Trampantojo

Alfonso Crespo | 25 de julio de 2012 a las 9:26

 

Ha habido muy pocos cineastas preocupados por la arqueología de su medio, por repasar los estratos de su formación y atender a las posibilidades que se arracimaban en cada uno de ellos. Cuando uno, gustoso, se deja cegar por los planos de Bill Douglas y se pregunta por el porqué de ese deslumbramiento, encontrará la respuesta en todas las historias del cine que han transcurrido en paralelo a la hegemónica –la de la verosimilitud y la “corrección” en el narrar, la que se suele enseñar en las desdichadas facultades y escuelas–. Douglas, amante confeso de lo precinematográfico, no acostumbra a salir en las historias universales del cine, pero sí lo haría, por ejemplo, en una aún por escribir, ésa que, a partir de la lectura que Crary hizo de Foucault, tenga al cine como un invento tan relacionado con la cámara oscura como con los avances, pifias y posibilidades recreativas de la medicina ocular.

 

Comrades (Bill Douglas, 1987).

 

  • Santiago Gallego

    ¡Qué gran blog, querido amigo! Estoy enganchado a él, alumbrándonos el camino, como siempre, para los que venimos detrás, de lo que hoy en día, y en los años venideros, debe de ser la crítica cinematográfica; otros modelos, en mi opinión, han dejado ya de tener sentido. Un abrazo.

  • Alfonso Crespo

    Querido amigo, sabes de sobra que sin tu labor de “pasante” este blog sería una calamidad. Y si todo esto sirviera para insuflarle vida al tuyo, sin duda habría merecido la pena el esfuerzo. Un fuerte abrazo.

  • Paco

    Un gran saludo para tí, Santi, iniciador del que comenta en el mundo de internet y el cine. Me alegro volver a tener noticias tuyas. Por favor, ¿me puede decir cuál es el blog?. Ansioso quedo.
    Un saludo.

  • Alfonso Crespo

    El blog lo tienes en los destacados, Les nuits où je n’existe pas. Por ahora una única y magnífica entrada… pero seguro que pronto se pondrá las pilas. Abrazos.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber