Archivos para el tag ‘rendimientos negativos’

Gracias, BCE

Carmen Pérez | 13 de octubre de 2015 a las 19:13

Subasta hoy, 13 de octubre, de letras del Tesoro a 6 y 12 meses. Las primeras se han adjudicado a un tipo de interés medio de  -0,007%, por lo que los inversores desembolsan hoy 1.000,04 euros para recibir dentro de 6 meses, concretamente el  8/04/2016, 1.000 euros.

El tipo de interés medio de las de 12 meses ha sido del 0,014%, pagando los inversores 999,86 euros hoy para recibir dentro de un año, el 14/10/2016, 1.000 euros.

Esto significa que España se financia prácticamente gratis a corto plazo, e que incluso cobramos en los plazos más cortos. A ver qué sucede el jueves con el largo plazo,  cuando se  emitirán bonos a tres años y obligaciones a diez y quince años, aunque es previsible que también se abaraten respecto a subastas anteriores.

Esta es la primera subasta de letras del Tesoro desde la reciente mejora de la calificación crediticia anunciada por Standard & Poor’s y  del retraso de la subida de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal. Pero es el apoyo del BCE lo que está siendo fundamental para abaratar la financiación de los Estados miembros, sobre todo para los países altamente endeudados como es el caso de España.

A cambio el BCE exige seriedad; no se cansa de repetir que  la economía española experimenta una fuerte recuperación   y que nuestro sector bancario se ha estabilizado, pero que seguimos teniendo por delante importantes retos, como seguir con las reformas y cumplir con el déficit público. Más que razonable.

13 10

Un mundo financiero al revés

Carmen Pérez | 9 de abril de 2015 a las 8:13

Conviene echar un vistazo a lo que pasa en otros países europeos porque es bastante posible que pronto esas mismas circunstancias las veamos por aquí. El Financial Times publica hoy un artículo sobre Dinamarca (Denmark highlights naked truth about negative lending, by Richard Milne). Resulta que una terapeuta sexual danesa ha saltado a la fama no por su oficio sino por endeudarse a tipos negativos: recibe dinero y encima cobra por ello un ´-0,0172 % anual.

Es sólo un ejemplo  de que lo que estamos viviendo: un mundo financiero al revés. Allí de forma más extrema a consecuencia de las medidas no convencionales tan radicales que ha tomado, al igual que ha sucedido en Suecia, el banco central danés, el primero en fijar la tasa repo en negativo y situar la facilidad permanente de depósito para sus bancos en un -0,75% (en el BCE, -0,20%).

No hay precedentes en la historia, los bancos centrales están realizando un experimento del que desconocemos sus consecuencias. Como declara un banquero danés para el artículo, para ellos es como aprender a conducir un coche hacia atrás. Así, muchos bancos daneses han comenzado a cobrar a sus mayores clientes corporativos e institucionales por depositar dinero en efectivo, y, si los propios bancos se ven obligados a pagar 0.75% en el caso de Dinamarca por el dinero líquido, entonces tiene sentido que quieran prestar a tasas negativas para compartir parte de esa carga con los clientes.

Es verdad que la mayoría de los bancos daneses han tenido cuidado y evitan penalizar al público en general en las cuentas corrientes, pero hay una excepción, el Erhvervsbank, un pequeño prestamista danés, que en febrero manifestó que cobraría un 0,5% en los depósitos.  Tampoco lo de obtener préstamos cobrando intereses está extendido. De momento, lo que sí se están planteando con urgencia son los problemas que pudieran surgir en los sistemas informáticos si tienen que tratar con estas tasas inusuales negativas para depósitos y préstamos de forma generalizada.

En estos países existe gran preocupación por lo que sucederá si persisten estas tasas negativas durante mucho tiempo. Todo es completamente nuevo y no es meramente coyuntural. Si impulsarán burbujas inmobiliarias, cuando en Dinamarca los precios ya se sitúan por encima de su máximo previo a la crisis. En Suecia, el Riksbank sigue profundamente preocupado porque se disparen los altos niveles en la deuda de los hogares.

A España todavía estas anomalías en préstamos y depósitos no han llegado, aunque existen ya casos, como los de algunos trabajadores de la banca, con condiciones preferentes, que ya están cobrando por sus préstamos. Pero ya sabemos lo que dice nuestro refranero: cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar, así que podemos ir todos rellenando los formularios para  solicitar nuestros préstamos.

Letras del Tesoro: ¿pagar por prestar?

Carmen Pérez | 8 de abril de 2015 a las 21:40

Ayer hubo subasta del Tesoro. En la de las Letras a 6 meses , el precio medio resultante fue de 100,001%, o sea, que el inversor desembolsa 1000,01 euros hoy para recibir 1.000 euros dentro de 6 meses, o lo que es lo mismo, obtiene una rentabilidad del -0,002% anual. Para el Estado español es una estupenda noticia, porque se financió adjudicando un nominal de 725 millones de euros cobrando encima por ello. Dicho con otras palabras: el Estado recibe más de 725 millones hoy, y devolverá a los inversores dentro de seis meses el nominal, esto es, 725 millones de euros.

lt

 

Pero, lo que intriga es la posición del otro lado, la del inversor, institucional o minorista, que desembolsa su dinero en estas condiciones : presta su dinero pagando, desembolsa más dinero que el que va a recibir dentro de seis meses. Para entender esta anomalía financiera, que además va a agudizarse en los próximos meses, tenemos que acudir a diferentes explicaciones:

  • Facilidad de depósito al -0,20%

La facilidad de depósito en el BCE, es decir, la posibilidad de que los bancos depositen sus excesos de liquidez en el BCE, y por la que en condiciones normales  el banco cobra unos intereses, ahora está fijada en el -0,20%. Comparativamente, el -0,002% de las Letras del Tesoro ya no se ve tan negativo para ellos.

  • Tipos euríbor a niveles bajísimos, incluso negativos para los plazos más cortos

Otra posibilidad para los bancos con exceso de liquidez es prestarlo a otros bancos en el mercado interbancario, pero los tipos euríbor a los distintos plazos están también tiñéndose de rojo para los distintos plazos, alcanzando ya al euríbor a 2 meses. Además, el nivel de riesgo que se asume al prestarlo a otro banco es más alto que prestarlo al Estado español, y la seguridad se paga.

 euri

  •  Deflación

Además, hay que considerar que una cosa son los tipos de interés nominales y otra los reales, y en la actualidad la inflación es también negativa. Si tuviéramos unas letras con un 1,5% de rendimiento pero con una inflación del 2%, el interés real sería de -0,5%. En este sentido, lo negativo del interés real actual, -0,002%,  no llega todavía al nivel de las tasas negativas de la inflación (-0,7%): ¡el interés real es positivo!

  • Tipo de Cambio entre divisas

Otros inversores podrán soportar el interés negativo si el cambio a su moneda respecto del euro puede beneficiarle,  los tipos de cambio entre las  divisas pueden compensar bajas o negativas tasas de interés.

  • Operaciones especulativas aprovechando las actuaciones del BCE

Para entender la última de las explicaciones hay que conocer que el precio y la rentabilidad de un activo de renta fija tienen una relación inversa: a más precio, menor rentabilidad, y viceversa. Así, puedes querer comprar caro (incluso con rentabilidad negativa) si esperas poder vender aún más caro (con rentabilidades incluso más negativas). Y esto es lo que muchos inversores esperan que pase porque las actuaciones que está teniendo el BCE en los mercados de renta fija permiten esperarlo así.

Como en cualquier mercado, sea de productos reales o financieros, al aumentar la demanda, el precio se eleva. Como el BCE está comprando masivamente títulos de renta fija, entre ellos de deuda pública española, la demanda de estos títulos en el mercado secundario está subiendo intensamente, reaccionando los precios al alza. Podemos decir que el BCE está provocando una burbuja de los precios de la deuda. De ahí, que un -0,002% de interés, que equivale a 1000,001 euros, no es tan malo si esperas vender antes del vencimiento a un precio mayor.

Para terminar, hay que señalar que estas anomalías que se están produciendo están buscadas deliberadamente por el BCE al aplicar como viene haciendo determinadas medidas de política monetaria expansivas. El objetivo: cumplir con su mandato, que es mantener el nivel de inflación por debajo, pero cercano al 2%. Y de camino, reactivar la economía europea. Pero, a medida que la inflación vaya alcanzando ese nivel, el BCE irá retirándose, y entonces, y esto hay que tenerlo muy presente, la burbuja se deshinchará y los precios de la deuda pública  con mayor o menor brusquedad caerán.

Ahorradores condenados al riesgo

Carmen Pérez | 10 de enero de 2015 a las 20:20

En su reunión del 4 de septiembre de 2014, el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo, BCE, decidió establecer el tipo de interés aplicable a las operaciones principales de financiación en el 0,05%, el tipo de interés aplicable a la facilidad marginal de crédito en el 0,30%, y el tipo de interés aplicable a la facilidad de depósito en el -0,20%. Estos tipos de interés no se han cambiado desde entonces, veremos qué ocurre en próximos días que toca nueva revisión.

De esta forma (Ver “Instrumentos de política monetaria” en  https://www.ecb.europa.eu/ecb/educational/movies/html/index.es.html), el banco que le pida dinero al BCE tendrá que pagar un 0,05% o el 0,30%, dependiendo del instrumento utilizado, y, si por el contrario tiene exceso de liquidez y el banco quiere depositarlo en el BCE, tendrá que pagar un 0,20%. Sí, extraño, pagar por prestar es algo que rechaza nuestro entendimiento porque supone un total desorden financiero.

Estas decisiones de política monetaria pueden parecernos de altas finanzas, de carácter macroeconómico, y que poco tienen que ver con nosotros. Nada más lejos, porque ese mismo esquema es el que los bancos trasladan en sus relaciones con la clientela. Es lo que se pretende. La receta empuja al endeudamiento y complica el ahorro.

Centrándonos en el ahorro, tenemos que tener claro que se acabó el percibir intereses con total seguridad. Las imposiciones a plazo o  depósitos, garantizadas por el Estado hasta 100.000 euros por cuenta y depositante, se moverán por debajo del 0,5%. O menos, porque algunos bancos alemanes ya están cobrando a sus depositantes, aunque es cierto que para cuentas de más de 500.000 euros. No parece una hipótesis realista que llegue a España y para ahorradores de escasa cuantía, pero no del todo descabellada si el BCE incrementa el 0,20% para la facilidad de depósito para los bancos en las próximas revisiones.

Tampoco el comportamiento de las Letras del Tesoro es ajeno a éstas y a otras decisiones que está tomando el BCE. Sólo hace unos meses estuvieron a punto de adjudicarse en una de las subastas a rendimientos negativos. De haberse producido este hecho los inversores a corto plazo habrían tenido que pagarle al Estado español por prestarle su dinero.

Así, el trasvase de depositantes a fondos de inversión y a otras alternativas financieras está siendo masivo. Pero todas ellas implican asumir un mayor o menor nivel de riesgo, o entrar en mayores plazos, lo que dificulta recuperar la inversión en caso de necesidad. Es más, con las compras de títulos que está realizando el BCE, y las que se esperan, tampoco se obtendrán rendimientos positivos con las opciones más conservadoras, como los fondos de renta fija. No hay escapatoria, los ahorradores están condenados o a asumir riesgos, o a resignarse y dejar su dinero en cuenta corriente.

Dos últimas cosas. La primera, aconsejar al inversor no experto: 1) si no entiende lo que va a comprar, no lo haga, busque asesoramiento en otra parte; 2) el nombre del producto puede no reflejar la realidad, desconfíe de las promesas de rentabilidad “elevada”, “garantizada”, “cubierta” o “absoluta” porque pueden resultar engañosas; 3) sea precavido si necesita liquidez antes de que venza la inversión; 4) asegúrese de entender cuáles son los costes totales; y 5) puede haber disponibles productos similares menos complejos con costes inferiores. La segunda: desearle suerte.