Albóndigas con zanahorias y champiñones

Laura Vichera | 9 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 700 grs de carne de ternera picada
  • medio kilo de champiñones
  • un calabacín pequeño
  • 2 cebolletas
  • 4 zanahorias
  • un huevo
  • miga de pan mojada en leche
  • harina para rebozar
  • una  hoja de laurel
  • una pizca de nuez moscada
  • 2 clavos de olor
  • unas ramitas de perejil fresco
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite de oliva

 

Para preparar las albóndigas, pelar y despuntar el calabacín y lo rallamos. Se pasa a un colador, espolvoreado con sal y con un peso encima y dejamos que suelte el agua.

Luego, mezclar con la carne, añadir una de las cebolletas picada muy fina y también un huevo batido. Agregar la miga de pan escurrida, aderezar con sal y pimienta y también la nuez moscada.

Con un tenedor mezclamos bien hasta que tengamos una masa compacta. Tapamos con film y dejamos en el frigorífico mientras preparamos la salsa.

A continuación, limpiar las zanahorias y partirlas en rodajas gruesas. Pelar la otra cebolleta, la picamos menuda. Las rehogamos a fuego suave, con un chorrito de aceite de oliva.

Cuando estén blanditas, agregar la hoja de laurel, los clavos, el vaso de vino blanco y añadimos un par de vasos de agua. Bajar el fuego y cocer durante media hora.

Luego, formar las albóndigas, y las pasamos por harina. Se van friendo y las dejamos escurrir sobre papel absorbente. Las incorporamos a la cazuela y añadir también los champiñones, limpios y enteros si no son demasiado grandes.

Suavemente, sacudimos la cazuela para que se trabe la salsa, añadir unas hojas de perejil picado y servimos acompañadas de pasta larga.

Pollo con apio y uvas

Laura Vichera | 8 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • un pollo de corral grande
  • 200 grs de uvas sin semillas
  • unas ramitas de apio con sus hojas
  • 3 zanahorias
  • 2 cebolletas
  • un puñado de almendras
  • caldo de verduras o de ave desgrasado
  • 2 cucharadas de miel
  • un manojo de culantro fresco
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de comino molido
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Para empezar, troceamos el pollo, retiramos la piel y la grasa, lo enjuagamos bien y dejamos en un escurridor. Quitar las hebras a los tallos de apio y los cortamos en rodajitas. Pelar las cebolletas y las cortamos en aritos o en tiras finas. Despuntar las zanahorias, las raspamos y se cortan en bastones.

Luego escaldamos las almendras unos minutos en agua hirviendo. Las pasamos a un cuenco con agua fría y, cuando se les arrugue la piel, las pelamos y se reservan.

En una cazuela amplia rehogamos, en primer lugar, las cebolletas y los trozos de pollo salpimentados. Doramos a fuego medio y espolvorear el comino molido.

A continuación, añadimos las rodajitas de apio, las hebras de azafrán y los bastones de zanahoria y rehogamos para que todo vaya tomando color.

Pasados unos minutos, agregar la miel, unas hojas de culantro picadas y mojar con un par de vasitos de caldo templado. Tapar y cocer a fuego suave durante cuarenta y cinco minutos.

Diez minutos antes de apartar, incorporamos las uvas, peladas o no y añadimos también las almendras, enteras o fileteadas, como más nos guste. Sacudir suavemente la cazuela agregar algo más de culantro picado y dejamos reposar fuera del fuego antes de servir.

Crema de calabaza con buñuelos

Laura Vichera | 7 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • un kilo de calabaza de pulpa naranja
  • 3 puerros hermosos
  • 2 cebolletas
  • caldo de verduras
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de nuez moscada
  • sal y pimienta blanca
  • un par de cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

PARA LOS BUÑUELOS

  •  150 grs de harina
  • 2 huevos
  • 50 grs de queso Gorgonzola
  • una cucharadita de levadura

 

En primer lugar, limpiar los puerros, retirar la parte verde, enjuagar bien el interior para eliminar la tierra y los cortamos en rodajas. Pelar las cebolletas y las picamos en tiras finas.

A continuación, calentar las dos cucharadas de mantequilla en una cazuela grande con un poquito de aceite de oliva y los rehogamos, a fuego suave, moviendo para que se ablanden sin dorarse.

Mientras, retirar la corteza a la calabaza, desechar las barbas y las semillas y la cortamos en daditos. Cuando el sofrito esté a punto, los incorporamos a la cazuela y añadimos también las hebras de azafrán, la nuez moscada y una pizca de sal y pimienta.

A fuego medio, para que se mezclen los sabores y la verdura se dore ligeramente vamos moviendo y cuando todo comience a tomar color, cubrir con el caldo caliente, tapar y cocer a fuego suave durante media hora.

Para la guarnición, batir los huevos en un bol, añadir sal, pimienta, el queso desmenuzado y la levadura. Incorporar poco a poco la harina tamizada y mezclar bien. Formar los buñuelos y freírlos en abundante aceite caliente hasta dorar. Sacarlos a escurrir sobre papel absorbente.

Por último, triturar la crema, la pasamos por el chino y servir muy caliente acompañada de los buñuelos, decorada con unas hebras de azafrán y algo más de nuez moscada.

Croquetas de verdura y queso de cabra

Laura Vichera | 5 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 150 grs de queso de cabra en rulo (debe estar muy frío para poder cortarlo)
  • un calabacín pequeño
  • una chirivía
  • 2 chalotas
  • una yema
  • 2 huevos enteros
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 6 cucharadas de harina
  • 2 tazas de leche
  • una pizca de nuez moscada
  • unas hebras de azafrán
  • pan rallado para rebozar
  • sal y pimienta negra recién molida
  • aceite para freír

 

Antes de empezar, preparar todas las verduras: raspar y despuntar la chirivía y el calabacín y los rallamos no muy finos. Pelar las chalotas y las picamos muy finas. Cortar el queso en daditos pequeños y reservar en el frigorífico.

En una sartén amplia, a fuego suave, calentamos la mantequilla con un chorrito de aceite de oliva. Incorporar las verduras, las hebras de azafrán y una pizca de nuez moscada, sal y pimienta. Tapar a medias y pochamos durante diez minutos aproximadamente.

Pasado este tiempo, dejamos destapado para que evapore el jugo de las verduras y espolvorear la harina. Vamos moviendo con varillas, suavemente y cuando se trabe con la mantequilla, vamos añadiendo poco a poco la leche a temperatura ambiente.

Continuamos dando vueltas hasta que espese, vigilando para que no se formen grumos. Apartamos del fuego, dejamos templar un poquito y añadimos la yema y también los daditos de queso. Mezclar suavemente y volcar en una bandeja.

Cuando la masa esté cuajada, vamos formando las croquetas, no demasiado grandes, y las pasamos por huevo batido y pan rallado. Se van friendo por tandas, en aceite bien caliente y, una vez doraditas, se sacan a escurrir sobre papel absorbente y las servimos enseguida acompañadas de una ensalada de pimientos asados.

 

Daditos de pollo y queso

Laura Vichera | 1 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 4 pechugas de pollo limpias
  • una tacita de leche
  • 2 huevos hermosos
  • queso tierno rallado
  • harina
  • pan rallado
  • unas ramitas de romero
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta recién molida

PARA ACOMPAÑAR

  • una docena de patatas pequeñas
  • 2 zanahorias
  • un calabacín mediano
  • 2 cebolletas
  • una guindilla
  • 2 dientes de ajo
  • una naranja pequeña
  • 2 filetes de anchoas en aceite
  • 2 cucharaditas de alcaparras
  • 2 cucharadas de vinagre de Jerez
  • comino molido
  • perejil fresco
  • ½ cucharadita de azúcar moreno

 

Para la guarnición, picamos muy finas las cebolletas, la guindilla, los ajos y las anchoas escurridas. Los mezclamos en un cuenco con las alcaparras, el vinagre, el zumo de naranja y aceite de oliva. Agregar pimienta, comino y el azúcar y dejamos en el frigorífico.

Cocemos las verduras al vapor, dejándolas “al dente”. Cuando se enfríen, pelamos las patatas y las cortamos en gajos y cortamos los calabacines y las zanahorias en rodajas. Se aliñan con el escabeche, añadimos el perejil picado y dejamos reposar un par de horas a temperatura ambiente.

Mientras, limpiar las pechugas, retirar los restos de piel y de grasa  y cortar en dados medianos. Calentar la leche con el romero y el azafrán y volcar sobre el pollo. Tapamos con film y dejamos reposar a temperatura ambiente durante media hora.

Para terminar, mezclamos el pan rallado con el queso. Escurrimos los trozos de pollo, salpimentamos y se pasan por harina, huevo batido y luego los rebozamos en la mezcla de queso y pan. Se fríen bien, por ambos lados, hasta que queden doraditos y se dejan escurrir sobre papel absorbente. Servimos enseguida y acompañar con las verduras.

 

Ñoquis de berenjena y albahaca

Laura Vichera | 26 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 2 berenjenas hermosas (aproximadamente 400 grs cada una)
  • un huevo grande
  • 130 grs de harina de trigo gruesa o sémola
  • 6 tomates de pera maduros
  • 2 dientes de ajo
  • unas hojas de albahaca fresca
  • 2 bolas de queso Mozzarella fresco
  • queso Parmesano rallado
  • una guindilla
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Un par de horas antes, despuntamos las berenjenas y se cortan en dos, a lo largo. Hacemos unas incisiones con la punta de un cuchillo, agregar unas gotas de aceite de oliva y hornear durante cuarenta minutos a 180 grados.

Pasado este tiempo, con ayuda de una cuchara, sacamos la pulpa, la troceamos y se saltea con uno diente de ajo entero y unas hojas de albahaca picada. Hecho ésto, apartar del fuego, desechar el ajo y dejamos enfriar.

Para la salsa,  rehogar el otro diente muy picado con la guindilla y un chorrito de aceite de oliva. Incorporar los tomates pelados y sin semillas, cortados en dados grandes y sofreír todo junto durante diez minutos. Salpimentar y apartar.

En un cuenco mezclamos las berenjenas con tres cucharadas de queso Parmesano rallado. Incorporar la harina o la sémola y el huevo batido. Trabajar con un tenedor hasta obtener una pasta blanda que espolvoreamos con algo más de harina para poder trabajarla.

Para formar los ñoquis, pasamos la masa a una manga pastelera o formamos tiras gruesas de masa que cortamos en trocitos de unos dos centímetros aproximadamente. Se van cociendo por tandas en agua hirviendo con un pellizco de sal un par de minutos.

Bien escurridos, se pasan a la sartén donde tenemos la salsa, añadir la Mozzarella cortada en daditos y calentar todo junto a fuego suave. Servir enseguida.

Crema de chocolate blanco con peras

Laura Vichera | 20 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 100 grs de chocolate blanco para fundir
  • 120 grs de nata ligera
  • 250 grs de nata para montar muy fría
  • 2 peras de pulpa firme, tipo Williams, Conferencia o Ercolina
  • 2 cucharadas soperas de azúcar
  • unas gotas de zumo de limón
  • media cucharadita de canela en polvo
  • una pizca de nuez moscada molida
  • una pizca de clavo molido

 

Para comenzar, montamos la nata hasta que esté bien firme y la dejamos en el frigorífico. Pelar las peras, retirar el corazón y las cortamos en daditos que rociamos con unas gotas de zumo de limón para que no se oxiden.

En una sartén ponemos a calentar, a fuego medio, las dos cucharadas de azúcar, los dados de pera y las especias. Saltear todo junto durante cinco minutos, hasta que la fruta comience a caramelizar. Volcar en un bol y dejamos enfriar.

Aparte, en otro cuenco, troceamos el chocolate. En un cazo ponemos a calentar la nata ligera y dejamos a fuego medio hasta que comience a hervir.

Justo en ese momento, apartar y volcar sobre el chocolate. Dejamos que vaya fundiendo, sin mover y, cuando esté fundido, mezclamos hasta obtener una crema lisa y brillante.

Una vez templada la crema, incorporar los dados de pera y mover suavemente para que la fruta no se rompa. Añadimos luego la nata montada, poco a poco y a cucharadas y mezclar de abajo hacia arriba para que no pierda volumen.

Por último, volcar en cuatro copas altas o en vasitos y dejamos en el frigorífico o en el congelador hasta el momento de servir.

Antes de sacar a la mesa, dejamos unos minutos a temperatura ambiente y espolvorear con algo más de clavo, canela y nuez moscada.

Canelones de salmón con espinacas

Laura Vichera | 16 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 18 placas de pasta para canelones
  • 300 grs de lomo de salmón sin piel
  • medio kilo de espinacas baby
  • 200 grs de ricotta o queso batido
  • un vasito de nata ligera
  • queso Parmesano rallado
  • nuez moscada molida
  • sal y pimienta negra
  • un par de cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

En primer lugar, cocemos por tandas las láminas de pasta en abundante agua hirviendo con una pizca de sal. Se van sacando bien escurridas y las dejamos sobre un paño.

A continuación, repasar el pescado, eliminando los restos de piel y las espinas. Con un cuchillo muy afilado, lo cortamos en filetes y tiras finas y luego en daditos que reservamos en un cuenco.

Luego, limpiar las espinacas y retirar la parte más dura de los tallos. En una sartén grande, fundimos una de las cucharadas de mantequilla con una pizca de aceite de oliva y rehogarlas, a fuego suave, hasta que se evapore todo el agua.

Fuera del fuego, dejamos templar un poquito y añadimos la nuez moscada, una pizca de sal y pimienta y, por último, la ricotta o el queso batido. Añadir también los daditos de salmón y mezclamos. Precalentar el horno a 200 grados.

Con la otra cucharada de mantequilla, engrasamos una fuente de horno. Sobre cada placa de pasta colocamos unas cucharadas de relleno y, procurando que no se salga, enrollamos la pasta y vamos colocando los canelones en la fuente con el “cierre” hacia abajo.

Una vez hechos, napar con el Parmesano mezclado con la nata. Tapar con papel de aluminio y hornear durante veinte minutos. Pasado este tiempo, retirar el papel y gratinar.

Arroz pilaf con calabaza y pasas

Laura Vichera | 11 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 350 grs de arroz de grano largo, Thaï o Basmati
  • 100 grs de calabaza limpia
  •  una cebolla grande
  • 30 grs de mantequilla
  • una pizca de clavo molido
  • unas hebras de azafrán
  • un puñado de pasas sin semillas
  • unas almendras fileteadas para decorar
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Una vez limpia la calabaza, la cortamos en daditos pequeños. En un cuenco con agua templada ponemos las pasas a remojar. Pelar y picar menuda la cebolla. Precalentar el horno a 200 grados.

En un cazo, calentamos el agua con un buen pellizco de sal. La cantidad de agua debe ser una vez y media la de arroz. En otra cazuela que podamos llevar al horno, calentamos la mantequilla con un chorrito de aceite de oliva y rehogamos la cebolla a fuego suave.

Cuando esté blandita, incorporamos el arroz y el azafrán y, cuando el grano comience a estar transparente, añadimos sal, clavo, pimienta molida y el agua. En el momento en que comience a hervir, cubrir la cazuela con un círculo de papel sulfurizado, tapamos y metemos en el horno durante quince minutos.

 Mientras, en una sartén tostamos las almendras y se reservan. Agregar unas gotas de aceite y saltear los daditos de calabaza, procurando que queden hechos sin ablandarse.

 Pasado el tiempo de cocción del arroz, retirar la tapa y el papel y dejamos que el grano absorba el vapor restante. Volcar sobre una fuente, incorporar las pasas bien escurridas y “abrir” el grano con un tenedor para que quede muy suelto.

 Por último, incorporar también los daditos de calabaza y rectificar de sal y pimienta. Presentar en una fuente, adornar con las almendras y sacar enseguida a la mesa.

Pollo braseado a la naranja

Laura Vichera | 10 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 4 muslos de pollo de corral completos (con los contramuslos)
  • 5 naranjas
  • 6 dientes de ajo
  • unas ramitas de romero
  • unas ramitas de tomillo
  • unas hojas de perejil
  • 2 hojas de laurel
  • 3 clavos de olor
  • unos granos de pimienta rosa
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Antes de empezar, separar los muslos y los contramuslos, retirar la piel y la grasa, enjuagamos bien y dejamos escurrir. Frotar las naranjas con un cepillo, las secamos y, con un acanalador, retiramos la piel de dos de ellas en tiras finas que reservamos. Exprimimos las cinco naranjas y colar el zumo.

Luego, ponemos a calentar unas cucharadas de aceite de oliva en una cazuela amplia. Secar el pollo, salpimentamos generosamente y lo freímos, a fuego vivo, dándole la vuelta, hasta que quede bien dorado por todas partes.

En el mortero machacamos los dientes de ajo con unos granos de pimienta rosa y los incorporamos a la cazuela. Incorporar los clavos, el tomillo, el romero y las dos hojas de laurel, atados en un ramillete.

A continuación, añadimos las tiras de piel de naranja, reservando unas cuantas para decorar. Mojar con el zumo, sacudir la cazuela, subir un poquito el fuego para que hierva y luego, bajamos a fuego mínimo. Tapar y cocinar durante cuarenta minutos.

Durante la cocción, vigilamos por si fuera necesario añadir algo más de agua o de caldo. Sacudir de vez en cuando para que se trabe la salsa y, acabado el tiempo de cocción, agregar el resto de las tiras de piel de naranja y unas hojas de perejil picado. Dejamos reposar unos minutos antes de servir y acompañar con arroz salvaje o unos fideos chinos.