Archivos para el tag ‘albahaca’

Terrina de pescado y albahaca

Laura Vichera | 14 de diciembre de 2016 a las 8:13

  • 300 grs de bacalao fresco en filetes
  • 150 grs de gambas peladas
  • 300 mls de leche de coco
  • 3 huevos
  • 2 dientes de ajo
  • una nuez de jengibre fresco
  • unas hojas de albahaca fresca
  • 2 cucharadas colmadas de harina de maíz
  • una pizca de pimentón
  • sal y pimienta negra molida
  • algo de mantequilla para el molde
  • aceite de oliva

 

Antes de empezar, repasamos el pescado, eliminar los restos de piel y las espinas. Secamos bien y cortar en daditos que reservamos en un plato. Pelar las gambas, retirar la vena dorsal, las enjuagamos y se reservan con el pescado.

En un cazo desleímos la harina de maíz con unas cucharadas de leche de coco. Cuando esté bien trabada y sin grumos, agregar el resto de la leche y mezclar bien. Arrimar a fuego suave  y vamos moviendo hasta que comience a espesar. Apartar y dejamos templar.

En un cuenco, batimos los huevos como para tortilla. Pelar el jengibre y lo rallamos. Hacemos lo mismo con los dientes de ajo y los mezclamos con los huevos. Agregar un puñado de hojas de albahaca picadas y batir todo junto. Precalentar el horno a 170 grados.

A continuación, incorporamos a la mezcla anterior los dados de pescado y las gambas. Añadimos el pimentón y una pizca de sal y pimienta. Volcar la preparación en un molde engrasado con la mantequilla y sacudir para que no queden huecos. Hornear al baño María durante una hora.

Pasado el tiempo de cocción, dejamos enfriar dentro del horno y desmoldar. Servimos cortado en rodajas gruesas y acompañar con una mayonesa casera y una ensalada.

Ñoquis de berenjena y albahaca

Laura Vichera | 26 de noviembre de 2016 a las 8:13

  • 2 berenjenas hermosas (aproximadamente 400 grs cada una)
  • un huevo grande
  • 130 grs de harina de trigo gruesa o sémola
  • 6 tomates de pera maduros
  • 2 dientes de ajo
  • unas hojas de albahaca fresca
  • 2 bolas de queso Mozzarella fresco
  • queso Parmesano rallado
  • una guindilla
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Un par de horas antes, despuntamos las berenjenas y se cortan en dos, a lo largo. Hacemos unas incisiones con la punta de un cuchillo, agregar unas gotas de aceite de oliva y hornear durante cuarenta minutos a 180 grados.

Pasado este tiempo, con ayuda de una cuchara, sacamos la pulpa, la troceamos y se saltea con uno diente de ajo entero y unas hojas de albahaca picada. Hecho ésto, apartar del fuego, desechar el ajo y dejamos enfriar.

Para la salsa,  rehogar el otro diente muy picado con la guindilla y un chorrito de aceite de oliva. Incorporar los tomates pelados y sin semillas, cortados en dados grandes y sofreír todo junto durante diez minutos. Salpimentar y apartar.

En un cuenco mezclamos las berenjenas con tres cucharadas de queso Parmesano rallado. Incorporar la harina o la sémola y el huevo batido. Trabajar con un tenedor hasta obtener una pasta blanda que espolvoreamos con algo más de harina para poder trabajarla.

Para formar los ñoquis, pasamos la masa a una manga pastelera o formamos tiras gruesas de masa que cortamos en trocitos de unos dos centímetros aproximadamente. Se van cociendo por tandas en agua hirviendo con un pellizco de sal un par de minutos.

Bien escurridos, se pasan a la sartén donde tenemos la salsa, añadir la Mozzarella cortada en daditos y calentar todo junto a fuego suave. Servir enseguida.

Escalopines gratinados con tomate

Laura Vichera | 19 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 800 grs de ternera en filetes finos
  • 80 grs de queso Parmesano en un solo trozo
  • 2 cebolletas
  • 3 dientes de ajo
  • 6 tomates de pera grandes y maduros
  • un vasito de vino blanco seco
  • una pizca de azúcar
  • unas hojas de albahaca fresca
  • aceite de oliva
  • sal y pimienta negra recién molida

 

 Para empezar, en una sartén amplia, a fuego suave, calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogamos las cebolletas en tiras muy finas. Movemos para que no se quemen y agregamos los dientes de ajo muy picados.

Luego, rallar los tomates, se incorporan a la sartén, añadir la pizca de azúcar y parte de la albahaca picada. Bañamos con el vino blanco, agregar una pizca de sal y pimienta negra recién molida y cocer a fuego suave unos veinte minutos.

Mientras, limpiar la ternera de grasa y de nervios y cortar los filetes por la mitad. Los extendemos entre dos láminas de film de cocina y se aplastan hasta dejarlos lo más finos posible.

Aparte, en otra sartén, a fuego fuerte, vamos dorando los escalopines por ambos lados, solamente un par de minutos. Se van sacando a un plato, los salpimentamos y se reservan al calor. Precalentar el grill a 190 grados.

Sobre el fondo de una fuente volcamos la salsa, reservando unas cuantas cucharadas. Sobre la mitad de los filetes colocamos una loncha fina de Parmesano y una hoja de albahaca. “Tapar” con otro filete, cerramos con un palillo y los pasamos a la fuente.

Por último, napar con algo más de salsa y lonchas finas de queso. Justo antes de sacar a la mesa, gratinar durante cuatro minutos, lo justo para que el queso funda. Servir enseguida.

Parmigiana de calabacín y calabaza

Laura Vichera | 17 de septiembre de 2016 a las 8:13

  • 4 calabacines hermosos, bien prietos
  • un trozo de calabaza de pulpa naranja
  • 600 grs de tomates de pera
  • una cebolla morada
  • 300 grs de queso Mozzarella fresco
  • 60 grs de queso Parmesano o Pecorino
  • unas hojas grandes de albahaca
  • una guindilla
  • una cucharadita de azúcar
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Es mejor si preparamos la salsa de tomate la víspera. En una cazuela amplia calentamos un chorrito de aceite de oliva y rehogar la cebolla picada.

Cuando comience a tomar color, agregamos los tomates troceados, sin pelar, la guindilla y un puñado de hojas de albahaca. Añadir sal, una pizca de azúcar y pimienta. Tapar y sofreír a fuego medio durante treinta minutos.

Pasado este tiempo, apartar del fuego y, cuando se enfríe, trituramos con el pasapurés y dejamos luego en el frigorífico hasta el momento de utilizarla.

Luego, despuntar los calabacines y los cortamos en rodajas de grosor mediano. Hacemos lo mismo con la calabaza y las salteamos, por tandas,  en una sartén grande con un hilo de aceite de oliva, procurando que queden “al dente”. Se dejan escurrir sobre papel absorbente. Precalentar el horno a 185 grados.

Para montar el plato, cubrimos el fondo de una fuente grande con unas cucharadas de salsa de tomate. Sobre ella una capa de rodajas de calabacín y calabaza y así vamos alternando los ingredientes, repartiendo entre medias unos daditos de Mozzarella y unas hojas de albahaca picadas.

Por encima, repartimos el resto de daditos de queso y el Parmesano rallado. Hornear durante veinte minutos, hasta que quede bien dorada y crujiente. Servir templada.

Sorbete de fresas, frambuesas y albahaca

Laura Vichera | 10 de julio de 2016 a las 8:13

  • ½ kilo de fresas
  • 150 grs de frambuesas
  • 10 hojas grandes de albahaca
  • una lima
  • 150 grs de azúcar
  • una clara de huevo
  • unas gotas de agua de azahar

PARA PRESENTAR

  •  algunas fresas y frambuesas
  • unas hojas de albahaca

 

Una hora antes de comenzar a preparar el sorbete, en el mortero machacamos las diez hojas grandes de albahaca con parte de sus tallos y se pasan a un cazo. Agregar un vaso de agua mediano, remover y calentamos.

En el momento en que comience a hervir, bajar el fuego y dejamos cinco minutos más. Apartamos, tapar e infusionar hasta que se enfríe. Luego lo colamos y pasar nuevamente al cazo. Agregar el azúcar, mezclamos y hervir hasta que se nos forme un jarabe. Dejamos enfriar nuevamente.

A continuación, limpiar y secar las fresas, retirar el rabillo y las troceamos. Limpiar igualmente las frambuesas y triturar todo junto con el agua de azahar, la ralladura de piel y el zumo de lima. Trabajar todo junto hasta que tengamos una pasta.

Si queremos, podemos pasar por un chino para eliminar el granillo de la fruta. Aparte, montamos la clara a punto de nieve fuerte y la pasamos a un cuenco que dejamos en el frigorífico.

Luego, mezclar el puré con el jarabe de albahaca y continuar mezclando hasta que queden perfectamente integrados. Volcamos en un cuenco grande de cristal y metemos en el congelador hasta que comience a cuajar.

Pasada una hora, más o menos, sacamos, incorporamos la clara montada y movemos con unas varillas, despacio, para evitar que cristalice. Repetimos la operación dos o tres veces.

Servimos el sorbete en copas altas, adornado con unas hojas de albahaca enteras, unas frambuesas enteras y las fresas troceadas.

Empanadillas de pollo y jamón

Laura Vichera | 21 de abril de 2016 a las 8:13

  • 16 obleas para empanadillas o unas hojas de pasta brick
  • restos de pollo asado
  • una loncha gruesa de jamón de York
  • una berenjena pequeña
  • medio limón
  • 2 dientes de ajo
  • una yema y unas cucharadas de leche para pintar
  • unas hojas de albahaca
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Para empezar, pelar y despuntar la berenjena. La picamos en daditos muy menudos que dejamos en un escurridor espolvoreadas con sal. Dejamos reposar unos minutos para que suelten el jugo amargo.

A continuación, en una sartén con una pizca de aceite de oliva, los rehogamos, a fuego suave, moviendo para que se suelten y vayan tomando color. Agregar unas gotas de zumo de limón y reservamos.

Luego, desmenuzamos el pollo y lo picamos menudo. En la misma sartén, calentar algo más de aceite de oliva y dorar los dos dientes de ajo muy picados.

Cuando comiencen a tomar color, incorporar el pollo y el jamón cortado en daditos, saltear todo junto y volcar en un cuenco. Añadimos la albahaca troceada y algo de ralladura de limón. Mezclar con la berenjena y reservar. Precalentamos el horno a 180 grados.

En el centro de cada una de las obleas, vamos colocando unas cucharadas de relleno. Doblar la masa, cerramos y presionar con un tenedor para que no se salga.

A medida que vayamos teniendo las empanadillas, se colocan sobre una bandeja forrada con papel sulfurizado y las pintamos con la mezcla de leche y yema. Hornear unos doce minutos hasta que queden bien doraditas. Servir templadas y acompañar con una ensalada.

Ternera guisada con alubias

Laura Vichera | 8 de abril de 2016 a las 8:13

  • 700 grs de ternera para guiso
  • 250 grs de alubias blancas pequeñitas
  • unos tallos de apio
  • 2 zanahorias
  • un tomate
  • una cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • un vaso de vino blanco seco
  • caldo de carne desgrasado
  • 2 hojas de laurel
  • unas hojas de albahaca fresca
  • unos granos de pimienta negra y rosa
  • sal y pimienta molida
  • aceite de oliva

Una vez remojadas las alubias se pasan a una olla con las hojas de laurel y una pizca de sal. Cubrir con agua fría, añadir un chorrito de aceite de oliva y arrimar al fuego. Cuando comience a hervir, cortar la ebullición un par de veces y cocer hasta que estén tiernas.

Mientras, cortar la carne en trozos regulares, retirar la grasa y salpimentar. En otra cazuela, calentar una pizca de aceite de oliva y sofreímos la carne un par de minutos a fuego vivo hasta que quede bien sellada. Sacamos bien escurrida a un plato.

A continuación, en el aceite que nos ha quedado, rehogamos la cebolleta y el apio muy picados. Agregar luego las zanahorias cortadas en rodajas y el tomate, sin piel ni semillas, cortado en dados.

Pasados unos minutos, incorporar la carne, los granos de pimienta, mojar con el vino blanco y añadir parte del caldo. Cocer durante cuarenta minutos aproximadamente, vigilando por si fuera necesario agregar algo más de líquido.

Una vez hechas, escurrir las alubias y se incorporan a la cazuela. Mezclar con la carne y las verduras y añadir algo más de caldo. Sacudir la cazuela, rectificar de sal y  cocer quince minutos más.

Justo antes de apartar, añadir un puñado de hojas de albahaca muy picadas y también un hilo de aceite de oliva crudo.

Pechuga rellena al horno

Laura Vichera | 10 de marzo de 2016 a las 8:13

  • 2 pechugas de pollo de corral deshuesadas
  • 8 cucharadas soperas de ricotta o requesón
  • 2 dientes de ajo
  • un puñado de pistachos pelados
  • unas hojas de albahaca fresca
  • unos granos de pimienta negra
  • una pizca de pimentón
  • unas hebras de azafrán
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

Antes de nada, dejamos el requesón o la ricotta en un colador con un peso encima para que suelte la mayor cantidad de agua posible, así el relleno quedará más compacto.

Una vez limpias las pechugas de restos de piel y de grasa, las cortamos en dos trozos más o menos iguales y luego abrimos cada mitad, en dos, a lo largo, sin llegar a separarlas. Salpimentamos bien por dentro y por fuera y reservamos.

En el mortero, machacamos unos granos de pimienta con los dientes de ajo. Añadir un puñado de hojas de albahaca muy picadas y, cuando tengamos una pasta, volcar en un cuenco. Precalentar el horno a 220 grados.

A la mezcla de ajos y pimienta añadimos el pimentón y la ricotta y trabajar bien hasta obtener una crema homogénea.

A continuación, rellenamos las pechugas y las cerramos. Se van colocando sobre una fuente engrasada y añadir un hilo de aceite de oliva por encima. Tapar con papel de aluminio y hornear durante cuarenta minutos.

Pasado este tiempo, retirar el papel y dejamos que la superficie se dore un poquito. Servir recién hechas y acompañar con pasta hervida y unas verduras a la plancha.

Berenjenas a la Parmesana

Laura Vichera | 10 de febrero de 2016 a las 8:13

  • 4 berenjenas medianas, de piel muy firme
  • 2 bolas de queso Mozzarella
  • 600 grs de tomates de pera maduros
  • una cebolla morada
  • un diente de ajo
  • un buen ramillete de albahaca
  • una pizca de orégano
  • queso Parmesano rallado
  • 3 cucharadas de pan rallado
  • 2 cucharadas de azúcar
  • unas gotas de vinagre balsámico
  • sal y pimienta negra molida
  • aceite de oliva

 

En primer lugar, despuntamos las berenjenas y, sin pelar, las cortamos, a lo largo, en rodajas de más o menos un centímetro de grosor. Espolvorear generosamente con sal gorda y las dejamos sobre un escurridor una media.

Mientras, hacer un corte en la base a los tomates y los escaldamos durante un minuto, lo justo para que se les despegue la piel. Los pelamos, retiramos las semillas y se cortan trocean.

Luego, enjuagar y secar las rodajas de berenjena y las asamos por ambos lados. Las vamos sacando y se dejan en una fuente, tapadas con papel de aluminio.

A continuación, rehogar la cebolla y el diente de ajo picados, a fuego suave. Cuando estén blanditos, incorporar el tomate, sal, orégano y pimienta negra molida. Añadimos el azúcar, mezclar bien, tapar y cocer durante quince minutos.

Justo antes de apartar, añadir las hojas de albahaca cortadas en trozos grandes y el vinagre balsámico. Precalentamos el horno a 190 grados.

Cubrir el fondo de una fuente con unas cucharadas de salsa de tomate y espolvorear parte del Parmesano rallado. Encima colocamos una primera capa de rodajas de berenjena, sobre ellas, unas cucharadas de tomate y así hasta acabar con todos los ingredientes.

Por encima, colocamos la Mozzarella en rodajas, espolvorear el pan rallado y algo más de Parmesano. Añadir un hilo de aceite de oliva y hornear durante media hora. Servir templado.

Crema de brécol, patata y queso

Laura Vichera | 11 de marzo de 2015 a las 8:13

  • medio kilo de brécol
  • 2 patatas medianas
  • 2 cebolletas
  • un vasito de leche evaporada
  • 50 grs de queso rallado, tipo Gruyère o Emmental
  • caldo de verduras o de pollo desgrasado
  • unas hojas de albahaca
  • unas hebras de azafrán
  • unas pipas de calabaza peladas para adornar
  • sal y pimienta negra molida
  • una cucharada de mantequilla
  • aceite de oliva

Una vez retiradas las partes más duras de los tallos de brécol, lo separamos en ramilletes, se enjuagan y los escaldamos unos minutos en agua hirviendo. Pelar las patatas, se cortan en daditos y se reservan.  En un cazo ponemos el caldo a calentar.

Aparte, en la cazuela donde vayamos a preparar la crema, calentamos un par de cucharadas de aceite de oliva con la mantequilla y rehogamos, a fuego muy suave, las cebolletas picadas.

Vamos moviendo y, cuando estén blanditas incorporar los dados de patata, los ramilletes de brécol y parte de las hojas de albahaca. Agregar una pizca de sal y pimienta molida, las hebras de azafrán y rehogamos todo junto.

Pasados unos minutos, agregar caldo en cantidad suficiente, mezclar bien y tapar la cazuela. Bajar el fuego y cocer durante media hora.

Mientras, enjuagar las hojas de albahaca restantes, se secan bien y las pasamos por harina. Se fríen hasta que queden crujientes y se dejan escurrir sobre papel absorbente.

Finalizado el tiempo de cocción de las verduras, apartamos y dejamos templar un poquito. Triturar y pasamos por el chino. Incorporar la leche evaporada, el queso rallado y arrimar nuevamente al fuego. Calentar despacio, moviendo con varillas para que el queso funda y nos quede una crema bien trabada.

Servir muy caliente, adornar con un puñado de pipas y las hojas de albahaca.