Archivos para el tag ‘conejo’

Conejo al estilo del cazador

Alberto Blanco | 14 de octubre de 2011 a las 13:57

Mi hermano Antonio es un apasionado de la caza.
Siempre me habla de monterías, recechos, escopetas de caza pero no me atrae en absoluto…hasta que me toca mi lado culinario.
Ahí es donde empieza a contarme los desayunos a las 4 de la mañana en los que se trata de coger fuerzas para el día de caza que viene por delante. Mientras desayunan, todos los amigos cazadores conversan de sus cosas mientras que esperan impacientes el momento de coger el Land Rover y dirigirse a su puesto en el coto. Y fanfarronean sobre las piezas que hoy cobrarán. Y también se acuerdan de los hijos de la gran (…) que no han respetado la veda de este año y que aún no han detenido las autoridades. Porque esto de la caza es muy serio, oiga.

Mi cuñada, Lourdes, me dice que haga un plato que no tenga muchas calorías porque hoy quiere comer lo mismo que Antonio porque a veces cansa querer cuidar la línea y hacer una comida para cada uno.
Así que me decanto por el conejo ya que tiene muy poca grasa y, además, a mi hermano le encanta el sabor a caza que le recuerda su afición.

Allá voy.

Ingredientes:

– 1 conejo troceado
– 1/4 vaso de aceite
– 6 dientes de ajo
– 1/2 vaso de vino blanco
– 2 cebollas
– 2 pimientos verdes
– 1 tomate grande o 2 pequeños (a ser posible, maduros)
– 6 granos de pimienta
– 2 cucharaditas de tomillo
– 1 cucharadita de pimentón
– sal

Pon en una cacerola baja, los dientes de ajo con el aceite y dóralos.
Cuando cojan un ligero color tostado, incorpora el conejo y dóralo. Si el conejo viene con la asadura, rehógala también.
Cuando veas que el conejo esté bien rehogado, apártalo y deja el aceite con los ajos.
Incorpora ahora la cebolla y el pimiento bien troceados y deja que se cocinen bien.
Mientras tanto, tritura el vino con la asadura que has rehogado .
Agrega el conejo nuevamente a la cacerola, dale unas vueltas para que se mezcle bien con las verduras y agrega el triturado anterior con las pimientas, el pimentón y el tomillo.
Deja que cueza hasta que se evapore el vino e incorpora el tomate bien picado.
Cuando veas que el tomate se ha frito, agrega agua hasta cubrir el conejo y sal al gusto y deja que hierva a fuego fuerte.
Cuando empiece a hervir, reduce a medio fuego y cuécelo hasta que reduzca el agua y se quede una salsa espesita.

¡Está exquisito!

Nota: Este plato puede servir de base para un impresionante arroz con conejo. Sólo añade el arroz y la cantidad de agua apropiada y cocínalo como lo harías normalmente.