Archivos para el tag ‘San Lorenzo’

Gran Poder: guión perfecto

José Antonio Martín Pereira | 7 de noviembre de 2016 a las 18:32

Seguro que en otras esferas habrán tomado buena nota, no en vano la sensación abrumadora es que los días vividos en torno a la sublime imagen del Señor del Gran Poder han superado las mejores de las expectativas. Ni la lluvia, que amenazó con hacerse protagonista indeseada, pudo más que provocar un cambio en los días de los traslados, circunstancia que curiosamente permitiría más horas de sincretismo entre la ciudad y el mismísimo Jesús de Nazaret.

Un guión al que no le faltó ni una sola nota, sin improvisaciones, en una demostración atronadora de que Sevilla sigue siendo en pleno siglo XXI robusto bastión ante el empuje de los sectores que pretenden arrinconar y reducir la fe cristiana. Por ser lo acontecido a lo largo del pasado fin de semana fue incluso una declaración hacia nosotros mismos, los cofrades, que a menudo enredados en lo secundario abandonamos lo estrictamente necesario.

Y todo sucedió conforme a la más rigurosa de las naturalidades. La multitud cerca, muy cerca del Señor tanto en los diversos actos que tuvieron lugar dentro del templo metropolitano como fuera, en dos traslados apoteósicos que dejaron imágenes difíciles de borrar. Sevilla, esta vez sí, supo ser fiel a sus orígenes, ejemplo perfecto de lo que debe ser la celebración de un Jubileo de Hermandades que quedará para siempre en los anales.

Gran Poder extraordinaria

El Dios de todos

José Antonio Martín Pereira | 3 de noviembre de 2016 a las 12:04

Mucho se ha dicho y se ha escrito. No en vano, la presencia del Señor fuera de su lugar habitual de culto en pleno otoño servirá probablemente para escribir una nueva página en la ya prolongada Historia de la ciudad. El motivo, que no es otro que presidir el Jubileo de las Hermandades con motivo del Año de la Misericordia, bien lo merece.

Es por ello que durante las últimas semanas se han repetido innumerables alusiones al origen y desarrollo de la devoción al Gran Poder, desgranado aspectos en relación al valor de la talla y publicado infinidad de fotografías y textos del ayer y del hoy. No obstante referirse al Señor supone elevar el grado de trascendencia, significa hacerlo de una de las imágenes icono en lo que al catolicismo respecta a nivel global. Sería difícil, por no decir imposible, cuantificar los sentimientos que despierta la irrepetible talla de Juan de Mesa a lo largo y ancho del mundo, pero de lo que no hay dudas es de la imagen de Jesús del Gran Poder es la del Dios de todos, por la cercanía que despierta su mirada y por el inmenso legado inmaterial que generación tras generación ha perdurado hasta nuestros días.

Llegados a este punto ligeramente podremos comprender la devoción que durante este fin de semana concentrará Sevilla, exposición entre los que recorrerán kilómetros para ser partícipes en primera persona y aquellos otros a los que la distancia les obligará a rezar de otra manera. Porque el Gran Poder es termómetro perfecto a la hora de medir la temperatura interior con la que los fieles se acercan a Dios, como si éste fuera lo que en realidad es, un vecino más en la nómina del añejo barrio en el que reside. Génesis del sevillano credo, Señor de San Lorenzo.

Gran Poder Año de la Misericordia

El Señor del Gran Poder en su paso con motivo del Jubileo de las Hermandades por el Año de la Misericordia.
Foto: Hermandad del Gran Poder

La seguridad, de nuevo a escena

José Antonio Martín Pereira | 13 de septiembre de 2016 a las 13:45

La noticia colapsaba las redes sociales en la tarde noche de ayer, hasta el punto de situar el hashtag #GranPoder como uno de los diez más utilizados en la popular red social Twitter. Los hechos ocurrían durante el transcurso de la habitual misa de 20.30 horas, cuando un individuo accedía a la capilla del Sagrario para prender fuego al paño de la mesa de altar. Un susto que no llegó a más por la rápida intervención de feligreses y del propio personal de la corporación. Posteriormente la Hermandad confirmaba que el fuego originado había destruido en su totalidad el paño de altar, afectando mínimamente a la mesa sobre la que se disponía el mismo. Además, daba cuenta que el autor de los hechos fue identificado y detenido por miembros de la Policía Nacional.

No obstante, y a pesar de que lo acontecido no llegó más lejos, la protección y salvaguarda de los bienes que atesoran las cofradías y los templos vuelve hoy copar un protagonismo que sólo renace cuando se dan circunstancias de esta índole. Por desgracia en Sevilla los robos y saqueos a hermandades e iglesias se producen con relativa asiduidad, si bien muchas veces por la cuantía de lo sustraído ni siquiera son recogidos por los distintos medios. La cuestión de fondo pasa por la ausencia de medidas de seguridad con las que cuentan la mayoría de casas de hermandad, templos o almacenes donde se guardan enseres, lo que dispara el ambiente propicio para los amantes de lo ajeno. Si a ello le añadimos la vulnerabilidad en cuanto a acciones como la acaecida en la jornada de ayer, se advierte un panorama de intranquilidad moderada que exige de un consenso común.

La tesitura sin embargo es complicada, ya que en la inmensa mayoría de las veces la economía priva de acceder a medios de conservación más acordes al valor patrimonial y sentimental que atesoran la Iglesia y sus distintas entidades, en este caso las cofradías. Lo que parece evidente es que la preservación del patrimonio se alza como uno de los principales desvelos en el seno de las cofradías. Conservar y mantener el que existe y mejorar o enriquecer de cara al futuro son siempre objetivos prioritarios de cualquier junta de gobierno. En este sentido no cabe duda toca seguir ideando, queda mucho por hacer.

capilla sacramental gran poder

Foto: Capilla Sacramental. Hermandad del Gran Poder

Impulsos

José Antonio Martín Pereira | 9 de agosto de 2016 a las 11:55

Es posible que suene a tópico, o puede que ni siquiera suene a nada porque agosto ya se sabe difumina cualquier atisbo de mensaje entre la parsimoniosa realidad de sus días. La cuestión, el fondo que es lo verdaderamente trascendental, es lo que no cambia. En un día cualquiera, y en cualquiera de los intervalos señalados por las manecillas del reloj, el trasiego al contacto con la frescura del mármol es constante. Fieles y curiosos declaran constantemente sus intenciones en dirección a Aquel de semblante familiar que siempre acoge, cual viejo doctor de toda la vida para el que palabra descanso no existe. La fe en ocasiones necesita impulsos, contacto directo, y ahí el Gran Poder se eleva como la traducción perfecta de la fórmula.

basilica Gran poder

Mensajes

José Antonio Martín Pereira | 20 de mayo de 2016 a las 10:07

Si hay algo que en la ciudad de Sevilla no encuentra cuantificación alguna es la fervorosa devoción que sostiene la Cruz a la que se agarra la portentosa imagen del nazareno de Juan de Mesa, Nuestro Padre Jesús del Gran Poder. Y podremos acudir a los doctores en Teología, rescatar los versos de los mejores poetas que legaron en esta tierra, o remitirnos a las más fabulosas leyendas de transmisión oral que han perdurado hasta nuestros días y que tienen como protagonista al Señor de la mirada serena. Pero la realidad volverá a superarnos. Visto el pasado viernes, junto a la peana uno de tantos mensajes de los que a diario refuerzan el incomparable pulmón que es la fe.

Señor del Gran Poder

Incienso cofrade ¨chino¨

José Antonio Martín Pereira | 15 de marzo de 2016 a las 12:08

Sumergidos en un mundo globalizado, entendiendo éste como un complejo proceso de interconexiones en el que se comparten ideales y costumbres cada vez más uniformadas, es precisamente en nuestra realidad más cercana donde el concepto adquiere su máxima expresión a través de la percepción directa. La imagen fue tomada en una de las calles aledañas (reservando el nombre) a la populosa y sevillana plaza de San Lorenzo. El incienso, icono reflejo del más puro arte minucioso en la mezcla de ingredientes aromáticos del que Sevilla conserva aún buenas y sabias manos, se comercializa entre una amalgama de productos en un clima que nada se parece al que acostumbramos a visualizar en las inmediaciones de la Colegial del Divino Salvador. Sevilla, y su diversidad…

incienso_cofrade

La Soledad, sin música

José Antonio Martín Pereira | 16 de noviembre de 2015 a las 11:02

La Soledad, sin música tal y como venía siendo. En la jornada de ayer domingo 15 de noviembre, el cabildo general extraordinario de la Soledad de San Lorenzo acababa con la propuesta de un grupo de hermanos que pedían la inclusión de una banda de música tras el paso de la Virgen el Sábado Santo mediante un resultado contundente: 270 votos en contra, 127 a favor y tres en blanco (400 en total).

Dicho cabildo se convocaba en respuesta al escrito con un total de 205 firmas por el que ese mismo grupo de hermanos pretendía proceder a modificar la regla 53ª apartado 5, con el fin de incorporar una banda de música, sin cornetas y tambores a la Virgen de la Soledad.

De acuerdo al resultado obtenido, expuesto por la propia corporación a través de sus medios oficiales, la ilustre dolorosa seguirá cerrando los desfiles procesionales en la jornada del Sábado Santo con la única música del crujir de la madera, el rachear de sus costaleros y las saetas que se solapan en la plaza cuando el regreso de la cofradía se convierte en broche simbólico que anuncia el final de cada Semana Santa.

soledad_san_lorenzo

La Soledad de San Lorenzo en salida extraordinaria en conmemoración del 450 aniversario de sus primeras reglas. Al paso por el andén del Ayuntamiento, la Banda del Maestro Tejera interpreta la marcha La Soledad (Pedro Morales).

Fuente: Youtube; usuario: carluscofrade

Fuente de luz

José Antonio Martín Pereira | 10 de marzo de 2015 a las 12:29

Admiramos un tiempo transformado en sinfonía de actos y manifestaciones en el que el Verdadero protagonista es relegado en ocasiones al papel de actor secundario. Como en otras facetas de la existencia, la ceguera viene motivada por el don de elegir, y ello inspira a tomar vías las cuales aunque creamos alternativas distan mucho de la teoría que se intenta poner en evidencia. El vórtice de la Cuaresma trae respuestas, mientras la fuente de luz que emana permanentemente en San Lorenzo no deja secar el caudal del rumbo lógico.

Gran Poder Sevilla

Febrero…

José Antonio Martín Pereira | 1 de febrero de 2015 a las 12:53

Febrero arriba como bocanada inagotable de ilusiones frescas para otorgar, con permiso del minutero del reloj que vigila intenciones desde San Lorenzo, ese protagonismo a las tardes en detrimento de las noches que culminará en la previa del Domingo soñado. Entretanto, el aire devuelve circundantes paradojas barrocas sobre tropelías aún por asentar. Algo ocurre, real e imperceptible, que desata savia rozagante presta para el deleite colectivo en la ciudad donde los contrastes confluyen al veredicto del sol. La armonía siembra frutos en el huerto donde renacerá el milagro de la vida. Febrero ha llegado, y en esta ocasión sin jugar un papel de inicio y final ha decidido conformarse como éter pasajero, irreal e insólito. Soñemos…

Plaza San Lorenzo Sevilla

La intemporalidad

José Antonio Martín Pereira | 23 de enero de 2015 a las 12:26

Enero avivó la hojarasca que yace circunscrita en cada uno de los rincones de la plaza que da nombre al barrio. Frescor intenso de brumas mañaneras. Días que caminan redactando los últimos capítulos de la primera etapa del almanaque. Apenas celebrábamos su Nacimiento, cuando ahora el horizonte acerca parsimoniosamente la Pasión, Muerte y Resurrección que año tras año suponen el perfecto equilibrio en la respiración de la ciudad.

Y cada viernes un oasis, un desafío a la ciencia que en sí misma constituye el ejercicio personal de la fe, como si la historia se repitiera en cada una de sus formas con independencia de sus actores. La catequesis mejor escrita la componen madres que caminan con sus hijos; grupos de señoras con sus manos ocupadas entre claveles y bolsas; aquel señor que hoy disfruta de una vida exenta de preocupaciones; el estudiante recién salido de clases en la facultad; el abuelo que empuja el carrito de su nieto; o varios turistas despistados. Desde el último banco, bajo la inmensa bóveda basilical, cinco siglos después de su hechura seguimos siendo testigos de la intemporalidad del Gran Poder.

Gran Poder