Cuscús con pollo a la miel

Laura Vichera | 13 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 8 contramuslos de pollo de corral
  • 300 grs de cuscús
  • un limón
  • 3 cucharadas de miel
  • 2 cucharadas de mostaza
  • 2 cucharadas de piñones
  • una cucharadita de pasas sin semillas
  • unas hebras de azafrán
  • una pizca de ras el hanout (mezcla marroquí de especias)
  • una cucharadita de cúrcuma
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Unas horas antes, limpiamos el pollo, retirar la piel y la grasa, enjuagamos bien y dejamos en un escurridor. En un cuenco, mezclamos la cúrcuma con el ras el hanout, la miel, la mostaza, el zumo y la ralladura de limón. Agregar un hilo de aceite de oliva y emulsionar.

Luego, secar los trozos de pollo con papel de cocina y los salpimentamos. Se pasan a una fuente y los pintamos con el adobo que tenemos preparado. Tapar con papel de aluminio y dejamos en el frigorífico.

Cuando vayamos a prepararlo, precalentar el horno a 180 grados. Sin destapar, asamos durante tres cuartos de hora. A media cocción, retiramos el papel, damos la vuelta a los trozos de pollo y continuar hasta finalizar el tiempo indicado.

Mientras, pasar el cuscús a un cuenco, mezclar con las hebras de azafrán y remojar con agua templada. Aparte, hidratar las pasas y tostamos los piñones. Cocemos el grano al vapor y lo dejamos “al dente”.

Una vez templado, añadir unas gotas de aceite de oliva y movemos para que se suelte. Agregar las pasas bien escurridas y los piñones y mezclar enérgicamente. Reservar.

Fuera del horno, dejamos reposar el pollo unos minutos.Servir el cuscús en una fuente amplia, hacer un hueco en el centro y colocar los trozos de pollo. Napar con la salsa y sacar enseguida a la mesa.

Hamburguesas de salmón con crema de queso

Laura Vichera | 12 de octubre de 2016 a las 8:13

  • medio kilo de lomo de salmón limpio
  • 2 claras de huevo
  • 2 chalotas
  • una cucharadita de sambal oelek (salsa picante oriental)
  • zumo y ralladura de piel de media lima
  • una cucharada de semillas de sésamo
  • una cucharada de harina
  • sal y pimienta negra molida
  • 4 panecillos integrales

PARA LA CREMA

  • 150 grs de queso Feta
  • 2 cucharaditas de miel
  • un manojo de culantro fresco

En la picadora mezclamos todos los ingredientes de la crema de queso, triturar todo junto y pasamos a un bol. Tapar con film y reservar en el frigorífico hasta el momento de servir. En otro cuenco, batimos las claras a punto de nieve hasta que queden bien firmes y se reservan.

A continuación, limpiamos el salmón de restos de piel, cuidadosamente repasamos para eliminar todas las espinas y picar a cuchillo, en taquitos muy menudos que mezclamos con las chalotas muy picadas.

También espolvoreamos la harina, añadimos las semillas de sésamo y la salsa picante, así como la ralladura y el zumo de lima. Vamos mezclando con un tenedor y, poco a poco, agregamos las claras montadas. Sazonar con sal y pimienta y cuando tengamos una masa bien trabada, tapar con film y dejamos en el frigorífico para que quede algo más compacta.

Cuando vayamos a preparar el plato, dividir la mezcla de salmón en cuatro porciones y formar las hamburguesas. Calentar la plancha, añadir una pizca de aceite de oliva y las asamos, a fuego vivo, dándoles la vuelta hasta que queden bien doraditas.

En el último momento, tostar los panecillos abiertos por la mitad. Untar con la crema de queso y colocar encima la hamburguesa recién hecha. Servir enseguida y acompañar con una ensalada.

Mousse de queso fresco y frutos secos

Laura Vichera | 9 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 200 grs de queso fresco cremoso
  • 4 orejones de albaricoques
  • 4 higos secos
  • una cucharadita de pasas sin semillas
  • un puñado de almendras enteras peladas
  • 6 nueces peladas
  • una cucharada sopera de miel de azahar
  • una pizca de canela molida
  • unas hojas de hierbabuena

PARA EL JARABE

  • 3 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de agua
  • unas gotas de agua de azahar

En primer lugar, cortamos los higos y los orejones de albaricoque en tiras y los mezclamos en un cuenco con las pasas. Remojar con agua templada y dejamos reposar unos minutos. Luego, los escurrimos y se reservan.

A continuación, en un cazo ponemos a calentar el agua con el azúcar y el agua de azahar hasta que el azúcar se disuelva. Vamos moviendo y, cuando el jarabe esté a punto, apartamos y dejamos enfriar un poquito.

En un cuenco mezclamos los higos, los orejones y las pasas con el jarabe, mezclamos bien, tapar con film y dejamos reposar a temperatura ambiente.

Aparte, en otro cuenco, batimos vigorosamente el queso fresco con la miel y pasamos al frigorífico hasta el momento de servir.

 Luego, tostar las nueces y las almendras, las picamos en trozos medianos y se mezclan con el jarabe y el resto de frutos secos. Añadir una pizca de canela molida y reservar.

En el momento de servir, repartir la mezcla de queso y miel en cuatro vasitos y añadimos por encima la mezcla de frutos secos. Espolvorear algo más de canela molida y adornar con unas hojas de hierbabuena.

Lomo con higos frescos y romero

Laura Vichera | 8 de octubre de 2016 a las 8:13

  • un kilo de lomo de cerdo en una sola pieza
  • una docena de higos frescos
  • 2 hojas de laurel
  • unas ramitas de romero
  • una copa de Jerez Amontillado
  • un vasito de caldo de carne
  • sal y pimienta negra molida
  • unos granos de pimienta rosa
  • aceite de oliva

 

Antes de empezar, precalentamos el horno a 210 grados. Limpiar la carne de grasa y la atamos con hilo para que no se deforme durante el asado. Salpimentamos y, alrededor del lomo, debajo del hilo, vamos metiendo las ramitas de romero y las hojas de laurel.

Luego, colocar en una fuente, añadir un hilo de aceite de oliva por encima y hornear durante quince minutos aproximadamente, dándole la vuelta a media cocción hasta que la carne quede sellada.

A continuación, mojar con el Jerez y añadir también el caldo y unos granos de pimienta rosa. Bajamos la temperatura del horno a 180 grados y cocinar durante media hora más mojando con el jugo del fondo de la fuente.

 Mientras, lavar los higos y los cortamos en cuatro. Podemos quitarles la piel o no, según nos guste más. Cuando haya pasado el tiempo de horneado indicado, repartir los higos alrededor de la carne, mojar con el caldo y hornear diez minutos. Damos la vuelta al lomo y dejamos en el horno otros diez minutos más.

Acabada la cocción, dejamos reposar tapado para que la carne conserve sus jugos. Cuando el lomo esté templado, retirar el hilo y las hierbas y cortamos en lonchas finas. Acompañar con los higos, su salsa y una ensalada.

 

Buñuelos de calabaza, queso y curry

Laura Vichera | 7 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 800 grs de calabaza de pulpa naranja
  • 100 grs de queso tierno de cabra
  • 2 huevos
  • 80 grs de harina de repostería
  • 60 grs de harina de maíz
  • medio litro de leche
  • una cucharada de curry en pasta o en polvo
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

En primer lugar, retirar la corteza, las pipas y las barbas de la calabaza y la rallamos, con un rallador grueso, de forma que no se deshaga, sino que se noten los trocitos. Pasamos a un escurridor y dejamos con un peso encima para que suelte la mayor cantidad de agua posible.

A continuación cortar el queso en daditos y reservar. Separamos las claras y las montamos a punto de nieve con una pizca de sal. En un cuenco, mezclamos los dos tipos de harina tamizada con las dos yemas, el curry y una pizca de sal.

Cuando todo esté bien mezclado, incorporar poco a poco la leche fría y un chorrito de aceite de oliva y movemos para que no se formen grumos. Podemos terminar de mezclar utilizando la batidora.

Por último, incorporar las claras montadas y  las hebras de azafrán. Mezclar despacio y dejamos en el frigorífico, para que repose, al menos durante una hora.

En el momento de preparar los buñuelos, vamos añadiendo la calabaza rallada y los daditos de queso a la pasta de rebozar. Vamos echando cucharadas de masa en una sartén grande con abundante aceite bien caliente.

A medida que se vayan dorando, les vamos dando la vuelta y los sacamos a escurrir sobre papel absorbente. Servir recién hechos y acompañar con una ensalada.

Pollo antillano

Laura Vichera | 6 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 8 trozos de pollo de corral, mejor muslos y contramuslos
  • 2 cebollas moradas medianas
  • 2 dientes de ajo
  • una lima
  • 2 cucharadas soperas de concentrado de tomate
  • una cucharada de azúcar moreno
  • 4 clavos de olor
  • 2 hojas de laurel
  • una guindilla
  • unas ramitas de tomillo
  • unas hojas de perejil
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

La víspera, preparamos la marinada: en un cuenco mezclamos una de las cucharadas de concentrado de tomate con una de las cebollas y un diente de ajo y algunas hojas de perejil, todo muy picado. Agregar una hoja de laurel, unas ramitas de tomillo y la guindilla.

Luego, limpiar los trozos de pollo, retirar la piel y la grasa. Enjuagar, secamos y salpimentamos. Los pasamos al cuenco, agregar un hilo de aceite de oliva y el zumo y ralladura de lima. Mezclar con las manos, tapar con film y dejamos toda la noche en el frigorífico moviendo de vez en cuando.

Para la salsa, calentamos un chorrito de aceite de oliva en una cazuela baja y añadir el azúcar. Mover a fuego suave hasta que comience a caramelizar.

A continuación, incorporar los trozos de pollo escurridos y los rehogamos durante diez minutos, hasta que comiencen a tomar color. Añadir, entonces, la otra cucharada de concentrado de tomate, el resto de tomillo, los otros dos clavos, la otra hoja de laurel y la otra cebolla y el otro diente de ajo picados.

Pasados unos minutos, cuando todo esté bien mezclado, mojar con caldo hasta cubrir, tapar y cocer a fuego suave durante media hora, dándole la vuelta  a los trozos de pollo  un par de veces durante este tiempo.  Acompañar con pasta larga hervida.

Gratinado de brécol y zanahorias

Laura Vichera | 5 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 2 piezas hermosas de brécol
  • 3 zanahorias grandes
  • 300 grs de champiñones pequeños
  • 2 dientes de ajo
  • 120 grs de queso rallado, tipo Emmental o Gruyère
  • 60 mls de leche fría
  • 2 cucharaditas de mostaza
  • 40 grs de harina de maíz
  • unas gotas de zumo de limón
  • una guindilla
  • unas semillas de alcaravea
  • nuez moscada
  • sal y pimienta negra molida
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • aceite de oliva

En primer lugar, limpiar los champiñones, los cortamos en cuatro, rociar con unas gotas de zumo de limón y reservamos. Despuntar y pelar las zanahorias y las cortamos en rodajas. Retirar la parte más dura de los tallos del brécol y lo separamos en ramilletes. Enjuagar y reservamos.

A continuación, cocemos las rodajas de zanahoria y el brécol al vapor, juntos o por separado. Cuando estén “al dente”, los pasamos a un escurridor y dejamos enfriar.

En unas gotas de aceite de oliva, rehogamos los champiñones con la guindilla, a fuego vivo hasta que suelten todo el agua y se sacan bien escurridos a una fuente, ligeramente engrasada, donde los mezclamos con el resto de verduras.

En un cuenco desleímos la harina de maíz con la mitad de la leche, bien fría y cuando ya no tengamos grumos, agregar la leche restante. Volcar en un cazo y arrimar a fuego suave. Mover constantemente hasta que comience a espesar.

Fuera del fuego, dejamos templar unos minutos y agregar la mostaza y  los dientes de ajo machacados. Añadir también las semillas de alcaravea, una pizca de nuez moscada, sal y pimienta negra molida. Incorporar el queso rallado, mezclar y volcar sobre las verduras. Hornear a 225 grados durante veinticinco minutos, hasta quede bien dorado. Servir enseguida.

Lenguados y gambas en papillote

Laura Vichera | 4 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 8 filetes de lenguado
  • 250 grs de gambas
  • 2 limones
  • 8 cucharadas de nata ligera
  • un vasito de caldo de verduras
  • unas ramitas de perejil
  • unos tallos de cebollino fresco
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

Una vez limpios de piel y de restos de espinas, enjuagar y secar los filetes de lenguado con papel absorbente. Se ponen en un plato y añadimos unos tallos de cebollino muy picado y ralladura de piel de limón. Agregar unas gotas de zumo de limón, tapar con film transparente y dejamos en el frigorífico.

Luego, pelar las gambas, retirar la vena dorsal. Lavar el otro limón y lo cortamos en rodajas finas. En un cazo ponemos a calentar la nata con el caldo, a fuego muy suave y le agregamos algo más de cebollino picado. Vamos moviendo y dejamos reducir, sin que llegue a hervir.

A continuación, recortamos cuatro cuadrados grandes de papel sulfurizado. Enrollar cada filete de lenguado sobre sí mismo y cerramos con un palillo de dientes.

En el centro de cada rollito colocamos una rodaja de limón y colocamos cada uno de ellos en un trozo de papel, poniendo alrededor un par de rodajas de limón más. Precalentar el horno a 180 grados.

Seguidamente, agregar alrededor un puñado de gambas y napar con unas cucharadas de crema con cebollino. Añadimos también unas hebras de azafrán, unas hojas de perejil picado y un hilo de aceite de oliva. Cerramos con cuidado de que no quede ninguna abertura y los colocamos sobre una bandeja.

En el último momento, hornear durante quince minutos a 180 grados. Servir recién hechos y acompañar con unas patatas al vapor o arroz blanco.

Galletas glaseadas de lima y coco

Laura Vichera | 2 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 200 grs de harina de repostería
  • 125 grs de mantequilla
  • 100 grs de azúcar glas
  • una yema de huevo
  • 50 grs de coco rallado
  • una cucharadita de ralladura de piel de lima
  • una cucharadita de zumo de lima
  • una pizca de sal
  • unas almendras fileteadas para decorar

PARA EL GLASEADO

  • 125 grs de azúcar glas
  • 2 cucharadas soperas de zumo de lima colado

Para empezar, tostamos las almendras y se reservan. Para la pasta de las galletas, trabajamos en un cuenco la mantequilla con el azúcar glas. Cuando estén bien mezclados, incorporar la yema de huevo, la ralladura y la cucharadita de zumo de lima. Trabajar a mano o con varillas hasta que tengamos una masa lisa.

A continuación, incorporamos la harina tamizada, la pizca de sal y el coco rallado. Una vez integrados todos los ingredientes, formar una bola y envolvemos con film transparente. Dejamos en el frigorífico durante media hora, lo justo para que tome temperatura.

Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 160 grados. Enharinar ligeramente la encimera y colocamos encima la masa. Con ayuda de un rodillo, estiramos hasta dejarla de un grosor aproximado de medio centímetro.

Con ayuda de un aro pequeño o un corta pastas, vamos sacando las galletas y las vamos colocando sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado. Hornear por tandas, durante quince minutos y a medida que estén hechas, se van sacando a enfriar sobre una rejilla.

Para la glasa, tamizar en un cuenco el azúcar glas y lo mezclamos con las dos cucharadas de zumo de lima. Ponemos al baño María y vamos moviendo hasta obtener una crema lisa y sin grumos.

Por último, glasear las galletas y repartir sobre ellas algunas almendras.

Raviolis chinos de pescado

Laura Vichera | 1 de octubre de 2016 a las 8:13

  • 16 hojas de pasta de arroz
  • 400 grs de bacalao fresco
  • 8 gambas hermosas
  • 5 champiñones negros deshidratados
  • una zanahoria
  • una cebolleta
  • un diente de ajo
  • unas hojas de culantro
  • unas cucharadas de salsa de soja
  • una cucharada de salsa nuoc-mam (salsa oriental de pescado a la venta en establecimientos especializados y en grandes superficies)
  • unas semillas de sésamo
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En un cuenco con agua templada, ponemos a remojar los champiñones y las obleas de harina de arroz, procurando que no se peguen unas a otras. Cuando se ablanden, las sacamos y se dejan escurrir sobre un paño limpio y cubrir con otro paño húmedo.

En un cuenco, mezclamos el ajo machacado con la cebolleta picada muy fina. Despuntar las zanahorias, las pelamos y se rallan. Escurrir los champiñones y los picamos menudos también, mezclándolos con el resto de verduras.

Luego, repasar el pescado para eliminar los restos de piel y las espinas y lo cortamos en daditos pequeños que salpimentamos ligeramente. Pelar las gambas, se enjuagan y se secan bien. Retirar la vena dorsal y las cortamos en dos, a lo largo.

Sobre cada una de las hojas de pasta colocamos un par de dados de pescado, media gamba, unas hojas de culantro y una cucharadita de mezcla de verduras.

Poco a poco, doblando la pasta hacia dentro, vamos enrollando presionando el relleno, formando un rollito. Se cuecen al vapor durante cinco minutos. Servimos enseguida y acompañar con las dos salsas mezcladas y una guarnición de arroz Basmati.