Archivos para el tag ‘sentidos’

Caminemos…

José Antonio Martín Pereira | 1 de marzo de 2017 a las 10:21

Con la impronta que suscita el nuevo ropaje, la amanecida trajo un elenco inagotable de elogios. Atrás el tiempo ordinario, el testigo queda ahora en manos de una Cuaresma cuyas intenciones pasan, una vez más, por ayudarnos a tejer el los perfiles que conduzcan hacia la conversión verdadera. Y el que arriba no es, pese a la projilidad de sus instrumentos, un tiempo fácil donde aventurarnos al descuido, sino que más bien exige de la implicación diaria a través de los pequeños gestos a nuestro alcance.

Con las puertas de par en par abiertas, la ciudad a lo largo y ancho de los límites que le han sido establecidos dispensará a su debido tiempo cada signo, cada escena con hilo directo a los sentidos; cultivando la memoria, alimentando la llama de esa candelería enrojecida que, encendida hoy, culminará con su luz hasta fundirse con el azul del Domingo anhelado. Entonces, y sólo entonces, el sueño habrá vuelto a desbancar todo el universo de sensaciones idealizado. Caminemos…

Nazarenos

Foto: Antonio Sanchez Carrasco

Estímulo

José Antonio Martín Pereira | 9 de octubre de 2015 a las 11:52

El otoño que desnuda los árboles alimenta el frescor que invade las noches, paradigma de una estación cuyas intenciones asientan y calan lentamente, en finas dosis. Entretanto, un puente moldeado de siluetas insta a dejar volar la imaginación, como confundida por una realidad tan ansiada como inexistente. Atardecer sonrojado, amalgama de matices, estímulo que invita a la contemplación de un escenario al que le caben multitud de sueños y recuerdos. Regalo idealizado para los sentidos…

puente triana

¿Es Rampa o “Rampla”?

José Antonio Martín Pereira | 20 de marzo de 2012 a las 11:00

He aquí Aquella a la que el Maestro D. Antonio Burgos con esmero denomina Rampla, tomando como propia una de tantas acepciones terminológicas del rico acervo popular, de ésas que nada se ajustan a las indicaciones de la Real Academia Española pero que todos acertamos a identificar e interpretar. Instalada sobre el piso contiguo a la Colegial del Divino Salvador ya descansa, vanidosa, como lo viene haciendo desde hace más de cuatro décadas. Mecano símbolo de la niñez con el que el tiempo ha sido generoso, preciado material impasible e invulnerable partitura al servicio de unos juegos relatados por generaciones. Llegó como regalo prematuro de Primavera, apenas un puñado de horas antes, evocando nostálgicos rumores de zapatitos nuevos a la vez que abriendo paso a la estación que dictamina el inagotable cariz de la ciudad eterna. Es el último anuncio, y trae consigo la sombra de la emoción.

Dejó escrito Aristóteles que ‘una definición es una frase que significa la esencia de una cosa’. En definitiva la Rampa, o Rampla, en sí misma lo es.

Otra prueba

José Antonio Martín Pereira | 7 de marzo de 2011 a las 16:59

Será el azahar, que está germinando, pero hay más. Un cúmulo de materialidades aventaja a la primavera en sus transformaciones. Solapadas al tránsito del minutero, contribuyen amortiguando la antojadiza dilación, retando incluso a los derroteros por los que fluye la propia prudencia. Curiosa paradoja consumada, atendiendo al pensamiento, en ley positivista: siempre las mismas, cada año distintas.

Sondeando la ciudad, o sencillamente inquiriendo su alrededor, descubrirán la inmediación ansiada, configurada a base de pequeños matices. El cuerpo toma forma, suntuosa e innegable hechura. Y lo mejor es que cualquiera, de una u otra manera, puede ser testigo de la variabilidad con la que los seres humanos moldeamos el marco en el que desarrollar los deseos. Se hacen capirotes en la Puerta Carmona, otra prueba más con la que cubrir el desvanecimiento del anhelo.

SAM_0050