Ahorra, pero no ahorres

Carmen Pérez | 5 de febrero de 2016 a las 11:35

La política del BCE no es inocua. Aunque Mario Dragui se esfuerce en defender que ni los bajísimos tipos de interés que imponen desde el BCE ni el programa de compras de activos que se está desarrollando desde esa entidad perjudican al ahorrador, sus argumentos no convencen. Por muy sesudos y llenos de fórmulas que sean sus informes.

Ellos se justifican diciendo que aunque es cierto que los productos financieros menos arriesgados han bajado espectacularmente su rendimiento, incluso a tasas negativas en muchos de ellos, sin embargo muchos activos financieros y los bienes raíces han elevado su valor. Así, una cartera diversificada no tendría por qué haber descendido el rendimiento medio.

Pero, ¿qué ahorradores tienen carteras diversificadas?,  la mayoría de los europeos tienen sus ahorros sólo en depósitos y fondos del mercado monetario. Para los más ricos, que sí mantienen esas carteras, y acceden a una gama más amplia de productos europeos e internacionales, la incógnita está en si ese mayor valor de los activos se mantendrá en el tiempo.

Del mismo modo apelan a la inflación, que al estar en niveles casi nulos consiguen que los rendimientos reales, en términos comparativos a otras épocas, no sean tan bajos.  Sin embargo, es un débil consuelo, porque la inflación es baja para todos, no sólo para los inversores, con lo que el agravio comparativo persiste. La riqueza se mide siempre en términos relativos a los demás.

Y esta situación puede agravarse, porque la inflación subirá, ya que las medidas del BCE están haciendo, aunque lentamente, su efecto, y nos afectarán también a todos, pero es muy posible que los tipos de interés no se eleven al mismo ritmo y se extiendan por un largo periodo de tiempo.

Conducir la inflación a su objetivo del 2% y de camino crear un caldo de cultivo apropiado para que se produzca la recuperación económica pueden justificar estas medidas. Es de esperar que así sea, pero el sacrificio  está recayendo en gran medida en el pequeño inversor. ¿No cantan desde los púlpitos de todos los foros y entidades financieras, públicas y privadas, las excelencias del ahorro?. Ahorra, nos dicen con sus palabras; no ahorres, nos empujan con sus hechos.

 

.

 

 

Etiquetas:


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

La autora, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber