Cordero a la miel

Alberto Blanco | 8 de diciembre de 2011 a las 15:48

CIMG2619

No me gusta el cordero.

Tengo que reconocerlo. El cordero no ha sido nunca santo de mi devoción. En casa de mis padres tampoco se come, por lo que el sabor intenso del cordero no ha estado prácticamente nunca presente en mi mesa.

Pero, hay momentos en los que hay que comer ciertas viandas por obligación y, a mi, en el caso del cordero me tocó en una ocasión… y salí indemne; bueno, más que indemne, me gustó la experiencia.

María Dolores, mi suegra, cuando aún no lo era oficialmente, me invitó a comer a su casa sin decirme el menú. La verdad poco me importaba el menú porque a mí me gusta prácticamente todo… menos el cordero.

Pues bien, llegó el día del almuerzo y con toda cortesía pregunté el menú y María Dolores me dijo “Cordero a la miel”.

Podéis imaginar mi primera reacción: “Dios mío, ya no me caso con mi novia de la impresión que voy a dar”.

Así que, una vez llamados a la mesa y haciendo de tripas corazón, me armé de valor y me enfrenté a tan magnánimo trozo de cordero.

Le dí un par de vueltas con el tenedor, intentando ver qué parte del inmenso trozo podía cortar sin llamar demasiado la atención y utilicé el cuchillo para rebanar la primera tajada. “Tierno”, pensé. “Al menos está muyyyy tierno”.

Y me metí el trozo de cordero en la boca esperando el sabor intenso del cordero que fastidiara mi futuro con mi (en ese momento) novia.

Pero, no.

Mi cara debió reflejar el momento.

De la expectación, pasé a la sorpresa y de ahí a la satisfacción. “Qué bueno, María Dolores”, dije ya sin intención de ser un cumplido, sino la de demostrar mi gratitud por haber probado un sabor nuevo y muy agradable…

Hoy estoy en casa de mis suegros y me he decidido a hacer el cordero a la miel siguiendo la guía de María Dolores.

Así que, ¡vamos al lío!

Ingredientes:

– 1 kilo de pierna de cordero

– 1 vaso y medio de aceite de oliva

– 1 kilo de cebolla

– 7 zanahorias

– 1 cabeza de ajos

– 1/2 kilo pimientos

– 1/2 kilo de tomates

– 1 vaso de vinagre de vino

– 2 cucharadas de miel

– 1 vaso de vino

– 1 vaso de coñac o brandy

– 7-8 pistilos de azafrán

– 2 cucharaditas colmadas de pimentón dulce

– 1/2 cucharadita de nuez moscada

– 1 cucharadita colmada de comino molido

Haz un sofrito con el aceite, los ajos, las cebollas, las zanahorias y los pimientos. Cuando estén muy fritos, agrega el tomate y el cordero salpimentado.

Dale dos vueltas y agrega todas las especias junto con el vino, rehoga dos minutos e incorpora el coñac.

Cuando pasen 10 minutos, agrega la miel y el vinagre.

Baja el fuego y deja que cueza por alrededor de 40 minutos o hasta que veas que el cordero esté tierno.

Hoy me apetece que las verduras se vean en la salsa así que no voy a batirla pero, si te apetece, bate la salsa y sírvela rociando (napando según los entendidos) los trozos de cordero.

Acompáñalo con patatas fritas o una buena ensalada y… ¡Buen provecho!

  • rafael

    ¿Cuando se agrega el coñac o brandi?

  • Alberto Blanco

    Gracias, Rafael.
    Ya lo he añadido en la receta.
    Saludos y gracias de nuevo.

  • jesus

    Enhorabuena, por descubrir las bondades del cordero y a la vez animar a otros a disfrutarlo.

    En casa todas las navidades se prepara lechal asado.

    Cuando alguien diga que el cordero es comida de gente nómada y que tiene siempre tufo, es facil comprobar que quien así blasfema no cató nunca tajada de recental o lechal en Castilla, en lugares sorianos, burgaleses o vallisoletanos.

  • Alberto Blanco

    Gracias, Jesús.
    Alguien me comentó una vez que, si al cordero se le extraen unas glándulas que tiene en el codo (¿?), el “tufo” se le va.
    De hecho, yo también pienso que en el norte de España se consume mejor cordero que en el sur, aunque es sólo mi opinión.
    Espero que puedas poner en práctica esta suculenta receta.
    Un saludo y bienvenido a No Consigo Cocinar.

  • Nieves

    Tiene muy buena pinta. Con tanta cantidad de ingredientes, 1 Kg. de cebollas, 7 zanahorias!!!! ¿sólo dos cucharadas de miel? me pregunto si no será poco…. Gracias.

  • Alberto Blanco

    Hola Nieves:
    esa misma pregunta le hice yo a mi suegra cuando vi cómo lo hacía…
    La respuesta es que, la miel se deshace tan bien en el calor de la cocción que su sabor se distribuye perfectamente tanto en la carne como en la salsa.
    En mi opinión, si le pusieras más miel, el sabor sería excesivamente dulce y no habría contraste con lo salado del guiso y creo que ahí es donde reside la originalidad de la receta.
    No obstante, si quieres poner más miel, te recomiendo que agregues sólo media cucharada más y rectifiques el sabor dulce durante la cocción si crees que fuera necesario.
    Gracias por tu comentario y bienvenida a No Consigo Cocinar.
    Saludos