Archivos para el tag ‘Endeudamiento’

Aniversario de la crisis financiera

Carmen Pérez | 26 de agosto de 2017 a las 15:45

TRIBUNA ECONÓMICA, 11/8/2017

Esta semana se han cumplido diez años desde el inicio de la crisis financiera. El aniversario ha propiciado que se lleve a cabo en los medios de comunicación una revisión exhaustiva de la misma: los hitos más importantes, el análisis de sus causas y consecuencias, el impacto particular en cada uno de los países o los remedios aplicados para sortearla. No es para menos, la crisis fue de tal magnitud que las economías se resquebrajaron, los mercados financieros y la banca estuvieron a punto de colapsar y han sufrido una intensa reestructuración, transformó la política e incluso ha supuesto un cambio cultural de importancia. Ayer mismo, la Comisión Europea también aprovechaba esta fecha para celebrar la situación económica actual y, al igual que han hecho los otros países desarrollados, daba la etapa por finalizada. Demasiado optimismo derrochan.

Si hay algo que no se cuestiona de la crisis es que la desaforada expansión del sistema financiero fue su principal causa. La llegada de internet junto con la intensa desregulación y la mala supervisión del sistema financiero permitieron que la banca aumentara espectacularmente el volumen de deuda. En 1950 la deuda privada -a hogares y a empresas- en EEUU suponía el 50% del PIB, y en 2007 alcanzó el 160%. En España, creció del 80% del PIB de 1980 al 230% en 2007. “Los bancos ponían dinero en cualquier cosa”, dijo hace pocos días Janet Yellen, la presidenta de la Reserva Federal, recordando el inicio de la crisis.

Sin embargo, a pesar del consenso sobre lo anterior, diez años después, la deuda total sigue creciendo. Si la deuda privada en los países desarrollados se ha reducido significativamente, este descenso se ha visto acompañado del crecimiento de sus deudas públicas. Además, la política de sus bancos centrales, con tipos de interés a niveles nulos o negativos, incitan de nuevo a que se endeuden familias y empresas.

Seguimos instalados, por tanto, en un modelo económico que necesita deuda para el crecimiento. Y si atendemos a la cualificada tesis de Adair Turner, presidente que fue de la Autoridad para la Estabilidad Financiera del Reino Unido, expuesta en su libro Between Debt and the Devil (2015), para crecer es necesario cada vez mayor cantidad de deuda. Y en las décadas anteriores a la crisis ya se necesitó un aumento del 10-15% para lograr un crecimiento del PIB del 5%.

No puede decirse que la crisis haya pasado en balde. La Comisión Europea también hacía balance ayer de las muchas medidas que se han tomado para que nuestras instituciones financieras sean más fuertes y para que estén mejor supervisadas. Pero no deben bajar la guardia. La economía occidental se desarrolla sobre un volumen descomunal de deuda, que habría que restringir y vigilar hacia dónde es canalizada. Además, como consecuencia también de la crisis, otros países se han añadido a este modelo de endeudamiento excesivo. Entre ellos, China, donde se ha cuadriplicado la deuda privada en estos últimos diez años, alcanzando el 304% del PIB. Así, la deuda mundial no deja de batir récords, ya nos debemos a nosotros mismos 217 billones de dólares: la adicción a la deuda se contagia y no para

 

Demasiadas Finanzas

Carmen Pérez | 28 de mayo de 2015 a las 9:23

320px-Statue_Nemesis_Louvre_Ma4873 (1)Interesantísimo artículo esta semana de Martín Wolf en el Financial Times. Se plantea si el mundo financiero es demasiado importante. Los perjuicios de la crisis, los rescates, los escándalos y fraudes que han salido a la luz, las altísimas remuneraciones…, todo lleva a responder que sí. No faltan académicos y responsables de instituciones financieras que apoyan esta tesis. El sector financiero ha crecido, por ejemplo en EEUU, del 7% de su PIB en 1998 al 29% en 2014.

 Sin embargo, está fuera de toda duda que la financiación es esencial para cualquier sociedad civilizada y próspera.   Pero es la propia importancia de la financiación la que hace que los abusos sean tan peligrosos.  Está comprobado que un aumento del crédito en relación al PIB conlleva crecimiento económico; pero mejor no pasarse, ya que esta relación parece revertirse si el crédito excede del 100% del PIB.  Otras investigaciones que nos cita se pronuncian en el mismo sentido: que demasiadas finanzas dañan la estabilidad económica y el crecimiento, distorsionan la distribución del ingreso, socavan la confianza en la economía de mercado, corrompen la política y conducen a un explosivo y, con toda probabilidad, aumento de regulación ineficaz.

¿Qué hacer? Martin Wolf presenta varias respuestas (siguiendo siempre al profesor Zingales  de la Chicago Booth School):

  • que se instaure la moralidad en el mundo financiero; nos viene a decir que las relaciones financieras deberían evolucionar hasta ser similares a la que se establecen entre médicos y pacientes.
  • reducir los incentivos para la financiación excesiva; terminar con el incentivo más importante, esto es, la deducibilidad fiscal de los intereses.
  • eliminar del mundo financiero a los demasiado grandes para caer y demasiado grandes para ir a la cárcel; la forma sería incrementando sustancialmente los requisitos de capital para estas entidades tan enormes y de tan alto riesgo sistémico.

La conclusión es que lo que se necesita no es más financiación sino mejor financiación. Y que esto podría conducir a sustancialmente menos finanzas.

En la sensatez y en la moderación está la solución, es lo que se traduce de sus palabras; moderación en cada uno de los participantes en el sistema financiero: en la industria financiera, limitando a los grandes y poderosos, y actuando los directivos con total profesionalidad y ética; en los particulares y empresas, asumiendo un endeudamiento prudente y una total responsabilidad a la hora de sus inversiones financieras; y lo más importante, porque retroalimenta todo lo anterior: sensatez y moderación en los gobiernos, que no diseñen políticas que empujan claramente a expansiones crediticias, no sólo como la mencionada por Martin Wolf, sino, añado, tampoco imponiendo bajísimos tipos de interés, o fijando reducidísimos coeficientes de caja a la banca, entre otras.

(En la imagen, Némesis, la diosa griega  – personificación del sentimiento moral, reprobador de toda violencia y de todo exceso- que devuelve al individuo dentro de los límites que cruzó)

Etiquetas: ,