Con 18 basta

Jesús Alba | 26 de febrero de 2011 a las 3:11

Ahora que tanto prefijo re- rebota y rebota en las paredes y esquinas del Sánchez-Pizjuán (renovación, reconstrucción, regeneración, revolución, reestructuración…) debe ayudar un simple ejercicio de observación y análisis, por ejemplo, del pasado, presente y futuro de cada uno de los clubes de fútbol que componen la nómina de la Primera División española y, por qué no, también de la Segunda.

Como no se espera ni tampoco se anhela precisamente el aterrizaje de un inversor extranjero de origen exótico con modales de comportamiento en un palco o sin ellos como ha ocurrido con Racing o Málaga, al Sevilla le quedan varias opciones ahora que tiene que ajustar el presupuesto a una reducción (también empieza por re-) de gasto considerable tras su fracaso deportivo, lo niegue quien lo niegue.

O sigue en la misma dirección que en los últimos años invirtiendo en lotería futbolística y manteniendo -millón de euro arriba, millón de euro abajo- su masa salarial o cambia el modelo, estudia lo que siempre fue y decide volver a apostar por la materia prima que puso la primera piedra del proyecto que hizo enloquecer al sevillismo y que ahora da síntomas de languidecer y que lo hará si no media un remedio a tiempo. Si todo empezó con la venta de Reyes, con ese gran paso que la primera cabeza visible de la entidad siempre relata como ejemplo de lo que lloraba con rabia el Del Nido aficionado y ejecutaba con brazo firme el Del Nido presidente, la cantera debe recuperar el protagonismo que perdió a favor de mantener los sueldos, algunos muy generosos, de una secretaría técnica que sólo para el primer equipo rebasa en número la docena de personas.

Y si como hemos dicho se inicia el análisis de los clubes desde arriba hasta abajo, el primero de todos es el Barcelona. Es verdad que en el Sevilla se ha tratado de instaurar un modelo de tecnificación de escalafones inferiores idéntico al de la Masía, pero que falla en el paso clave. Este sistema tendente a tratar en lo posible que todos los equipos jueguen con el mismo sistema táctico, que se utilicen los mismos movimientos y hasta idénticas jugadas de estrategia tenía como fin que cualquier jugador se adaptara rápidamente a un salto de categoría y debía además ir acompañado de un resultado en el producto final, una tipología de futbolista definida. Es, si se permite una comparación sin ánimo alguno de ofender, como se hace en las ganaderías con el toro de lidia. El Barcelona ha logrado el futbolista ideal para el rondo, para su fútbol: bajito, rápido, imaginativo, habilidoso, veloz de ejecución: Xavi, Iniesta, Messi, Pedro, Bojan…

La diferencia está, como ha quedado dicho, en el paso último y más decisivo, y ahí o se tienen las cosas claras o no se tienen.

El Barcelona tiene un modelo de 18 futblistas profesionales en la plantilla. Ni uno más. Los enumero: Valdés, Pinto, Daniel Alves, Piqué, Puyol, Abidal, Maxwell, Mascherano, Busquets, Adriano, Keita, Xavi, Iniesta, Pedro, Messi, Afellay, Bojan y Villa. Me dejo sólo a Milito. Si uno está lesionado entra en la convocatoria un Jeffren, un Thiago… un Pedrito en su momento. Así, no hay profesionales enfadados, porque no hay profesionales que se quedan fuera de una lista si no media lesión o sanción. Y es un modelo que ha cambiado la historia del Barça como de una selección española que en sub 17, sub 18, sub 19, y todos los ‘sub’ habidos y por haber lo ganaba siempre todo pero que no se comía un pimiento en categoría absoluta.

La cantera del Sevilla, plagada de internacionales ‘sub’, raro es el año que no gana un título nacional en juveniles, en cadetes… y con un filial ahora mismo que es el máximo goleador de su categoría. Pero su modelo de actuación en cuanto a la primera plantilla se aleja mucho de esta versión de gestión del Barcelona y que podría decirse que empezó a usar el Villarreal de Pellegrini. Peligrosamente se va asemejando a la que hundió al Dépor, que llegaba a juntar en cada verano a más de 40 futbolistas a los que pagar y entrenar. El Sevilla tiene ahora mismo 26 profesionales contando a Guarente. Es verdad que Cigarini  y Cáceres están cedidos y deben salir, pero también han de volver Armenteros, Cala, Luna, Crespo, De Mul, José Carlos, no sé si David Prieto y Casado… a Chevantón se le pagó un millón de euros en el CMAC para que cogiera la puerta, y de Lolo y de Duscher sólo se supo que obtuvieron la carta de libertad.

Así todo es mucho más difícil para Luis Alberto o Rodri, que ahora maravillan y que, porque aquí somos así de noveleros, corren el riesgo de ser los nuevos José Carlos, Alfaro y compañía en cuanto pasen a ese estado intermedio que acaba siendo el limbo del canterano.

El Dépor lo solucionó encargándole la limpia y todo lo que llevase delante el re- a Caparrós, mientras el Barcelona se iba a por un técnico joven con muchas ganas de triunfar y las ideas muy claras. La decisión hay que tomarla. Que vayan pensándola, pero que la tomen.

  • Javierito

    Plas, plas, plas. De acuerdo en todo. Fuera Dabo, fuera Acosta, fuera Roma, fuera Navarro, fuera Alexis, fuera Kone y por supuesto fuera Cigarini y tambien Caceres.

  • Venenoso

    Unos cuantos homenajes y a muerte con Navas y Negredo. Ellos son el presente y el futuro. Bien expuesto, Alba.

  • MAQUINA

    El Barcelona es el club que más futbolistas de la cantera tiene en su primer equipo.

  • pilatos de sevilla

    No se pueden decir las cosas con mas claridad y elegancia. Que aprendan otros que son sevillistas pero su envidia y enquina no les hacen hacer criticas constructivas y con sentido. Solo se rien de determinados profesionales, pero que se puede esperar de estos personajes. Que aprendan de D.JESUS ALBA

  • del nido

    Nuevamente vuelve a intentar erigirse en el oráculo que tiene todas las soluciones a los problemas del fútbol. Artículo fallido por pretencioso.