Archivos para el tag ‘jonas mekas’

True Love

Alfonso Crespo | 10 de marzo de 2015 a las 0:44

 

012345

¿Para quién se rueda? ¿Para quién se acumulan imágenes? Es un interrogante decisivo para todos los cineastas, pero especialmente para aquellos que parecen necesitar filmar para respirar; una gimnasia cotidiana, autoimpuesta, que se reconoce vital. Los Five Year Diary (1981-1997) de Anne Charlotte Robertson recuerdan a otros monumentos del cine en primera persona, es decir, a aquellos que precisamente trascienden el ahogamiento del solipsismo y la amenaza del exhibicionismo aunque también convoquen esa doble trampa; para mejor destrozarla ante nuestros ojos. Así como Boris Lehman dispersa su yo al dárselo en comunión a todo el que lo rodea, haciéndolos partícipes de un proyecto atravesado por la sublimidad de lo inacabado y pospuesto, o Mekas le quita importancia a su memoria para alabar la justeza y emoción de toda imagen en su vibración presente, la Robertson, psicótica y vegetariana, ejecuta una polifonía de voces y de tiempos para abrir su obra a una perspectiva de eternidad. ¿Quién atenderá estas miradas, estos llamados, entonces?, ¿Quién suturará la brecha entre la depresión que recoge y la euforia que expele, entre el tiempo acelerado, elidido y el espigar mecánico del ojo del Súper 8 vagabundo? En Robertson son las fuerzas del afuera las que esbozan promontorios, quizás un demiurgo feliz y apático que se olvidó un poco de ella, o ese amor verdadero que deseará saber algo de todo ese tiempo –todas esas imágenes– anteriores a su esperada irrupción. Se trata de una insondable fe que tiene a la cineasta tras unas pistas que sólo ella advierte, y que funda una espera que embellece su mundo.

6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62

-Five Year Diary. Reel 22. Aug. 23-Sept. 1, 1982. A Short Affair (and) Going Crazy.

-Five Year Diary. Reel 80. May 14-Sept. 26, 1994. Emily Died.

Latidos

Alfonso Crespo | 4 de julio de 2013 a las 23:44

 

En las historias universales, fotografía y cine suelen ir de la mano, pero no tardan mucho en separarse, apenas un par de páginas, a costa del movimiento, que casi todo el mundo considera como la clave de la que emana una distinción determinante entre ambos. Sin embargo, nunca cuesta demasiado ver la instantaneidad del cine, ni el movimiento en la fotografía. Ambos, como diría Barthes, punzan, es decir, hieren donde menos lo esperas, y ambos, como diría Nancy, devuelven algo de la mirada que los hizo posible, esa intención donde se agazapan todas las historias que uno pueda o quiera imaginar. La diferencia, si acaso y por parte del cine, habría que buscarla en el tiempo que, durante la proyección o en el fárrago del montaje, tardaba una bobina en arrastrar el contenido de celuloide de la otra, lo que ponía de manifiesto que el cine se parecía en cierta medida a un ser vivo, agitado por un pulso que a su vez revelaba una epidermis, un último umbral matérico que se iba deteriorando irremediablemente en un espectáculo que corría en paralelo al del contenido de las imágenes; y a veces, en los poetas, ambos confluían.

 

-Outtakes from the life of a happy man (Jonas Mekas, 2012).

A glimpse of beauty

Alfonso Crespo | 23 de junio de 2012 a las 17:47

Ver This is it (1971), que tanto gustara a Jonas Mekas o Hollis Frampton, es sin duda una buena medicina contra los efectos del último Malick. Y eso que aquí sale Adán y hasta habla Dios. La bellísima peliculita es de James Broughton (1913-1999), un cineasta norteamericano hedonista, feliz y no muy atormentado por la caída en el Tiempo.

This is it

This is really it

This is all there is

And is perfect as it is

There is nowhere to go, but here

There is nothing here, but now

There is nothing now, but this

And this is it