El extremo no se extingue

Jesús Alba | 18 de noviembre de 2011 a las 1:55

Me tenían engañado. Creía yo que, como el lince ibérico, el extremo era una especie en peligro real de extinción. Por dentro. Todo el mundo juega ahora por dentro. Pellegrini lo hacía en el Villarreal con Pires, de los primeros en tirar esa apuesta, pero le siguieron prácticamente todos. Guardiola en el Barcelona, Del Bosque con España… Las leyes de la geometría parecían aliadas con esta nueva era del fútbol de interiores (¿por qué se empeñan hasta los propios entrenadores en confundir extremos con interiores?). La lógica dice que hay más caminos para sortear a un rival si se elimina un obstáculo que jamás se va a mover de donde está, la línea de banda. Por eso los entrenadores comenzaron a preferir futbolistas que se despegaban de la cal para enlazar por dentro, donde encontraban más apoyos, más perspectiva de disparo y, de paso, prestaban más ayuda defensiva.
Jesús Navas llegaba a vegetar, los entrenadores que lo ponían eran unos románticos y los analistas que le buscan una causa empírica a todo lo explicaban con la labor defensiva que le mandaban a desempeñar.
Pero no, me tengo que frotar fuertemente los ojos porque veo extremos, salen extremos… Como lo era Puerta, como apuntaba Joaquín y como maravillaban en sus tiempos Jesús Navas, Vicente…
Pero será por modas. Hay quien no quiere delanteros, como Guardiola (él que puede), cosa que no ha inventado él sino que ya vería en vídeos de la Holanda de los años 70. Pero como estamos en un país en el que la imaginación no sobra, sobre todo en el fútbol, no iba a ser fácil que salieran extremos nuevos con lo que se ordena desde los banquillos, demasiadas veces bajo el mimetismo de lo que sale por la tele.
Ha tenido que ser fuera de la Liga BBVA, en la Liga Adelante… Y me quito el sombrero con dos futbolistas, extremos puros, puros, como los de antes que apuntan alto de verdad. Uno juega en el Recreativo y otro en el Barça B. Uno se llama Fidel y otro se llama Deulofeu. De este último, compañero de Campaña en la selección sub 19, quizá parezca precipitado decir que puede ser la principal amenaza para Jesús Navas para estar en la Eurocopa, pero así, así va a estar… Soy capaz de jugármela.
Con Fidel, un zurdo con clase de verdad, hay que tener quizá más paciencia porque no está en la rueda de un club medianamente grande, pero el equipo de Primera que apueste por él no se equivocará.
Soy el primero yo el que creía que el extremo en el fútbol lo iba a tener difícil para sobrevivir, pero como lo del lince, me han demostrado que es mentira.

Los comentarios están cerrados.