Archivos para el tag ‘Vía Crucis Extraordinario’

Vía Crucis de la Fe: lo que nos dejó

José Antonio Martín Pereira | 19 de febrero de 2013 a las 11:39

Desorden aparte, el cúmulo de inclemencias no logró privarnos de imágenes y momentos irreemplazables.  Alegoría de una ciudad que disimulaba desencantos ataviada de Domingo de Pasión, como entonando el crepúsculo de la espera, los templos registraron auténticos órdagos de fe, refrendados en el trasiego constante de miradas en alza.

El fin de semana que se fue, equipara valoraciones en la gratitud de quienes se llevan parte de nuestras devociones ancladas en estampas, recuerdos o vivencias. Sevilla, y sus exclusivas dotes de anfitriona de gala. Circunstancias que la lluvia no atinará a borrar…

Estampas del Vía Crucis

José Antonio Martín Pereira | 15 de febrero de 2013 a las 12:13

Los malos augurios hacen presagiar que el domingo la cita quedará empañada, irremediablemente, por aquella que tiene por costumbre aparecer cuando menos se la invoca. La lluvia, a la espera de que los pronósticos confirmen la desgraciada tendencia, modificará todo lo previsto, pero no podrá privarnos de insólitas estampas como la presente.

Reluce desde el altar mayor de la Basílica de Triana la Madre del Cachorro, acomodando el cúmulo de nimiedades, dosis perfecta de sensaciones que embelesará cuando el sol de Domingo de Ramos desfile por las azoteas de la ciudad. Ha emergido la primera flor de nieve, abriendo paso a la Cruz de Guía que transita inapelable en las mañanas de Cuaresma. Entretanto, la luz dorada, apoderada de las tardes, imagina una primavera que aún acicala de singular invierno. Se precibe la veleidad, dádiva de una Sevilla que aveza sus muros al servicio de centenares de convocatorias formativas.

Escudriñemos, por tanto, la búsqueda de signos, entendiendo que la mejor forma de mitigar la calma es aquella que revierte el valor de las pequeñeces. El anhelo, más pronto que tarde, acompasará el tradicional resurgir de la divinidad eterna.

Si lloviera…

José Antonio Martín Pereira | 14 de febrero de 2013 a las 13:33

La tónica general es de alarmismo. Se respira cierto run run a medida que los días avanzan, la cita se acerca y los partes meteorológicos siguen mostrando imprecisiones cada vez más irreales. La ventaja sobre la primavera, es que ahora el grado de certeza de los pronósticos es bastante más alto, lo cual se supone contribuirá en el acierto de la siempre difícil toma de decisiones.

A pesar de las lagunas que se han venido sucediendo en la configuración del acto previsto para el próximo domingo, vulgo Vía Crucis de la Fe, llegada la previa, y a tenor de la ilusión que derraman la mayoría de los integrantes de las hermandades que participarán en el mismo, extendida en mayor o menor medida sobre buena parte de los cofrades, ciertamente sería una pena que la meteorología irrumpiera en escena.

Sin embargo, no cabe duda, tal vez la presencia del líquido elemento, de producirse (aunque no lo esperemos) se convirtiera en la mayor aliada de la espiritualidad del acto. Como es sabido, el rezo de las estaciones en el interior de las naves catedralicias no se suspendería, y es de imaginar que los templos en los que se alojan las cofradías participantes permanecerían abiertos a la oración durante toda la jornada. Suena descabellado, pero la lluvia no debe alterar el verdadero sentido litúrgico del piadoso encuentro de fieles. Al final, después de dos largos meses de organización sujetos a mil historias, todo parece indicar que serán los factores incontrolados los que decidan.

La degeneración

José Antonio Martín Pereira | 12 de febrero de 2013 a las 10:50

Mucho están tardando en la RAE en plantearse la inclusión de un término que aquí estamos presenciando subir como la espuma, y es que el pulso con el que los kofrades, con su banalización a cuestas, están sometiendo a la tradición gestada durante siglos debería hacernos plantear ciertos límites, por lo menos allí donde la sevillana guasa no encuentra razones.

La degeneración, el abismo sobre el que pisa cierto sector vinculado a las cofradías que poco o ningún favor nos hace, queda reflejado en acciones de este tipo, que encuentran calificativo en sí mismas. Ocurría el pasado domingo, durante el traslado del paso de misterio de la Hermandad de Torreblanca a Santa Marina, desde donde participará en el Vía Crucis de la Fe previsto para este próximo día 17. La foto es de mi amigo Joaquín Corchero (siempre al pie de la batalla), colaborador de la Web Arte Sacro.

A la vista, sobran argumentaciones y comentarios. Esto simplemente prueba que el ejercicio piadoso que se pretende no rascará nada allí donde la fe se mueve a golpe de canastillas doradas.

Foto: Joaquín Corchero

Génesis del sevillano credo

José Antonio Martín Pereira | 8 de febrero de 2013 a las 10:01

Conceptualizando la fe en los Sagrarios, el marco que realoja el sentimiento según Sevilla, queda descrifrado en la precisión de una brújula cuyo norte apunta directamente a San Lorenzo. A vueltas con el Vía Crucis magno, intrahistoria mal configurada que aguarda cercano desenlace, el rosario de viernes que ve los años pasar interpreta, y de qué manera, el sentimiento de pertenencia a la iglesia que ata lazos por generaciones. La fe, desconocida, ultrajada e interesada de manos del ser humano, equilibra su mejor pose en cada clavel de viernes que se deposita a los pies del Señor que porta Cruz en nombre de todos nosotros. El Gran Poder, termómetro perfecto a la hora de medir la temperatura interior con la que los fieles se acercan a Dios, como si éste fuera lo que en realidad es, un vecino más en la nómina del añejo barrio en el que reside. Génesis del sevillano credo, Señor de San Lorenzo.

No era tan difícil

José Antonio Martín Pereira | 7 de febrero de 2013 a las 11:47

Sí, que no era tan difícil. Que nos lo habían puesto como vulgarmente se diría, a huevo. La Archidiócesis, las hermandades y los cofrades sevillanos en general, habríamos dado con la tecla de la coherencia si el domingo 17, que ya asoma entre bastidores, llegara como jornada de puertas abiertas, de templos inundados de fieles en la veneración de los principales iconos devocionales de la ciudad. Utopía, lejana utopía que definitivamente no contemplaremos, salvo capricho del cielo.

Ya puestos, saborearemos la previa como torrija bañada en miel de Viernes de Dolores, porque será entonces, sin acotaciones, cuando se nos permita equiparar intenciones e ilusiones a las de los privilegiados que, llegado el día del acto central, disfrutarán en privado de aquello que entre todos les estamos organizando.

En estas, la junta de gobierno de la Archicofradía de Pasión hacía público en la jornada de ayer miércoles 6 de febrero, que el Señor estará expuesto en solemne y devoto besapié de carácter extraordinario los próximos días 13 (Miércoles de Ceniza) y 14 del presente mes de febrero. Asimismo, la subida al paso será el viernes, 15 de febrero, a partir de las ocho y media de la noche, tras la misa, que se iniciará a las ocho de la noche. El lunes 18 de febrero, también a las ocho y media de la noche, tras la misa que se iniciará media hora antes, de forma pública se trasladará el Señor de Pasión a su altar de cultos desde el paso, tras su participación en el Vía Crucis del Año de la Fe.

Cabe pensar que igual hubiera sido más fácil plasmar huella de fe de Sevilla al mundo. Bastaba simplemente usar la lógica, y sentar las bases acorde al tiempo que nos ha tocado vivir.

Vía Crucis 2013: desencanto generalizado

José Antonio Martín Pereira | 29 de enero de 2013 a las 11:50

No por repetitivo deja de ser portada el Vía Crucis de la Fe que se celebrará en la ciudad el próximo 17 de febrero. La cuestión en sí, es que los sucesivos vaivenes que se vienen produciendo entorno al mismo están conduciendo alarmantemente a la opinión generalizada al desencanto. Si los cofrades ven poco sentido al acto programado, y éste además, emulando otros eventos cuyo esquema depende directamente de las directrices del Consejo, cada vez adquiere más tintes privados, el resultado final, a priori, se estima cercano al fracaso.

En estas, a día de hoy amplia es la corriente de pensamiento que sugiere que si en los rezos de las estaciones del Vía Crucis no participan los fieles, ¿por qué se les llama a acudir? Peligrosa perspectiva que asoma del prisma de las mil y una caras, que esperemos no se traduzca en un distanciamiento en la trilogía Iglesia-cofradías-fieles. Al final, de eso no cabe duda, las calles se llenarán de devotos, curiosos y friki-frades, pero el acto central solo será visible para los de la tribuna VIP, y para los valientes (pocos) que guarden sitio como si de un concierto de la mismísima Madonna se tratara. Los únicos beneficiados de este embrollo sin pies ni cabeza, los hosteleros, que por cierto, y dicho sea de paso, esperan agazapados sin contraprestar nada a cambio de una tarta tan golosa.

Es evidente que el sentido inicial propuesto con el que surgió la idea del Vía Crucis, de haberlo tenido, se diluye a marchas forzadas entre la marabunta de opiniones y hastío en la que los responsables de su configuración, el Consejo de Cofradías supervisado por Palacio, han dejado caer los planteamientos. Así las cosas, o todos nos equivocamos, o esto terminará por convertirse en un espectáculo a mayor gloria de quien todos sabemos y no será un servidor el que lo escriba, aparte de un gasto desproporcionado para la maltrecha economía de las hermandades participantes. Siendo de este modo, quizás llegado el día se agradezca que el cielo del Aljarafe aparezca tiznado de Viernes Santo.

El Consejo de Cofradías, en evidencia

José Antonio Martín Pereira | 26 de enero de 2013 a las 11:28

Ayer se convirtió en uno de esos días en los que la información quedaba diluida entre tantos supuestos sin fundamento. Se nota que cada vez se contrastan menos las cosas. La cuestión en sí, es que a primera hora de la mañana fuentes oficiales de la Subdelegación del Gobierno alertaban acerca de la seguridad del público durante la celebración del Vía Crucis de la Fe previsto para el domingo 17 de febrero. Por consiguiente, desde este organismo desaconsejaban que existieran tres lugares de acceso de pasos a la Avenida, estimando que lo más conveniente es que todos los pasos lleguen a la misma por la zona del Banco de España, o lo que es lo mismo, uno detrás de otro.

El nuevo planteamiento modifica sustancialmente los horarios determinados hasta la fecha, tan aireados, por cierto, durante la última semana. Así las cosas, la Hermandad del Santo Entierro será la primera en llegar, y Montesión la última. Del mismo modo, terminado el rezo de las estaciones, y una vez que los 14 pasos salgan de la Catedral, el cortejo continuará hasta la Plaza Nueva donde cada corporación tomará camino hacia su templo.

Con estas modificaciones, queda en evidencia la gestión hasta ahora desarrollada en referencia al acto por parte del Consejo de Cofradías. La pregunta, sin respuesta, es qué llevan haciendo desde noviembre los miembros de la junta superior, si en una cuestión trascendental como es la de la seguridad, en la susodicha Administración autónoma, cuyas competencias en esta materia se atribuyen directamente, no se tenía constancia de los movimientos ejecutados.

Con ello, lo que parece evidente es que, si finalmente, como se estima, el evento programado sigue su curso y el día 17 Sevilla se inunda de pasos, fieles, curiosos y friki-frades, será la madrurez de las propias hermandades la que salve más de una cabeza.

La huelga de policías locales podría alterar el Vía Crucis

José Antonio Martín Pereira | 23 de enero de 2013 a las 11:26

Por si fueran pocas las coomplicaciones logísticas del magno evento que tendrá lugar el apenas unas semanas en nuestra ciudad, al Consejo como organizador, y por ende a las hermandades participantes, se les plantea un nuevo escollo el cual, esperemos, no altere un ápice de lo previsto hasta ahora.

Esta perturbación viene como consecuencia de la huelga anunciada por los policías locales para los días 17 y 24 de febrero, coincidiendo con la celebración el Vía Crucis de la Fe y del Maratón. El Sindicato Profesional de Policías Municipales de España (Sppme) en Sevilla confirmó este lunes que sus afiliados (que son más del 90% de la plantilla) están llamados a participar en actos de carácter reivindicativo durante estas dos jornadas, además del calendario de movilizaciones que se apruebe en las asambleas previstas esta semana.

Se rompen, por tanto, las negociaciones que este colectivo venía practicando con el Consistorio a raíz de la retirada del complemento de la dedicación, que compensaba la jornada laboral de los policías. De esta manera, cada agente percibe unos 200 euros menos en su nómina, que se suma a los recortes decretados por el Gobierno central y al cobro de otros conceptos pendientes como es el de la reclasificación. El pasado viernes tuvo lugar una primera protesta a las puertas del Ayuntamiento.

A la espera de las dos asambleas convocadas para esta semana, en la que los agentes decidirán las medidas de presión que ejercerán contra el gobierno local, un cierto clima de incertidumbre se aloja en la calle San Gregorio, ya que de confirmarse la postura actual del colectivo policial, se determinaría urgente buscar nuevas vías de solución al ya de por sí complejo rompecabezas que configura la seguridad para el día de la celebración del acto.

Relativo a la seguridad del Vía Crucis

José Antonio Martín Pereira | 21 de enero de 2013 a las 11:37

A estas alturas, cuando resta menos de un mes para la celebración del Vía Crucis de la Fe, conocida la ubicación definitiva de los pasos, así como los horarios de ida (que no de vuelta), itinerarios, y forma en la que los cortejos llegarán al recinto acotado y abandonarán el mismo, las miras se centran ahora en la concreción de los aspectos relativos a la seguridad de una jornada que, a priori, se presenta compleja.

Por consiguiente, el pasado martes 8, tuvo lugar una reunión a tres bandas, entre representantes del Consejo de Cofradías y las delegaciones municipales de Fiestas Mayores y Movilidad y Seguridad. El encuentro sirvió, entre otras cosas, para poner sobre la mesa la necesidad de redactar un plan de seguridad y emergencias similar al que se lleva a cabo en Navidad, a fin de resolver la gran afluencia de fieles que se espera congregue la celebración del magno evento. Asimismo, el viernes, miembros de la institución cofradiera y de las dos áreas municipales anteriormente citadas, recorrieron in situ el espacio (Avenida de la Constitución, Santo Tomas, Plaza del Triunfo y Plaza Virgen de los Reyes) por el que se desarrollará el rezo de las estaciones, con idea de analizar sobre el terreno los principales problemas que pudieran derivar del mismo.

La última, a raíz de estos movimientos, es el llamamiento que desde el Consejo han trasladado a las hermandades participantes, para que aunen esfuerzos por mantener el orden en sus cortejos, fundamentalmente durante los traslados de ida, siempre en estrecha colaboración con las fuerzas y cuerpos de seguridad. Se ha pedido que aumenten considerablemente el número de auxiliares externos propios, para que en total sean entre diez y quince, con idea de atar con creces lo que a los cortejos respecta. No obstante, quedan abiertos muchos interrogantes que atañen al apartado de la seguridad, los cuales confiemos se vayan resolviendo en los próximos días.