¿No quiere un préstamo?

Carmen Pérez | 25 de mayo de 2017 a las 15:03

TRIBUNA ECONÓMICA, 5/5/2017

Entro en la sucursal. Hacía mucho tiempo que no iba, lo soluciono casi todo por internet. Está distinta, reformada. Han eliminado las mamparas que aislaban la caja. Tampoco hay colas. Ahora hay que coger número. Marco mi DNI. Al parecer te atienden antes si eres cliente de la entidad. Al rato llega mi turno: tengo que pasar al despacho número 7.

-¡Hola, buenos días! Vengo por la tarjeta. No funciona. Intenté sacar dinero y el cajero no la aceptaba.

-¡Buenos días! No se preocupe, pasa a veces, debe haberse dañado la banda magnética, pediremos otra. ¿Su DNI?

Se lo facilito. El agente lo teclea, y se pone a trastear con el ordenador. Observo. Las mesas también son nuevas; redondas, supongo que buscando la cercanía y la confianza con el cliente.

-Podríamos darle un préstamo. ¿No quiere comprarse un apartamento en la playa? Tiene usted margen…

-¿Margen?, ¿yo?, ¿cómo sabe…? Ah, ya, está mirando mi nómina… Pues no se equivoque, este mes en mi empresa hay una extra, no es mi sueldo corriente…Además, muchas gracias, pero no quiero una segunda vivienda. Al revés, no veo la forma de reducir más rápido la hipoteca que tengo. Temiendo estoy que suban los tipos de interés…

-Sí, ya, ahora veo los otros meses…Aún así: ¿tiene coche?, ¿no quiere cambiarlo? Podríamos financiárselo a un tipo de interés muy conveniente…

-Se lo agradezco de nuevo, pero ni tengo coche ni quiero. Sólo he venido por lo de la tarjeta. Por cierto, he visto que ahora cobráis una comisión mensual, aunque la utilizo constantemente.

-Le estoy tramitando una nueva, le llegará dentro de unos días a su domicilio. Y sí, ahora el banco ha empezado a cobrar por ellas, ¡política de la empresa!…¿Tiene usted hijos?, ¿no necesitan aprender inglés?, ¿un máster? También podría acceder a un préstamo…

-No, no, gracias. Si me hiciera falta, ya vendría…

El agente no se rinde, sigue investigando mi cuenta. Insiste.

-¿No necesita reformar la cocina, o los baños o comprar muebles?

-Para serle sincera, sí, pero ahora no voy a hacerlo. Y le ruego que no me incite más al endeudamiento. Ya es suficiente. Sólo le ha faltado decirme que ya tengo una edad y que si quiero dinero para algún retoque estético. Dígame si hace falta que firme o algo, por lo de la tarjeta. Me quiero ir ya de aquí”.

Así está la banca. Y no es de extrañar, no venden lo suficiente: en el año 2016 el volumen de crédito se redujo en un 4% respecto al año 2015, con una caída acumulada del 32% desde el año 2010.

En este periodo han cerrado el 37% de las oficinas y han despedido al 27% de los empleados.

Actualmente, la política comercial para conseguir nuevos préstamos está siendo muy agresiva, sobre todo con familias y pymes, porque a pesar de que los nuevos préstamos a estos colectivos ya mantienen los niveles previos a la crisis, quieren compensar con ellos la caída tan espectacular (-66%) de préstamos con grandes empresas.

Etiquetas: ,


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

La autora, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber