Salteado de ternera con naranja y soja

Laura Vichera | 17 de mayo de 2017 a las 20:36

  • medio kilo de filetes de ternera en filetes finos
  • unos tallarines de arroz para acompañar
  • una naranja
  • una cebolla morada
  • un diente de ajo
  • una cucharada de vinagre de arroz
  • 4 cucharadas de salsa de soja
  • una cucharada de azúcar moreno
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, lavamos la naranja y con ayuda de un acanalador, sacamos tiras de piel que reservamos en un cuenco. Exprimir media naranja y colamos el zumo.

Una vez repasados los filetes para eliminar la grasa, los aplastamos ligeramente con un mazo y los cortamos en tiras. En un wok, calentamos unas gotas de aceite de oliva y los salteamos tres o cuatro minutos y los sacamos a un plato.

A continuación, pelar y picar la cebolla en tiras finas y picar también el diente de ajo. Añadir algo más de aceite al wok si fuera necesario y los salteamos, a fuego vivo con el vinagre y la salsa de soja.

Un par de minutos después, añadimos un par de cucharadas de agua, el azúcar y los granos de pimienta rosa. Agregar luego tres cucharadas de zumo de naranja y las tiras de piel.

Cuando el jugo vaya reduciendo, incorporar nuevamente las tiras de carne, agregar una pizca de pimienta negra molida y saltear todo junto unos minutos más.

Mientras, cocer los tallarines de arroz hasta dejarlos ”al dente”. Se escurren bien y, cuando la carne esté a punto, los incorporamos al wok, mezclar y servir enseguida.

Ensalada de judías, bacalao y nueces

Laura Vichera | 10 de mayo de 2017 a las 8:13

  • 400 grs de judías blancas
  • 300 gramos de bacalao
  • un puñado de nueces peladas
  • ralladura de piel de limón
  • 2 hojas de laurel
  • unos granos de pimienta negra

PARA EL PESTO ROJO

  • una docena de orejones de tomate secos
  • 2 cucharadas de queso Parmesano rallado
  • un diente de ajo
  • 4 nueces
  • unas hojas de albahaca fresca
  • un trocito de guindilla
  • unas gotas de vinagre de Módena
  • aceite de oliva

 

La víspera, ponemos las judías en remojo. También hidratamos los tomates en agua templada. Cuando estén blanditos, se escurren, los secamos y se trituran con las nueces, el diente de ajo, la albahaca, unas gotas de vinagre, el Parmesano, un trocito de guindilla, sal y un chorrito de aceite de oliva.

Una vez triturados todos los ingredientes, cuando tengamos una pasta, vamos añadiendo algo más de aceite hasta obtener la textura deseada. Volcar en un tarro, tapar y dejamos en el frigorífico.

En el momento de prepararlas, enjuagar las judías y se pasan a una cazuela con las hojas de laurel, unos granos de pimienta y una pizca de sal y cocer hasta que estén tiernas. Las volcamos luego en un escurridor y dejamos enfriar.

Mientras, repasar cuidadosamente el bacalao para eliminar las espinas y los restos de piel y lo desmigamos en trozos no demasiado pequeños que pasamos a una ensaladera.

Una vez frías las alubias, las incorporamos también y añadimos las nueces troceadas, ralladura de piel de limón y tres o cuatro cucharadas de salsa pesto. Mezclamos despacio, con ayuda de dos cucharas, para que el pescado no se deshaga. Probar de sal, tapar y dejamos reposar a temperatura ambiente hasta el momento de servir. Acompañamos con el resto de la salsa aparte.

Risotto con salmón y albahaca

Laura Vichera | 9 de mayo de 2017 a las 8:13

  • 300 grs de arroz redondo
  • 300 grs de salmón fresco limpio y sin espinas
  • 2 chalotas
  • una copita de vermú blanco
  • un litro de caldo de verduras
  • ralladura de piel de naranja
  • unas hojas de albahaca fresca
  • 3 cucharadas de nata ligera
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta rosa
  • aceite de oliva

 

En un cazo ponemos el caldo a calentar a fuego suave y lo mantenemos tapado mientras vamos preparando todos los ingredientes.

Una vez repasado el salmón para eliminar los restos de piel y las espinas que puedan quedar, lo cortamos en taquitos pequeños. Se pasan a un cuenco, añadimos una pizca de ralladura de piel de naranja, sal y pimienta molida.

En una cazuela amplia, de paredes bajas, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos a fuego muy suave, las chalotas picadas muy finas.

Pasados unos minutos, cuando estén blanditas, incorporar el arroz, los granos de pimienta rosa y las hebras de azafrán.  Subir un poquito el fuego y doramos ligeramente. Mojar con el vermú y dejamos evaporar el alcohol.

Luego, vamos añadiendo el caldo, cucharón a cucharón para que el grano lo vaya absorbiendo, así durante diez minutos aproximadamente. En este punto, incorporamos los dados de salmón y un buen puñado de hojas de albahaca picada. Mezclar y continuar añadiendo caldo.

Cuando el grano esté “al dente”, incorporamos la nata y movemos suavemente para que todos los ingredientes queden bien trabados y los daditos de pescado queden enteros. Dejamos cinco minutos de reposo y servir enseguida.

 

Escalopes de pollo gratinados

Laura Vichera | 4 de mayo de 2017 a las 8:13

  • 8 filetes gruesos de pechuga de pollo de corral
  • 2 bolas de queso Mozzarella fresco
  • 2 huevos
  • un limón
  • un diente de ajo
  • una taza de salsa de tomate casera
  • unas cucharadas de queso Parmesano rallado
  • harina
  • pan rallado
  • unas hojas de salvia fresca
  • sal y unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

En el mortero machacamos el diente de ajo con unos granos de pimienta negra, unas hojas de salvia muy picada y la ralladura de piel de limón. Añadir una pizca de sal y cuando tengamos una pasta, agregar unas gotas de zumo de limón y un hilo de aceite de oliva.

A continuación, repasamos bien para retirar los restos de piel y la grasa de los filetes y se abren, en forma de libro, sin llegar a separar las dos partes. Se enjuagan y se secan bien.

Luego, los pasamos a un cuenco, mezclar con la marinada y mover bien para que empapen bien por dentro y por fuera. Tapar con film y dejamos en el frigorífico durante un par de horas.

Mientras, escurrir una de las bolas de Mozzarella y la cortamos en rodajas. Escurrir los filetes de pollo, rellenar con las rodajas de queso, cerramos y enharinamos.

Se bañan luego en huevo batido y, por último, se pasan por pan rallado mezclado con el queso Parmesano. Los freímos por tandas hasta que queden bien dorados por ambas caras y se escurren bien.

Los colocamos sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, unos junto a otros y cubrir con unas cucharadas de salsa de tomate. Sobre ellas repartimos las rodajas de Mozzarella restantes.

Justo antes de servir, gratinar hasta que el queso funda. Acompañar con pasta hervida y una ensalada.

Croquetas de Camembert y jamón

Laura Vichera | 29 de abril de 2017 a las 8:13

  • 125 grs de queso Camembert muy frío
  • 100 grs de jamón York en lonchas gruesas
  • 800 mls de leche
  • 125 grs de harina
  • 100 grs de mantequilla
  • 2 chalotas
  • 4 cucharadas de queso Parmesano rallado
  • una pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta negra recién molida
  • 3 huevos
  • algo más de harina para el rebozado
  • pan rallado

En un cazo ponemos la leche a calentar con la nuez moscada, a fuego suave, sin que llegue a hervir. Cortar el queso en daditos y picar el jamón en la picadora. Dejamos en el frigorífico hasta el momento de utilizarlos.

A continuación, en una sartén grande calentamos la mantequilla a fuego suave hasta que funda. Incorporar las chalotas muy picadas y rehogar, moviendo de vez en cuando, hasta que queden muy blanditas.

En este punto, espolvorear la harina y la tostamos bien antes de ir agregando la leche, poco a poco, para que se vaya absorbiendo. Añadir una pizca de sal y pimienta negra recién molida y continuamos moviendo hasta acabar con toda la leche, sin dejar de mover, para que no se formen grumos.

Fuera del fuego, dejamos templar un poquito e incorporar los daditos de Camembert y el jamón picado. Mezclar y volcar sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, extendemos bien y dejamos enfriar completamente.

Cuando vayamos a preparar las croquetas, vamos cogiendo porciones de masa, no muy grandes y les damos forma cilíndrica. Se pasan brevemente por harina, luego, las empapamos en huevo batido y, por último, se pasan por pan rallado.

En el último momento, se fríen por tandas y se sacan a escurrir sobre papel absorbente. Servir enseguida y acompañar con una ensalada de canónigos y tomate.

Brochetas de rape teriyaki

Laura Vichera | 25 de abril de 2017 a las 8:13

  • 800 grs de rape limpio
  • 200 grs de fideos de arroz
  • 6 cucharadas de salsa teriyaki (salsa oriental a base de vinagre de arroz, salsa de soja, aceite de sésamo y azúcar)
  • 2 cucharadas de azúcar blanco muy fino
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • 2 cucharadas de vinagre de arroz
  • un trozo de jengibre fresco
  • unas semillas de sésamo tostado

 

Es mejor comenzar a preparar el plato unas horas antes para que el sabor de la marinada sea más intenso. Cuando hayamos limpiado el pescado de espinas y de restos de piel, lo cortamos en dados hermosos.

En un cuenco mezclamos la salsa teriyaki con la salsa de soja, el azúcar y el vinagre de arroz. Agregar el jengibre pelado y rallado y emulsionar bien.

Luego, incorporar los dados de pescado y mezclamos bien para que queden bien empapados con la marinada. Tapar con film y dejamos en el frigorífico al menos cuatro horas.

En el momento de preparar las brochetas, vamos ensartando los trozos de pescado en los pinchos, tres o cuatro trozos dependiendo del tamaño.

A continuación, ponemos agua a calentar en un cazo con un pellizco de sal y cuando comience a hervir, apartar del fuego, echamos los fideos dentro y tapamos.

Justo antes de comer, calentamos la plancha a temperatura máxima y doramos las brochetas unos minutos por cada lado, dándoles la vuelta de modo que se les forme una costra crujiente y el interior quede jugoso.

Servir sobre los fideos bien escurridos y espolvorear las semillas de sésamo. Acompañar con una ensalada de lechugas variadas.

Ternera con alcachofas y champiñones

Laura Vichera | 11 de abril de 2017 a las 8:13

  • un kilo de ternera para guiso
  • una docena de alcachofas pequeñas
  • 150 grs de judías verdes
  • 250 grs de champiñones pequeños
  • 2 cebolletas
  • 4 dientes de ajo
  • un vaso de vino blanco seco
  • medio litro de caldo de verduras
  • un limón
  • una hoja de laurel
  • cúrcuma molida
  • unas hebras de azafrán
  • sal y unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

Para empezar, limpiamos las alcachofas dejando solamente los corazones y se dejan en agua con unas gotas de zumo de limón. Limpiar las judías verdes y se trocean. Limpiar también los champiñones y se dejan enteros o se cortan en dos, dependiendo del tamaño.

Luego, trocear la carne y la pasamos a un cuenco. En el mortero machacamos unos granos de pimienta con los ajos, el azafrán y la ralladura de piel de limón. Mezclar con la carne y reservar un par de horas en el frigorífico.

En la cazuela donde vayamos a preparar el guiso calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar las cebolletas picadas muy finas. Cuando estén blanditas, incorporar la carne, subir el fuego, mover para que todos los trozos queden bien sellados y mojar con el vino.

Cuando se haya evaporado el alcohol, incorporar el laurel, las judías verdes y las alcachofas bien escurridas. Damos unas vueltas, añadimos una pizca de sal, la cúrcuma y rehogar brevemente.

Pasados unos minutos, cubrir con el caldo, tapar la cazuela a medias y, cuando comience a hervir, bajar nuevamente el fuego. Cocer durante tres cuartos de hora.

Justo antes de apartar, añadimos los champiñones, sacudir la cazuela y dar un último hervor todo junto y sin tapar para que no quede demasiado caldoso. Acompañar con arroz blanco.

Verduras asadas con Parmesano

Laura Vichera | 10 de abril de 2017 a las 8:13

  • 250 grs de judías verdes redondas
  • una docena de espárragos verdes de calibre mediano
  • un trozo de calabaza de pulpa naranja, tipo Butternut
  • 150 grs de brécol
  • una zanahoria gruesa
  • 100 grs de queso Parmesano rallado
  • unas semillas de sésamo negro
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Vamos preparando todas las verduras: despuntar las judías verdes y, sin trocear, retirar las hebras, las enjuagamos y se dejan escurrir. Desechar la parte final de los espárragos y los dejamos enteros también.

Luego, separar el brécol en ramilletes, raspar y despuntar la zanahoria y la cortamos en bastones a lo largo. Retirar la corteza y las barbas a la calabaza y se corta en tacos alargados, de grosor mediano.

En una cazuela ponemos agua a hervir con un puñado de sal y escaldamos, en primer lugar, las judías verdes hasta dejarlas “al dente”. Se sacan, las escurrimos bien y las pasamos a un cuenco con agua helada. Hacemos lo mismo con los espárragos.

A continuación, cocemos al vapor y por separado los ramilletes de brécol, la zanahoria y también la calabaza. Deben quedar crujientes. Se enfrían igual que el resto de verduras y, bien escurridas, las dejamos sobre papel absorbente para que queden lo más secas posible.

Luego, precalentamos el horno a 200 grados y cubrimos una bandeja con papel sulfurizado.  En un cuenco mezclamos un chorrito de aceite de oliva con una pizca de sal, pimienta negra recién molida y unas cucharadas de queso Parmesano.

Por tandas, vamos “rebozando” las verduras y se colocan bien separadas sobre la bandeja. Gratinar diez minutos, el tiempo de que el queso funda y quede crujiente. Una vez hechas, se sacan a una fuente, espolvorear el sésamo y servir enseguida.

 

 

Pierna de cordero al horno

Laura Vichera | 8 de abril de 2017 a las 8:13

  • una pierna de cordero deshuesada, aproximadamente un kilo
  • 4 dientes de ajo
  • unas ramitas de romero
  • 4 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de mostaza, tipo Dijon
  • un vasito de Jerez
  • unos granos de pimienta negra
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, quitamos parte de la grasa de la carne. En el mortero, machacamos unas espigas de romero muy picadas con unos granos de pimienta negra y los dientes de ajo.

A continuación, agregamos aceite de oliva y mezclar hasta que todo quede bien trabado. Salpimentar la carne, la pasamos a una fuente y la pintamos con el adobo que hemos preparado. Tapar con papel de aluminio y dejamos reposar un par de horas en el frigorífico.

Luego, precalentar el horno a 240 grados. Colocar la carne sobre una rejilla con una bandeja debajo en la que vertemos un vaso de agua. Hornear durante quince minutos a esta temperatura.

Pasado este tiempo, bajamos la temperatura a 180 grados y añadir el vino a la bandeja. Cocinar de diez a quince minutos por cada medio kilo de carne, según nos guste más o menos hecha.

En un cuenco mezclamos la miel con la mostaza y diez minutos antes de acabar la cocción pintamos el cordero con esta salsa. Antes de apagar el horno, damos la vuelta a la pieza de carne y tapar con papel de aluminio.

Por último, dejamos diez minutos más con el horno apagado, mientras volcamos la salsa en un cazo y le añadimos un vaso de agua. Arrimar al fuego para que reduzca.

En el momento de servir, colocar la carne cortada en rodajas en una fuente, napar con la salsa y acompañar con unas verduras al vapor.

 

Guiso de alcachofas con verduras

Laura Vichera | 7 de abril de 2017 a las 8:13

  • una docena de alcachofas medianas
  • 3 patatas no muy grandes
  • una zanahoria grande
  • unas ramitas de apio con sus hojas
  • una tacita de guisantes desgranados (pueden ser congelados)
  • un limón
  • una cebolla morada
  • 2 dientes de ajo
  • unas ramitas de tomillo
  • 2 hojas de laurel
  • caldo de verduras
  • unas hebras de azafrán
  • unas semillas de comino
  • una pizca de pimentón picante
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Una vez retiradas las hojas exteriores de las alcachofas, cortamos las puntas y las cortamos en dos o en cuatro, a lo largo, dependiendo del tamaño. Las pasamos a un cuenco con agua fría y un chorrito de zumo de limón.

Luego, raspar la zanahoria y la cortamos en rodajas. Limpiar el apio, retirar las hebras y lo cortamos también en tiras. Pelar las patatas, las enjuagamos y se cascan en trozos medianos.

En una cazuela calentamos un chorrito de aceite de oliva y preparamos un sofrito con la cebolla y el ajo muy picados. Rehogamos a fuego suave y añadimos a continuación el apio y la zanahoria.

Unos minutos después, incorporar las patatas, las ramitas de tomillo, el laurel y los granos de pimienta rosa. Añadimos unas semillas de comino, los guisantes y las alcachofas bien escurridas.

Por último, espolvorear el pimentón y añadimos una pizca de sal y pimienta. Cubrir con el caldo, sacudir la cazuela y tapar a medias. Poner a fuego suave y cocinar durante treinta minutos aproximadamente. Servir enseguida.