Archivos para el tag ‘croquetas’

Croquetas de Cocido…mmmmm!!!

Alberto Blanco | 30 de noviembre de 2011 a las 18:37


Como me ha sobrado carne del cocido que hice el otro día  me voy a hacer unas croquetas de rechupete.

Mi padre siempre me lo decía: “Alberto, las croquetas más buenas que puedes probar son las del cocido porque tienen un sabor mucho más casero”. Y no le faltaba razón.

Así que, siguiendo el consejo de mi padre le dedico esta receta que seguro que la disfrutará (allá donde esté…)

¡Al ataque!

Ingredientes:

-La carne del cocido que me sobró

– 2 cebollas muy grandes o 3 medianas

– 160 grs. de harina.

– 1 litro de leche muy caliente

– 1/2 vaso de aceite de oliva o 100 grs.  de mantequilla

– Sal

– Pimienta

– Nuez moscada

– Harina, pan rallado y huevo para empanar las croquetas

– Aceite para freir las croquetas

Trocea en pedazos muy pequeños la carne del cocido y resérvala.

Pica finamente las cebollas (sin llorar mucho) y échalas en una sartén grande en la que previamente habrás puesto a calentar 1/2 vaso de aceite o 100 grs. de mantequilla.

Déjalas que se hagan despacio para que se ablanden y queden muy tiernas y doraditas.

Mientras tanto ve calentando la leche en un cazo grande.

Agrega la harina a la cebolla y remueve hasta que se haga una pasta que se despegue de la sartén. (Esto, a los entendidos les gusta llamarlo el “roux”).

Ahora viene la parte importante: Coge unas varillas de batir y agrega la leche (que debe estar prácticamente hirviendo) de golpe al roux. Bate enérgicamente hasta que veas que se forme una pasta sin grumos.

Agrega la carne  y deja cocer durante dos minutos sin parar de remover.

Deja la masa reposar y métela en el frigorífico hasta que esté fría (2-3 horas) ya que de lo contrario no podrás formar las croquetas para empanarlas.

Prepara 3 recipientes en la encimera o mesa de trabajo con los siguientes ingredientes en este orden : harina, huevo batido y pan rallado.

Saca la masa del frigorífico y la pones al lado del recipiente con harina para proceder (siempre en el orden en el que se explica) a empanar las croquetas:

1) Coge con el tenedor un poco de masa y la echas sobre la harina. Dale forma de croqueta con las manos.

2) Pon la croqueta sobre el huevo y dale vueltas para que se embadurne. Escurre el sobrante y…

3) Ponla sobre el pan rallado. Dale unas vueltas y termina de darle forma presionando suavemente lo que, a la vez, permitirá al pan rallado pegarse aún mejor a la masa.

Cuando ya tengas hechas todas las croquetas, pon bastante aceite en una sartén y fríelas a fuego moderado. Sólo tienes que tener en cuenta que no se queme el empanado ya que la masa está cocida y no necesita cocinarse de nuevo.

Cuando estén doradas, escúrrelas bien y ponlas sobre un papel absorbente.

Bocato di cardinale!!!!


El Cocido de los Estudiantes

Alberto Blanco | 29 de noviembre de 2011 a las 14:48

Muchos amigos estudiantes me piden que les diga cómo se hace un cocido.

La verdad es que ni el más experto cocinero podría responder a esa delicada pregunta ya que en cada región de España (o, mejor dicho, en cada casa de España) hay un tipo de cocido diferente.

El caso es que, esa misma pregunta se la hice yo a un carnicero ya que no encontraba algunas de las viandas que mi madre le pone al cocido. Y creo que ha sido la respuesta que más me ha gustado y la que les doy yo a las personas que me preguntan: “Cuantas más cosas le eches al cocido, mejor te saldrá”.

Pues esa es mi respuesta y mi receta de hoy en honor a todos los estudiantes que, como una vez hice yo, se marchan de casa para intentar formarse para ganarse la vida.

Por ser una receta para estudiantes, voy a utilizar algún producto ya preparado para que este cocido sea muy fácil de preparar y a la vez muy parecido al que nos hacen nuestras madres y abuelas.

¡Disfrutadlo!

Ingredientes para 4-5 personas

–          500 grs de morcillo (pierna) de ternera

–          1 muslo de pollo

–          1 hueso de jamón serrano

–          1 hueso blanco (de rodilla o de canilla)

–          1 trozo de costilla salada o espinazo salado

–          100 grs. de tocino salado o panceta o papada (o todos)

–          1 oreja de cerdo

–          1 tarro de garbanzos de 500 grs.

–          6 zanahorias peladas y cortadas por la mitad

–          5 patatas peladas y cortadas en cascos del tamaño de una nuez (ver http://www.youtube.com/watch?v=hItFLYCBX04)

–          500 grs de judías verdes congeladas

Como ya os he comentado cuantas más cosas le eches al cocido, mejor estará. Por tanto, puedes quitar o agregar ingredientes de esta lista. 

Como ejemplo, en cuanto a verduras puedes poner berza, col, nabo… En cuanto a carnes, puedes poner gallina, pavo, costilla de cerdo, tocino fresco, manitas, chorizo, morcilla… 

Esta receta la hago en olla express pues reduce muchísimo el tiempo de cocción y para los estudiantes, el tiempo es oro…

Pela las verduras, trocéalas y mételas en un bol con agua.

Escurre los garbanzos, refréscalos con agua y mételos junto con las verduras. Resérvalos.

Pon en una olla express, las carnes y huesos. Cubre con agua y ponlos a fuego fuerte para hervirlos. En cuanto hiervan, cuenta dos minutos y tira el agua de cocción ya que de esa manera, se limpian todas las impurezas que pudiera tener la carne.

Vuelve a poner la olla con la carne y los huesos y cúbrelos de nuevo con agua. Tapa la olla, ponle el peso y cuando empiece a sonar, baja el fuego a la mitad y cuenta 25 minutos.

Apaga el fuego y abre la olla cuando te lo permita el vapor. Agrega las verduras y cubre el conjunto con agua si no hubiese suficiente caldo. Tapa de nuevo, ponle el peso y cuando empiece a sonar, baja el fuego a la mitad y cuenta 15 minutos.

Cuando puedas, abre la olla e incorpora 1 cucharada sopera rasa de sal. Mueve la olla un poco y déjala hervir uno o dos minutos para que se distribuya la sal . Prueba el caldo para rectificar la sal si fuera necesario.

Para servir, hazlo como tengas por costumbre. Si quieres, puedes hacerlo de esta forma:

Sirve los garbanzos junto con las verduras y el caldo en cada plato individual y en una fuente pon la carne (o “pringá”) para que cada uno se sirva después de haberse comido el primer plato.

El caldo sobrante se puede utilizar para hacer una rica sopa con unos fideos y un huevo cuajado.

Si sobran garbanzos y verduras, puedes triturarlos con aceite en crudo y tendrás un estupendo puré (hay quien también le pone un poco de vinagre)

Y, por último, si sobra carne, desmenúzala y haz una bechamel con ella. Cuando se enfríe,  haz bolitas y empánalas con harina, huevo y pan rallado (siempre por este orden) y fríelas para hacer unas croquetas espectaculares.