El valor financiero del arte

Carmen Pérez | 16 de mayo de 2015 a las 8:00

roy_lichtenstein_gallery_14_6a_mediumLa   semana del arte de New York comenzó con la subasta en la  galería Christie´s del cuadro de Picasso “Les Femmes d’Alger”. Se lo adjudicó un comprador anónimo por 179,4 millones de dólares. Días después, fue el lienzo “Nº 10″ de Mark Rothko, por 82 millones de dólares. En Sotheby’s, otro Rothko, “Untitled: Yellow and Blue”, se remató en 46,5 millones de dólares. Y muchos otros se han ido vendiendo: de Giacometti, Lucian Freud, Francis Bacon, Jean-Michel Basquiat, por citar algunos de los que también han sido muy valorados. En total, las ventas de obras de arte en todo el mundo ascendieron a 51.000 millones de dólares el año pasado, una cifra muy elevada pero insignificante al lado de los 294 billones de dólares que se mueven anualmente en la compraventa de activos financieros.

Que sus compradores encuentran en ellas una recompensa estética  y social no cabe la menor duda; poseer algo, que cualquier museo del mundo desearía para poder exhibirlo en sus paredes, para disfrutarlo en privado o deslumbrar a otros, puede proporcionar mucho placer, pero ¿esperan algún otro retorno?, ¿saben los ricos cuál es el valor financiero cuando compiten en las subastas por una obra de arte?, ¿tienen calculado hasta cuanto deben pujar para que les compense económicamente?

El índice Mei Moses World All Art, construido con los precios de las obras vendidas en subastas respecto a lo que tuvieron en su compras pasadas, subió, según señala John Gapper en su artículo sobre este tema en el Financial Times, un 7% entre 2003 y 2013, un poco menos que el índice Standard&Poor 500. Para el arte contemporáneo el índice obtiene un rendimiento mayor, el 10,5%.  Pero es cierto que se calcula considerando sólo las obras que se venden, ignorando aquellas que no salen a la venta quizá porque su precio sería muy bajo. Además, la liquidez del mercado, la posibilidad de vender con rapidez la obra, es muy limitada, y los costes de transacción, muy altos, porque las casas de subastas cobran comisiones del 20%.

¿Qué es una obra de arte?, se preguntaba el filósofo Arthur C. Danto, haciendo referencia al cuadro de Lichenstein en el que la chica, junto a su pareja, exclama: By Brad darling, this painting  is a masterpiece. My, soon you´ll have all of New York clamoring for your work! Determinar si un cuadro es una obra maestra puede ser harto complicado, aunque el precio de venta en estas subastas puede ser una forma árida y mercantilista de contestar a esta pregunta. Determinar si va a ser una inversión financiera conveniente es imposible. Seguramente al que lo compra le importa poco, para él es gasto, no inversión, le dice adiós a su dinero como el resto de los mortales hacemos cuando nos concedemos un capricho; si en el futuro recupera algo, mejor que mejor.

 

Etiquetas:

Menos sucursales, menos empleo

Carmen Pérez | 13 de mayo de 2015 a las 16:20

 

oficinasLo de tener una sucursal de nuestro banco tan a mano se va a acabar. El ajuste ha sido brutal en estos últimos años. Según los datos estadísticos del Banco de España, en 2008 había 46.065 oficinas de entidades de crédito y establecimientos financieros de crédito, de las que 45.662 eran de entidades de depósito (bancos, cajas y cooperativas de crédito).  Desde entonces no han parado de disminuir, hasta las 31.999 de finales de 2014 (31.817 entidades de depósito). Esto significa una reducción de oficinas en este periodo del  30%. El empleo en el sector, por su parte, ha experimentado una disminución ligeramente menor, del 25%, en el número de empleados respecto a los mismos máximos de 2008.

 

Y este proceso no ha acabado aún. El Informe de estabilidad financiera de mayo de 2015 señala dos causas por las que esta reducción va a continuar: el entorno de tipos de interés muy bajos, que presiona a la baja los márgenes; y el nivel de actividad bancaria, que está todavía contrayéndose. Así, los bancos españoles tendrán que  seguir reflexionando sobre el papel que juegan las oficinas en su estrategia de negocio, y sobre la combinación óptima de empleados y oficinas que necesitan para alcanzar la sostenibilidad.

ofi europa

Esta reestructuración está acercando al sector bancario español a los parámetros mayoritariamente vigentes en los países de nuestro entorno. En los principales países europeos también se ha producido un descenso del número de oficinas en los últimos años, pero en menor medida a la producida en nuestro país, lo que ha estrechado la brecha. En el futuro próximo se irá sustituyendo  el tradicional modelo de negocio minorista, que aún mantenemos, por una red menos extensa de oficinas con mayor tamaño.

Trasvase Depósitos-Fondos

Carmen Pérez | 11 de mayo de 2015 a las 7:56

depositos

El informe de Estabilidad Financiera del Banco de España (mayo de 2015) señala un cambio en los instrumentos en los que las familias y las empresas no financieras están materializando su ahorro: los depósitos bancarios disminuyen y aumentan significativamente las participaciones en fondos de inversión (el 85% gestionado por los propios bancos). Esta recomposición del ahorro se explica por el contexto de tipos de interés muy bajos que hacen estos productos de ahorro relativamente menos atractivos para los clientes.

Ante este hecho, conviene advertir de lo siguiente:

  1. El depósito es un instrumento con un nivel de riesgo mucho menor. Recordemos que el importe garantizado máximo de los depósitos por el estado es de 100.000 euros por cada titular, con independencia del número y clase de depósitos que tenga en la entidad. La rentabilidad media de los depósitos se sitúa en el 0,54% anual, y no es descartable que siga a la baja.
  2. Hay muchos tipos de fondos, el riesgo que asumen los partícipes en los fondos de inversión depende de la composición de los activos de dichos fondos. Existe una estrecha relación entre rentabilidad y riesgo, de forma que si se quiere tener la posibilidad de obtener una mayor rentabilidad debe aceptarse un mayor nivel de riesgo, es decir, asumir un mayor riesgo de pérdidas.
  3. El inversor debe tener claro el plazo durante el que se desea mantener la inversión y elegir un fondo cuya política de inversión sea afín al mismo. Retirarse antes puede conllevar rentabilidades negativas, comisiones de reembolso, y, en los fondos garantizados, pérdidas en el capital principal ya que sólo se asegura si se mantiene hasta el final.
  4. Hay que tener en cuenta las comisiones que cargan las entidades porque tienen una incidencia significativa en la rentabilidad final.
  5. Las rentabilidades pasadas del fondo que se elija no garantizan rentabilidades futuras.

Por lo tanto, el trasvase de ahorros de los depósitos a los fondos no puede considerarse como una mera sustitución de unos por otros, porque su riesgo es sustancialmente distinto. Como el Banco de España señala, una caída de las cotizaciones bursátiles, un aumento generalizado de los tipos de interés en todos los plazos, o incluso, una apreciación del euro pueden provocar pérdidas de valor a los partícipes de los fondos de inversión.

La factura pública de la reestructuración bancaria

Carmen Pérez | 7 de mayo de 2015 a las 9:14

El Banco de España emitió el 4 de mayo una Nota informativa sobre ayudas públicas en el proceso de reestructuración del sistema bancario español (2009-2015), que resumimos aquí.

Las cuantías más elevadas corresponden a las ayudas financieras desembolsadas para la recapitalización de entidades (prácticamente todas, Cajas de Ahorro). Los fondos públicos comprometidos ascienden a  46.322 millones de euros, ya descontadas  algunas recuperaciones obtenidas. De esa cantidad habrá que descontar también lo que se reembolse con la futura desinversión en Bankia y BMN.

Las líneas de avales y de créditos, aunque evidentemente han sido un apoyo importante a la banca, no han supuesto desembolsos y se han cobrado intereses por las mismas. Respecto a los esquemas de protección de activos, se espera una pérdida, aún no materializada, por 1.039 millones de euros. También se ha producido un desembolso de 729 millones de euros como consecuencia de otras garantías otorgadas en los procesos de desinversión de las entidades.

Finalmente, hubo una aportación de fondos públicos a Sareb que ascendió a 2.192 millones de euros, y se han emitido avales públicos para la deuda emitida por la Sareb por un importe actual de 45.028 millones de euros.

El nuevo reaval de CERSA

Carmen Pérez | 4 de mayo de 2015 a las 16:00

El 27 de abril se publicó en el BOE la ley 5/2015, que regula diferentes aspectos para el fomento de la financiación empresarial. El Capítulo II se dedica a la mejora del régimen jurídico de las sociedades de garantía recíproca, SGR, y de las sociedades de reafianzamiento, con tres medidas de muy diferente naturaleza.

La primera consiste en la mejora del gobierno corporativo de las SGR, haciendo  extensivo el régimen de idoneidad de administradores y directivos de las entidades de crédito a las sociedades de garantía recíproca.

Con la segunda se reducen las cargas administrativas al eliminarse la obligación de formalizar en escritura pública o póliza intervenida las relaciones entre las sociedades de garantía recíproca y el socio, en cuyo favor se hubiese otorgado una garantía.

Pero es la tercera la que puede contribuir en mayor medida a dinamizar el mercado de crédito bancario a las  PYME, modificando  el funcionamiento del reaval que prestan a las SGR las sociedades de reafianzamiento. Entre ellas, la Compañía española de reafianzamiento, CERSA, entidad de carácter público que lleva a cabo este papel a nivel estatal. Así, a partir de ahora este reaval se activará ante el primer incumplimiento de la SGR.

La intención de esta tercera medida es clara: que las entidades de crédito tengan mayor confianza a la hora de aceptar el aval de las SGR. Pero sorprende que haya que reforzarla porque la confianza debería ser ya total: las SGR son entidades financieras, están supervisadas por el Banco de España y sometidas a los mismos controles y exigencias de solvencia que cualquier otra entidad financiera. No hay más motivos para desconfiar del aval de una SGR que del aval de cualquier otro banco. Ahora, además, los bancos saben que en el caso hipotético que la SGR falle, como ha sucedido con la SGR de la Comunidad Valenciana, CERSA entrará inmediatamente en juego según los porcentajes fijados en los contratos de reafianzamiento.

Es, sin duda, una nueva apuesta pública estatal por este instrumento financiero de apoyo a las PYME. Ahora bien, desde el momento en que se  fortalece el aval otorgado, los bancos deberían compensar la ausencia total de riesgo mejorando ostensiblemente las condiciones de estos préstamos garantizados, tanto en plazo como en coste. Estas operaciones que cuentan con el aval automático y líquido de la SGR, y ahora con este nuevo plus de confianza, deberían tener unos tipos de interés menores que los que la banca considera para sus operaciones hipotecarias. Y también habría que conseguir de ellos una mayor implicación en el sistema, que se concretara en aportaciones de fondos a las SGR con las que suscriben convenios para aumentar tanto su solvencia como su capacidad operativa.

Si esto no es así, lo que conseguirá esta ley son nuevos beneficios para  la banca pero no para la PYME.

Etiquetas: ,

El euribor a 3 meses, a tipos negativos

Carmen Pérez | 22 de abril de 2015 a las 11:37

1

Ya está negativo el euríbor a 3 meses; los de plazos más altos siguen su descenso continuado, el doce meses, hoy 22/4 se ha situado en 0,175%. Seguirán bajando, sólo llevamos dos meses con las compras del BCE.

Etiquetas: ,

Finanzas islámicas

Carmen Pérez | 21 de abril de 2015 a las 8:20

CUANDO observamos los globalizados mercados financieros actuales, en los que la actividad se desarrolla con total independencia de la religión de los que emiten, invierten, intermedian o supervisan las operaciones, no podemos sino darle la razón a Voltaire al decir que “cuando se trata de dinero, todos somos de la misma religión”. En ellos cada uno busca su propio beneficio con total independencia del Dios al que luego rece en la intimidad, situación que a su vez ha sido posible al superarse también las históricas desavenencias entre las grandes religiones del mundo y las tasas de interés.

Pero en las paces de Dios con la usura encontramos una excepción, los musulmanes, que se niegan a desligar sus actividades, y entre ellas las financieras, de los preceptos de la religión islámica o sharia. Por ello, la coexistencia con el resto del mundo en los mercados financieros podría parecer en principio imposible, pero no es así: los ingenieros financieros, con la imaginación tan fecunda que propicia el dinero, se aplican para integrarlos.

Las finanzas islámicas aparecen como una forma diferente de enfrentar la tarea financiera. Encontramos prohibiciones que para las finanzas occidentales, en las que casi todo vale, son impensables, como la exclusión de ciertos sectores -bebidas alcohólicas, tabaco, armamento, pornografía, juego y el sector porcino-, por no ser considerados beneficiosos para la sociedad. También está totalmente prohibido el interés, porque se entiende el dinero como un medio de intercambio, sin valor en sí mismo; el enriquecimiento injusto, derivado de que una de las partes sea tratada con abuso o inequidad; o la especulación, ya que la rentabilidad tiene que provenir del esfuerzo o del valor real de la prestación. Se exige, en cambio, el reparto de riesgos y beneficios entre los que llevan a cabo la inversión productiva y los que aportan el capital, potenciando así el desarrollo de la economía real e impidiendo la excesiva financiarización de la economía.

Así, por poner unos ejemplos, los bancos islámicos no conceden hipotecas sino que adquieren la vivienda, la mantienen en su balance, y sólo pasa a ser propiedad de la familia que la deseaba tras una serie de años en régimen de alquiler, como un leasing; en los bonos islámicos o sukuk, el rendimiento está ligado a los beneficios del proyecto al que financian, como los emitidos por General Electric, en los que los bonistas adquieren el usufructo de su división de alquileres de aviones; o los fondos de inversión islámicos, coherentes con su filosofía pero siempre que se limiten sus inversiones a empresas permitidas y de bajos ratios de endeudamientos.

Que la bolsa de Londres -y otras bolsas europeas en menor medida- tenga un segmento de negociación específico para los sukuk. Que los bancos occidentales estén desarrollando estrategias, ventanillas islámicas, para ofrecer productos islámicos compatibles. O que incluso el Gobierno británico emitiera en 2014 deuda pública, un sukuk soberano, ligado a activos inmobiliarios públicos para que cumpla las leyes de la sharia. Nada de ello debe extrañarnos: es mucho el negocio que está en juego, con un cluster de clientes cercano a los dos mil millones de musulmanes y con unas necesidades astronómicas de financiación y de inversión, tanto en la Tierra del Islam como en nuestros propios territorios.

El desarrollo está siendo espectacular, el año pasado las finanzas islámicas movieron un volumen de más de 1,6 billones de dólares, y Londres se ha convertido en el hub financiero islámico mundial. Ante esto, algunos autores, defensores de la rigurosidad del cumplimiento de la sharia, están denunciando que en muchas ocasiones se busca la forma de disimular los preceptos bajo apariencias de comisiones, honorarios, multas o participaciones en beneficios. Es probable que en algo se estén contaminando de las finanzas occidentales, pero lo cierto es que en esta integración los islámicos imponen la diferenciación, exigen que, al menos simbólicamente, sus costumbres sean respetadas. Se mantienen, como en otros muchos campos, apegados a sus tradiciones, sus creencias, su fe.

Nosotros, los occidentales, adorando a nuestro dios verdadero, el dinero, ni dejamos que nos traspasen sus interesantísimas propuestas éticas, ni somos capaces de obligarles a que aquí, en nuestros bancos y en nuestros mercados, las finanzas se hagan a nuestra manera.

Etiquetas: , ,

Un mundo financiero al revés

Carmen Pérez | 9 de abril de 2015 a las 8:13

Conviene echar un vistazo a lo que pasa en otros países europeos porque es bastante posible que pronto esas mismas circunstancias las veamos por aquí. El Financial Times publica hoy un artículo sobre Dinamarca (Denmark highlights naked truth about negative lending, by Richard Milne). Resulta que una terapeuta sexual danesa ha saltado a la fama no por su oficio sino por endeudarse a tipos negativos: recibe dinero y encima cobra por ello un ´-0,0172 % anual.

Es sólo un ejemplo  de que lo que estamos viviendo: un mundo financiero al revés. Allí de forma más extrema a consecuencia de las medidas no convencionales tan radicales que ha tomado, al igual que ha sucedido en Suecia, el banco central danés, el primero en fijar la tasa repo en negativo y situar la facilidad permanente de depósito para sus bancos en un -0,75% (en el BCE, -0,20%).

No hay precedentes en la historia, los bancos centrales están realizando un experimento del que desconocemos sus consecuencias. Como declara un banquero danés para el artículo, para ellos es como aprender a conducir un coche hacia atrás. Así, muchos bancos daneses han comenzado a cobrar a sus mayores clientes corporativos e institucionales por depositar dinero en efectivo, y, si los propios bancos se ven obligados a pagar 0.75% en el caso de Dinamarca por el dinero líquido, entonces tiene sentido que quieran prestar a tasas negativas para compartir parte de esa carga con los clientes.

Es verdad que la mayoría de los bancos daneses han tenido cuidado y evitan penalizar al público en general en las cuentas corrientes, pero hay una excepción, el Erhvervsbank, un pequeño prestamista danés, que en febrero manifestó que cobraría un 0,5% en los depósitos.  Tampoco lo de obtener préstamos cobrando intereses está extendido. De momento, lo que sí se están planteando con urgencia son los problemas que pudieran surgir en los sistemas informáticos si tienen que tratar con estas tasas inusuales negativas para depósitos y préstamos de forma generalizada.

En estos países existe gran preocupación por lo que sucederá si persisten estas tasas negativas durante mucho tiempo. Todo es completamente nuevo y no es meramente coyuntural. Si impulsarán burbujas inmobiliarias, cuando en Dinamarca los precios ya se sitúan por encima de su máximo previo a la crisis. En Suecia, el Riksbank sigue profundamente preocupado porque se disparen los altos niveles en la deuda de los hogares.

A España todavía estas anomalías en préstamos y depósitos no han llegado, aunque existen ya casos, como los de algunos trabajadores de la banca, con condiciones preferentes, que ya están cobrando por sus préstamos. Pero ya sabemos lo que dice nuestro refranero: cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar, así que podemos ir todos rellenando los formularios para  solicitar nuestros préstamos.

Letras del Tesoro: ¿pagar por prestar?

Carmen Pérez | 8 de abril de 2015 a las 21:40

Ayer hubo subasta del Tesoro. En la de las Letras a 6 meses , el precio medio resultante fue de 100,001%, o sea, que el inversor desembolsa 1000,01 euros hoy para recibir 1.000 euros dentro de 6 meses, o lo que es lo mismo, obtiene una rentabilidad del -0,002% anual. Para el Estado español es una estupenda noticia, porque se financió adjudicando un nominal de 725 millones de euros cobrando encima por ello. Dicho con otras palabras: el Estado recibe más de 725 millones hoy, y devolverá a los inversores dentro de seis meses el nominal, esto es, 725 millones de euros.

lt

 

Pero, lo que intriga es la posición del otro lado, la del inversor, institucional o minorista, que desembolsa su dinero en estas condiciones : presta su dinero pagando, desembolsa más dinero que el que va a recibir dentro de seis meses. Para entender esta anomalía financiera, que además va a agudizarse en los próximos meses, tenemos que acudir a diferentes explicaciones:

  • Facilidad de depósito al -0,20%

La facilidad de depósito en el BCE, es decir, la posibilidad de que los bancos depositen sus excesos de liquidez en el BCE, y por la que en condiciones normales  el banco cobra unos intereses, ahora está fijada en el -0,20%. Comparativamente, el -0,002% de las Letras del Tesoro ya no se ve tan negativo para ellos.

  • Tipos euríbor a niveles bajísimos, incluso negativos para los plazos más cortos

Otra posibilidad para los bancos con exceso de liquidez es prestarlo a otros bancos en el mercado interbancario, pero los tipos euríbor a los distintos plazos están también tiñéndose de rojo para los distintos plazos, alcanzando ya al euríbor a 2 meses. Además, el nivel de riesgo que se asume al prestarlo a otro banco es más alto que prestarlo al Estado español, y la seguridad se paga.

 euri

  •  Deflación

Además, hay que considerar que una cosa son los tipos de interés nominales y otra los reales, y en la actualidad la inflación es también negativa. Si tuviéramos unas letras con un 1,5% de rendimiento pero con una inflación del 2%, el interés real sería de -0,5%. En este sentido, lo negativo del interés real actual, -0,002%,  no llega todavía al nivel de las tasas negativas de la inflación (-0,7%): ¡el interés real es positivo!

  • Tipo de Cambio entre divisas

Otros inversores podrán soportar el interés negativo si el cambio a su moneda respecto del euro puede beneficiarle,  los tipos de cambio entre las  divisas pueden compensar bajas o negativas tasas de interés.

  • Operaciones especulativas aprovechando las actuaciones del BCE

Para entender la última de las explicaciones hay que conocer que el precio y la rentabilidad de un activo de renta fija tienen una relación inversa: a más precio, menor rentabilidad, y viceversa. Así, puedes querer comprar caro (incluso con rentabilidad negativa) si esperas poder vender aún más caro (con rentabilidades incluso más negativas). Y esto es lo que muchos inversores esperan que pase porque las actuaciones que está teniendo el BCE en los mercados de renta fija permiten esperarlo así.

Como en cualquier mercado, sea de productos reales o financieros, al aumentar la demanda, el precio se eleva. Como el BCE está comprando masivamente títulos de renta fija, entre ellos de deuda pública española, la demanda de estos títulos en el mercado secundario está subiendo intensamente, reaccionando los precios al alza. Podemos decir que el BCE está provocando una burbuja de los precios de la deuda. De ahí, que un -0,002% de interés, que equivale a 1000,001 euros, no es tan malo si esperas vender antes del vencimiento a un precio mayor.

Para terminar, hay que señalar que estas anomalías que se están produciendo están buscadas deliberadamente por el BCE al aplicar como viene haciendo determinadas medidas de política monetaria expansivas. El objetivo: cumplir con su mandato, que es mantener el nivel de inflación por debajo, pero cercano al 2%. Y de camino, reactivar la economía europea. Pero, a medida que la inflación vaya alcanzando ese nivel, el BCE irá retirándose, y entonces, y esto hay que tenerlo muy presente, la burbuja se deshinchará y los precios de la deuda pública  con mayor o menor brusquedad caerán.

El Banco Central Europeo

Carmen Pérez | 24 de marzo de 2015 a las 19:49

 

BCE

Nueva sede del BCE en Frankfurt

Os  aconsejo los vídeos, de sólo unos cinco minutos cada uno,  que nos propone la web del Banco Central Europeo para conocerlo un poco más (https://www.ecb.europa.eu/ecb/educational/movies/html/index.es.html):   entender cuáles son sus funciones, su historia, el objetivo que persigue, cómo es el funcionamiento del Eurosistema, o la manera de llevar a cabo la política monetaria, es fundamental hoy en día. Tanto para defenderlo como para criticarlo es necesario previamente conocerlo.

Son todos ellos interesantes, pero especialmente los que nos explican la Estrategia de Política monetaria y los Instrumentos de política monetaria, porque nos permiten comprender además la importante conexión del BCE con el sistema bancario europeo.

 

 

 

Etiquetas: