Rape en salsa americana

Laura Vichera | 18 de enero de 2017 a las 8:13

  • un kilo de rape limpio
  • 6 tomates grandes maduros
  • 3 chalotas
  • caldo concentrado de gambas o de pescado
  • un vasito de vino blanco seco
  • 2 cucharadas soperas de whisky
  • una cucharada sopera de azúcar
  • una hoja de laurel
  • una guindilla
  • unas ramitas de perejil fresco
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Una vez limpio de pieles, enjuagar y secar el rape. Lo cortamos en medallones de grosor mediano y, si lo preferimos, retiramos el hueso central.

En una sartén amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva y doramos los filetes de pescado un minuto por cada lado, a fuego vivo, lo justo para sellarlos. Mojar con el whisky, flambear,  los sacamos a una fuente y se reservan.

A continuación, agregar un poco más de aceite a la sartén y rehogar las chalotas picadas muy finas. Pochar, a fuego suave hasta que estén transparentes y agregamos el vino.

Cuando comience a hervir, añadimos los tomates sin piel ni semillas cortados en dados y sofreír todo junto unos minutos. Agregar entonces el azúcar, la hoja de laurel, la guindilla, un par de vasos de caldo. Sacudir la cazuela, añadir también una pizca de sal y pimienta, tapar a medias y cocer a fuego medio durante treinta minutos.

Pasado este tiempo, metemos los filetes de rape dentro de la salsa, mezclar suavemente y cocer todo junto diez minutos más sin tapar, para que reduzca.

Terminada la cocción, añadir unas hojas de perejil picado y dejamos reposar unos minutos antes de servir. Acompañamos con arroz blanco o con unas patatas al vapor.

Albóndigas de ternera con guisantes

Laura Vichera | 17 de enero de 2017 a las 13:06

  • 400 grs de carne de ternera picada
  • unas ramitas de culantro
  • ralladura de piel de limón
  • una pizca de comino molido
  • pimentón picante
  • sal y pimienta negra molida

PARA LA SALSA

  • 4 tomates de pera maduros
  • 250 grs de guisantes, pueden ser en lata o congelados
  • 3 patatas medianas
  • una cebolla morada
  • un diente de ajo
  • una pizca de: comino molido, pimentón picante, jengibre en polvo, sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Un rato antes preparamos la masa de las albóndigas: en un cuenco mezclamos la carne picada con el culantro muy picado, el comino, el pimentón, una pizca de sal y pimienta. Agregar también la ralladura de piel de limón y trabajar bien todo junto. Tapar con film y dejamos en el frigorífico.

En una cazuela amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos, en primer lugar y a fuego suave, la cebolla y el diente de ajo muy picados.

Aparte, en un cazo con agua hirviendo, escaldamos los tomates. Se pelan, retiramos las semillas y se cortan en daditos. Cuando la cebolla comience a estar transparente, los incorporamos a la cazuela con el culantro picado y las especias. Cocer durante diez minutos a fuego medio.

A continuación, incorporar los guisantes y un vaso grande de agua o de caldo. Tapar y cocer a fuego suave durante media hora. Pasado este tiempo, incorporar las patatas cortadas en daditos y también las albóndigas. Sacudir suavemente la cazuela, agregar más caldo si fuera necesario y cocer todo junto durante veinte minutos más.

Tortitas orientales de garbanzos

Laura Vichera | 16 de enero de 2017 a las 8:13

  • 250 grs de garbanzos cocidos
  • 3 dientes de ajo
  • 100 grs de tofu suave, silken tofu
  • 2 huevos hermosos
  • 3 o 4 cucharadas de pan rallado fino
  • una cucharadita de comino molido
  • una pizca de pimentón picante
  • unas semillas de culantro
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

En el mortero, machacamos las semillas de culantro con los dientes de ajo. Escurrir los garbanzos y los pasamos a una ensaladera. Los machacamos con un tenedor hasta que tengamos una pasta.

Aparte, escurrimos el tofu, lo cortamos en daditos, los aplastamos y se mezclan con los garbanzos. A continuación, agregamos el majado de ajos y culantro, los dos huevos batidos como para tortilla, el comino, el pimentón y una pizca de sal y pimienta negra.

Poco a poco, mezclamos todo hasta obtener una pasta homogénea. Si vemos que estar demasiado suelta, espolvorear con una pizca de pan rallado. Por último, tapar con film y dejamos en el frigorífico durante media hora.

Pasado este tiempo, con la masa formamos bolitas que aplastamos luego para darle forma de tortitas de tamaño mediano. Justo antes de comer, calentamos unas cucharadas de aceite de oliva en la plancha o en una sartén grande y las doramos, durante tres o cuatro minutos, por cada lado.

Cuando estén bien doradas, por ambas caras se dejan escurrir sobre papel absorbente. Las servimos recién hechas, acompañadas de una ensalada o como guarnición de una carne o un pescado.

Solomillo agridulce con piña

Laura Vichera | 31 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 700 grs de solomillo de cerdo, si es posible, ibérico
  • media piña
  • una zanahoria hermosa
  • 2 chalotas
  • un puñado de brotes de soja
  • una cucharada de miel
  • unas cucharadas de salsa de soja
  • una cucharada de vinagre de arroz o de Jerez
  • una cucharada de harina de maíz
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Vamos preparando y cortando todos los ingredientes antes de empezar a cocinar. Raspar la zanahoria, la despuntamos y se corta en bastoncillos. Pelar las chalotas y las cortamos en tiras finas. Limpiar la piña, retirar la parte dura del centro y la troceamos en dados de tamaño mediano.

A continuación, retirar la grasa de la carne. Cortar el solomillo en dos, a lo largo, y luego vamos haciendo taquitos, todos más o menos del mismo tamaño.

En un wok o en una sartén grande, calentamos un chorrito de aceite de oliva y salteamos, en primer lugar, las chalotas y los bastones de zanahoria. Vamos moviendo y dejamos al fuego durante dos o tres minutos, lo justo para que se hagan, sin ablandarse.

Enseguida, incorporamos los trozos de carne y los dados de piña. Saltear a fuego vivo cinco minutos más, moviendo constantemente.

Cuando vayan tomando color, agregar los brotes de soja, el vinagre, la miel, la salsa de soja y la harina de maíz desleída en medio vasito de agua fría. Mezclamos todo bien y dejamos al fuego cinco minutos más.

Por último, probar de sal y añadir pimienta recién molida. Servir enseguida y acompañar con arroz Basmati o unos fideos de soja.

Estofado de calamares, patatas y piñones

Laura Vichera | 30 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 600 grs de calamares pequeños
  • 2 patatas medianas
  • 5 tomates de pera maduros
  • un par de ramitas de apio con sus hojas
  • una zanahoria
  • una cebolla morada
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de piñones
  • un vaso de vino blanco seco
  • caldo de pescado
  • 2 hojas de laurel
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de pimentón
  • unos granos de pimienta negra
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Para empezar, limpiamos los calamares cuidadosamente, les damos la vuelta y los rellenamos con sus tentáculos y sus aletas.  Se dejan escurrir mientras preparamos el resto de ingredientes.

En el mortero, machacamos los granos de pimienta con los dientes de ajo, las hebras de azafrán y los piñones. Trabajar hasta obtener una pasta y desleír con el vino blanco.

A continuación, escaldamos los tomates, retirar la piel y las semillas y los troceamos en daditos. Limpiar el apio, lo cortamos en rodajitas y hacer lo mismo con la cebolla. Pelar las patatas y las cascamos.

En una cazuela amplia preparamos un sofrito con el apio y la cebolla. Pochar a fuego suave y cuando estén blanditos, incorporar los dados de tomate y espolvoreamos el pimentón.

Cuando se haya evaporado el jugo de las verduras, agregamos la zanahoria y las patatas, damos unas vueltas y añadimos los calamares. Rehogar todo junto unos minutos, volcar el majado de piñones y ajos y movemos para que se mezclen los sabores.

 Por último, cubrir con el caldo, sacudir la cazuela, bajar el fuego y tapar. Cocemos durante media hora, moviendo de vez en cuando. Servir bien caliente y espolvorear cada uno de los platos con algo más de pimentón.

Solomilllo en hojaldre

Laura Vichera | 24 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • un kilo de solomillo de buey o ternera en un solo trozo
  • 400 grs de hojaldre
  • 200 mls de Oporto o de Jerez Amontillado
  • 12 higos secos
  • una nuez de jengibre fresco
  • una pizca de clavo molido
  • un huevo para pintar
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Un par de horas antes de preparar el solomillo, volcamos el Oporto o el Amontillado en un cuenco y dejamos dentro los higos enteros. Pasado este tiempo, volcar en un cazo y poner a fuego muy suave durante media hora.

Dejamos templar fuera del fuego y luego los machacamos con un tenedor, añadimos el jengibre pelado y rallado, el clavo molido, una pizca de sal y de pimienta.

Luego, limpiar la carne de grasa. Calentar un chorrito de aceite de oliva en una sartén grande y doramos el solomillo, a fuego vivo. Dejamos escurrir sobre una rejilla, para que quede lo más seco posible.

Mientras, precalentar el horno a 180 grados. Sobre la encimera estiramos el hojaldre en forma de rectángulo. Salpimentar el solomillo y lo colocamos encima. Lo envolvemos con el hojaldre, presionando los bordes para que no se abra.

En un cuenco, batimos el huevo con una cucharadita de agua y pintamos el hojaldre por todas partes. Lo colocamos sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado, procurando que los bordes queden debajo. Hornear de treinta a cuarenta minutos, dependiendo del punto de cocción de la carne que más nos guste.

Servir recién hecho y acompañar con unas cucharadas de puré de higos y unas patatas al vapor.

Tronco navideño de tiramisú

Laura Vichera | 18 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 3 huevos a temperatura ambiente
  • 50 grs de harina de repostería
  • 30 grs de harina de maíz
  • 80 grs de azúcar

PARA EL RELLENO

  • 3 huevos
  • 90 grs de azúcar
  • 250 grs de queso Mascarpone
  • un vaso de café expreso (puede ser descafeinado)
  • cacao puro en polvo para presentar

 

Para el bizcocho, separar las yemas y montamos las claras a punto de nieve fuerte con la mitad del azúcar. En otro cuenco, batimos las yemas con el resto del azúcar y le añadimos las dos harinas tamizadas.

A continuación, incorporar las claras montadas, mezclando suavemente para que no bajen. Volcar sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado y extender bien, alisando con una espátula. Hornear durante ocho minutos a 190 grados.

Fuera del horno, sobre el bizcocho aún caliente, espolvorear algo más de azúcar y cubrir con un paño húmedo. Dejamos reposar cinco minutos y darle la vuelta a la bandeja. Retirar el papel y enrollar el bizcocho, presionando. Envolver con film transparente y dejamos en el frigorífico durante diez minutos.

Para el relleno, montar las claras a punto de nieve con la mitad del azúcar. Batir las yemas aparte con el resto del azúcar y añadir poco a poco el Mascarpone. Agregar las claras montadas y acabar de integrar todo delicadamente. Dejar en el frigorífico.

Aparte mezclamos el café frío con dos cucharadas de azúcar y pintamos el bizcocho por dentro. Rellenar con la crema, reservando unas cucharadas para presentar. Vamos enrollando sin presionar demasiado. Colocar en una fuente con el “cierre” hacia abajo, tapar con film y dejamos en el frigorífico al menos unas ocho horas.

En el momento de servir, cubrir los extremos con algo más de crema y espolvorear generosamente con cacao.

Empanada de calabaza y anchoas

Laura Vichera | 17 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 2 láminas de masa quebrada
  • 300 grs de calabaza Butternut
  • ralladura de piel de naranja
  • una bola de queso Mozzarella fresco
  • 8 anchoas en conserva
  • un vaso de leche evaporada
  • 2 yemas
  • 2 cucharadas de nata ligera
  • 3 cucharadas de harina
  • una cucharada de mantequilla
  • una pizca de clavo, pimienta negra y nuez moscada molidas
  • un huevo y una cucharada de leche para pintar
  • algo de mantequilla para el molde

 

Sobre un molde desmontable, previamente engrasado, estiramos una de las láminas de masa procurando que los bordes sobresalgan. Presionar las paredes y pinchar el fondo. Dejamos en el frigorífico.

Una vez limpia la calabaza, la cortamos en daditos que asamos en el horno a 170 grados durante veinte minutos. Pasado este tiempo, machacamos ligeramente. Dejar en un escurridor para que suelte todo el agua posible.

Mientras, en una sartén, fundimos la mantequilla y espolvorear la harina. Tostamos bien y añadir poco a poco la leche, la ralladura de piel de naranja, la pimienta, la nuez moscada y el clavo. Vamos moviendo, a fuego suave y en momento en que comience a espesar, apartamos.

Fuera del fuego, dejamos templar e incorporar las yemas y la nata. Cuando todo esté bien trabado, agregar las anchoas bien escurridas y picadas, la Mozzarella en daditos y la calabaza. Precalentar el horno a 180 grados.

Sobre el molde repartimos el relleno, procurando que quede bien extendido. Cubrir con la otra lámina de masa quebrada y la recortamos para que quede más pequeña.

Por último, pegar los bordes de la masa inferior sobre ella y los pegamos con el huevo batido con la cucharada de leche. Pinchar la superficie y pintamos. Hornear durante cuarenta minutos, aproximadamente. Servir templada.

Ternera estofada con aceitunas

Laura Vichera | 16 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • un kilo de ternera para guiso
  • 4 tomates de pera maduros
  • una zanahoria grande
  • 3 chalotas
  • un puñado de aceitunas verdes sin hueso
  • un par de hojas de laurel
  • unas ramitas de tomillo
  • unas ramitas de romero
  • una cucharada de harina
  • un vaso grande de vino blanco seco
  • un par de vasos de caldo
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Una vez limpia de grasa, cortamos la carne en dados medianos y reservamos. Con la punta de un cuchillo, hacer unos cortes en la base de los tomates y los escaldamos en agua hirviendo. Se pelan, retiramos las semillas y los cortamos en dados.

También, raspar la zanahoria y la cortamos en taquitos pequeños y picar muy menuda las chalotas. En una cazuela amplia, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar, en primer lugar, los trozos de carne a fuego vivo hasta dorar bien.

A continuación, añadimos las chalotas y la zanahoria, salpimentamos y espolvorear la harina y vamos moviendo para que se tueste. Unos minutos después, añadimos los dados de tomate, un ramillete hecho con el tomillo, el romero y el laurel y unos granos de pimienta.

Una vez rehogado todo junto, mojar con el vino blanco y dejamos que evapore el alcohol. Agregar el caldo, sacudir la cazuela, tapar y cocer a fuego suave durante una hora y media. Vigilar de vez en cuando por si fuera necesario agregar más líquido.

Unos minutos antes de apartar, incorporar las aceitunas, mezclar y dar un último hervor todo junto. Acompañar con pasta hervida.

Terrina de pescado y albahaca

Laura Vichera | 14 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 300 grs de bacalao fresco en filetes
  • 150 grs de gambas peladas
  • 300 mls de leche de coco
  • 3 huevos
  • 2 dientes de ajo
  • una nuez de jengibre fresco
  • unas hojas de albahaca fresca
  • 2 cucharadas colmadas de harina de maíz
  • una pizca de pimentón
  • sal y pimienta negra molida
  • algo de mantequilla para el molde
  • aceite de oliva

 

Antes de empezar, repasamos el pescado, eliminar los restos de piel y las espinas. Secamos bien y cortar en daditos que reservamos en un plato. Pelar las gambas, retirar la vena dorsal, las enjuagamos y se reservan con el pescado.

En un cazo desleímos la harina de maíz con unas cucharadas de leche de coco. Cuando esté bien trabada y sin grumos, agregar el resto de la leche y mezclar bien. Arrimar a fuego suave  y vamos moviendo hasta que comience a espesar. Apartar y dejamos templar.

En un cuenco, batimos los huevos como para tortilla. Pelar el jengibre y lo rallamos. Hacemos lo mismo con los dientes de ajo y los mezclamos con los huevos. Agregar un puñado de hojas de albahaca picadas y batir todo junto. Precalentar el horno a 170 grados.

A continuación, incorporamos a la mezcla anterior los dados de pescado y las gambas. Añadimos el pimentón y una pizca de sal y pimienta. Volcar la preparación en un molde engrasado con la mantequilla y sacudir para que no queden huecos. Hornear al baño María durante una hora.

Pasado el tiempo de cocción, dejamos enfriar dentro del horno y desmoldar. Servimos cortado en rodajas gruesas y acompañar con una mayonesa casera y una ensalada.