Crêpes rellenas de piña a la vainilla

Laura Vichera | 5 de febrero de 2017 a las 8:13

  •  2 huevos
  • una taza de leche a temperatura ambiente
  • 100 grs de harina
  • una cucharada de mantequilla
  • esencia de vainilla
  • una pizca de sal

PARA EL RELLENO

  • una piña pequeña y madura
  • una cucharada de azúcar moreno
  • 2 vainas de vainilla
  • 2 cucharaditas de mantequilla

 

Siempre es conveniente preparar la masa de las crêpes con antelación para que repose. En un bol grande tamizamos la harina con la sal y hacemos un hueco en el centro, incorporamos los huevos batidos, la vainilla y la sal.

Poco a poco, vamos agregando la leche y la mantequilla fundida y trabajamos bien con las varillas eléctricas. Pasamos la masa por un colador, tapar y dejamos reposar un par de horas a temperatura ambiente.

Para el relleno, cortamos la piña en daditos y los pasamos a una sartén con la mantequilla y las dos vainas de vainilla abiertas por la mitad a lo largo. Les raspamos el interior con un cuchillo para separar las semillas y mezclamos todo con la fruta.

Luego, espolvorear el azúcar moreno y poner a fuego medio, agitando suavemente la sartén para que se funda la mantequilla y la piña se vaya caramelizando. Cuando tenga un color dorado, apartamos y reservar.

Por último, engrasar una sartén y cuando esté muy caliente, vertemos un cucharón de masa y extendemos. Cuando empiecen a salir burbujas, le damos la vuelta y cocemos por el otro lado. Las vamos colocando en un plato, una sobre otra y cubrimos con papel de aluminio para que no se enfríen.

Sobre cada una de las crêpes colocamos unas cucharadas de piña caramelizada y las doblamos en cuatro o en forma de rollito. Servir enseguida y acompañar con helado de vainilla.

Pollo en salsa diabla

Laura Vichera | 2 de febrero de 2017 a las 8:13

  • 4 muslos de pollo de corral completos; muslos y contra muslos
  • 150 grs de jamón serrano en un solo trozo
  • 3 chalotas
  • 3 dientes de ajo
  • una lata grande de tomates enteros pelados
  • caldo de ave desgrasado
  • 2 cucharadas de vinagre
  • una cucharada de concentrado de tomate
  • un par de cucharadas de harina
  • unas gotas de salsa Worcestershire
  • unas gotas de salsa Tabasco rojo
  • unas ramitas de tomillo
  • 2 hojas de laurel
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta rosa
  • aceite de oliva

 

Una vez separados los muslos de los contramuslos, le quitamos la piel al pollo y retiramos la grasa. Enjuagar cuidadosamente y secar con papel de cocina. Salpimentar y reservamos.

A continuación, en una cazuela, freímos los trozos de pollo, a fuego vivo hasta dorarlos. Se sacan bien escurridos a un plato.

Luego, añadir algo más de aceite a la cazuela y rehogar las chalotas cortadas en tiras muy finas. Cuando estén blanditas, espolvorear la harina y mezclamos bien hasta que quede tostada.

Unos minutos después, incorporar el concentrado de tomate y el vinagre. Agregar un par de vasos de caldo y dejamos que hierva. Incorporar los tomates bien escurridos y cortados en dados, los dientes de ajo muy picados y las hierbas atadas en un ramillete.

También añadimos una pizca de sal y pimienta y cocinar a fuego medio durante treinta minutos, aproximadamente y sin tapar para que la salsa vaya reduciendo.

Pasado este tiempo, retirar las hierbas y triturar. Volvemos a poner al fuego, agregar unas gotas de Tabasco y de salsa Worcestershire. Incorporar el pollo, los granos de pimienta rosa y el jamón cortado en daditos, sacudir la cazuela y cocinar a fuego suave durante media hora más. Acompañar con arroz salvaje.

Judías pintas con almejas

Laura Vichera | 1 de febrero de 2017 a las 8:13

  • 450 grs de judías pintas
  • ½ kilo de almejas hermosas
  • 2 chalotas
  • un pimiento verde
  • un puerro, la parte blanca
  • 2 tomates grandes y maduros
  • una hoja de laurel
  • caldo de pescado
  • unas hebras de azafrán
  • sal y unos granos de pimienta negra
  • aceite de oliva

 

 

Antes de empezar, dejamos las almejas en un cuenco con agua y un poquito de sal para que suelten la tierra. Después de haberlas tenido en remojo durante la noche, enjuagamos las judías.

En una cazuela grande, las ponemos con la hoja de laurel y unos granos de pimienta. Las cubrimos con agua fría y añadimos un chorrito de aceite de oliva.

Cuando empiecen a hervir, les cortamos el hervor tres veces con un poco de agua fría, para que no se arruguen y quitamos la espuma que vayan soltando. Tapar a medias y cocer hasta que estén tiernas.

Mientras, en una sartén amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos las chalotas, el pimiento y el puerro picados muy finos.

A fuego suave, vamos pochando y cuando estén blanditos, incorporar los tomates rallados. Mezclar bien y dejamos que vaya evaporando el agua de vegetación.

En el momento en que el sofrito esté bien trabado, incorporamos las almejas bien lavadas, sacudir la sartén y tapamos hasta que se abran.

 Una vez tiernas las judías, escurrimos el agua de cocción y las dejamos en la misma cazuela. Añadimos las hebras de azafrán ligeramente machacadas, cubrir con el caldo de pescado y ponemos de nuevo al fuego.

Cuando comience a hervir, incorporar el sofrito y cocemos todo junto cinco minutos más. Rectificamos de sal y dejamos reposar fuera del fuego antes de servir.

Ternera estofada con chirivías

Laura Vichera | 31 de enero de 2017 a las 8:13

  • un kilo de ternera para guiso: jarrete, aleta…
  • 3 chalotas
  • 2 chirivías grandes
  • 2 zanahorias
  • caldo de carne desgrasado
  • una cucharada de harina de maíz
  • 2 vainas de vainilla
  • 2 clavos de olor
  • unas hebras de azafrán
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Para empezar, limpiamos la carne de grasa y la cortamos en dados de tamaño mediano. Pelar las chalotas y las picamos muy menudas. Raspar y despuntar las chirivías y las zanahorias y se cortan en rodajas.

Con la punta de un cuchillo abrimos la vainilla, en dos, a lo largo y sacamos las semillas. Se reservan en un cuenco y conservar también las vainas vacías.

En una cazuela honda, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar los dados de carne salpimentados. Sofreír a fuego vivo y, un par de minutos después, añadir las chirivías y las zanahorias y también los clavos de olor, los granos de pimienta rosa y el azafrán. Saltear todo junto unos cinco minutos.

A continuación, cubrir con el caldo y añadimos las semillas y las vainas de vainilla. Sacudir la cazuela, tapamos y cocer a fuego suave durante una hora y media, comprobando de vez en cuando por si fuera necesario agregar algo más de caldo o de agua.

Pasado el tiempo de cocción, desleír la harina de maíz en un vasito de caldo o de agua fría, emulsionar bien para que no tenga grumos y la agregamos a la cazuela sin dejar de mover. Damos un último hervor todo junto, sin tapar, y dejamos reposar fuera del fuego antes de servir.

Pastel de tofu y patatas

Laura Vichera | 30 de enero de 2017 a las 8:13

  • 5 patatas medianas, especiales para hervir
  • 2 zanahorias
  • 200 grs de tofu ahumado
  • 150 mls de leche, puede ser de soja
  • una cebolleta
  • un huevo
  • 2 cucharadas de queso tierno de cabra rallado
  • una pizca de nuez moscada
  • algo de pimentón picante
  • sal y pimienta negra molida
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

 

Una vez peladas las patatas, las cortamos en dados medianos y las ponemos a cocer en agua hirviendo con una pizca de sal. Cocer a fuego vivo durante veinte minutos, aproximadamente, hasta que estén tiernas.

Cuando estén hechas, las volcamos en un escurridor. Las pasamos a un cuenco, añadimos la mantequilla, la nuez moscada, una pizca de sal y pimienta. Machacar con un tenedor hasta que tengamos un puré liso y bien trabado. Tapar con film y reservar.

En una sartén calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar la cebolleta muy picada y las zanahorias cortadas en daditos. Pochar a fuego suave durante quince minutos hasta que se ablanden.

Aparte, en un plato, machacamos el tofu, bien escurrido y lo incorporamos al sofrito de verduras en la sartén. Rehogar todo junto diez minutos más. Precalentar el horno a 180 grados.

Sobre una fuente ligeramente engrasada con una pizca de aceite de oliva. Cubrir el fondo con el sofrito de verduras y tofu y cubrir con el puré de patatas.

En un cuenco, batimos el huevo con el queso rallado y repartir por encima. Hornear durante media hora hasta que quede bien doradito. Servir recién hecho y acompañar con una ensalada.

Bizcocho de mandarinas y pistachos

Laura Vichera | 29 de enero de 2017 a las 8:13

  • 4 huevos hermosos
  • 6 mandarinas grandes
  • 200 grs de pistachos molidos
  • 180 grs de azúcar moreno
  • una cucharadita de levadura
  • unas gotas de esencia de vainilla
  • algo más de mantequilla y una pizca de harina para el molde
  • azúcar glas para servir

 

En primer lugar, pelamos las mandarinas y las ponemos enteras en una cazuela con agua hirviendo. Mantener al fuego durante tres cuartos de hora.

Mientras, engrasar un molde con una pizca de mantequilla y espolvorear el interior con harina. Sacudimos bocabajo para eliminar la harina sobrante y lo dejamos en el frigorífico. Precalentar el horno a 180 grados.

Pasado el tiempo de cocción de las mandarinas, las sacamos y dejamos enfriar. Las cortamos en dos, a lo ancho, sobre un plato para poder aprovechar el zumo.

Con la punta de un cuchillo retiramos las semillas y las pasamos al vaso de la batidora o el robot con el zumo que han soltado. Triturar a velocidad alta hasta obtener un puré.

En un cuenco batimos los huevos con el azúcar hasta que queden bien trabados y tengamos una crema espesa. Añadir luego la vainilla, la levadura y también los pistachos molidos.

Por último, incorporar el puré de mandarinas y acabar de mezclar.  Volcar en el molde, sacudir para que no queden huecos y hornear durante una hora y cuarto.

Acabado el tiempo de cocción, sacamos el bizcocho que debe quedar húmedo. Dejamos enfriar dentro del molde y luego desmoldamos sobre una fuente y espolvorear con azúcar glas.

También podemos adornar con algunos pistachos troceados o con unos gajos de mandarina pelados.

Risotto con hinojo y gambas

Laura Vichera | 28 de enero de 2017 a las 8:13

  • 300 grs de arroz de grano redondo
  • medio kilo de gambas hermosas
  • 2 bulbos de hinojo
  • 2 zanahorias
  • 2 chalotas
  • un vasito de vermú blanco seco
  • unas hebras de azafrán
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • queso Parmesano rallado
  • unos tallos de cebollino fresco
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva

 

Una vez peladas las gambas, pasamos las cabezas y las pieles a un cazo con una cucharada de aceite de oliva y aplastamos para que suelten el jugo. Sofreír a fuego vivo y luego, cubrimos con agua fría y añadimos también las capas exteriores de los bulbos de hinojo. Mezclar y cocer durante media hora y mantener luego caliente.

En una cazuela amplia y baja, rehogamos, a fuego suave las chalotas, los bulbos de hinojo y las zanahorias picados muy menudos. Vamos moviendo de vez en cuando hasta que las verduras estén blanditas y vayan tomando color.

En este punto, añadir el arroz y las hebras de azafrán, distribuir bien para que se mezclen con las verduras y dejamos que el grano comience a estar transparente.

Unos minutos después, mojamos con el vaso de vermú. Una vez evaporado el alcohol, agregar el primer cucharón de caldo, previamente colado, removiendo bien para que el arroz lo absorba.

Entonces, echar el siguiente cucharón de caldo y así hasta que el grano quede “al dente”, unos diecisiete o dieciocho minutos. Incorporar las gambas, rectificamos de sal, molemos una pizca de pimienta negra por encima y añadimos la mantequilla y un poquito de Parmesano rallado. Mezclamos bien para que quede cremoso y servimos enseguida espolvoreado con el cebollino picado.

Falafel de lentejas

Laura Vichera | 27 de enero de 2017 a las 8:13

  • 180 grs de lentejas pequeñitas, tipo Verdina
  • una manzana pequeña y dulce, tipo Royal Gala
  • una chalota
  • un diente de ajo pequeño
  • pan rallado
  • media cucharadita de pimentón picante
  • una pizca de comino molido
  • unas hojas de culantro
  • unas hojas de hierbabuena
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Una vez enjuagadas, cocer las lentejas en agua hirviendo con un pellizco de sal durante veinte minutos. Las volcamos en un escurridor y dejamos que se enfríen mientras preparamos el resto de ingredientes.

Luego, pelamos la chalota y el diente de ajo y los picamos muy menudos. Picamos del mismo modo las hojas de culantro y hierbabuena. Pelar la manzana, retirar el corazón y la rallamos.

En un cuenco volcamos las lentejas y las machacamos con un tenedor. Agregamos la manzana rallada, el comino y el pimentón y continuar mezclando hasta que tengamos una pasta.

A continuación, incorporamos el picadillo de chalota y hierbas, añadimos una pizca de sal y pimienta negra molida. Seguir mezclando con el tenedor hasta que tengamos una pasta amalgamada. Si quedara demasiado suelta, añadimos un poquito de pan rallado. Tapar con film y dejamos en el frigorífico durante media hora.

En el momento de preparar el plato, formamos bolitas del tamaño de una nuez y las vamos friendo por tandas en abundante aceite bien caliente hasta dorar.

Servir enseguida y acompañar con una salsa de yogur batido con comino y algo más de culantro y hierbabuena picada.

Dorada con puré de patatas y aceitunas

Laura Vichera | 25 de enero de 2017 a las 8:13

  • 2 doradas grandes
  • 5 patatas medianas, especiales para hervir
  • 2 chalotas
  • 6 aceitunas negras y 6 aceitunas verdes deshuesadas
  • un limón
  • una guindilla
  • unas hojas de perejil fresco
  • unas ramitas de eneldo
  • una pizca de pimentón
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva

 

Empezamos limpiando las doradas, retirar la espina central y sacar los lomos sin quitarles la piel. Los secamos con papel de cocina y se colocan en una fuente, con la piel hacia abajo. Agregar una pizca de pimienta molida, ralladura de piel de limón, unas gotas de zumo y una pizca de eneldo muy picado. Tapar con film transparente y dejamos en el frigorífico durante media hora.

Con un cepillo frotamos las patatas bajo el grifo y luego las ponemos a cocer, al vapor o en una cazuela con agua hirviendo hasta que estén tiernas.

Mientras, pelar las chalotas y las cortamos en tiras finas. Las rehogamos, a fuego muy suave, en una pizca de aceite de oliva, moviendo para que no se doren. Volcar en un cuenco y reservamos.

Cuando las patatas estén hechas, las dejamos enfriar y retiramos la piel. Las troceamos y se pasan al cuenco con el sofrito de chalotas. Agregar pimentón, sal y pimienta negra molida y perejil muy picado.

Poco a poco, machacar las patatas, trabajándolas con un hilo de aceite de oliva. Agregar las aceitunas muy picadas y algo más de eneldo, probar de sal y reservamos al calor.

Sobre una bandeja engrasada colocamos los lomos de dorada con la piel hacia abajo, añadir un hilo de aceite de oliva por encima y hornear a 200 grados durante doce minutos. Servir enseguida acompañadas del puré y una ensalada.

Rollitos de carne con tomate

Laura Vichera | 24 de enero de 2017 a las 8:13

  • 8 filetes finos de tapa de ternera
  • 8 salchichas frescas, de cerdo o de ave
  • 2 chalotas
  • 2 cucharadas de aceitunas verdes deshuesadas
  • una cucharada de piñones
  • un huevo
  • pan rallado
  • harina para rebozar
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

PARA LA SALSA

  • 4 tomates maduros
  • 2 cebolletas
  • un vaso de vino blanco
  • caldo de carne desgrasado

 

Con un mazo, aplanar los filetes que queden muy finos. En una cazuela amplia, con un chorrito de aceite de oliva, rehogamos las chalotas muy picadas, a fuego suave, hasta que estén blanditas.

Mientras, abrir las salchichas y las desmenuzamos en un cuenco. Agregar el huevo, ligeramente batido. Agregar las aceitunas cortadas en rodajas, los piñones y el sofrito de chalotas.

Bien mezclados, añadimos una pizca de sal y pimienta y repartimos cucharadas de relleno sobre cada uno de los filetes, previamente salpimentados por ambas caras.

Con cuidado de que no se salga, vamos enrollando la carne y cerrar los rollitos con un palillo o los atamos. Los pasamos por harina y se van friendo por tandas, dándoles la vuelta con mucho cuidado. Cuando estén doraditos se sacan y los reservamos en un plato cubierto con papel absorbente.

Para la salsa, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos las dos cebolletas picadas muy finas. Unos minutos después, agregar los tomates rallados.

Una vez reducido el jugo, mojar con el vino y luego añadimos el caldo. Sacudir la cazuela y cocinar durante veinte minutos. Triturar la salsa o no, según nos guste más.

Por último, incorporar los rollitos, agitar suavemente, tapar y cocer todo junto veinte minutos más. Acompañar con una ensalada y una guarnición de pasta hervida o arroz blanco.