De Guarente y Dabo, de Chiclana y Rota

Jesús Alba | 18 de julio de 2010 a las 13:05

El términ0 “fichaje” tiene en el aficionado al fútbol un halo de ilusión, de misterio positivo y de buena onda que, no está demostrado, pero que puede producir hasta cambios hormonales. En tiempos, tenía su efecto inmediato en la venta de carnés -hoy más extendido lo de abonos-, así que presidentes y directivos sabían perfectamente que con nuevas caras en el plantel cada verano hacía falta muy poquito más para meter el veneno del fútbol a aquellos fieles que descansaban, aburridos, en las playas.

Igual que los trofeos veraniegos. Nada que ver con lo de ahora. Entonces era más importante dar buena imagen en estas giras que casi ganar en la primera jornada de Liga. En los amistosos había que poner a los titulares y ganar como fuera porque también repercutía en la fuente de ingresos básica, como era aumentar la masa social. La preparación que demandaban los técnicos, el reparto de minutos, las cargas físicas para que aguantase el granero todo el año, la no marginación de los descartes… eso no importaba nada. Con lo que de verdad no le llegaba la camisa al cuello a los presidentes era con ganar como fuera el Carranza, el Colombino, el Teresa Herrera y el Ciudad de Sevilla.

Pero el dinero de la tele lo ha cambiado todo. Las pretemporadas son el momento de los profesionales, las tecnologías más modernas aplicadas a la preparación física… y se acaba olvidando con qué se ilusiona el aficionado, que cuando acude a uno de estos torneos y amistosos de playa llega con los ojos muy abiertos para empaparse de lo que puede dar de sí el fichaje de turno.

Ha pasado en Chiclana y en Rota con Guarente y con Dabo y el aficionado se ha quedado un poco con el gesto torcido. El parroquiano entiente todo eso que le repiten una y otra vez: que estos partidos son meros entrenamientos, que falta el acoplamiento con los movimientos del equipo y los compañeros, que las piernas están más pesadas porque el mismo día del partido le han dado un tute de categoría en el campo de golf… todo eso lo entiende el aficionado de hoy y es muy posible que no convenciera al de los años ochenta, pero los fieles necesitan carnaza en esta época del año. Del Nido, que es aficionado de los buenos y ha vivido esos tiempos, lo soluciona en parte presentando a sus fichajes en lugares exóticos, fuera del club, una fórmula que han copiado ya otros. El Valencia ha presentado este año futbolistas en el Parque de la Ciencias.

Guarente, en paralelo

Analizados los dos partidos jugados por el Sevilla, un 1-5 y un 0-6 en los que los goles no tienen tanto valor como lo que pueda sacar en conclusión Antonio Álvarez y su equipo de técnicos, el sevillista se volvió al chiringuito igual que antes de ver a Guarente. “Se le ve algo, pero… habrá que seguir viéndolo”.

Tiberio Guarente en el Atalanta la pasada campaña no rayó a un nivel altísimo. Incluso hay entrevistas en Italia en las que reconoce que no fue su mejor año, pero el Sevilla ha confiado en él adecuando sus características a las necesidades de su equipo, que han sido muchas estos dos últimos años en el centro del campo. Tiene un gran desplazamiento de balón con la izquierda y un aceptable balance defensa-ataque. Es dinámico en contacto con el balón y no esconde el pie en los balones divididos. Llega sin problemas a los cruces y no es, como suele decirse, un futbolista diesel. 

La incógnita la encuentro en la posición táctica, en los terrenos que ocupe. Los técnicos que lo han seguido en el Sevilla han defendido que puede hacer bien las dos funciones de un medio centro, restar y construir; defender y repartir. Y es cierto en la medida de que en el Atalanta jugaba junto a otro compañero en paralelo, De Ascentis o Padoin, pero sin que entre ellos existieran posiciones claras. La función de ancla, que es la que creo que necesita el Sevilla si quiere seguir jugando con dos extremos y dos delanteros, por así decirlo no la tenía nadie en concreto, sino quien pasara por allí. Ello hacía que a Guarente en un mismo partido se le pudiera ver igual robando el balón atrás que dando el último pase. ¿Quiere eso decir que puede hacer las dos funciones correctamente en un equipo de las exigencias del Sevilla? No tiene por qué. Simplemente habrá que esperar.

El Sevilla tiene un problema con esta historia porque posiblemente sea el único equipo del mundo -es un decir, habrá más- que juega con dos extremos y dos delanteros. Nadie juega ya por las bandas. El Sevilla tiene que explotarlas porque las tiene, pero nadie lo hace ya. El Sevilla, además, posiblemente sea el único equipo del mundo -es un decir, porque habrá más- que juega con dos delanteros-referencia. Nadie juega ya con dos delanteros. En España el pasado año sólo el Atlético de Madrid por razones similares a las del Sevilla, porque estaba obligado con Agüero y Forlán.

Y eso, jugar con extremos y con dos delanteros, abre tanto el campo que todo el marrón le cae a los dos centrocampistas. Construir y equilibrar. Esto lo palia en parte Kanoute porque es un futbolista único. Pero cuando no está, cuando no se ofrece atrás como un centrocampista más y acarrea él solito la pelota arriba, se hace todo muchísimo más difícil. Por eso Guarente tiene una difícil papeleta. Su presentación imperial en el anfiteatro de Itálica esperemos que no sea una losa para él como lo han sido para Negredo los 14 millones que el Sevilla pagó. En Chiclana cumplió y en Rota dejó más dudas en esa función por delante de la defensa, aunque vaya por delante que hay que darle el beneficio de la duda.

Dabo, el colibrí

Otra cosa es lo de Dabo. Muchísima menos responsabilidad colectiva por la posición que ocupa. El costado no es el centro. Se mueve como un colibrí en el campo. Da la sensación de pesar poco y tiene una facilidad inmensa para iniciar la carrera, ya desde su origen a gran velocidad. Tiene, eso sí, aprendida la cultura de desdoblar por fuera al extremo para esperar el pase otra vez al córner, jugada que rara vez hace el Sevilla y ya en desuso en el fútbol de hoy, aunque para nada desechable como opción. El problema es volver desde esa posición en caso de una pérdida de balón.

Ve muy bien la anticipación en el corte, lo que a veces le hace correr riesgos innecesarios por su impulsividad, no porque vaya a hacer falta y lo vayan a expulsar, sino porque juega al filo de ser desbordado, con las consecuencias que tener a un hombre menos tiene para un sistema defensivo cuando además juega de lateral.

En Chiclana estuvo discreto, pero en Rota aprovechó que el equipo mejoró con la salida de Kanoute y José Carlos, que se tocó más el balón, para subir el carril con brío y poner algún centro decente. Ésa es otra, dio varias de cal y varias de arena en cuanto a la calidad de los servicios. En principio, el titular debe ser Konko. Tiene más calidad y cuando juega mejora al equipo, pero tiene un gran problema a menudo por un talante especial que a veces hace pensar que le falta compromiso.

Son reflexiones que no son definitivas. Apenas llevan una semana con el grupo y sólo han jugado 90 minutos Guarente y 45 más Dabo, ya que en Rota jugó el partido completo. Pero la afición demanda sensaciones, señales, detalles… de lo que pueden dar de sí los nuevos, los fichajes. Ese venenillo del verano.

  • Jose

    Felicitarte por el artículo.

  • triana1952

    Vale la pena seguir tus articulos

  • acc

    ” Ante los hechos acaecidos en torno al periodista Santiago Ortega Rosa, Jefe de Deportes de la Cadena SER en Sevilla, donde se le imputa un presunto delito de injurias y calumnias contra el Presidente del Sevilla FC, José María Del Nido, el subdirector general del club, Manolo Vizcaíno, y el colaborador de los medios de comunicación Sevillista, Jesús Alvarado, y tras la declaración del imputado, el pasado día 19 de Julio, donde reconoce ser el autor del blog “El búho”, blog que se dedicaba desde febrero del 2009 a verter información supuestamente injuriosa contra las personas antes mencionadas, queremos elevar nuestra más enérgica protesta ante la Asociación que todavía representa al imputado, la APDS, por la evidente e inadmisible falta de información al respecto.

    Como ciudadano, defendemos y exigimos nuestro derecho a la información, derecho que en este caso está siendo vulnerado desde el pasado 1 de Junio, día en que salto la noticia del referido blog, El Búho “.