Archivos para el tag ‘Santa Maria Magdalena Arahal’

Semana Santa 2017: a destacar

José Antonio Martín Pereira | 18 de abril de 2017 a las 11:18

Pleno

Por tercera vez en lo que va de siglo XXI, el mejor resumen de la Semana Santa que podemos hacer es que hubo pleno de cofradías, y todas sin excepción pudieron realizar sus Estaciones de Penitencia sin ser condicionadas por la lluvia. Por suerte el tiempo respetó los esfuerzos e ilusiones, y sólo tuvimos quejas del apabullante calor que se hizo protagonista en las horas centrales de cada una de las jornadas.

Los servicios públicos

Amén de lo acontecido en la pasada Madrugá, y de que existan muchas circunstancias por pulir, los servicios públicos puestos a disposición de la ciudadanía para el disfrute de la Semana Santa son verdaderamente dignos de elogio. Cientos de profesionales de diferentes ámbitos han minimizado los impactos negativos de una fiesta que cada año se eleva un número más en cantidad de condicionantes.

Lo clásico

El gusto por lo clásico siempre es sinónimo de éxito. Por fortuna las cofradías, contrariamente a la tendencia de los últimos años, están volviendo a mirar la música con buenos ojos, y eso se aprecia en la calle. Bandas de cornetas como la Centuria o Esencia dignifican esa Semana Santa que creímos perdida, con repertorios a rebosar de clase y estilo. Un lujo también la trasera del palio de la Exaltación, con la Banda Municipal de Arahal, Tejera con Madre de Dios de la Palma, o la Oliva con la dolorosa del Museo.

Los costaleros

Por lo general, y salvo contadas excepciones, el nivel que exhiben las cuadrillas de costaleros es francamente alto. En este sentido, majestuoso el paso de palio de la Virgen de la Candelaria andando siempre de frente desde Miguel de Mañara hasta la Puerta Jerez; el Misterio de la Exaltación, siempre referente; o el paso de Misterio de la hermandad de San Benito, recuperando una esencia que parecía perdida.

El Cerro

En un Martes Santo marcado por las altas temperaturas, la cofradía del Cerro alcanzaba el centro de la ciudad con esa categoría propia que nunca abandona. Enorme esfuerzo desde la cruz de guía y hasta el último  de los músicos que bien merece ser destacado.

Binomios

El Misterio de San Esteban con la Agrupación Musical de la Redención, o el Cristo de la Buena Muerte de la Hiniesta con los imperiales sones de Santa María Magdalena de Arahal se elevan como binomios imprescindibles para cualquier análisis en el que confluyan música y costaleros.

sanesteban_2

Domingo de Ramos 2017: memorias

José Antonio Martín Pereira | 10 de abril de 2017 a las 11:20

El Domingo de Ramos nunca defrauda. Será por la ilusión acumulada después de todo un año esperando, o por el contraste que traen sus cofradías y que va derivando con la caída de la tarde, el caso es que un año más la ciudad pudo ser testigo del sueño sin mirar al cielo más que para cubrirse del sol. Sin sobresaltos de importancia, a destacar fundamentalmente el calor que acompañó a los cortejos (ligado al consumo de botellitas de agua) desde primera hora del día y hasta la entrada de la noche, y los aforamientos en ciertas calles, medidas adoptadas el pasado año y que ayer volvieron a despertar las primeras controversias, especialmente al paso de la Hermandad de la Amargura por las calles Francos y Alcázares. Por lo general menos público del esperado, no obstante de nuevo los amigos de la calle es mía, sillita plegable en mano, volvieron a campar a sus anchas como vienen haciendo desde hace casi una década con total impunidad.

A destacar lo bien que suenan nuestras bandas, desde las Cigarreras a Santa María Magdalena de Arahal, el portentoso andar de los Misterios de la Paz o la Amargura (nada nuevo), o el curioso exorno floral del paso del Cristo de la Humildad y Paciencia de la cofradía de la Cena.

domingo de ramos

Arahal, el inconfundible estilo

José Antonio Martín Pereira | 31 de marzo de 2017 a las 10:20

A la mente me vienen esas tardes de fútbol, en las que el bueno de Pepe Domingo Castaño, icono de la comunicación radiofónica española, arranca como sólo él sabe hacer con eso de “… el de siempre, el clásico, el único, el veterano…”, con un arrebato capaz de vaciar de golpe la siesta de los domingos. Largas horas desde el transistor a la radio del coche, en el trabajo o en el sofá de casa, que bien podrían extrapolarse al mundo de las marchas de Semana Santa, universo de variables del que sobresalen algunos emblemas por lo que aún hoy significan, y por la extraordinaria trayectoria que guardan a sus espaldas.

En estas, si hablamos de referentes en lo que a música procesional respecta debemos hacerlo, entre otras, de la Agrupación Santa María Magdalena de Arahal, una de las formaciones musicales más antiguas del país (nacida a finales de 1963) y madre de un estilo propio, el asociado al término agrupación que acuñara su entrañable y recordado director Manuel Rodríguez Ruíz. Por ello, y por como décadas después siguen sonando, referirse a Arahal implica colocar los mismos adjetivos expuestos anteriormente, y así afirmar que es la de siempre, la clásica, única y veterana que cada Domingo de Ramos nos invita a encontrarnos con la niñez, con esa Semana Santa que sigue ahí, en el recuerdo, y renace y perdura gracias a ellos.

Otrora acompañando a hermandades como la Exaltación, el Buen Fin, San Benito, Montesión, la Redención o San Bernardo, hoy existe una corriente que cobra fuerzas por momentos implorando su regreso a otras jornadas de la Semana Grande, ya que se queda corto oírles (¡y qué bien suenan!) únicamente tras los pasos del Cristo de la Buena Muerte de la hermandad de la Hiniesta. Las comparaciones son odiosas, sin embargo aportan una visión de conjunto que la realidad por asumida a veces distorsiona.

Corría el año 1988, el Cristo de la Salud de San Bernardo llegaba a la plaza de la Campana luciendo parte de su rico patrimonio musical, sin estridencias, al modo tradicional que nunca debió descuidar. Ojalá el futuro, más temprano que tarde, devuelva momentos como éste.

 Fuente del vídeo: Youtube. Canal: Porteño del Sur

*Nota: para degustar también los comentarios del gran periodista sevillano 
(y pregonero de la Semana Santa) don José Luis Garrido Bustamante. Nada que ver con algunas 
de las pastelosas retransmisiones de ahora.

Santa Maria Magdalena Arahal


Foto: Archivo Twitter Agrupación Musical Sta. Mª. Magdalena

¿Por qué?

José Antonio Martín Pereira | 25 de marzo de 2014 a las 13:09

Aquella Semana Santa, la de 1989, con el Cristo de la Salud a los sones de su marcha “Salud de San Bernardo”, sintonía inefable con la que la Agrupación Musical Santa María Magdalena de Arahal brindaba el recuerdo de lo que perdimos. Lástima que la involución en ciertos aspectos de las cofradías nos priven de volver a vivir, o mejor dicho de recuperar momentos como éste, ya que la formación que actualmente acompaña al Cristo que tallara Andrés Cansino en 1699 no lleva en su repertorio ni ésta ni otras marchas del mismo corte dedicadas a esta populosa cofradía del Miércoles Santo.

El ejemplo contrasta con la sevillana visión cofradiera de los Núñez de Herrera, Chaves Nogales o el profesor Isidoro Moreno, catedráticos de esa tradición cultural soberanamente definida según criterios personales, pero arraigada en virtud a un complot de pilares los cuales nos estamos empeñando en derribar. No obstante, ni la Semana Santa del ayer era mejor ni ésta que hoy concebimos es tan excelsa como desde fuera a veces pudiera parecer. Sin embargo la actual, con la música procesional adherida a las cornetas y tambores, es una Semana Santa que esboza con claridad la desnaturalización a la que ha sido sometida, vinculada a influencias no del todo honrosas y al intrusismo de ciertos modos de composición.

La pregunta es sencilla: ¿por qué? ¿Por qué esa falta de sensibilidad y criterio? ¿Por qué ese olvido por lo que nos hizo grandes? ¿Por qué ese desorden de pareceres? ¿Por qué ni el Consejo ni las Hermandades remedian situaciones de esta índole? ¿Por qué se guardan en los cajones grandes obras y sin en cambio damos la bienvenida a melodías que nada tienen que ver con la identidad religiosa? Quizás haya llegado el momento de contestar a las preguntas con hechos, y ahí indiscutiblemente entramos todos. La oportunidad aguarda cercana…