Archivos para el tag ‘BCE’

A cámara lenta

Carmen Pérez | 3 de febrero de 2019 a las 17:37

TRIBUNA ECONÓMICA, 25/1/2019

A los bancos centrales se le han puesto las cosas más difíciles. El camino hacia la normalización monetaria que comenzó hace ya años en la Reserva Federal (Fed) y en otros bancos centrales, como el de Canadá o el Banco de Inglaterra, se ha complicado. También para el nuestro, el Banco Central Europeo (BCE), que los sigue con retraso. La paciencia, que ha sido una de las palabras banderas de Mario Draghi -junto con prudencia y persistencia- se ha convertido también en la nueva palabra de la Fed. La desaceleración económica y la volatilidad en los mercados exigen estar a verlas venir, no hay otra. De momento no es que vayan a desviarse o retroceder en este proceso pero lo que sí han hecho es ponerlo a cámara lenta. Ahora, incluso algunos miembros de sus consejos, que eran claramente halcones, se han vuelto palomas.

Los datos de la revisión a la baja del crecimiento de EEUU -del 3% al 2,3%- y los descensos bruscos en Wall Street de diciembre, tras la última subida de tipos, constituyen un problema para la Fed. Se le acusa de alimentar la volatilidad financiera y de poner en riesgo el bienestar económico del país. De nada sirvió que de forma paralela a la subida de esos 25 puntos básicos. le acompañara una declaración de mayor suavidad para el año que viene. En una conferencia posterior Jerome Powell tuvo que suavizar aún más las cosas, aclarando que los tipos de interés ya han alcanzado el límite inferior de la tasa neutral: donde la Fed dijo que serían tres la alzas, y luego dos, ahora es posible que quede en una o en ninguna. También está por ver si detiene la reducción de su balance, que venía disminuyendo a razón de 50.000 dólares al mes. Todo dependerá de sus dos objetivos: la inflación y el empleo.

En cuanto al BCE, ayer tuvo lugar una nueva reunión de su Consejo de Gobierno. No se esperaba ningún cambio y así ha sido, aunque había cierta expectación por los comentarios que hiciera Mario Draghi tras lo sucedido en EEUU. En la Eurozona, aunque ya finalizó el programa de compra de activos, la economía seguirá muy estimulada por la promesa de reinversión de los activos que vayan venciendo. Esto no es poca cosa, significa que el BCE comprará hasta 200.000 millones de bonos este año, fundamentalmente bonos soberanos. En cuanto a los tipos de interés, ayer mantuvo que permanecerán en los niveles actuales “hasta al menos durante el verano de 2019″.

Pero las tasas de crecimiento “han seguido siendo más débiles de lo esperado” y “es probable que la inflación general disminuya aún más en los próximos meses”. Además, Draghi reconoció que existe “una larga lista de factores” que pueden influir en el crecimiento más allá del corto plazo”. Expresamente mencionó el Brexit, la amenaza proteccionista, la desaceleración en China y los problemas de la industria automovilística alemana ante el riesgo de aranceles. Su tono más pesimista y alarmista cabe esperar que también el BCE se ponga en cámara lenta y que la subida de tipos no llegue hasta finales de 2019 o que incluso haya que esperar a 2020. No sólo el BCE, a todos los bancos centrales no les queda más remedio que ir “ajustando todos sus instrumentos” sobre la marcha. No lo van a tener nada fácil.

 

Etiquetas: , ,

Cambio de tendencia

Carmen Pérez | 3 de febrero de 2019 a las 17:32

TRIBUNA ECONÓMICA, 11/1/2019

En febrero de 2016 se produjo un hecho sorprendente. El euríbor a doce meses pasó a cotizar en negativo. Y no fue algo puntual sino que esta anomalía financiera día tras día se fue intensificando. Así, el euríbor fue descendiendo desde entonces hasta marcar en marzo del pasado año su mínimo histórico, -0,191%. A partir de ahí cambió la tendencia y emprendió el camino contrario: lleva 9 meses subiendo. Pero, a pesar de esto, el euríbor aún no ha dejado los valores negativos y ayer se situó en -0,118%. El miedo de todos los endeudados a tipo variable -particulares y empresas- es que siga creciendo y se encarezcan sus préstamos. Es lo que previsiblemente pasará, pero pueden estar tranquilos: el ritmo de subida será lento, muy lento.

Para hacernos idea del impacto de la subida que ha experimentado el euríbor estos últimos meses podemos acudir a un ejemplo. Una hipoteca media, de un importe de 150.000 euros, a 20 años y con un diferencial sobre el euríbor del 1%, a la que le tocara revisar el tipo de interés este mes de enero, vería incrementarse su cuota mensual de 677 a 682 euros, 5 euros más. Pero no hay que olvidar que este importe era y sigue siendo extraordinariamente bajo: hace diez años, en 2008, cuando el euríbor se situaba por encima del 5%, un préstamo de estas características suponía un pago de 1.085 euros: ¡400 euros más mensualmente!

Los endeudados no pueden tener quejas, han sido los grandes beneficiados -junto con los Estados- de las políticas del Banco Central Europeo. Aunque pueda pensarse que lo que se decide allí no nos afecta directamente a nuestro bolsillo no es en absoluto así. Los tipos de interés de referencia que establece el banco central en su relación con la banca (operaciones principales de financiación y la facilidad marginal de crédito y de depósito) condicionan completamente las operaciones que realizan los bancos entre ellos en el mercado interbancario, donde queda fijado el euríbor a los distintos plazos.

Ante esta remontada del euríbor, los expertos de fondos de inversión, entidades financieras, thinktanks, lanzan sus especulaciones: cada uno marca un ritmo de subida concreto. El escenario más moderado establece que el 0% se alcanzará al final del primer trimestre de 2019 y que el euríbor acabe el año en el entorno del 0,20%. Los más extremos sugieren que no se volverá positivo antes de final de año; o, por el contrario, que termine por encima del 0,5%.

Depende de Mario Draghi. En los últimos comunicados sobre las decisiones de política monetaria sólo se aclara que “El Consejo de Gobierno espera que los tipos de interés oficiales del BCE se mantengan en los niveles actuales hasta al menos durante el verano de 2019″, y luego añade una coletilla que les dota de flexibilidad para moverse en un sentido o en el contrario. Y el caso es que las circunstancias económicas actuales no están siendo muy favorables para que prosiga la normalización monetaria. De hecho, Jerome Powell ha manifestado esta semana que la Reserva Federal está preparada para dar marcha atrás si hace falta. El BCE sigue sus pasos, así que cabe la posibilidad incluso que este cambio de tendencia del euríbor quede finalmente en nada.

Vaya final de año

Carmen Pérez | 3 de febrero de 2019 a las 17:21

TRIBUNA ECONÓMICA, 28/12/2018

El miércoles 20 de diciembre, el banco central de EEUU, la Reserva Federal (Fed), elevó los tipos de interés un cuarto de punto hasta un rango entre el 2,25% y el 2,5%. Es el noveno aumento desde que en 2015 comenzara a subir el precio del dinero. Días antes Donald Trump había dejado bien claro que no estaba en absoluto de acuerdo con esto. Conminó a Jerome Powell a que “sintiera el mercado” y expresó su incredulidad porque estuviera siquiera considerando otra subida “con un dólar muy fuerte y prácticamente sin inflación, el mundo exterior explotando a nuestro alrededor, París en llamas y China cayendo”. Pero Powell lo hizo, tenía que demostrar que la Fed es un organismo independiente: “Nada nos impedirá hacer lo que creemos que es lo correcto”. Pero también había otro motivo adicional para hacerlo: ¿cómo reaccionarían los inversores con las claras señales de desaceleración económica que existen si no se subieran los tipos de interés tal y como estaba descontado desde hacía tiempo?

Con todo, la Bolsa americana sufrió un importante descenso. Los mercados cayeron con fuerza, aún más sobre lo que ya llevaba todo el mes perdiendo. El índice S&P 500, considerado como el más representativo de la situación real del mercado, se situaba el 3 de diciembre en 2.790 puntos; el 24 de diciembre había descendido hasta los 2.351: un 15,73% menos. El indicador del miedo, VIX, subió en esa jornada hasta los 36 puntos, niveles no vistos desde principios de febrero, cuando el mercado tuvo la primera corrección seria. También entonces como ahora se desató el miedo.

Cuando la situación se pone así, cualquier cosa que pase o se diga puede acentuar la tendencia adversa. Incluso cuando lo que se intente con ello es calmar los nervios. Como en esta ocasión, que el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, comunicó este pasado domingo que los bancos más grandes del país le habían confirmado que disponen de mucha liquidez, que no había problemas. Trataba de tranquilizar a los mercados y lo que consiguió fue un día de Nochebuena negro. Los inversores se preguntarían alarmados: ¿qué ocurre, por qué tuvo Mnuchin necesidad de hablar de forma extraordinaria con los banqueros?

Tras las navidades, el índice S&P 500 resucitó y recuperó parte de las pérdidas. Este miércoles se disparó casi un 5%, registrando su mayor subida porcentual desde 2009. Pero luego vuelta a las pérdidas. Siempre los índices se mueven en dientes de sierra, hasta para continuar cayendo los precios tienen que rebotar antes con fuerza. En los próximos meses las turbulencias están aseguradas en los mercados financieros.

Los bancos centrales necesitan recuperar la normalidad monetaria retirando los estímulos financieros. Pero no les va a resultar nada fácil. Si suben los tipos de interés más rápido de la cuenta, mal asunto. Si se suavizan, también malo porque se interpreta que la desaceleración será más intensa; o peor, que la recesión económica está cerca. De hecho, las negras sesiones de estos pasados días se han producido tras la proyección de los miembros del Consejo de Gobierno de la Reserva Federal que apuntaba a dos subidas de tipos en 2019, en comparación con las tres que preveían en septiembre.

Etiquetas: , ,

Deuda pública: de récord en récord

Carmen Pérez | 26 de agosto de 2018 a las 14:29

TRIBUNA ECONÓMICA, 24/8/2018

Esta semana hemos conocido que en España se ha batido un nuevo récord: nuestra deuda pública ha alcanzado los 1,163 billones de euros. Para comprender la magnitud del crecimiento que ha experimentado estos últimos años puede acudirse a un dato: en 2008 ascendía a 400.000 millones de euros. Desde el inicio de la crisis se ha multiplicado prácticamente por tres. Y aportemos dos datos más para terminar de hacernos una idea de su importancia: cada español debe unos 25.000 euros, o unos 65.000 euros si es por familia como se realiza este cálculo.

Si ese montante de deuda se mide en términos relativos -en función del PIB- la noticia es algo más llevadera. Actualmente representa el 98,2% frente al 39,5% del 2008. El máximo se consiguió en 2014, cuando alcanzó el 100,4% del PIB. Pero, con todo, sigue estando muy alejada de los criterios previstos por el Tratado de Maastricht, que considera que un país tiene unas finanzas saneadas si su deuda pública no supera el 60%.

Bajar el nivel ahora que hay crecimiento es lo que aconseja la prudencia. Lejos de eso, tanto la administración central como las autonómicas, como viene siendo su norma, siguen incrementándola. Pero sobre todo es la deuda de la Seguridad Social, por el gasto que suponen las pensiones, la que está subiendo como la espuma. Es tal el ritmo que lleva que en junio acumulaba una deuda de 34.888 millones de euros, 7.501 millones más que en mayo y 17.715 millones más que en junio de 2017. De hecho, este capítulo es la principal causa de que ya se esté incumpliendo el objetivo marcado para este año que estaba fijado en el 96,8% del PIB.

Para la sostenibilidad de ese enorme volumen de deuda resulta decisiva la intervención del Banco Central Europeo. Con el programa de compras de activos que ha desarrollado estos últimos años se ha convertido en propietario de 250.711 millones de euros, casi el 22% del total de nuestra deuda. Disponer de un comprador fuerte, que no mira precios, ha facilitado que la prima de riesgo española se mueva en niveles bajos, con el consecuente ahorro de intereses que esto supone anualmente. En las subastas de Letras a 3 y 9 meses que el Tesoro ha realizado este martes se ha seguido notando su efecto: seguimos cobrando por prestar dinero a corto plazo. Y el bono a diez años está por debajo del 1,4% anual.

España y otros países europeos no dejan de incrementar sus deudas, y luego apelan ansiosos al BCE. Se comportan como los adictos a la cocaína, que desarrollan una adicción paralela a pastillas que contrarrestan sus efectos. Nuestro caso ahora no es el más grave, pero sólo hay que mirar a Italia. La deuda italiana supera el 130% del PIB y su prima de riesgo este lunes cerró en 279 puntos, con el bono a diez años en el 3,1%. Esta semana sus dirigentes pedían a gritos que el BCE garantice la compra de deuda pública en el futuro para que su prima no se siga disparando. Incluso amenazan con que si este apoyo no continuaba “se desmantelará todo”, refiriéndose al euro. Pero por mucho que el BCE siga paliando, el único camino posible es parar el crecimiento de la deuda. España e Italia, sin embargo, están decididos a ir de récord en récord.

Etiquetas: ,

Draghi, entre halcones y palomas

Carmen Pérez | 26 de agosto de 2018 a las 14:13

TRIBUNA ECONÓMICA, 27/7/2018

Podemos echar mano de la imaginación y visualizar la reunión de ayer de los miembros del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo. Montones de datos sobre la mesa. Indicadores europeos de todo tipo procedentes de la economía real y otros tantos de carácter monetario. Discutiendo sobre qué medidas de política monetaria seguir tomando. Y la manera de comunicarlas, porque las expectativas lo son todo en el campo económico. Reinando sobre ellos, el dato de la inflación actual y las previsiones para los próximos años, por algo su control es el objetivo único, al menos formalmente, que debe moverlos.

El contexto internacional también cuenta. Lo que pasa en EEUU, donde hace unos días el gobernador de la Reserva Federal volvió a hacer unas declaraciones en las que dejaba claro que en lo que queda de año subirán por dos veces más los tipos de interés. Y en China, donde se están tomando importantes medidas de expansión monetaria. O lo que los otros bancos centrales, como el del Reino Unido o Japón, están haciendo.

Algunos de ellos, los denominados halcones, estarían abogando por ir más rápido en la retirada de los estímulos, que los tipos de interés suban cuanto antes. Argumentan los peligros de que se formen burbujas o la incapacidad de actuación ante una nueva crisis si llega y los tipos de interés siguen al 0%. Son escrupulosos con la inflación y recuerdan que la inflación interanual en junio ya se encuentra en el 2%. La credibilidad del Banco Central está en juego.

Otros, las palomas, insistiendo en que hay que seguir apoyando el crecimiento económico, aguantando las políticas monetarias expansivas al máximo. Por la reciente debilidad del crecimiento, que puede acentuarse con la guerra comercial abierta y con un posible Brexit duro; por las dificultades que supondría para los gobiernos sostener la deuda si los tipos suben; por el impacto negativo en el consumo o el freno para las inversiones. Y por lo que todo esto podría conllevar en Italia, la principal preocupación de la Eurozona en estos momentos.

Un debate apasionante de posturas contrapuestas. Siempre los ha habido en la Historia de la Economía. Como el que se desarrolló en su día respecto a la conveniencia de los aranceles. O como, en la época de David Ricardo, sobre si la oferta crea su propia demanda. Pero ahora con la complejidad de una economía completamente globalizada. Sin un pasado del que extraer consecuencias: nunca se aplicó una política monetaria tan intensa y extensa en el tiempo. Y además, por la dificultad de alcanzar una postura común para tantos países, cada uno con intereses diversos.

Pero ellos no son académicos. Tienen que terminar decidiendo. Lo hicieron, como siempre, a las 13:45 de la tarde. Después, Draghi, con Guindos a su vera, salió a explicar la resolución ante los medios. Sin novedades. En la reunión anterior cogieron algo de alas los halcones. Ayer, al mantenerse todo intacto a pesar de estar la inflación al 2%, volvieron a primar los argumentos de las palomas. El discurso estuvo, como siempre también, revestido de la suficiente flexibilidad como para inclinarse hacia un lado u otro en los próximos encuentros.

Etiquetas: ,

¿Cómo nos impactaría una subida de tipos?

Carmen Pérez | 3 de julio de 2018 a las 10:00

TRIBUNA ECONÓMICA, 22/6/2018

Realmente, cuando escuchamos las decisiones de política monetaria que ha tomado el Banco Central Europeo, como las de la última semana, lo que nos interesa es saber en qué pueden afectarnos y cuándo empezaríamos a notar sus efectos. El cese de las compras de activos o las subidas de tipos oficiales: ¿cómo se traducen luego a las operaciones financieras concretas que realizamos? Pues bien, el Banco de España (BdE) ha publicado esta semana un artículo en el que realiza una evaluación del impacto que tendría una hipotética subida de los tipos de interés –un 1%– en las cuentas públicas, en las empresas y en los hogares españoles en el horizonte temporal 2018-2020. Sin entrar en los aspectos metodológicos que lo sustentan, es posible entresacar algunas de las conclusiones que se alcanzan sobre en el grado en que se verían negativamente afectadas las rentas de los tres sectores.

La forma de financiarse de la Administración Pública, fundamentalmente a largo plazo y a tipo fijo, hace que las subidas o bajadas de los intereses oficiales tarden en notarse: el coste de la masa completa de deuda se mueve con inercia porque el impacto de los cambios en los tipos sólo se va acusando en la parte que se renueva. Aun así, la tendencia descendente que arrastra se paralizaría; y en el escenario más adverso, el estudio estima que la carga financiera neta se incrementarían en un 0,3% del PIB. Además, el BdE advierte que al haber crecido el volumen de deuda se ha vuelto más sensible a posibles variaciones de tipos de interés. También, que este aumento futuro del coste es muy relevante porque no hay margen para absorberlos en los presupuestos proyectados en el periodo analizado.

Por el contrario, las empresas y las familias enseguida notarían los cambios, dado que las renovaciones o vencimientos les llegan a corto plazo y están endeudadas a tipo variable. Para ambos colectivos, incluso sin elevaciones de tipos oficiales, el coste de financiación ya no seguirá bajando; y si suben ese 1% simulado, el impacto negativo neto para las empresas sería del 1,5% del excedente bruto de explotación; y para las familias, se consumiría un 0,6% más de la renta bruta disponible (RBD) al final del horizonte considerado. A diferencia de lo que ocurre en la administración pública, el impacto adverso global en estos dos sectores es menor que en simulaciones anteriores por el notable desendeudamiento durante los últimos años.

Este trabajo, como todos, hay que tomarlo con mucha cautela porque están llenos de supuestos de partida que pueden cambiar de un día para otro. De hecho, está realizado con anterioridad a las últimas decisiones monetarias. Pero, en todo caso, tenemos que ir asumiendo que el coste de la financiación se irá elevando. Lo harán poco a poco, como ha repetido Draghi en un discurso en Sintra esta semana: “Seremos pacientes a la hora de determinar el momento en que se producirá la primera subida de los tipos, y a partir de ese momento adoptaremos un enfoque gradual para ajustar la política paulatinamente”. Esto nos tranquiliza a los endeudados, pero esa paciencia de Draghi a los pequeños ahorradores los está haciendo santos.

Etiquetas: ,

La inflación despierta, cesan las compras

Carmen Pérez | 3 de julio de 2018 a las 9:57

TRIBUNA ECONÓMICA, 15/6/2018

Nueva reunión del Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) y nuevas caras entre sus miembros: Luis de Guindos, vicepresidente de la entidad, y Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España. Se han estrenado en estos encuentros en un momento crucial. Ya lo había adelantado Peter Praet, miembro del Comité Ejecutivo, en una conferencia la pasada semana: en esta ocasión se evaluaría si la mejora de la situación económica permite el desmantelamiento del tinglado de bonos levantado estos últimos años. Así ha sido, y el final de las compras ha quedado fijado para diciembre de 2018. Y por primera vez se ha mencionado un plazo, aunque abierto, para poder empezar a subir el precio del dinero: a partir del verano de 2019.

Con seguridad esta decisión ha venido presionada por la aceleración en la normalización monetaria en EEUU. Tal y como se esperaba, el miércoles la FED subió un cuarto de punto los tipos de interés. Con un crecimiento del 2,8%, una tasa de paro en mínimos históricos y la inflación en el 2,8%, esta decisión estaba más que descontada. Pero también elevó el ritmo futuro, dejando establecido que subirán dos veces más a lo largo de este año, en lugar de una más, como estaba programado.

Pero, sobre todo, lo que habrá empujado con fuerza para tomarla es el repunte de la inflación del mes de mayo, que alcanzó el 1,9% en la zona euro. También lo había comentado ya Praet en su conferencia. La principal intersección entre el crecimiento y la inflación es el mercado laboral. Y la fuerte creación de empleo de estos últimos años está presionando los salarios al alza, y éstos a su vez al incremento de los precios. Ayer Draghi señaló que el BCE había elevado sus estimaciones de inflación (IAPC) para este año hasta el 1,7%, frente al 1,4% previsto en marzo, y que esta tasa se mantendrá en los dos años siguientes.

Así, el cese de las compras se ha determinado a pesar de que los indicadores económicos siguen apuntando a una ralentización de la expansión. De hecho, las previsiones del PIB de la Eurozona se han corregido a la baja. Pero Draghi consideró que era normal tras el alto crecimiento de los años anteriores. Además, afirmó que “los riesgos que rodean las perspectivas de crecimiento de la zona del euro siguen siendo ampliamente equilibrados”, en referencia al mayor proteccionismo comercial o a lo ocurrido en Italia.

No obstante la firmeza de la decisión de ayer, el BCE se ha guardado cartuchos muy importantes. Prolonga las compras, aunque a menor nivel, hasta diciembre. Cuenta con la reinversión de los títulos que van venciendo, que persistirá durante el tiempo necesario. Y ha dejado abierta la fecha de subida de tipos. El apoyo monetario, por tanto, continuará. Pero ha sido una contundente advertencia a los países europeos, para que no sigan obviando los habituales mensajes finales de los discursos de Draghi: la necesidad de reformas estructurales que potencien el crecimiento, de que los países muy endeudados construyan colchones fiscales, de que se respeten las normas del euro, y de que se complete la unión bancaria y de los mercados de capitales. Porque se acaba el tiempo.

Salir de la droga financiera no será fácil

Carmen Pérez | 30 de abril de 2018 a las 20:16

TRIBUNA ECONÓMICA, 27/4/2018

No, no va a ser fácil acabar con el dopaje del Banco Central Europeo. La buena marcha de la economía del pasado año permitió a Mario Draghi iniciar el abandono de los estímulos. Por entonces, dejó planificado el camino hacia la normalización financiera, aunque de forma muy gradual y sin cerrar ninguna puerta. Ayer se celebró una nueva reunión del Consejo de Gobierno del BCE. En esta ocasión, con la expectación puesta en si la debilidad de los datos económicos recientes de la eurozona iban a obligarle a reevaluar sus cálculos. No obstante, Draghi no ha alterado en absoluto su hoja de ruta.

“El misterio de la desaceleración de la Eurozona”, “La economía de la Eurozona: ¿una desagradable sorpresa?” o “La debilidad de la zona del euro plantea la perspectiva de una larga despedida para el estímulo de la crisis” son los títulos de algunos artículos del Financial Times de estas de estas últimas semanas donde se resaltan las debilidades de la eurozona. Es verdad que algunos autores de ese periódico suelen ser agoreros, no sin cierta alegría, con nuestra economía. Pero contienen datos. Y los datos no son subjetivos.

La producción industrial cayó un 1,6% en febrero. Las exportaciones descendieron un 3,2% desde enero, la mayor caída desde agosto de 2015. En Alemania, el indicador ZEW, uno de los más vigilados del país, que mide la confianza en la economía, cayó en marzo a un mínimo de cinco años. El índice Sentix, que evalúa el sentimiento de los inversores para la eurozona, descendió en marzo por tercer mes consecutivo. Gavyn Davis, el autor de uno de esos artículos, lo resume: “El optimismo se ha debilitado por una desaceleración repentina y bastante brusca de la actividad en la zona del euro, una región que hasta hace poco lideraba la expansión mundial”.

Draghi, ayer, reconoció la existencia de este estancamiento: “Casi todos los países de la zona euro han experimentado una moderación del crecimiento o una pérdida de momentum“. Sin embargo, prefirió darle a la economía el beneficio de la duda y no cambiar en nada el plan programado. Confía en que el crecimiento se mantenga sólido, y achaca esta situación a factores puntuales como el frío extremo, las huelgas, la fecha de la Semana Santa, y a la amenaza de guerra comercial lanzada por EEUU.

La reunión de junio será decisiva. Entonces no tendrá más remedio que pronunciarse sobre si la compra de bonos seguirá el próximo año, lo que conllevaría que el aumento de las tasas de interés se retrasaría. Además, todo dependerá de la inflación, la única variable por la que el BCE decide actuar en uno u otro sentido. Las estimaciones la mantienen en los próximos años por debajo del 2% objetivo. Si se disparara, por el incremento de los precios de la energía o de las materias primas, se aceleraría sin más remedio la retirada de estímulos. Si deja margen, y persiste la debilidad de la eurozona, podría incluso incrementarlos. En este último caso, la tragedia estaría al llegar la próxima recesión, que llegará, porque el BCE se encontraría con sus armas gastadas: sin salir del dopaje actual, tendría que diseñar una nueva droga que suministrar para volver a activar la economía.

El BCE y la gestión del miedo

Carmen Pérez | 26 de marzo de 2018 a las 8:44

TRIBUNA ECONÓMICA, 9/3/2018

El que piense que el protagonismo del Banco Central Europeo va a ser menor ahora que la las economías de la Eurozona están recuperadas se equivoca. La etapa actual es incluso más delicada que la pasada. Durante estos últimos años, el BCE ha comprado masivamente activos financieros, engordando su balance hasta los 4,5 billones de euros. No le va a resultar nada fácil deshacerse de todo eso. Tampoco va a ser moco de pavo subir los tipos de interés después de haberlos mantenido tanto tiempo por los suelos. El BCE quiere que la transición sea muy lenta, para no fastidiar la recuperación económica y para que no se produzcan turbulencias en los mercados financieros. Pero cualquier señal que augure un ritmo más rápido puede desatar el miedo. Y, como dijo Montaigne, “no hay cosa a la que se tenga que tener más miedo que al mismo miedo”.

Ha pasado en EEUU, que nos lleva la delantera en este desarrollo. El conocido como el “indicador del miedo”, tras una anormal calma chicha de meses y meses, dio de repente un respingo y subió a más del doble en una sola sesión de febrero. La Bolsa sufrió un importante descenso. Llevaba años creciendo gracias a la política monetaria, que fue debilitando el sentido del riesgo. Ha sido una primera cura de verdad: si los tipos de interés suben, esos precios no son correctos. La posibilidad de que la subida se acelerara por la política fiscal de Trump, que añade palos a una economía que arde con fuerza, desencadenó el proceso.

No le viene mal este suceso al BCE, porque ayuda a que en la Eurozona se tome conciencia de que progresivamente también aquí se irá caminando hacia la normalización financiera. De hecho, ayer, el BCE, que celebró un nuevo Consejo de Gobierno, dio un pasito más en esta línea, suprimiendo la posibilidad de aumentar el volumen de las compras, aunque mantuvo que podrían prolongarse en los términos actuales más allá de septiembre. Los tipos de interés permanecen sin cambios, y así seguirán hasta más allá de que el programa de compras cese.

Draghi se mostró optimista en cuanto al crecimiento, elevando una décima el esperado para la zona euro este año (2,4%). También afirmó que aún no hay presiones inflacionistas preocupantes. Y mientras la inflación lo permita, la retirada de los estímulos será muy gradual, y el BCE podrá conseguir que no decaigan las inversiones de las empresas, y que sigan generando empleo; que no se venga abajo el consumo de los ciudadanos; y que no haya pánicos en los mercados financieros.

Pero en la conferencia posterior salieron a relucir importantes riesgos que podrían perjudicar este proceso, como la guerra comercial que ha declarado Trump o la elevada deuda de algunos países europeos. No son los únicos riesgos. La incertidumbre política de Italia, la actividad económica de China o el problema catalán en España son otros, que aunque no se nombraran están sobre la mesa. Y de fondo de escenario, un mundo con una descomunal deuda, el 318% del PIB, por la que cada subida de tipos causará un gran efecto. En este complicado contexto, el BCE tiene que gestionar bien que no se desmande el miedo. Porque, como decía Sófocles, “todo son ruidos, para quién tiene miedo”.

En defensa del efectivo

Carmen Pérez | 26 de marzo de 2018 a las 8:42

TRIBUNA ECONÓMICA, 2/3/2018

Cada día, haciendo las compras, nos es posible observar cómo nos estamos añadiendo masivamente al pago con tarjeta. Hasta para pagar el pan o el tabaco. Con las nuevas tarjetas contactless no hay ni que introducir el PIN si el importe no supera los 20 euros. Ir al cajero, que cada vez está más lejos y en el que siempre hay que guardar cola, nos está resultando una lata. Los bancos están encantados con esta tendencia y nos empujan a seguirla. En Suecia, que van años por delante en este proceso, el cartel No se acepta dinero en efectivo está colgado con frecuencia en tiendas, restaurantes y demás comercios. Los pagos digitales son tan cómodos, tan asépticos, tan rápidos… Sin embargo, también nos es posible observar en las declaraciones de los dirigentes de los bancos centrales que están preocupados por la desaparición del dinero físico.

Hace unos días, el gobernador del Banco Central de Suecia, Stefan Ingves, salió en defensa del efectivo, señalando que el Risksbank está analizando atentamente esta evolución, y advirtió a los bancos que tienen la obligación de dar cambio en efectivo a los clientes que así lo soliciten. También, hace pocos días, Yves Mersch, miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo, en su discurso, The role of euro banknotes as legal tender, se pronunció en el mismo sentido.

Aludió a la libertad: los ciudadanos pueden usar efectivo para ejercer sus derechos fundamentales sin que el Estado u otros terceros puedan rastrear inmediatamente las transacciones financieras involucradas. Y ante el argumento de su conexión con las actividades criminales, señaló que el enfoque debe estar en la lucha contra el crimen, que el dinero en efectivo no debe convertirse en el chivo expiatorio. Además, apeló a la igualdad y la participación: el efectivo por su fácil acceso favorece especialmente a los ancianos, a los socialmente vulnerables y a los menores. Por último, mencionó la seguridad y la protección: el efectivo siempre funciona, no está sujeto a posibles fallos de Internet o informáticos.

Y de forma vehemente terminó asegurando que el eurosistema seguirá garantizando la existencia de efectivo en euros. Que es la única forma “en la que el banco central puede salvaguardar el papel que juegan los billetes y monedas en la protección de los derechos y las libertades fundamentales de los pueblos de Europa”.

Pero resulta difícil pensar que esta tendencia hacia los pagos digitales pueda pararse. Actualmente, los billetes y monedas en circulación ascienden sólo a 1,1 billones de euros, frente a los 17,5 billones de euros depositados en instituciones bancarias. Y ahí reside la verdadera preocupación de los bancos centrales: la creación de dinero está quedando en poder de la banca. De ningún modo pueden permitir que se rompan los lazos que el dinero físico establece entre los bancos centrales y las personas. Stefan Ingves mencionó que están analizando la creación de una e-corona sueca para pagos digitales a partir de finales del próximo año. El BCE también está estudiando la implantación del e-euro. Y mientras llegan las monedas digitales soberanas, los billetes y monedas que manejamos estarán actuando como límite y contrapunto a la banca.