Burritos de pollo gratinados

Laura Vichera | 25 de octubre de 2012 a las 8:13

  • 8 tortillas de maíz
  • 300 grs de pechuga de pollo de corral
  • queso Cheddar y Emmental rallados
  • una taza de salsa de tomate casera
  • 2 cebolletas
  • un diente de ajo
  • un manojo de culantro fresco
  • unos daditos de chile jalapeño
  • una pizca de pimentón
  • una lima
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Una vez limpia la pechuga de pollo de grasa, enjuagamos y secamos bien, salpimentar ligeramente, frotar con el diente de ajo y el chile jalapeño muy picados, el pimentón y una pizca de ralladura de piel de lima, frotar y dejamos reposar un rato para que la carne tome el sabor.

En una sartén con unas gotas de aceite de oliva, rehogamos a fuego muy suave las cebolletas cortadas en tiras finas. Vamos moviendo para que vayan pochando y se ablanden sin dorarse.

A continuación, asar a fuego fuerte la pechuga por ambas caras, hasta que quede muy dorada. Agregar un chorrito de zumo de lima y desglasar la sartén.

Luego, sacamos la pechuga a un plato, cortar en lonchas finas y la reservamos. Aunque haya quedado cruda por dentro, se acabará de hacer en el horno.

Sobre cada una de las tortillas de maíz repartimos unas cucharadas de sofrito de cebolletas, una cucharadita de salsa de tomate y unas hojas de culantro picadas.

Con cuidado de que no se salga el relleno, enrollar las tortillas y se colocan sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado. Repartir por encima algo más de salsa de tomate, algo más de culantro picado y espolvorear generosamente con queso rallado.

En el último momento, hornear quince minutos a 180 grados y gratinar antes de sacar a la mesa. Acompañar con una ensalada de lechuga.

 

 

 

Los comentarios están cerrados.