Solomillos de cerdo con mango

Laura Vichera | 25 de febrero de 2014 a las 8:13

  • 2 solomillos de cerdo grandes, si puede ser, ibéricos
  • 4 chalotas
  • un mango mediano
  • unas gotas de salsa Tabasco rojo
  • unas gotas de salsa Worcestershire
  • 3 cucharadas de vinagre balsámico
  • una cucharada de miel
  • un vasito de Jerez Oloroso
  • caldo de carne
  • una cucharadita de harina de maíz
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta rosa
  • 2 o 3 cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

 

En un cuenco mezclamos el vinagre con la miel templada, la salsa Tabasco, unas gotas de salsa Worcestershire, sal y pimienta negra recién molida. Emulsionar y reservamos.

Luego, limpiar los solomillos de grasa y los atamos para que no pierdan la forma al cocer. Se pintan con el adobo que tenemos preparado y se envuelven en film transparente o en papel de aluminio y dejamos un par de horas en el frigorífico.

Mientras, en una cazuela baja calentamos dos cucharadas de mantequilla y un hilo de aceite de oliva. Pochar a fuego suave las chalotas muy picadas, en tiras finas y vamos moviendo para que se hagan sin dorarse.

Cuando estén hechas, incorporar los solomillos y subir un poquito el fuego. Doramos hasta que tomen color y mojar con el Amontillado y dejamos que evapore el alcohol.

A continuación, incorporar los granos de pimienta rosa y la harina de maíz desleída en un vaso de caldo y sacudir para que se trabe todo bien. Agregar algo más de caldo si fuera necesario y dejar al fuego, tapado, durante media hora.

Cinco minutos antes de apartar, incorporar el mango cortado en dados, rectificar de sal y añadir también la cucharada de mantequilla restante para que dé brillo a la salsa. Acompañar con arroz salvaje.

 

 


Comentar


Nombre (Obligatorio)

Correo electrónico (Obligatorio)

Página web (Opcional)

El autor, en este espacio, se limita a recoger la opinión y contenidos de los lectores, por lo que no se hace responsable de los mismos. Si encuentra algún texto ofensivo, erróneo o alguna opinión que no sea respetuosa, le rogamos que nos lo haga saber