Archivos para el tag ‘marguerite duras’

Herencia

Alfonso Crespo | 19 de octubre de 2014 a las 17:05

 

1 2 3 4 5 6 7

La cinefilia, se sabe y se ha escrito, tiene que ver con la transmisión, con la filiación. Así lo sintieron los modernos, que buscaban padres putativos entre las sombras, y añadían bellas metáforas a los argumentos sobre orfandades. Es una historia más o menos secreta, masculina, de padres e hijos, donde las mujeres aguardan para denunciar, velar, imponer la ley y recomponer el hogar. El niño, como acertó a ver la Duras en el final de La noche del cazador, termina por comprender que el padre no es sólo un asesino.

8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43

Es decir, que también puede ser quien dona una herencia y permite una iniciación, por dolorosa que sea; quien, en definitiva, salva una vida. Estas películas hablan de que el cine fue (¿es?) un legado en el margen, fuera de la sociedad (que siempre espera abajo, entre la turba y los medios de comunicación), un contrabando primordial. En los tejados oscuros, o en los sótanos, se sella un pacto hecho a espaldas de la realidad, misterioso pero también vergonzoso.

44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74

 

f

 

-The Night of the Hunter (Charles Laughton, 1955).

-Stranger on the Prowl (Joseph Losey, 1952).

-SCHEFER, J. L.: L’homme ordinaire du cinéma. Cahiers du cinéma / Gallimard, 1980, pág. 196.

Dudas

Alfonso Crespo | 13 de diciembre de 2013 a las 18:26

 

1 2 3 4 5 6

*

7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20

 

-Le Camion (Marguerite Duras, 1977).

 

Años y años

Alfonso Crespo | 10 de julio de 2013 a las 14:28

 

«Tengo la sensación de que los críticos de cine actuales no se preocupan más que de las películas que han costado caras. Aunque digan que una película no es buena; si es cara, lo dicen en tres columnas enteras. Según la medida de los artículos se sabe que la película ha resultado cara.»

Creo que es verdad, que la crítica actual funciona como un relevo de los agentes de prensa, que depende por entero de su trabajo.

«Es el caso de Le Matin, Le Monde. Claire Devarrieux aparte. Incluso ahora Télérama. Única excepción: Libération. De ahora en adelante, cuando hay dos páginas sobre una película, será porque su presupuesto rebasa mil millones de francos antiguos. Muy pocos críticos acudieron a ver Aurélia Steiner. El presupuesto no había sido bastante alto. Creo que no lo hacen de modo consciente. Se van a sorprender al leer esto. Pero es verdad, ya no se molestan en enjuiciar películas baratas. Quizás las vean durante las vacaciones.»

Es fundamental. A la gente le impresiona mucho más el dinero que antes.

«Ya no se descubren películas. Menos Devarrieux y Cournot, que son verdaderamente libres y lo ven todo, los demás ya no ven películas por el gusto de verlas.»

Quizás haya un cansancio de la crítica. Por una parte se producen demasiadas películas. Y, además, son muchos los que quedaron decepcionados por el cine llamado de «vanguardia», «marginal». Lo noté en Siclier, es totalmente sincero.

«Es verdad; si queremos divertirnos, podemos imaginar tres o cuatro críticos actuales en una rueda de prensa sobre Aurélia Steiner Vancouver, que costó cinco millones de francos antiguos. Es imposible. No les guardo rencor, pero tendrían que doblar sus equipos. Como críticos de cine, ¿cómo podrán soportar no ver ciertas películas que les han dicho que son importantes? Es incomprensible. Hay algunos a quienes ignoro totalmente, pero que siempre están ahí, fieles cuando publico algo, películas o libros. Intentan, eso sí, como militantes, destrozar lo que hago. Me dicen sus nombres y luego los olvido. Ellos no. Van a ver, leen, no se olvidan de hacerlo. Eso dura desde hace mucho tiempo, años y años. Esa gente se propone alentar odios por principio, ¿no?»

Sí, es una tradición.

«Para afirmar su personalidad, ¿no? Porque parece que nadie pueda odiar con esa constancia sin que el odio haya sido concertado de antemano, antes de leer, de ver, ¿no?»

-Histoire(s) du cinéma. Capítulo 3B: Une vague nouvelle. (Jean-Luc Godard, 1988-1998).

-«La Crítica». En DURAS, Marguerite: Los ojos verdes. Ediciones Paradigma, Barcelona, 1990 (págs. 60-62).

 

Take Shelter (II)

Alfonso Crespo | 9 de junio de 2013 a las 12:17

 

*

*

*

*

*

*

-Duo Sang [A borrowed Life] (Wu Nien-Jen, 1994).

-Agatha et les lectures illimitées (Marguerite Duras, 1979).

-The quiet Man (John Ford, 1952).

-La vie comme ça (Jean-Claude Brisseau, 1978).

-Man on the flying Trapece (Clyde Bruckman, 1935).

-Adhémar ou le jouet de la fatalité (Fernandel, 1951).

-Tsuma to shite onna to shite [Poignant Story] (Mikio Naruse, 1961).