Risotto tres quesos y manzana

Laura Vichera | 23 de julio de 2016 a las 8:13

  • 300 grs de arroz de grano redondo
  • una manzana grande, tipo Royal Gala, Pink Lady o Ambrosía
  • 50 grs de queso Parmesano rallado
  • 50 grs de queso tierno de cabra
  • 50 grs de queso Gruyère o Emmental
  • unos tallos de apio con sus hojas
  • 3 chalotas
  • caldo de verduras
  • un vaso de vermú blanco seco
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra recién molida
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Para empezar, limpiar las chalotas y las picamos menudas. Retirar las hebras de los tallos de apio y se pican del mismo modo.  En la cazuela donde vayamos a preparar el risotto, calentar una de las cucharadas de mantequilla con un chorrito de aceite de oliva y rehogar las verduras a fuego muy suave, moviendo hasta que se ablanden.

A continuación, incorporamos el arroz y damos unas vueltas hasta que el grano quede transparente. Incorporar las hebras de azafrán y mojar con el vermú. Sacudir la cazuela y dejamos evaporar el alcohol.

Mientras, poner el caldo a calentar en otro cazo. Cortar los quesos en daditos y reservamos. Pelar la manzana, retirar el corazón y la picamos en daditos que incorporamos a la cazuela.

Cucharón a cucharón, vamos incorporando el caldo, para que el grano lo vaya absorbiendo y continuamos moviendo y añadiendo más caldo hasta que el grano esté “al dente”.

Justo antes de apartar, agregar los taquitos de queso y la otra cucharada de mantequilla. Mezclar bien, añadir algo más de pimienta negra por encima y el queso Parmesano rallado. Mover nuevamente para que quede bien cremoso y sacar enseguida a la mesa.

 

 

Salmón con berenjenas al yogur

Laura Vichera | 20 de julio de 2016 a las 8:13

  • 4 trozos de lomo de salmón
  • 2 dientes de ajo
  • un puñado de hojas de culantro y perejil
  • una pizca de comino molido
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de vinagre de Jerez
  • aceite de oliva

PARA ACOMPAÑAR

  • 3 berenjenas medianas
  • un yogur natural cremoso
  • un diente de ajo
  • una guindilla pequeña

 

En primer lugar, lavar y secar las berenjenas y las envolvemos individualmente en papel de aluminio. Se colocan en una bandeja y las horneamos a 200 grados, unos veinte minutos, hasta que estén tiernas. Se dejan enfriar.

A continuación, preparamos el aliño del pescado: picamos muy menudos el perejil y el culantro y los machacamos en el mortero con los dientes de ajo. Pasar a un cuenco y mezclamos con una pizca de comino, sal y pimienta, el vinagre y un chorrito de aceite de oliva. Emulsionar bien.

Luego, limpiar el pescado, repasar para eliminar las espinas y lo colocamos en una fuente. Pintar por ambas caras con la marinada, tapar con film y dejar en el frigorífico al menos tres o cuatro horas.

Una vez frías las berenjenas, las pelamos y las picamos menudas. Se saltean en una sartén con el diente de ajo muy picado y la guindilla. Fuera del fuego, dejamos templar, agregamos el yogur y mezclamos bien. Mantener en el frigorífico hasta el momento de servir.

En la plancha muy caliente, asar los lomos de salmón, un par de minutos, en primer lugar por la parte con piel. Luego, les damos la vuelta y asamos por el otro lado. Pintar con la marinada y servir enseguida, acompañados de la ensalada de berenjenas y arroz blanco.

Ensalada de garbanzos, espinacas y aceitunas

Laura Vichera | 19 de julio de 2016 a las 8:13

  • 250 grs de garbanzos lechosos
  • 2 manojos de espinacas
  • ralladura y zumo de limón
  • un puñado de aceitunas moradas
  • 3 dientes de ajo
  • un buen manojo de culantro fresco
  • unas ramitas de perejil
  • una hoja de laurel
  • una pizca de pimentón picante
  • una pizca de comino molido
  • unos granos de pimienta
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Enjuagamos los garbanzos y los ponemos a cocer con unos granos de pimienta y la hoja de laurel. Cubrimos con agua templada, agregar sal y un chorrito de aceite de oliva y cocemos en olla rápida. Una vez hechos, los volcamos en un escurridor y se dejan enfriar del todo.

Luego, limpiar las espinacas, retirar los tallos más duros y se pican muy menudas. Las enjuagamos y se pasan a una sartén, con un chorrito de aceite de oliva, los dientes de ajo y un buen puñado de hojas de culantro y perejil, todo muy picado.

Después de unos minutos a fuego suave, cuando se haya evaporado el jugo, incorporar el pimentón y el comino. Añadir también la ralladura de piel de limón y tres cucharadas de zumo.

Por último, incorporar los garbanzos, mezclar bien y  dejamos al fuego hasta que reduzca todo el agua de las verduras. Añadir sal y pimienta y volcar en una fuente.

Cuando la ensalada se haya enfriado, incorporar las aceitunas, con hueso o no, según nos guste más y añadir una pizca más de aceite justo antes de sacar a la mesa.

Pastel de albaricoques y requesón

Laura Vichera | 17 de julio de 2016 a las 8:13

  • 400 grs de requesón
  • 4 albaricoques maduros pero de pulpa firme
  • 4 huevos enteros
  • 140 grs de azúcar
  • ralladura de piel de limón
  • 2 cucharadas de agua de azahar
  • mantequilla para el molde
  • azúcar glas para presentar

 

Antes de empezar, desmenuzar  el requesón y lo dejamos en un escurridor para que suelte todo el líquido. Forrar un molde redondo o rectangular con papel sulfurizado y lo engrasamos con la mantequilla. Reservar en el frigorífico hasta que vayamos a utilizarlo.

En un cuenco, batimos los huevos con el azúcar hasta que tengamos una mezcla blanquecina y espumosa, muy ligera. Reservamos mientras preparamos el resto de ingredientes. Precalentar el horno a 170 grados.

Aparte, en otro cuenco, trabajamos el requesón desmenuzado con el agua de azahar y la ralladura de piel de limón. Una vez trabados estos tres ingredientes estén bien mezclados, los vamos incorporando poco a poco y moviendo siempre en la misma dirección, a la mezcla de huevos y azúcar.

Cuando tengamos una pasta lisa y sin grumos, volcar en el molde y sacudir para que no queden huecos. El molde debe ser lo suficientemente grande para que la altura de la masa no sea superior a cuatro o cinco centímetros.

Por último, lavar y secar los albaricoques, retiramos el hueso y los cortamos en rodajitas que vamos colocando de forma ordenada sobre la masa, presionando para hundirlas ligeramente. Hornear durante cuarenta y cinco minutos aproximadamente. Debe quedar cuajado pero no apelmazado.

Fuera del horno, dejamos templar y luego, una vez frío, lo pasamos al frigorífico hasta el momento de servir. Espolvorear generosamente con azúcar glas antes de sacar a la mesa.

Quiche de setas, queso y orégano

Laura Vichera | 16 de julio de 2016 a las 8:13

  • 150 grs de harina
  • 130 grs de queso fresco para untar, tipo Philadelphia
  • 70 grs de mantequilla a temperatura ambiente
  • una clara
  • una pizca de sal y pimienta negra molida

PARA EL RELLENO

  • 400 grs de setas frescas variadas
  • 10 grs de morillas deshidratadas
  • 150 mls de leche evaporada
  • 100 mls de nata ligera
  • 2 huevos
  • una yema
  • queso Parmesano rallado
  • un diente de ajo
  • una pizca de orégano
  • una pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta negra molida

 

Es conveniente preparar la masa la víspera, sino, al menos, con cuatro o cinco horas de antelación. En un cuenco batimos el queso con la mantequilla, la clara, sal y pimienta.

Por último, incorporamos la harina tamizada, amasar a mano hasta obtener una masa ligera y sin grumos. Formar una bola, envolver en film y dejamos en el frigorífico que repose.

Para el relleno, batir los huevos con la yema, la leche y la nata. Agregar una cucharada de Parmesano rallado, sal, pimienta y nuez moscada. Reservar también en el frigorífico.

Una vez hidratadas las setas secas, las escurrimos. Limpiar las setas frescas y las cortamos en trozos de tamaño mediano. En un chorrito de aceite de oliva, rehogamos el diente de ajo muy picado, incorporar  las setas, orégano, sal y pimienta molida. Rehogar todo junto a fuego suave durante quince minutos. Precalentamos el horno a 180 grados.

Por último, estiramos la masa y cubrimos con ella un molde desmontable. Pinchar el fondo, presionar los bordes y cocer durante diez minutos.

Pasado este tiempo, rellenar con las setas y cubrir con la crema de leche y huevos. Hornear nuevamente durante cuarenta minutos. Servir templada y acompañar con una ensalada.

Choco guisado con tomate y arroz

Laura Vichera | 13 de julio de 2016 a las 8:13

  • 800 grs de choco limpio
  • 800 grs de tomates de pera maduros
  • 2 dientes de ajo
  • una nuez de jengibre fresco
  • una pizca de comino molido
  • 2 hojas de laurel
  • una guindilla
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

PARA EL ARROZ

  • 250 grs de arroz
  • un diente de ajo
  • unas semillas de culantro
  • 3 granos de cardamomo verde
  • unas ramitas de tomillo

 

Antes de empezar a preparar el guiso, pasar el arroz a un colador y lo enjuagamos con abundante agua fría para que vaya soltando todo el almidón. Trocear el choco y lo enjuagamos también.

En el mortero machacamos el diente de ajo con unas ramitas de tomillo, las semillas de culantro y el cardamomo. Se rehogan en un chorrito de aceite de oliva y, cuando comiencen a soltar los aromas, incorporar el arroz.

Pasados unos minutos, agregar sal, pimienta negra molida y agua en cantidad suficiente. Cubrir la cazuela con papel de aluminio y tapar. Cocer durante diez o quince minutos a fuego medio. Separar luego los granos para que queden sueltos y reservar.

Luego, escaldar los tomates, retirar la piel y las semillas y los cortamos en dados medianos. En una cazuela amplia, salteamos los trozos de choco y dejamos unos minutos al fuego.

Cuando se evapore el agua, sacar el choco bien escurrido y reservar. Incorporar los dados de tomate a la cazuela, los dientes de ajo picados, el jengibre rallado y el resto de especias. Mezclar bien y dejamos a fuego medio.

Quince minutos después, incorporar nuevamente los calamares a la cazuela, sacudir para que se empapen de la salsa y cocer cinco minutos más. Servir enseguida y acompañar con el arroz.

Albóndigas con champiñones y aceitunas

Laura Vichera | 12 de julio de 2016 a las 8:13

  • ½ kilo de carne de ternera picada
  • 200 grs de champiñones pequeños
  • 200 grs de aceitunas verdes deshuesadas
  • un huevo
  • miga de pan mojada en leche
  • una cebolla roja
  • 2 dientes de ajo
  • zumo y ralladura de piel de limón
  • unas hebras de azafrán
  • una nuez de jengibre fresco
  • una copita de Manzanilla
  • caldo de carne desgrasado
  • unas ramitas de perejil
  • harina para rebozar
  • una pizca de sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En un cuenco desmenuzamos la carne y le añadimos la miga de pan bien escurrida y el huevo batido. Agregar también la ralladura de piel de limón y un puñado de aceitunas picadas.

También añadimos la mitad del jengibre pelado y rallado, sal, pimienta, unas hojas de perejil y uno de los dientes de ajo picados. Trabajar con un tenedor, tapar con film y dejamos en el frigorífico al menos dos o tres horas.

En una cazuela amplia calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar, a fuego suave, la cebolla y el otro diente de ajo picados muy finos.

Cuando estén blanditos, agregar el azafrán y el resto del jengibre rallado, damos unas vueltas y mojar con la Manzanilla. Bañar con un par de vasos de caldo y dejar a fuego muy suave.

A continuación, limpiar los champiñones y se dejan enteros. Los enjuagamos y se rocían con zumo de limón. Vamos formando las albóndigas, se pasan por harina y las freímos.

Bien escurridas, se meten en la salsa y añadir también los champiñones y las aceitunas. Sacudir la cazuela, agregar más caldo si fuera necesario y cocer todo junto, a fuego muy suave, durante media hora. Acompañar con pasta hervida.

Sorbete de fresas, frambuesas y albahaca

Laura Vichera | 10 de julio de 2016 a las 8:13

  • ½ kilo de fresas
  • 150 grs de frambuesas
  • 10 hojas grandes de albahaca
  • una lima
  • 150 grs de azúcar
  • una clara de huevo
  • unas gotas de agua de azahar

PARA PRESENTAR

  •  algunas fresas y frambuesas
  • unas hojas de albahaca

 

Una hora antes de comenzar a preparar el sorbete, en el mortero machacamos las diez hojas grandes de albahaca con parte de sus tallos y se pasan a un cazo. Agregar un vaso de agua mediano, remover y calentamos.

En el momento en que comience a hervir, bajar el fuego y dejamos cinco minutos más. Apartamos, tapar e infusionar hasta que se enfríe. Luego lo colamos y pasar nuevamente al cazo. Agregar el azúcar, mezclamos y hervir hasta que se nos forme un jarabe. Dejamos enfriar nuevamente.

A continuación, limpiar y secar las fresas, retirar el rabillo y las troceamos. Limpiar igualmente las frambuesas y triturar todo junto con el agua de azahar, la ralladura de piel y el zumo de lima. Trabajar todo junto hasta que tengamos una pasta.

Si queremos, podemos pasar por un chino para eliminar el granillo de la fruta. Aparte, montamos la clara a punto de nieve fuerte y la pasamos a un cuenco que dejamos en el frigorífico.

Luego, mezclar el puré con el jarabe de albahaca y continuar mezclando hasta que queden perfectamente integrados. Volcamos en un cuenco grande de cristal y metemos en el congelador hasta que comience a cuajar.

Pasada una hora, más o menos, sacamos, incorporamos la clara montada y movemos con unas varillas, despacio, para evitar que cristalice. Repetimos la operación dos o tres veces.

Servimos el sorbete en copas altas, adornado con unas hojas de albahaca enteras, unas frambuesas enteras y las fresas troceadas.

Brochetas de gambas con crema de aguacate

Laura Vichera | 9 de julio de 2016 a las 8:13

  • 600 grs de gambas hermosas peladas
  •  2 limas
  • 50 grs de cacahuetes sin sal
  • 2 aguacates en su punto
  • 2 hojas de gelatina
  • 100 mls de nata ligera
  • unas hojas de culantro y hierbabuena
  • una pizca de harissa (salsa picante marroquí)
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, preparamos la crema con la que acompañaremos las brochetas. Pelar los aguacates, retirar los huesos y se trocean. Los pasamos a un cuenco y añadimos un puñado de hojas de culantro y hierbabuena muy picadas y también el zumo y la ralladura de una de las limas. Machacamos con un tenedor hasta obtener un puré.

Luego, en un cuenco con agua fría y unos cubitos de hielo, ponemos a remojar las hojas de gelatina hasta que se ablanden. Calentar ligeramente la nata y dejamos dentro la gelatina bien escurrida.

Cuando se deshaga, colamos la nata y la incorporamos al puré de aguacate. Agregar la pizca de harissa, mezclamos enérgicamente y dejamos en el frigorífico hasta el momento de consumir.

A continuación, picar los cacahuetes y se mezclan en un plato con un chorrito de aceite de oliva, zumo y ralladura de lima, sal y pimienta negra molida. Con la punta de un cuchillo, retirar la vena dorsal de las gambas. Las ensartamos en unas brochetas y las rebozamos en la mezcla de cacahuetes. Presionar para que quede bien adherido.

Justo antes de comer, calentar la plancha y asamos las brochetas a temperatura alta, dándoles la vuelta para que queden doraditas por todos lados. Servir recién hechas y acompañar con unas cucharadas de crema de aguacate y una ensalada de tomates cherry.

Pasta salteada con almejas

Laura Vichera | 6 de julio de 2016 a las 8:13

  • 200 grs de pasta larga fresca
  • un kilo de almejas
  • un par de cucharadas de salsa de tomate casera
  • un vaso de vino blanco
  • 2 dientes de ajo
  • 2 chalotas
  • una guindilla
  • una hoja de laurel
  • unas ramitas de perejil
  • una cucharadita de harina
  • una pizca de pimentón picante
  • unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

Dos o tres horas antes de preparar el plato, dejamos las almejas en remojo en un cuenco con agua fría y un puñado de sal, procurando cambiarle el agua varias veces.

Pasado el tiempo de remojo, las enjuagamos y las frotamos enérgicamente y se dejan escurrir. En una cazuela ponemos a calentar la mitad del vino y cuando comience a hervir, agregar la hoja de laurel y unos granos de pimienta negra.

A continuación, incorporar las almejas, tapamos y cocer un par de minutos y cuando estén abiertas, las sacamos escurridas a un cuenco, colar el caldo y reservar aparte.

En una cazuela amplia rehogamos las chalotas y los dientes de ajo muy picados con una pizca de aceite de oliva. Agregar la guindilla y espolvorear el pimentón y la harina, bajar el fuego al mínimo y remover durante un minuto.

Cuando el sofrito esté bien trabado, agregar el resto del vino blanco y arrimar al fuego sin dejar de remover. Agregar el agua de cocción  y la salsa de tomate. Mezclar bien y apartar.

Aparte, cocer la pasta el tiempo indicado por el fabricante. Cuando esté “al dente” escurrir y refrescar con agua fría. Se incorpora a la cazuela, agregar también las almejas y un buen puñado de hojas de perejil picado. Saltear todo junto, probar de sal y servir enseguida.