Pressing Cash » Archivo » Recapitulando 2019

Recapitulando 2019

Carmen Pérez | 30 de diciembre de 2019 a las 20:54

TRIBUNA ECONÓMICA, 27/12/2019

Termina el año y es tiempo de echar la vista atrás y recapitular sobre los acontecimientos económicos que lo han ocupado. A nivel internacional, dos revoluciones que venían amagando desde hace años se han puesto ya a las claras sobre la mesa. La primera es la guerra comercial y tecnológica entre EEUU y China por el control mundial y por situar sus monedas como la divisa de reserva. Y precisamente esta batalla monetaria además se libra digitalmente, la segunda revolución en marcha. En 2019 muchos países han tomado conciencia de la necesidad de defender su soberanía monetaria frente a las amenazas de monedas privadas, como Libra, la provocativa propuesta de Facebook y han iniciado el camino hacia la emisión de dinero digital soberano (CBDC). Para China, además, emitir yuanes digitales significa un paso más en su plan de internacionalizarlo y plantarle así cara al dólar como moneda de referencia.

De momento, la frágil tregua que se han dado está evitando que la economía mundial caiga en una recesión y que colapsen los mercados bursátiles. Europa, inmersa en este conflicto y en gran parte a causa de él, está sufriendo una ralentización económica y esto obligó a Mario Draghi a volver a intensificar este año los estímulos monetarios. Christine Lagarde, su sucesora, ha prometido innovar la agotada política monetaria actual y ha pedido un mayor esfuerzo fiscal paralelo. Además, este escenario de bajo crecimiento y persistencia de tipos negativos ahonda la debilidad de la banca europea, sometida a la intensa competencia de las fintech y bigtech que quieren llevarse al menos una parte de la cadena de valor bancaria. Si añadimos el Brexit a la ralentización económica y a la reconversión bancaria, la Eurozona tiene un difícil panorama por delante del que sólo con más integración podrá salir airosa.

Por su parte, España, reconcentrada en el problema de Cataluña, ha permanecido en gran medida ajena a esas cuestiones trascendentales que se están desarrollando en el mundo y no se la oye participar en la necesaria redefinición de Europa. En las múltiples campañas electorales todos estos temas han brillado por su ausencia: una política provinciana y mediocre. Pero es que tampoco se abordan los importantísimos debates financieros internos pendientes, como la sostenibilidad de la deuda o el futuro de las pensiones. Refugiados en el presente, se repite como un mantra que crecemos más que la media en Europa, haciendo oídos sordos a las dificultades que nos acechan.

Y finalmente, en Andalucía, el escepticismo se va apoderando sobre los aires de cambio con los que empezábamos este año. Se echa en falta una acción más enérgica en la reforma de la administración: no se atreven a meterle el diente. Pero lo peor es la poca altura que han mostrado en el manejo de temas como los ERE o con la prohibición por la ley vigente de salir a los mercados a financiarse. El temor es que se avance en ese sentido y lo que sí sigue soplando de ese aire nuevo, como lo que se dice y se hace desde la Consejería de Economía, que es modernidad y futuro para Andalucía, quede expulsado a la estratosfera, y acaparen todo el espacio los intereses partidistas y no los de nuestra tierra.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

La autora, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber