Crema fría de calabacín y hierbabuena

Laura Vichera | 19 de septiembre de 2011 a las 8:13

  •  4 calabacines medianos
  • 2 cebolletas
  • un diente de ajo
  • un manojo de hierbabuena fresca
  • 1 vasito de nata líquida ligera
  • caldo de verduras desgrasado
  • sal y pimienta negra recién molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

PARA ACOMPAÑAR

  • un trozo de queso Feta
  • unas semillas de amapola

En una cazuela grande calentamos la cucharada de mantequilla con un chorrito de aceite de oliva y vamos pochando las cebolletas cortadas en tiras finas, a fuego muy suave. Mover para que no se doren, deben quedar blanditas.

Mientras se va haciendo el sofrito, lavar los calabacines, los despuntamos y retirar parte de la piel. Se cortan en dados gruesos y, cuando las cebolletas estén a punto, se incorporan a la cazuela, con el ajo picado y subir un poquito el fuego.

Unos minutos después, cuando la verdura haya tomado color, añadir un puñado de hojas de hierbabuena picada, rehogar brevemente y cubrir con el caldo de verduras. Mezclar, agregar una pizca de sal y pimienta, bajar el fuego, tapamos a medias la cazuela y dejamos que cueza todo junto unos veinte o veinticinco minutos.

Pasado este tiempo, apartar, dejamos que se enfríe, agregar unas hojas más de hierbabuena y triturar con la batidora. Cuando tengamos todo bien pasado, agregar la nata, sal y pimienta, batir de nuevo y pasar luego por el chino. Dejamos en el frigorífico hasta el momento de comer.

Servir la crema en cuencos o en vasos y justo antes de sacar a la mesa, desmenuzar por encima unos trocitos de queso Feta y espolvorear unas semillas de amapola. También puede servirse caliente.

Los comentarios están cerrados.