Ensalada de arroz con bacalao y aceitunas

Laura Vichera | 28 de marzo de 2011 a las 17:26

  • 400 grs de arroz salvaje
  • 250 grs de bacalao
  • 2 o 3 cucharadas de aceitunas negras con hueso
  • 2 cucharadas de piñones
  • zumo y ralladura de naranja
  • unas ramitas de tomillo
  • sal y pimienta negra molida
  • unas gotas de vinagre balsámico
  • aceite de oliva

Unas horas antes, ponemos el bacalao en remojo, cambiando el agua un par de veces y cuando esté desalado, se saca, escurrimos bien, se enjuaga, lo secamos con papel de cocina y se desmiga en trocitos pequeños.

En una fuente colocamos las aceitunas, espolvorear algo de tomillo desmenuzado por encima y agregar un hilo de aceite de oliva. Metemos en el horno, a 200 grados, unos diez o quince minutos. Se dejan enfriar, retiramos el hueso y se pican menudas.

Luego, cocer el arroz en abundante agua hirviendo con sal. El tiempo de cocción dependerá del tipo de arroz. Una vez hecho, volcar en un escurridor y refrescar con agua fría. En una sartén, sin nada de aceite, tostamos los piñones y cuando vayan tomando color, se sacan.

En otro bol, vamos preparando el aliño con el que aderezaremos la ensalada. Mezclar un buen chorrito de aceite de oliva con unas gotas de vinagre, una pizca de sal, pimienta negra, dos o tres cucharadas de zumo de naranja y algo más de tomillo desmenuzado.

Cuando vayamos a preparar la ensalada, en un cuenco grande mezclamos el bacalao con el arroz y las aceitunas picadas. Añadir la ralladura de piel de naranja, los piñones y aderezamos con la vinagreta. Mezclar bien, probar de sal y tapamos con film transparente. Dejamos reposar a temperatura ambiente un par de horas, hasta el momento de servir.


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber