Archivos para el tag ‘Europa’

El idealismo financiero de Macron

Carmen Pérez | 25 de mayo de 2017 a las 15:06

TRIBUNA ECONÓMICA, 12/5/2017

El proyecto del euro sigue viviendo momentos críticos. En medicina el estado crítico es usado para referirse al cambio brusco en el curso de una enfermedad, ya sea para mejorarse, ya para agravarse el paciente. Si hubiera ganado Marine Le Pen las elecciones presidenciales francesas, la muerte del euro hubiera estado más cerca. Por el contrario, la victoria del filósofo Emmanuel Macron se percibe como una posibilidad para salvar al proyecto. Para sanarlo está dispuesto a terminar de aplicar el tratamiento que ya se le prescribió en 2012: la Unión Bancaria Europea. “Todo hubiera ardido si no se hubiera puesto en marcha”, dijo Macron durante la campaña. Sin embargo, su fase final está estancada desde hace tiempo.

Y Macron no sólo quiere completarla sino que aboga por un tratamiento aún más intenso, creando un Tesoro común, que emita bonos europeos. Desde luego, tampoco es que esté proponiendo nada nuevo. La Unión Bancaria y los eurobonos son los dos proyectos más trascendentales de todos los que recogió el Informe de los Cinco Presidentes. Son los que ponen a prueba a los socios sobre si realmente están dispuestos a alcanzar una verdadera Unión Económica y Monetaria, y exigirían en paralelo una integración política mucho más intensa. Macron lo sabe, que hay que dejarse de tibiezas, lo dice claro: “No se puede ser tímidamente europeo”.

También sabe cuál es la cruz de esta moneda. Se necesitan Estados solventes que puedan respaldar esos proyectos. En este sentido, Macron se ha comprometido a reducir el gasto -actualmente representa el 56% del PIB- al final de su mandato en 60.000 millones de euros. Pierre Moscovici, comisario europeo de Asuntos Económicos, se lo ha dicho bien alto, tal y como ha salido electo: “Francia puede y debe salir del procedimiento de déficit excesivo”. No serán pocas dificultades las que se le presenten cuando intente flexibilizar su mercado laboral o que el Estado tenga menos peso. Pero, sin embargo, el nuevo presidente ofrece la reforma francesa: dar confianza es lo primero.

Alemania debería apuntarse a este carro, debería tener presente el otro escenario posible, el de la ruptura del euro. Que piense en la amenaza de Le Pen y la de otros muchos extremismos europeos. Puede aportar más, dado su superávit fiscal y exterior; puede ser flexible con Francia, y también con el resto. No son pocas las voces las que le advierten: si fracasa Macron, Europa también; y si Europa fracasa, Alemania fracasa, concluye el artículo Angela Merkel should seize this chance to remake Europe en The Economist.

Hace unos días, en Viena, Danièle Nouy, presidenta del Consejo de supervisión del Banco Central Europeo, comenzaba su discurso con una cita de Winston Churchill: “Nunca se debe desperdiciar una crisis”. Nouy defendía la finalización de la Unión Bancaria. Ahora, Macron quiere hacer realidad la completa integración financiera europea. “Nada grande se ha hecho en el mundo sin una gran pasión”, dijo Hegel, el filósofo idealista alemán sobre el que Macron hizo su tesis. El domingo, cuando ganó, en la explanada del Museo del Louvre, hizo sonar la Oda de la Alegría, el himno oficial de la Unión Europea.

Etiquetas: ,

‘Match points’

Carmen Pérez | 9 de febrero de 2017 a las 17:27

TRBUNA ECONÓMICA, 9/12/2016

En la Eurozona no ganamos para sustos. A cada poco tiempo se nos presenta un match point, y son ya muchos los años que llevamos enfrentando un punto de partido tras otro sin apenas descanso. Con todos ellos, aguantamos la respiración y observamos con miedo la cotización de nuestra divisa y la reacción de los mercados, temiendo desintegrarnos. De momento, tras las turbulencias iniciales que provocan, siempre la calma ha regresado. Tiene razón Mario Draghi cuando afirma que “la zona euro está demostrando una resistencia alentadora”. Como con las malas rachas que suceden en la vida de cada uno de nosotros, en las que tenemos que ir encajando los match points que nos llegan sin poder evitarlos, el éxito depende de saber jugarlos.

El pelotazo que nos llegó hace unos meses desde el Reino Unido ha sido importante, y sorprendente. Pero lo dañados que quedemos en la Eurozona con este revés del Brexit dependerá de cuándo se active la salida, de la duración de las negociaciones y del acuerdo final que se alcance. Y hace unas semanas, del otro lado del Atlántico, nos ha venido otro no menos impactante: la victoria de Donald Trump. En principio es un peligro potencial para Europa, especialmente para Alemania, por el gran superávit comercial que mantiene con EEUU, aunque todavía está por ver las decisiones que, con el nuevo presidente en el poder, realmente se acaben tomando.

Y no sólo vienen desde fuera; el más reciente proviene de Italia, la tercera economía de la Eurozona, porque la incertidumbre que provoca la derrota de Matteo Renzi, entre otros conflictos, precipita su importantísimo problema bancario. O de los euroescépticos austriacos, pues, aunque no han conseguido su objetivo, los votos que han obtenido (el 46%) no son para obviarlos. Y se aproximan unos cuantos puntos internos que jugar en los próximos meses: en Francia, con el partido antieuro de Marine Le Pen; o en Alemania, con Alternativas por Alemania… Pero también es verdad que las consecuencias de otros match points del pasado en contra de la Eurozona se han ido al menos paliando: Grecia, Portugal, Irlanda. Y España. El Banco Central Europeo (BCE) salvó in extremis el euro dos veces: en 2012, con un billón de liquidez para la banca y aquella influyente frase del “haré todo lo que sea necesario y, créanme, será suficiente”; y después con el QE, el programa de compra de activos, unos años más tarde.

Ayer, 8 de diciembre, en la última reunión del año del BCE, Draghi mantuvo la mano firme: conserva los tipos de interés actuales y alarga las compras -modificando también los parámetros para hacerlas factibles- hasta diciembre de 2017, aunque a partir de abril se reducirán de 80.000 a 60.000 millones mensuales. Así, los match points abiertos y los que están por venir se desarrollarán bajo condiciones financieras muy favorables. Pero Draghi de nuevo advirtió que son los gobiernos los que tienen que jugarlos. De ellos dependerá que las adversas pelotas que nos están llegando sirvan -como en la película de Woody Allen, en la que el anillo no cayó al río y esto no sirvió, como parecía, para condenar al asesino sino para salvarlo- para que finalmente la Eurozona termine ganando.

Etiquetas: , , ,

La Chapuza

Carmen Pérez | 20 de septiembre de 2016 a las 19:36

TRIBUNA, 16/9/2016.

¿Alguien diría que la situación de Francia está tan al límite de la desprotección al ciudadano que su única solución es una revolución violenta? Es lo que defiende Frèderic Lordon, líder del movimiento de indignados francés Nuit Debout (Noche en Pie), movimiento que ha brotado a raíz de la reforma laboral impuesta por el presidente socialista François Hollande. “El desastre a menudo es la mejor opción de los dominados” o “un orden de dominación solo da su brazo a torcer si se le derriba por la fuerza” son frases -digna de ETA la primera- de su libro La chapuza, publicado recientemente, y en el que pese a las frases anteriores no está hablando de sí mismo. En sus conferencias, Lordon arenga a los aún edulcorados enragés franceses actuales para que -previa salida del euro- aniquilen por completo el sistema. Ese sistema que le ha permitido estudiar -es economista y filósofo-, en el que disfruta de libertad de expresión -colaborador habitual de Le Monde diplomatique- y del que es empleado público -director del Centre National de la Recherche Scientifique e investigador del Centre de Sociologie Europeènne-.

Hay que irse de Europa, defiende, porque permanecer implica cumplir normas -el control del déficit y de la deuda-, que no le dejan libertad al Gobierno francés para atender a su pueblo. También es preferible disponer de un banco central propio, sin mandatos, que pueda utilizarse sin límites y a conveniencia. Gastar todo lo necesario, que ya se imprimirá dinero para soportarlo, parece ser su propuesta. Así, tampoco hay problemas con la deuda, y no hay que entregarse a los acreedores ni a esos despiadados mercados. Y concentra su iras en un enemigo concreto: Alemania, a la que acusa de que “sólo piensa en ella”, aunque, de forma incoherente, en otros momentos afirme “que lidera una aventura colectiva que en realidad no le conviene”.

Como Europa es la “realización regional de la mundialización liberal” (¡sorprendente afirmación cuando en Francia el gasto público supera el 56,8% del PIB!), cree que hay que recuperar la soberanía perdida para ejercerla sin capitalismo, sin bancos, sin ricos, sin mercados. Aunque, él mismo lo reconoce, la revolución genere caos, dificultades económicas y probablemente un retroceso transitorio del nivel de vida. No hay otra solución, dice, porque la izquierda tradicional socialista francesa es una derecha acomplejada, que aún cree en reformas, cuando sólo existe la posibilidad de la revolución: “Europa no es coyunturalmente de derechas porque lo es a todos los efectos constitucionalmente”. Eso, al tiempo que Marine Le Pen, la líder del Frente Nacional, partido de extrema derecha francés, acusa a la derecha tradicional de socialista…

Después de décadas de enormes avances sociales en los países europeos, los partidos tradicionales convergen, quizá más de la cuenta, en los aspectos fundamentales del modelo de sociedad y de sistema económico. Pero son muchas las deficiencias que la crisis ha puesto de manifiesto -la evolución histórica se desarrolla en espiral y no linealmente-, y si algo tiene de positivo La chapuza es sacarlas a debate: los bancos centrales, las políticas de austeridad, la configuración del sistema bancario, los oligopolios empresariales, la desigualdad o el exceso de deuda, por señalar algunas de las más importantes.

Frente a ellas, han resucitado por todos los rincones de Europa los populistas de ambos extremos, que ante los retos abiertos no proponen más solución que la ortodoxa de imponer sus ideologías radicales -contra las élites o los de arriba, o contra los extranjeros o los de enfrente-. Tanto el movimiento Nuit Debout -lejos aún de conformarse como partido político- como el Frente Nacional buscan el apoyo de los franceses decepcionados, y con métodos y medidas tan a menudo intercambiables, en una demostración más de que, como dijera hace ya casi dos siglos el insigne politólogo francés de origen suizo Benjamin Constant, los extremos no sólo se tocan, sino que se continúan. Y ambos extremos coinciden en la necesidad imperiosa de salir del euro: para que sus delirios puedan tener campo libre.

ANTONIO HERMOSA Y CARMEN PÉREZ

Etiquetas: , ,

‘Tiempo de atrevimiento’ para Europa

Carmen Pérez | 9 de septiembre de 2016 a las 7:41

TRIBUNA, 13/8/2016. A. Hermosa y C. Pérez

BASTA con recordar que en el campo de batalla Europa los tratados de paz eran las teas con las que se encendía la próxima guerra para asombrarnos de que los Estados europeos decidieran, en un acto de soberanía, renunciar a parte de la misma en favor de una soberanía supraestatal, desistiendo de seguir viviendo a solas su propia historia en aras de un futuro compartido. Desde entonces, Europa se ha ido construyendo, precisamente, a base de esas pérdidas: de la Comunidad Económica Europea (CEE) -que a su vez se asentó sobre la Comunidad Europea del Carbón y del Acero de 1950- a la Unión Europea (UE), organización activa ya en todos los frentes políticos; de ahí, al eurosistema (Ueme), cuando 19 de los socios decidieron aceptar una moneda común -el euro- y un único banco central -el Banco Central Europeo, BCE- que los ha integrado de forma mucho más intensa. No se equivocó Kant cuando mencionó como vía para alcanzar la paz fomentar las relaciones económicas entre los países. Ahora, cada 9 de mayo, en recuerdo de la histórica declaración de Schuman, celebramos en el Día de Europa la paz y la unidad del continente.

Pero nadie dijo que esta integración sería sencilla ni lineal ni segura: pasar de Hobbes a Kant no es fácil. Cuando el desarrollo de alguna iniciativa, como la zona única de pagos en euros (SEPA), conlleva que todos los socios sumen, y se limita a armonizar, coordinar o comprometer cantidades previamente establecidas no encuentra demasiados obstáculos -sí lentitud- en su camino; pero cuando el proyecto integrador implica asumir el riesgo futuro en común, la cosa se complica. Es el temor al riesgo moral, esto es, a que algún país eleve su riesgo económico propio porque sabe que son todos los que asumirán las consecuencias de su comportamiento, y temor además a que cunda el ejemplo.

Sucede con la Unión Bancaria, quizá el proyecto más ambicioso de toda la historia, que trata de solucionar la incoherencia -la crisis la evidenció- de que tengamos una moneda común y un mismo banco central, pero que los bancos sean nacionales. Su última fase, que supondría asumir conjuntamente el riesgo de los bancos europeos, sea cual sea su país de origen, se resiste: se tiene miedo de que el mal comportamiento económico de un país concreto derive en riesgo financiero bancario y que se traspase por esta vía su problema al conjunto. También sucede con el programa de compras de deuda pública del BCE, para el que se rechazó la mutualización del riesgo, que implicaría diluir la responsabilidad de uno u otro Estado concreto entre todos los socios europeos. A cambio se definió un sistema de distribución de riesgos: el riesgo -por impago de un Estado o depreciación del activo- se asume por cada Estado miembro en un 80%, aceptando compartir el resto del riesgo. Qué lejos queda esta solución de la creación de un Tesoro europeo, que emitiera eurobonos, con una común prima de riesgo.

Sin embargo, hoy, y precisamente, lo que no es una paradoja, como consecuencia de la crisis, estamos en un momento crucial. Proyectos como la Unión Bancaria y la creación de un Tesoro europeo son los más trascendentales de todos los que recoge el informe de los cinco presidentes (Juncker, Tusk, Dijsselbloem, Draghi y Schulz) del pasado año. Ponen a prueba a los socios sobre si realmente están dispuestos a alcanzar una verdadera Unión Económica y Monetaria, y exigirían en paralelo una integración política mucho más intensa. Con ellos ya no hay paños calientes: o confiamos o no confiamos los unos en los otros. Sin ellos seguiremos viendo países europeos, pero no veremos a Europa.

Hoy sí que es tiempo de atrevimiento, utilizando la expresión con la que Felipe González tituló su prólogo al libro Memorias de Jean Monnet en 1985, año de la firma de nuestro Tratado de Adhesión. La salida del Reino Unido de la UE -Brexit- no ha hecho más que acentuar esta encrucijada: o se abordan estos pasos para que la Ueme sea sostenible, o, en otro caso, llegará su fin. Hoy, cuando un viejo fantasma recorre de nuevo Europa, el fantasma de los extremismos -un cadáver eternamente redivivo en tiempos de crisis-, la osadía no sólo debería formar parte de la prudencia, sino también del sentido común.

 

Europa: ahorradores y endeudados

Carmen Pérez | 5 de abril de 2016 a las 10:20

En todos los países las decisiones de política monetaria que toman sus bancos centrales tienen implicaciones fiscales, buscadas o inesperadas, pero que en todo caso quedan en casa. El problema se plantea en este país de países que es la Unión Europea:  la política monetaria de Draghi -una para todos- provoca efectos fiscales que afectan desigualmente a cada uno de los miembros: perjudica a unos, beneficia a otros. Así lo advertía hace unos días en la presentación del “Anuario del euro”, de la Fundación de Estudios Financieros, el economista Fernando Fernández Méndez de Andés: “Hay una transferencia de renta de los países ahorradores a los países endeudados”, opinando que si desde el BCE se están llevando a cabo es porque “no le queda más remedio”.

Como ya comentamos en algunas entradas anteriores (por ejemplo: http://blogs.grupojoly.com/pressing-cash/2016/02/05/ahorra-pero-no-ahorres/), la situación desde hace años favorece al endeudado, que se beneficia de unos tipos de interés que nunca soñó; Alemania -con exceso de ahorro- resulta como país perjudicado; por contra, España -muy endeuda en su conjunto- resulta favorecida con ese tipo de decisiones del BCE.

El problema de fondo es que Europa tiene una política monetaria única, aplicada por el BCE, pero no ha desarrollado de forma paralela mecanismos de gobernanza fiscal única -que requerirían de una mayor soberanía fiscal-, que permitiría, por ejemplo, la posibilidad de  emitir eurobonos por un Tesoro  europeo. A falta de esto, se ve obligada a conseguir efectos fiscales indirectamente a través de la política monetaria, creando este tipo de situaciones.

Dirigismo financiero

Carmen Pérez | 30 de octubre de 2015 a las 11:17

ESTAMOS acostumbrados a que cada mes y medio el Banco Central Europeo, BCE, realice un comunicado anunciando la decisión que ha tomado respecto a los tipos de interés, manteniendo, elevando o bajándolos respecto a los que habían quedado fijados en la reunión anterior, y explicando su por qué. Esa rutina periódica nos impide sorprendernos del mismo hecho en sí: que un puñado de hombres, los que conforman su Consejo de Gobierno, establezcan los tipos de interés, condicionando así intensamente la economía, que gira en torno a ellos. Y por si fuera poco el grado de intervención que esto significa, en los últimos años están aplicando además una serie de medidas -por ejemplo, la espectacular compra de activos financieros públicos y privados- con las que el BCE ha cambiado definitivamente el papel de mero analgésico que debería tener en la economía a ser protagonista, marcando una época de completo dirigismo financiero.

El mandato que les fue encomendado fue perseguir la estabilidad de los precios en la zona euro, pero actualmente tras este objetivo se están decidiendo cuestiones de una enorme trascendencia, como garantizar la solvencia de los estados miembros. Sólo hay que tomar conciencia de que el BCE se está convirtiendo en el mayor acreedor de los países respectivos. Decisiones que deberían ser tomadas en los parlamentos por los políticos elegidos democráticamente se están tomando implícitamente por esta entidad que tiene instrumentos a su alcance de rápida ejecución, frente a lo engorrosa y lenta que resulta la política.

Las decisiones del BCE además provocan importantes efectos secundarios. De esta forma, en pos del ideal común del control de la inflación resultan beneficiados o perjudicados determinados agentes de la economía. Por ejemplo, muchas familias y empresas endeudadas están de enhorabuena, porque nunca han pagado unos intereses tan escasos por sus deudas. Sin embargo, a los pequeños ahorradores se les ha dificultado enormemente conseguir rendimientos aceptables por su dinero y se ven obligados a invertir en productos financieros que incorporan niveles más altos de riesgo.

Tampoco sus decisiones están exentas de riesgos. Están provocando diferentes anomalías financieras, como que los inversores paguen por prestar, y ya viene siendo habitual que la deuda pública a corto plazo se coloque a rendimientos negativos, o que el Euríbor a los plazos menores cotice también en negativo. Están fomentando la formación de burbujas, porque el crédito barato y la abundante liquidez alimentan el precio de determinados activos por encima de lo racional. Y, por si todo lo anterior no fuera bastante, están produciendo una mala asignación de los recursos con efectos perversos en la economía real porque afectan a la estructura productiva: empresas que en un contexto normal no recibirían financiación o su coste sería muy elevado están recibiendo crédito barato, obstaculizándose el proceso de mutación económica, o como lo definió Schumpeter, el proceso de destrucción creativa.

Por otra parte, hay que ser conscientes de que sus instrumentos no atacan las causas profundas e incluso pueden perjudicar su solución. Así, la distorsión artificial que están provocando en los mercados de bonos persigue que los gobiernos endeudados puedan seguir disfrutando de un bajo coste, pero esta ilusión de sostenibilidad puede retrasar las reformas estructurales necesarias que permitan el desarrollo cuando las condiciones artificiales beneficiosas desaparezcan.

No debe ser nada fácil estar tomando estas decisiones. Cuando las comunican, cada mes y medio, intentan trasmitir una imagen de seguridad, pero es posible que tras sus fachadas tecnócratas se encuentren confusos, porque aunque todo se ha vuelto muy científico y sofisticado, lleno de datos, cálculos y predicciones, es dudoso que dominen plenamente las herramientas que utilizan, tanto las clásicas como las nuevas y brillantes ideas con las que están innovando. El caso es que en similares circunstancias se encuentran otros muchos países, como EEUU o el Reino Unido, en los que sus bancos centrales han tomado también el mando, reaccionando todos a cada movimiento de los otros, sin saber ninguno cuando se parará este proceso. Y menos sencillo aun resultará desandar lo andado. Nos quedan así muchos años de dirigismo financiero, pero bien pensado, es la consecuencia lógica del mundo completamente financiarizado que llevamos décadas alimentando.

Más Europa: hacia una Unión Financiera

Carmen Pérez | 24 de junio de 2015 a las 18:22

EUEl 22 junio, en Bruselas, los cinco presidentes –el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el presidente de la Cumbre del Euro, Donald Tusk, el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, y el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz–hicieron público un ambicioso plan  (http://europa.eu/rapid/press-release_IP-15-5240_es.htm) para profundizar en la Unión Económica y Monetaria (UEM) a partir del 1 de julio de 2015 y completarlo en 2025 como muy tarde. Proponen trabajar en cinco frentes: mejorar la Unión Económica; completar la Unión Financiera; alcanzar una Unión Presupuestaria; reforzar la responsabilidad democrática, la legitimidad y las instituciones; y vigilar la dimensión social de la Unión.

 Centrándonos en la Unión Financiera, la propuesta es completar la Unión Bancaria ya iniciada, de manera que la confianza en los depósitos sea la misma con independencia del Estado miembro en el que un banco opere. El pilar primero de la Unión Bancaria, la supervisión bancaria única,  MUS, ya está funcionando; y está acordado, aunque no será operativo hasta 1/1/2016, el segundo pilar, el Mecanismo Único de Resolución, MUR, con un Fondo Único de Resolución.  Este plan contempla desarrollar el tercer pilar,  el Sistema Europeo de Garantía de Depósitos.

Difícil objetivo,  ya que con este tercer nivel de la Unión Bancaria se compromete dinero, no sólo voluntades. Es verdad que la intención es que este fondo sea un mecanismo de capitalización de último recurso, que proporcione seguridad pero que nunca tenga que ser utilizado – para ello, se supone que están los dos primeros pilares-, pero hablar de dinero es hablar de palabras mayores. Por aclarar las implicaciones: la ayuda europea a los bancos españoles, unos 60.000 millones de euros, ha sido recibida vía Estado español, es decir, todos los españoles respondemos de la devolución de la ayuda prestada a nuestros bancos. Y si actualmente algún banco español quiebra sería nuestro fondo el que respaldaría sus depósitos. Con este nuevo fondo europeo, que estaría en principio alimentado con aportaciones de los propios bancos, el entendimiento sería Banco-Europa, prescindiendo de las procedencias nacionales.