepción de lo que significa el respeto que bebe sus aguas en una sociedad embrutecida y sin valores que exterioriza lo peor de sí misma cuando obtiene licencia para ejercer el descontrol. La hemorragia obedece a una herida sin sutura que lleva abierta varios años.

Lo cierto es que la Semana Santa de Sevilla tendrá que adaptarse a la sociedad actual, eso es irrefutable, al igual que ha conseguido hacerlo desde sus orígenes, y no huir de ella como parece ser el caso. Y la culpa no es sólo de los jóvenes, de los niñatos que una vez más consiguieron manchar una magia, la de la Madrugá, otrora referente y hoy punto neurálgico de la decadencia más absoluta, ya que en la calle y en los propios cortejos de las hermandades se observan comportamientos desacertados o irresponsables por parte de personas de todos los grupos de edad.

Cuando vemos los dirigentes que tenemos, miembros de juntas de gobierno con escasa formación vocacional, presidentes del Consejo sobrepasados por el cargo y políticos que, por no mancharse han preferido “recomendar” en lugar de aplicar sentido común y prohibir, como exigía la causa, el uso de las archiconocidas sillitas portátiles, al menos en los lugares donde bien se han encargado de contaminar visualmente con señales que no valieron para absolutamente nada, caemos en la cuenta de que tenemos lo que nos merecemos. Porque aquí estamos más preocupados por ensalzar a capataces y costaleros; por aplaudir los interminables solos de corneta (por suerte venidos a menos); por esos tres minutos de margen en la plaza de la Campana que parecen ser el fin de todo esto; por creerse periodistas cubriendo recorridos y poblar de fotografías inútiles las redes sociales; o por no dañar la imagen de esos “pobres” nazarenos que vistiendo hábito y en plenas facultades físicas salen de su tramo para tomarse un café (y lo que no es un café) asestando un mazazo a la Historia y al legado por el que muchas personas de bien dieron incluso lo que no tenían para entregárnoslo con la mayor dignidad posible. La Semana Santa de Sevilla, aunque nos duela, necesita de respiración asistida y de un cónclave entre sus actores principales, eso es obvio, pero también que se apliquen las leyes y normas antes de que lamentemos algo mucho menos agradable de relatar.

sillitas Semana Santa

Las Penas y la Medalla de la ciudad a la Banda del Maestro Tejera

José Antonio Martín Pereira | 27 de febrero de 2014 a las 12:38

Por todos es conocido el fomento que las cofradías practican sobre la cultura en nuestra ciudad. En estos términos, y como una prueba más, la Hermandad de Las Penas acordaba en sesión ordinaria de Cabildo de Oficiales el pasado día 30 de octubre solicitar al Pleno Municipal la concesión de la Medalla de la ciudad de Sevilla en su próxima edición, a la Banda de Música “Maestro Tejera”, atendiendo al vigente Reglamento de Honores y Distinciones del Excmo. Ayuntamiento de Sevilla y en concreto a lo recogido en el artículo 9 del mismo, por entender que la citada institución se hace acreedora de tal distinción honorífica según lo recogido en el artículo 6 apartado 1 de dicho Reglamento.

Dicha propuesta, acompañada de un dosier explicativo de méritos para la instrucción previa del expediente correspondiente, era presentada el 11 de noviembre del pasado año al Delegado de Fiestas Mayores, Gregorio Serrano, con el objetivo que dicha iniciativa sea elevada al Pleno Municipal, en virtud a lo referido en el artículo 11 apartado 1 de la ordenanza anteriormente citada.

En respuesta a la solicitud, desde la corporación con sede canónica en la Iglesia Parroquial del Invicto Mártir español señor San Vicente expresan su agradecimiento merced a la multitud de cartas de adhesiones a esta iniciativa, tanto por parte del Consejo General de Hermandades y Cofradías de Sevilla, como de diferentes Hermandades e Instituciones de nuestra ciudad, e incluso de otras poblaciones. El último comunicado colgado en su propia Web avala esta tesis, exponiendo que «sin duda esta respuesta no es más que el fiel reflejo del cariño y admiración que los sevillanos profesamos por la histórica banda, que reúne los valores de ejemplaridad y representatividad merecedores del reconocimiento máximo que otorga nuestro Excmo. Ayuntamiento».

Sirvan estas líneas como adhesión…

Banda Maestro Tejera

Foto: Web Hermandad de Las Penas

Marchas… para el Heraldo

José Antonio Martín Pereira | 4 de enero de 2013 a las 12:15

En la tarde de hoy viernes, el Heraldo Real recorrerá algunas de las calles del centro de Sevilla en su trayecto hacia el Ayuntamiento para solicitar el permiso en nombre de sus Majestades los Reyes Magos de Oriente y recoger las llaves de entrada a la ciudad. En su comitiva, compuesta por más de cien beduinos, no faltarán los sones musicales. Música en consonancia con las celebraciones de estos días que, sin embargo, guarda cierta semejanza con buena parte de las nuevas composiciones que están viendo la luz en los últimos tiempos en materia de agrupaciones musicales y bandas de cornetas y tambores.

Como quiera que todo lo que sea opinar de música puede conducirnos al martirio en los foros, vulgo mentideros cofrades, y siendo conscientes además, de que éste al que nos referimos es un tema complejo que escapa a los conocimientos técnicos de la mayoría de los cofrades de a pie, no será un servidor el que se arroje al abismo donde aguardan pirañas de ultras comportamientos (hooliganismo si de lo que habláramos fuera de fútbol), razón por la cual dejo que sea usted quien extraiga de su mente ejemplos concretos. Sepa que esta tarde los acordes le darán la razón…

¿Devoción musical o frikismo?

José Antonio Martín Pereira | 17 de octubre de 2012 a las 10:52

He aquí unas imágenes cada vez más habituales en lo que a las cofradías sevillanas y su entorno se refiere. Decenas de dispositivos digitales en alza y una protagonista que no va sobre canastilla, la música. En este caso el documento gráfico corresponde a la vecina localidad de Dos Hermanas, concretamente a la procesión de su Patrona, Santa Ana, este pasado mes de julio, pero bien podrían extrapolarse a Sevilla a lo largo de cualquier fin de semana del año.

El patrón no engaña: banda de cornetas o agrupación musical, estrenando marcha preferiblemente, y rodeada por multitud de… ¿devotos musicales o frikis? Agolpados, ajenos al auténtico motivo, deseando escuchar un solo to wapo, como si éste fuera a salir de la garganta del mismísimo Louis Armstrong, los devotos o frikis (califique según su criterio) ejecutan sus particulares pautas de comportamiento.

Y es una pena que la reconocida e impagable labor que realizan las asociaciones musicales en nuestra capital y provincia, verdadera vía de escape en cuanto a motivación y superación personal de muchos jóvenes y no tan jóvenes, quede manchada por este tipo de prácticas comunes. Sin embargo, con la cuestión de las ‘cofradías civiles’ sobre la mesa de inquietudes de Palacio (monseñor Asenjo ya ha dado el primer golpe de martillo), no está de más poner cierto énfasis en este tipo de acciones, más o menos curiosas, las cuales, queramos o no, influyen y condicionan la imagen que se pretende dar mediante la celebración de cualquier culto externo.

Fuente: Youtube; usuario: 1patatacaliente

Etiquetas: , , ,

Febrero, la primera llamada

José Antonio Martín Pereira | 1 de febrero de 2012 a las 11:45

Febrero es la primera llamada. Paradigma volátil que este año arriba sin la envoltura de las nubes, esbozando en la Plaza de Pilatos el reloj ausente de agujas que cada día otorgará mayor protagonismo a las tardes en detrimento de las noches. Bajo el dintel que configurara enero, el primer tramo de aspiraciones toma cuerpo, a la espera de que sea el propio devenir quien actúe como juez de salida, toda vez que la cofradía que armonizará Sevilla a partir de sus barrios se halle plena y dispuesta.

Entretanto, la primavera descubre intenciones motivada por un invierno hasta el presente casi ausente. Apenas unas gotas, las del pasado viernes, unidas a los tibios rayos de sol que entronizan las mañanas, han logrado despuntar los primeros olores e impresiones. En estos términos, como previa lectura al tiempo que ya asoma, calza a la perfección la obra que el reconocido compositor Manuel Marvizón dedicara a la Virgen de la Candelaria (‘Candelaria’, 2001), plasmada en un extraordinario proyecto realizado por el propio autor al frente de la dirección de la Orquesta Sinfónica de Bratislava, que vio la luz en el año 2002, y que hoy por hoy es una de las grabaciones imprescindibles para todo amante de la música procesional que se precie.

Fuente: Youtube; usuario: Chabetico90

Va de bandas

José Antonio Martín Pereira | 3 de junio de 2011 a las 13:32

Va de bandas, sin particularizar. Porque el tiempo en el que estamos no es que sea precisamente el más propicio para airear temas de debate en aquello relacionado con las cofradías de Sevilla, pero tampoco existe norma moral o reglamento que impida circular al tren de la reflexión. Conste que un servidor no había prestado atenciones, ya que mis personales inquietudes y apreciaciones cofrades (que no católicas) discurren desde la Cruz de Guía de la Hermandad de la Paz hasta el último compás saetero que abraza el aire lúgubre en la plaza de San Lorenzo, broche de oro al estilo sevillano.

Valga lo anterior, sin que necesariamente deba ser tomado por excluyente, dado el carácter de la heterogénea Sevilla capillita y su gusto por el bombo y platillo como anuncio a cualquier hecho. Así uno se percata del valor y papel que adquieren las bandas de música toda vez se consuma el rito y las puertas de Santa Marina dan la bienvenida al la Liturgia de las Glorias. Extraño se convierte desde ése entonces pasear por el centro de la ciudad y no toparse con algún cortejo transitando, en muchas ocasiones rodeado de escaso público y concentrando el mismo alrededor del sonido. Triste e irrefutable verdad, teniendo en cuenta la riqueza artística de algunos de los patrimonios que desafían al brillo del sol.

Al hilo de lo anterior, y haciendo gala del desmedido interés suscitado por la música cofradiera en los últimos años, sorprenden las verdaderas tesis del infortunio que pululan por foros y webs en los que supuestamente participan personas de valores similares, convirtiendo (como no podía ser menos) en tema estrella y eje de opiniones al acompañamiento musical de las citadas corporaciones que durante estos días hacen protestación pública de Fe. Auténticas cátedras (generalmente plagadas de errores ortográficos) mitificando y enterrando a la vez a quienes ponen sones a los sentimientos, demostrando el protagonismo incipiente adquirido por la nueva modalidad de capillitas cada vez más instaurada sobre la superficie de la esfera semanasantera, ni más ni menos que los “kani-kofrades”. Esto último quiere decir que la referencia a personas de valores se desmonta completamente, por si alguien queda con la duda.

Circunstancias de índole como la que acontece y aquí brevemente ha quedado esbozada ponen de manifiesto la necesidad de restituir apreciaciones entorno a los verdaderos protagonistas, para disipar dudas. Quizás la austeridad en algunos repertorios pudiera elevarse como factor clave, eso o hacer criba recapitulando marchas del pasado (por definirlas de algún modo) que por la verdadera calidad de sus partituras automáticamente descartarían la atracción del público de tan pobre corte que alza grabadora en mano y vocifera solos de corneta. Claro que aquí la duda sobreviene, ¿sustituimos devoción por cualquier cosa que atraiga gente? He aquí la cuestión…

Buscando apelativo

José Antonio Martín Pereira | 10 de marzo de 2011 a las 18:22

¿La Cuaresma de qué? Con la consumación del ritual de la ceniza (y los cenizos vaticinando lluvia), se antoja buen momento para puntualizar brevemente los asuntos que perfilarán el devenir en el tránsito hacia el Domingo de Ramos. La Cuaresma más tardía desde 1943 se ha presentado, como no podía ser menos, cargada de contenidos, unos serán protagonistas y otros, más afortunadamente que otra cosa, parece dejarán de serlo. Al final, cargaremos de elementos superfluos la estación espiritual anterior al Misterio Pascual.

Buscando apelativo, diferentes incógnitas presentan candidatura con intensidad variable de cara a levantar el ficticio altar andamiado a base de plataformas sostenidas por argumentos de diferente consideración. Sin lugar a dudas, dos temas parten a priori con ventaja en la carrera de la popularidad, dada la controversia generada. De un lado el cisma «Nazarenas» (decretazo en mano), implorando la primera Semana Santa en plena igualdad, y de otro el bautizado como «proyecto palio» (cada vez oliendo más a politiqueo infame), respondiendo a las pretensiones del Consistorio en su afán por conseguir lugares que atenúen, momentáneamente, los deseos de ampliación de la Carrera Oficial. A ello pudiera unirse lo referente a cambios en horarios e itinerarios (significativos en el Jueves Santo), algún que otro estreno, o la extrañeza de sentir la primera Madrugá del Gran Poder tras la brutal (y casi impune) agresión sufrida a mediados del pasado mes de junio. Por cierto, añádanle música y composiciones para todos los gustos (por desgracia) y estilos, que eso da mucho juego.

Por suerte, la presente Cuaresma huella sin el recurrente guijarro de las últimas ediciones. Monseñor Asenjo cerraba, varios meses atrás, cualquier barrunto de incorporación a la nómina del Sábado Santo por parte de La Resurrección. El resto de la película seguramente ya lo sepan. Ahora solo falta que la cancela quede bien ocluida, evitando dejar pasar demagógicas propuestas y ansias de foto, que la precampaña electoral es propicia a ello.

Atendiendo a la brújula, que no se pierda el norte.

ElMuñidor