Archivos para el tag ‘michael powell’

Caligrafía

Alfonso Crespo | 24 de marzo de 2013 a las 14:35

 

**

*

**

*

*

**

*

**

*

**

**

**

**

**

-Alaska (Dore O., 1968).

-The Tales of Hoffmann (Michael Powell, Emeric Pressburger, 1951).

-Brumes d’automne (Dimitri Kirsanoff, 1929).

-Craig’s Wife (Dorothy Arzner, 1936).

-Yûkoku (Yukio Mishima, 1966).

Arrancar

Alfonso Crespo | 6 de enero de 2013 a las 21:20

 

*

*

-Mix-Up ou Meli-melo (Françoise Romand, 1986).

-Barbara’s Blindness (Joyce Wieland, Betty Ferguson, 1965).

-I know Where I’m going (Michael Powell, Emeric Pressburger, 1945).

This is England. Tait

Alfonso Crespo | 5 de agosto de 2012 a las 11:52

 

La escocesa Margaret Tait es uno de los eslabones perdidos del cine británico que podrían explicarlo todo. Con ella sería factible llegar de Humphrey Jennings a Guy Sherwin, Ben Rivers y Tacita Dean, o de Michael Powell a Terence Davies y Bill Douglas. De su formación en la Roma de la eclosión neorrealista le quedó la enseñanza de que era esencial aprender a mirar, sobre todo allí donde estamos seguros de todo, donde estamos acostumbrados a vivir. También la humildad a partir de la cual el cine puede registrar la naturaleza y sus ritmos y hasta vincularse con ellos. Esto deparó un cine del detalle, del retrato, lírico, melancólico, no muy lejos de Jonas Mekas: Portrait of Ga, Where I am is here, Hugh MacDiarmid, Place of work.

 

A principios de los noventa, Tait rodó su único largometraje de ficción, Blue black permanent. Y allí la mirada se presentaba decantada y pura pero sin dejar de ser tremendamente sencilla. Especie de autobiografía abstracta y en abismo, en ella no sobra nada, y cada plano es el efecto de una concentración de sentido; cada encuadre celebra el suplemento que pone a la realidad rumbo a la alegoría.

Aquí Tait hasta rueda una pesadilla, cerrando el círculo de su obra como no podía ser de otro modo, celebrando el revés fantasmagórico del entramado cinematográfico.

-Portrait of Ga (Margaret Tait, 1955).

-Blue black permanent (Margaret Tait, 1992).